Parque jurásico. Miguel Iturria Savón.

31 julio 2009 às 16:39 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (3)

hugochavez

Cuando la era jurásica toca fondo en el zoológico cubano, resucitan los monstruos en el solar político de Latinoamérica, donde el castro-chavismo vocifera contra los personajes que contrarían el discurso mediático de la Entente Socialista del siglo XX, cuyo portavoz venezolano lleva semanas maldiciendo a las instituciones de Honduras que destituyeron al pobrecito Manuel Zelaya, quien solo quería modificar la Constitución para reelegirse en la presidencia en nombre del pueblo, como  le enseñaron sus mentores de La Habana y Caracas.

Las reuniones, los discursos, las verdades a medias y las mentiras redondas son tantas que es imposible seguir el culebrón desinformativo. En Cuba ya sabemos que ni las sanciones regionales sirvieron para que los congresistas, juristas y militares hondureños restituyeran al machote Zelaya, quien anda por las fronteras creando problemas, representando el papel de víctima bajo la túnica de la OEA y de su compadre Hugo Chávez, nuevo César del continente.

Los incendiarios necesitaban algo así para la hoguera política. Ya no tienen en la Casa Blanca al “maléfico” Bush, sino al buenazo Obama, quien habla de futuro común y no responde a las ofensas contra el país que preside. Tampoco poseen un pretexto real para invadir a quienes contradicen a los caníbales de la izquierda sudamericana.

Ahora que el chanchullo político patrocina el negocio de la “cooperación” entre los estados del área, algunos gobernantes “protegen” al pueblo como a sus haciendas ganaderas. En América Letrina las masas son como el balón de fútbol; los jugadores la patean hasta la portería, si no conectan gol acusan al árbitro de beneficiar al contrario y arman tremenda rabieta.

Desde que sacaron del juego a Manuel Zelaya en Honduras el escándalo de la prensa cubana pica y se extiende. ¿Qué puede importarnos el último aprendiz del déspota insular? Pensemos en cómo salir del despotismo centralizado de los hermanos Castro, quienes tienen más arrugas que un elefante, pero aconsejan a sus pupilos sujetarse a la portería del poder y dinamitar las reglas de la democracia.

Aún no sabemos cómo terminará la crisis desatada por la intransigencia de Zelaya en Honduras, pero el suceso demuestra que hay sectores que resisten al neo imperialismo venezolano. Al vociferante Hugo Chávez les falta cultura y dotes diplomáticas, pero le sobra petróleo, dinero, ambiciones y circunstancias propicias para incendiar la región.

Los dinosaurios que reinan en las praderas de Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela devoran la selva con la complicidad de otras especies del parque jurásico continental. Romper el equilibrio está de moda. Veremos qué pasa cuando baje la marea.

Hotel Florida. Miguel Iturria Savón.

24 julio 2009 às 17:47 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (2)

Casi nunca voy a los hoteles de La Habana, son tan caros que solo entro a alguno para acceder a Internet, cuyo costo oscila entre 6 y 8 pesos convertibles la hora, a excepción del Cohíba y otros cinco estrellas que cobran 4 cuc por 20 minutos de conexión. Hace poco, una amiga me regaló una tarjeta para 5 horas de navegación en un motel del casco histórico al cual no asistía desde 1999.

El renacimiento de las hosterías y sus huéspedes extranjeros desnudan la realidad insular. La exclusión hiere el orgullo nacional pues los nativos son empleados o visitantes ocasionales. No soy una excepción.

Ayer, mientras esperaba a un arquitecto vasco en el Hotel Florida, ubicado en una céntrica esquina de la calle Obispo, rodeado de comercios, galerías de arte, museos y ruinas coloniales, pensé en la parte bella del asunto, es decir, en la remodelación de hospedajes y palacetes olvidados que renacen con gerencia estatal y fines turísticos.

El Florida, como el Telégrafo, Sevilla, Inglaterra, Saratoga y la red de moteles que embellecen el paisaje urbano entre el Paseo del Prado y la Avenida del Puerto, expresan el utilitarismo arquitectónico de las autoridades de una ciudad que se cae en pedazos mientras recuperan un trozo del pasado para obtener divisas.

Como el tema sobrepasa la brevedad de un post, dejo constancia gráfica y algunos datos del Hotel Florida, cuyas columnas neoclásicas, arcos, vitrales y otros elementos evocan el eclecticismo habanero de fines del siglo XIX y principios del XX, muy apreciado por las familias ilustres y los hombres de negocios del período republicano que se hospedaron en esta instalación, construida en 1836 y convertida en hotel en 1885. Cuenta con 25 habitaciones con baños, 4 suites, 18 estándar dobles, 3 matrimoniales, 19 de ellas con balcones y el resto interiores; así como espacios para fumadores, mini bar, restaurante y otros servicios durante 24 horas, entre estos el Cyber café…

Tsunami en pantalla grande. Pablo Méndez.

