Cine noruego en La Habana. Miguel Iturria Savón.

26 enero 2010 às 0:00 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

semana-cine-noruego-foto1

Para los amantes del cine, el 2010 comenzó en La Habana con ofertas motivadoras, originales y diversas como el mundo que reflejan. Las salas Payret, Yara y el multicine Infanta exhiben El premio flaco, estrenado en diciembre; mientras el Riviera presenta, del 8 al 14 de enero, el ciclo de Giuseppe Tornatore con Baaria, Malena, La desconocida, El hombre de las estrellas, El profesor, Pura formalidad, La leyenda del pianista…, Están todos bien y La pantalla de tres puntas.

La Sala Chaplin de la Cinemateca de Cuba trajo cintas multicontinentales, como Rómulo, mi padre, del australiano Richard Roxburghn; De fosa en fosa, filme esloveno-croata de Jan Cvitkovic; Algo parecido a la felicidad, del checo Bohdan Slama; Casi nada, del brasilero Sergio Rezende, y Machuca, coproducida por Chile, Reino Unido y España bajo la batuta de Andrés Wood.

En ese templo del buen cine, la Sala de video Charlott desempolvó entre el 1 y el 12 de enero algunos filmes del mítico Joseph Losey en su centenario. Continuó del 13 al 18 con Recuento del cine soviético: Andrei Tarkovski, de quien apreciamos La infancia de Iván, Solaris, Andrei Rublikov, El espejo y Stalker.

La Chaplin impactó con la Semana de cine noruego (10 al 17 de enero), auspiciada por la Embajada de esa nación, el Instituto Norskfilm, el ICAIC y la Cinemateca de Cuba. La sorpresa radica en la variedad poli estilística de las cintas, la factura de cada una y el talento de los realizadores nórdicos, cuya cinematografía integra sus peculiaridades regionales al mundo, mezcla lo típico y singular con lo universal y recrea ciertas claves contemporáneas en sucesos y leyendas del folklor nativo.

Las películas noruegas constituyen estrenos en nuestra Cinemateca. A la inauguración asistió Erik Poppe, director de Aguas turbulentas, thrillers galopante del 2008, que narra dos historias paralelas e interconectadas en torno al tema de la culpa y el perdón desde la percepción cristiana. Una docena de premios internacionales y el galardón de la crítica en su país avalan la excelencia de este drama.

De Nils Gaup se exhiben dos tragedias de acción: El guía del desfiladero y La rebelión Kautokeino. La primera parte de una leyenda del siglo XII y es hablada en lengua sami (doblada al español); Narra la conmovedora historia de un joven capturado por una tribu que asesinó a su familia y lo obliga a conducirlos. Es una de las obras más importantes y premiadas del cine noruego, donde recibió el Amanda al mejor filme (1987) y fue nominada al Oscar. La segunda, filmada el 2001, se inspira en hechos históricos de mediado del siglo XIX, que incidieron en el norte de Escandinavia.

Dos dramas de viajes revelan la diversidad expresiva del cine noruego. O’ Horten, de Bard Owe (2007), tiene como centro a un apacible ingeniero retirado