às 17:35 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (2)

La fila fue devorada por la taquilla, presurosos nos acomodamos en los asientos, había calor, pero el menoscabo de confort no quebrantó el hormigueo de personas que husmeaban vacantes de platea.  Un vecino cinéfilo tras consultar el reloj nos comunica que pronto el entorno se oscurecerá, así fue, se policromó la pantalla, brotó la energía del punk, y el actor Jüngel Vogel canta mientras conduce su auto. Se produce el primer dialogo. — Desaprobamos el doblaje—.  El profesor Wenger tiene que impartir un curso sobre autocracia, trata de intercambiar el tema con un colega, no lo logra.  Arranca la clase, escribe en el pizarrón la palabra Autokratie, expone su significado literal y algunos estudiantes consideran una banalidad el tema—el fascismo no regresará—alega uno de ellos y una polémica interactiva conquista el recinto, otros rechazan negar la historia, y de esta forma  el coloquio es desenrollado.  El profesor pide ejemplos de dictaduras. — Todos reímos— Se muestra creativo cuando propone incorporar un micro régimen en el aula, varios están fascinados con la idea, otros no, y se retiran.  Los perseverantes eligen al profesor como líder— elucubramos otra imagen—.  Comienza a establecerse la disciplina. — Acrecentamos nuestro temor—. Propone la unión vistiendo camisas blancas. —Nuestras perspectivas dibujan uniformes con pañoletas—. Nombran al grupo La ola. —Nace la palabra Revolución—.  Diseñan un logo, y lo difunden por todas partes. — Asoman estandartes y eslóganes por doquier—.  Crean un saludo. —Los puños se alzan —.  La ola funda un sitio en internet. —Las propagandas nos adoctrinan—.  Excluyen los pusilánimes y los rebeldes. —Comienza la diáspora—.  La ola organiza una festividad. —Los aquelarres del CDR  fluyen con sus tambuchos de caldosa—.  Los opositores lanzan panfletos, y son reprimidos por La ola. —Los disidentes son golpeados por la respuesta rápida—.  Finalmente el líder reúne los alumnos en el teatro para concluir la clase, irrumpe como un dios, todos saludan, ejecuta una oratoria chovinista, y entre exclamaciones y aplausos, vocifera: ¡Esta es La ola que necesita Alemania!—Percibimos vítores de ¡Con la revolución todo sin la revolución nada!—.  Surge un traidor, y están dispuestos a eliminarlo físicamente si el líder lo ordena— escuchamos gritos de ¡paredón!, ¡paredón!—.  El líder nuevamente se desdobla como profesor, puntea un giro ante sus prosélitos,  trata de desarmar pasiones cuando les dice: — ¡Ven como el fascismo puede regresar!—pero la efusión es tan fuerte que los extremistas tiñen la pantalla de rojo—.  Atronaron los aplausos mientras las columnas de créditos ascendían,  nos incorporamos de nuestras butacas y  en silencio avanzábamos a través del corredor, secundados por un público también amordazado con una mudez repleta de palabras que no lograban su escapatoria.  Con alivio percibimos como emergían las puertas por entre la multitud, y de golpe fuimos succionados por el espacio abierto de otra proyección que reiteró la misma película cuyo elenco de actores engastados en idéntico escenario y con el mismo sentido de realidad éramos nosotros. Desandamos las calles como otros autómatas que también deambulan, tenazmente luchamos para escapar del torbellino de La ola, y disolver los nudos que bloquean nuestras gargantas. —Nuestros  jóvenes tienen que ver esta película— susurró mí esposa—No pueden pecar como lo hicimos nosotros—

La literatura de lo extraño. Frank Correa.

18 julio 2009 às 17:33 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (2)


Jorge Luis Borges, el más conocido de los escritores argentinos, tuvo una vida literaria repleta de criterios ambivalentes y actitudes contradictorias.

Nació en 1899, en una Argentina abierta  a la emigración europea. Fue un niño de puertas adentros, con la única compañía de libros, muchos libros.

Cuando cumplió 15 años su familia se traslada a Suiza. El padre, que padecía una ceguera crónica, (su hijo resultó más tarde víctima de ella también), quiso consultar a los mejores oftalmólogos.  De tal manera Ginebra se convierte en su segunda patria.

Estudia en una escuela fundada por el reformista Juan Calvino y comienza su relación mística con la literatura. Goza de una formación cultural amplísima. Conoce múltiples idiomas que utiliza eficientemente como experimentación de los sonidos. Una fragua de estilos depurados: francés, alemán, latín, inglés y castellano.

Sus primeras influencias literarias fueron poetas tan disímiles como: Luis Ménard, Tomás De Quincey, Tomás Carlyle, Gilbert Keith, Chesterton, Stevenson, Becher y Kipling.

En 1918 Borges se declara comunista. Años más tarde apunta en su biografía: El comunismo de entonces significaba amistad entre todos los hombres, el olvido de las fronteras y ahora creo que representa el nuevo zarismo.

Sus impulsos juveniles  productos del primer gran conflicto mundial lo incitan a escribir  los poemas Rusia y Gesta Maximilista. Más tarde se negará a incluirlos en libros, por considerarlos mediocres, pero sobre todo porque había cambiado su actitud hacia la revolución bolchevique.

En  esos años, Jorge Luis Borges pasa velozmente por escuelas y tendencias como las nubes en una ventisca. El Creacionismo, el Dadaísmo, el Ultraísmo, Vicente Huidrobo, César Vallejo, José Ingenieros, intentan fundirlo. Pero en Sevilla encuentra a Rafael Cansinos Assens, quien pronostica al Borges del futuro.

En 1921 regresa a Buenos Aires, vuelta ahora la urbe más populosa de América Latina y le produce al escritor una extraña sensación de inmensidad, con dos nuevos monstruos devoradores ciñéndola: el tango y el fútbol. Su padre le entrega 300 pesos para que publique su primer libro de poemas: Fervor de Buenos Aires.

En los años 30 siente el influjo de dos poetas: Carlos Pezoa Véliz y Evaristo Carriego. Ambos escriben sobre los hombres de abajo, peones de hacienda, estibadores de los puertos, gente fuera de la ley. Es cuando Borges comienza a citar en sus textos a las esquinas de la ciudad, a los ventajeros,  hombres sin más rasgos que la seguridad letal de su brazo y una incapacidad perfecta para el miedo.

Escribe tres libros de ensayos: El tamaño de mi esperanza, El idioma argentino e Inquisiciones. Luego en su madurez literaria los autoprohibe, dando muestras inequívocas de los dos Borges que en él existían.

Existe actualmente en Argentina una multiplicación de los textos de Borges como escritor nacional, aunque en Europa no faltan intentos de universalizarlo, restándole dignidad a su ser argentino, tal vez alentados porque lo relegaron en 1931 cuando optó por el Premio Nacional de Literatura con el libro El jardín de los caminos que se bifurcan y ni siquiera recibió una mención. Fue cuando retornó a los filósofos Niesztche, Shopenhauer, Hume y sobre todo Berkeley, que lo convirtieron en un artista fragmentado, con relatos que dan la impresión de estar desprovisto de carnalidad, como si se elaboraran en un laboratorio mental.

Estas influencias fijan la idea recurrente en su obra de la teoría que los astros y los hombres describen una parábola que vuelve a pasar por los mismos puntos, la metafísica de la voluntad, la futilidad de la muerte, el eterno retorno y el tiempo circular que extrapola en el espacio una especie de laberinto.

Borges nunca tuvo hijos. Al respecto dijo: Son incómodos de pequeños. Quisiera haber tenido hijos de 20 años, que fueran mis amigos.

Casi al final de su vida se convirtió en una especie de oráculo. Acuñó muchas frases para la posteridad, pero hay una que resume su esencia con exactitud: El mundo, desgraciadamente es real. Yo, desgraciadamente soy Borges.

Aunque fue propuesto para el premio Nobel varias veces, la academia jamás lo honró con algo que realmente merecía. Murió en Ginebra en 1986, totalmente ciego. Su deseo póstumo fue que lo enterraran allí.

El blog de Miriam Celaya. Miguel Iturria Savón.

17 julio 2009 às 17:27 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

miriam_celaya

Al leer por primera vez a Miriam Celaya González en Encuentro en la red, la ensayista cubana combinaba el seudónimo de Eva con su segundo apellido. Tanto en ese medio como en su blog (Sin Evasión), iniciado el 28 de enero de 2008, los textos acreditan las inquietudes y la fuerza expresiva de quien se debate “entre la desilusión y la esperanza”, pero se lanza al ruedo sin antifaz.

Nacida en La Habana en octubre de 1959, Miriam se licenció en historia del arte, ejerció como profesora de literatura y lengua española y como investigadora del Centro de Antropología de la Academia de Ciencias. Su blog parece una atalaya para observar la realidad cubana desde una mezcla de pasión, olfato político y sensibilidad humana. Si bien los post y las ilustraciones satirizan la desmesura del castrismo, Sin Evasión es una bitácora que trasciende por la agudeza de la autora, cuyo ritmo y estilo demuestran una voz muy propia.

Miriam Celaya escribe con el desenfado del ensayista que combina otros géneros. Sus textos oscilan entre tres y seis párrafos; las imágenes visualizan la escritura pero valen por si misma; algunos post complementan los comentarios de los lectores y aclaran observaciones contrapuestas. A veces ironiza a sus atacantes o hace catarsis sobre temas sociales que retan la paciencia de una mente lúcida y libre como la suya.

Miriam Celaya bloguea fuerte; no es segunda de nadie, sus artículos parecen lanzamientos de más de cien millas al centro del home. Casi nada escapa a su mirada certera. Títulos como “Privilegio de la tercera edad” (28.1.2008), “Vida o muerte en el Mella” (5.2), “Apologética de china” (15.4), “¿Qué es revolución?” (22.7), “La filosofía de la miseria” (14.10), “Réquiem por Pepito” (18.12), “El chanchullo como política” (13.3.2009) y “¿En nombre de quién?” (3.6.09), revelan la necesidad de exorcizar sus preocupaciones sociales y la elegancia de su prosa.

En Sin Evasión Miriam no privilegia el sentido noticioso, aunque reseña sucesos del acontecer insular y contextualiza otros relacionados con nuestra realidad. Sus post son una cronología esencial. La autora le toma el pulso al país pero rastrea cosas menudas, urbanas y personales: “Pizzería Europa” (19.2.2008), “S.O.S: ¿maestros?” (18.3), “Higiene no es salud” (15.4), “Fiesta” (13.2), “Crónica de un desalojo” (22.7), “De vallas e insectos” (18.12), “Los precios saltarines” (24.2.2009) y “¿Príncipes o mendigos?” (11 y 15.5.2009).

Comenta las “elecciones y otras cifras veleidosas”, aborda el racismo, la censura, los controles aduanales, los cambios pospuestos por Raúl Castro, la “productividad”, algunas notas del diario Granma y las “Reflexiones del compañero Fidel”, calificándolas como “especie de pasatiempo nacional, un juego de adivinación y cábala”, pues “…el caudillo solo existe en los medios de difusión… /… es el pasado”.

En un centenar de post ilustrados con fotos y obras de arte Miriam Celaya González desmitifica el país inventado por la propaganda del castrismo. Sin Evasión, como otros blogs de la plataforma Voces cubanas, es un espacio plural, una página para el debate liberador que precede el futuro.

Crisis permanente. Miguel Iturria Savón.

14 julio 2009 às 21:34 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

 Miércoles atrás la célebre Flor de Anís entrevistó en Tele Pío al profesor Mente de Pollo sobre la crisis económica mundial y sus efectos en Cuba. Los actores de Dale Taller usaron la sátira para expresar las verdades que ocultan los medios informativos oficiales, aferrados a las victorias internas y las catástrofes foráneas para justificar a una revolución que sobrevive en la imaginación de los guerreros envejecidos en el poder.

A Mente de Pollo, como a muchos cubanos, no les preocupa la crisis, pregunta de qué crisis hablan los diarios internacionales. Como el salario no le alcanza para comer no sabe nada de ahorro ni de la quiebra de los bancos, término que confunde con los desvencijados asientos de los parques. Tampoco le sorprenden los apagones, el aumento de los productos alimenticios ni el costo de la gasolina. Recuerda que siempre hubo apagones y problemas con el transporte; si no circulan los automóviles evitamos la contaminación y los accidentes.

Ante la insistencia de la presentadora Mente de Pollo sugiere que llamemos a la crisis, hablemos con ella y le hagamos un homenaje para ver si nos deja tranquilos, pues casi siempre el homenaje antecede a la muerte y simboliza la despedida.

Sin adentrarnos en la alegoría de tal propuesta, creo que muchísimas personas coincidimos con los actores del programa más popular de la televisión cubana. Vivimos de espalda a la crisis porque crecimos en ella y nos acostumbramos a sus secuelas. Somos esclavos con máscaras; subsistimos en la miseria colectiva y la tensión cotidiana. Tal vez por eso la emigración es un deporte nacional, tan popular como el béisbol.   

Millares de cubanos escaparon del temporal por los puertos de Camarioca y El Mariel. El éxodo del Mariel, ocurrido en la primavera de 1980, fue un verdadero plebiscito contra el castrismo; financiado entonces por la antigua Unión Soviética, cuya debacle total (1991) acentuó nuestros problemas internos, enmascarados con el eufemístico Período Especial en Tiempos de Paz, el cual desató las válvulas de escape por casi todas las costas en 1994, atenuado por el régimen con el hundimiento de remolcadores y avionetas, la apertura del comercio interior y la construcción de cárceles y hoteles.

El sentido común aconseja cambios más profundos, pero el miedo, la torpeza y la incapacidad del gobierno para desatar las fuerzas productivas y estimular el desarrollo nos sumergen en la crisis de siempre. El patinaje en el fango no depende de los vientos que soplan en la banca mundial.

Siempre estuvimos conectados a otras naciones. Nos afecta el alza de los precios, la disminución del turismo y el costo de las materias primas, pero todo gobierno debe tener estrategias y alternativas para no apretarle siempre el cinturón a los de abajo.

No es a la crisis a quien hay que hacerle un homenaje para que nos deje en paz, sino a los arcaicos mandarines que sumergieron al país en el desastre. Si no se van hay que retirarlos. Han jodido demasiado.

¿Senderos cruzados? Miguel Iturria Savón.

10 julio 2009 às 17:02 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

He seguido con interés y cierta envidia los sucesos de Teherán, Tabriz, Mashad y otras ciudades de la República Islámica de Irán, donde millones de estudiantes y electores apoyaron al candidato reformista Mir Hossein Mousavi, contrincante principal del conservador Mahmud Ahmadinejad, reelegido a pesar de que el pueblo se mantiene en las calles y desafía el fundamentalismo de los ayatolas que en 1979 derrotaron al Sha Mohammed Reza Pahlevi, quien modernizaba al viejo imperio persa.

Me llamó la atención la cadena humana que atravesó a Teherán el 8 de junio, tres días antes de las elecciones. Consuela saber que los jóvenes menores de 30 años constituyen el 70% de la población de un país dominado por clérigos que odian la democracia y patrocinan el terrorismo en el Medio Oriente. Es agradable conocer que los estudiantes de las universidades de Isfahán, Shiraz y Teherán se insertan en la política y retan a la milicia gubernamental que asesinó a 7 manifestantes y detuvo a más de 200; mientras Mousavi exigía públicamente la anulación de los comicios al Consejo de guardianes.

Ni la retórica apocalíptica de Ahmadinejad, ni las detenciones, golpizas y amenazas amedrentan a los jóvenes que denuncian las urnas violadas y califican de golpista al candidato oficial, seguidor del Ayatola Al Jamenei, quien preside el Consejo de mulás que rige a Irán desde la restauración islámica. La situación recuerda a los manifestantes de Tiananmen, aplastados por los comunistas chinos en la primavera de 1989. Ojalá no suceda lo mismo.

Los hechos de Irán me hacen pensar en Cuba, donde los ayatolas que controlan el poder desde 1959 no          toleran elecciones, pancartas ni caminatas públicas; cualquier opinión es un desafío. ¿Serán los hermanos Castro tan revolucionarios como Al Jamenei y Ahmadinejad?       

Hay muchas diferencias entre la República Islámica de Irán y la República Socialista de Cuba, pero ambos regímenes desprecian las libertades, la democracia y los derechos del ciudadano a vivir y expresarme en base a sus convicciones. Los hermanos Castro no creen en Alá, Jesucristo ni en otros dioses; quizás desconocen las diferencias entre sunitas y chiitas, pero apoyan los proyectos nucleares de Irán contra Israel y las naciones del área. Pusieron en contacto a Ahmadinejad con Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Uruguay a fin de forjar una alianza contra los Estados Unidos.

En Irán predominan los clérigos que sueñan con un sultanato universal, pero hay bastiones liberales que luchan por modernizar el país. El Presidente Ahmadinejad exporta el fanatismo y la violencia, más los iraníes no dependen completamente del gobierno ni este de la ayuda exterior como Cuba, que subsistió a costa de la Unión Soviética durante décadas y es mantenida por Venezuela desde hace un decenio.

La democracia insular es más precaria que la iraní. Fidel Castro es una mezcla de Al Jamenei y Ahmadinejad. Como el líder espiritual asiático nombra una Asamblea de expertos que redacta leyes y designa a sus lugartenientes. Su hermano Raúl, elegido sin elecciones, desfiles ni contrincantes, es el Guardián que preside el Consejo de Estado, integrado por militares envejecidos.

Nos congratula saber que carecemos de armas nucleares y de recursos para crearla. Irán nos sobrepasa en aspectos tecnológicos y reservas de petróleo. La isla forma parte de la cultura occidental; su régimen patalea pero es realmente débil; los jóvenes prefieren emigrar en vez de coger al toro por los cuernos. La oposición está excluida del rejuego institucional, la lucha por el cambio no exhibe aún a una figura que capitanee el descontento contra el gobierno, tan corrupto como inepto y represivo.

Las posibles implicaciones de los sucesos de Teherán sobre La Habana pasan por el análisis. No hay quien aguante los dictámenes del totalitarismo de manera impasible. El fundamentalismo religioso, político o filosófico tiene sus límites. Hay que aprovechar cualquier brecha para cruzar el sendero de la libertad. En Cuba no predominan los jóvenes, pero el hastío es general. El exilio y la oposición tienen que mirar hacia adentro.

Octavo cerco. Miguel Iturria Savón.

6 julio 2009 às 18:34 por Voces Cubanas | Postado em: General
| Comments (0)

octavocerco

Octavo cerco, de la joven profesora de francés Claudia Cadelo de Nevi, es uno de los blogs más auténticos de la plataforma Voces cubanas. Casi 150 post y 200 imágenes en menos de un año (16 de octubre al 9 de junio de 2009) avalan el laboreo escritural de esta muchacha que reproduce su carnet de identidad y aclara que el título de su bitácora rememora el Epitafio para Vladimir Visotski del cantautor disidente polaco Jacek Karsmarski, incluido por Ciro J. Díaz Panedo en el disco La Babosa Azul.

“…La canción parte de un artista que, desesperado atraviesa los círculos del infierno en busca de una respuesta o de la muerte, y…al final de su camino solo encuentra la soledad y el peso del poder supremo sobre su persona,… así me encuentro a veces yo… atravesando La Habana…con la angustiosa sensación de no ir a ninguna parte…y me siento inútil y vacía y miro a la gente sin fe que camina por la calle, que tiene tanto miedo…”

La catarsis y la reafirmación de su individualidad bajo las imposiciones de la dictadura son una constante en los post de esta blogger talentosa y valiente, que denuncia la represión y comenta el absurdo cotidiano con el desenfado propio del testimonio y las técnicas del periodismo ciudadano. Añade a su percepción introspectiva algunas entrevistas, cartas cruzadas, fotos y montajes de Claudio Fuentes Madan, Lía Villares y Orlando Luis Pardo, quien también colabora con textos al igual que “La Salamandra Blanca” y Ciro Díaz, autor de las hilarantes “El Ciro versus la Seguridad del Estado”. Los videos, canciones, enlaces, convocatorias y los documentos y artículos que adjunta enriquecen y convierten a Octavo cerco en obra virtual de alto nivel.

Claudia Cadelo siente y critica muchas cosas sin seguir el acontecer noticioso como un reportero. Goza del don de la ubicuidad al igual que Yoani Sánchez (Generación Y), cuyo estilo es más alusivo y menos impetuoso pese a compartir un itinerario bastante común.

Sus post denuncian la censura, los teléfonos interceptados por orden de la Seguridad del Estado, el bloqueo de los blogs alternativos, la militarización del país, los problemas del transporte, la corrupción policial, la “contraproducente retórica oficial”, las organizaciones fantasmas (F.M.C, C.D.R, C.T.C), la campaña de odio contra quienes no trabajan para el Estado, la manipulación de la prensa y sucesos como el toque de cazuelas el primero de mayo, los esfuerzos para liberar al cantante de rock Gorki Águila y la recogida de firmas a favor de la artista Sandra Ceballos.

Un post del 11 de mayo explica cómo bloguear desde la cárcel al presentar Una voz tras las rejas, del prisionero político Pablo Pacheco. Días antes (23 de abril) ironiza la Reflexión de Fidel Castro sobre Lenin: “quizás el Comandante debería hacerse un blog… un sitio público, de pueblo, democrático… podríamos sumarlo a las filas de la incipiente blogósfera cubana”. En Un minuto de libertad relata lo sucedido en el Museo de arte W. Lam durante el performance de Tania Bruguera (28 de marzo).

A veces comenta un filme (Kangamba), un libro presentado bajo amenazas en la Feria de La Habana (Boring Home) o la Bibliografía en flash de varios textos. El 11 de enero relata el recorrido con un periodista canadiense por la calle G para entrevistar a los jóvenes sobre la banda de rock Porno para Ricardo.

Los post y las excelentes reseñas de los colaboradores demuestran el vasto espectro informativo, literario, cultural y sociológico de Octavo cerco, un blog tan vital como su autora, quien defiende su derecho a expresar lo que piensa y criticar lo que considera aborrecible.

¿Bloggers contra bloggers? Miguel Iturria Savón.

5 julio 2009 às 18:25 por Voces Cubanas | Postado em: General
| Comments (0)

voces

El 7 de junio leí en Cuba Encuentro la reseña Blogueando desde la revolución, escrita en La Habana por la colega Martha Santos, quien analiza el forcejeo bloggers insular, principalmente entre las plataformas Bloggers Cuba y la llamada Blogs de periodistas cubanos, surgidas después de Generación Y, Desde aquí y otros sitios online alternos nucleados en torno a Voces cubanas que lidera Yoani Sánchez, centro de ataques de los medios oficiales que perciben la crítica como un desafío al poder.

Al visualizar a los cibernautas que apoyan al gobierno y bloguean con la revolución, nos  parece una táctica para reducir el impacto de la blogética independiente. La plataforma Bloggers Cuba, creada en noviembre de 2008 por el residente francés David Chapet, fue el resultado del evento Bloggers por cuenta propia, celebrado en el Palacio de la Computación. Para integrarla “basta residir en la isla y bloguear con Cuba”, por lo que sus 16 miembros, “reunidos espontáneamente”, tratan de “dar una visión más moderada de Cuba, sin fanatismos”.

Los bloggers de Chapet tienen como proveedor a The Planet, disponen de un servidor en Houston (Texas) y el libre acceso a Internet en Cuba. Tal vez por eso no critican a la dictadura. Se limitan al recuento diario de los contenidos de los blogs insulares, a descalificar a Yoani Sánchez y “sus seguidores”, a comentar los sitios que visitan y navegar en los blogs del exilio.

Entre los bloggers con licencia estatal figuran Boris Leandro, fotógrafo habanero que escribe en francés y dice estar de viaje; el frikie Roger, de Kilómetro Cero; un ingeniero becado en la India, autor del desactualizado Murciegraphos; Yasmín Portales y Rogelio Díaz, creadores de Bubusopia; la Bloga Sandra Álvarez, que escribe sobre diversidad sexual y promueve los eventos del Cenesex de Mariela Castro. En La Polémica Digital la susceptible Elaine Díaz Rodríguez intenta crecer contraponiéndose a Yoani Sánchez, cuyos post son de interés para el fonógrafo M.H. Lagarde, experto en descalificaciones.

En un plano más cercano a la Cuba profunda encontramos a los bloggers que comentan la realidad sin permiso del gobierno, al cual critican a pesar del acoso, la censura y las trampas de los hackers. Quizás coincidan en edad y en el nivel cultural o académico con los bloggers alegres, entusiastas y participativos de las plataformas oficiales. Difieren por su diversidad, sentido del humor y por el ejercicio de la libertad personal en medio de las barbaries de la dictadura.

La célebre Yoani Sánchez, autora de Generación Y, creado el 2 de abril del 2007, es el paradigma de muchos bloggers, aunque su popularidad internacional ha despertado recelos entre compatriotas que enfrentan al castrismo.

En torno a ella y a Reinaldo Escobar, blogger de Desde aquí -iniciado el 10.12.2007-, se forjó la plataforma Voces Cubanas: “Un espacio abierto a todos los cubanos residentes en la isla que quieran tener una bitácora en Internet”.

La misma es “el resultado del trabajo conjunto de varios ciudadanos independientes que no pretendemos constituir un grupo con plataforma común, sino expresarnos en la misma plaza virtual, cada uno desde sus respectivos puntos de vista, su estilo y su ritmo…”

Sus bloggers están unidos por el respeto a la diversidad y se declaran “un coro plural y necesariamente desafinados”. No reciben financiamiento ni están relacionados con organizaciones políticas, fraternidades, religiones, firmas o tendencias excluyentes. Prescinden de un Consejo Editorial que controle o censure, pero rechazan aquellas propuestas con un contenido pornográfico, racista o que exhorte a la violencia.

Los miembros de Voces Cubanas se caracterizan por la singularidad de sus post y fotografías. Desarrollan talleres sobre blogética, cultura y periodismo ciudadano, a los cuales invitan a interesados en esos temas. Cada uno se enlaza con otros y algunos publican textos y fotos de colegas y seguidores. En Octavo cerco, de Claudia Cadelo, hay espacio para la saga humorística El Ciro versus Seguridad del Estado, fotografías de Claudio Fuentes Madan, Lía Villares (creadora de Habanemia) y textos del escritor Orlando Luis Pardo, autor de Boring Home. Voz tras las rejas, de Pablo Pacheco es la bitácora más reciente de esta plataforma.

Otros blogger taladran el muro de la censura comunista. Uno de los más representativos es Prolibertadprensa, liderado por Juan González Febles, quien representa a la Asociación de los periodistas independientes. El mismo adopta la forma de semanario e inserta artículos, crónicas, entrevistas, fotografías, poemas y cuentos breves de gran interés.

El profesor y periodista Lucas Garve creó recientemente el blog de la Asociación que preside (Pro libertad de expresión), cuya amplitud y calidad revela el esfuerzo del talentoso comunicador. En esa línea gremial se insertan bloggers vinculados al espectro político opositor, cuyos líderes colocan en el ciberespacio sus programas, denuncias y propuestas cívicas.

Penúltimos días de Ernesto Hernández Busto, radicado en España; el Blog de Dimas, Animal de alcantarilla de Luis Felipe Rojas, El auditorio imbécil de Ciro J. Díaz Panedo, Veritas de Eugenio Leal, Sin Evasión de Miriam Celaya, Desde La Habana de Iván García y Ancla insular, de mi autoría, condimentan la sazón de una blogética que burla la exclusión y la intolerancia.

Cañonazo informativo. Miguel Iturria Savón.

4 julio 2009 às 18:20 por Voces Cubanas | Postado em: General
| Comments (3)

20070526elpepiint_3

Con la destitución del Presidente de Honduras, Manuel Zelaya, el domingo 28 de junio concluyó de la peor manera posible su forcejeo con el general Romeo Vázquez, destituido como jefe del Estado Mayor Conjunto de las fuerzas armadas por no apoyar al mandatario en una consulta popular para reformar la Constitución del país.

Los magistrados de la Corte Suprema de Honduras ordenaron la restitución del general Romeo Vázquez, quien recibió el apoyo del ministro de Defensa Edmundo Orellana, los comandantes del Ejército Miguel García Padeget; de la Fuerza Aérea, Luis J. Pince, y de la Fuerza Naval, Juan Pablo Rodríguez, los cuales dimitieron en adhesión con Vázquez; mientras el Presidente Zelaya retaba a la Corte y al Congreso de la República, opuestos también a la reforma constitucional.

Si bien es un problema de política interna, Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y otras naciones se apresuraron en repudiar la solución y exigir la restitución de Manuel Zelaya como presidente de Honduras.

Tres razones mueven al régimen cubano a resaltar el hecho. Primero: nuestro gobierno convirtió su embajada en Tegucigalpa en cuartel de la misión estatal integrada por medio millar de “cooperantes” en varios sectores. Segundo: el Presidente Zelaya apoya a la dictadura de los Castro y se declaró un hombre de izquierda pese a ser un hacendado rico. Tercero: el interés del mandatario en modificar la constitución para ser reelegido confirma el continuismo presidencial latinoamericano auspiciado por Hugo Chávez en Venezuela, principal aliado económico y político de La Habana.

Tales razones justifican la demencial campaña informativa de nuestros medios en torno a la crisis de Honduras. Los sucesos son lamentables. La negociación es imprescindible. La bola ya está en manos de los mecanismos regionales y a la diplomacia internacional.

En Cuba los medios de comunicación están de fiesta, la destitución del aliado es la nueva columna de humo contra el imperialismo, la oligarquía latinoamericana y la “hipocresía de las naciones de Europa”. El Noticiero nacional, la Mesa redonda, el Granma, los periódicos provinciales, la radio y otras fuentes censuran a los “golpistas” y exigen el retorno de Zelaya, a quien Fidel Castro elogió por su intransigencia antes de ser depuesto.

La magnitud del cañonazo informativo sobre Honduras recuerda el ardor de nuestros periodistas y locutores ante el intento de golpe dado en el 2002 a Hugo Chávez, el ex golpista que ahora exige desde la OEA la rendición de los oficiales hondureños.

La única nota novedosa la puso el canciller cubano Bruno Rodríguez, quien afirmó que ha pasado la época de las dictaduras militares en el continente. ¿Se habrá olvidado que él representa a la dictadura más vieja de la región?

Podemos entender los cañonazos informativos contra la violencia, pero ¿por qué el régimen cubano no condenó la invasión soviética a Praga o Afganistán? ¿Por qué no denunció la masacre de Tiananmen en 1989? ¿Por qué calla ante la represión de los ayatolas en Irán o las amenazas nucleares del líder comunista de Corea del Norte? ¿Será cuestión de principios o pasión por las mentiras?

Próxima Página »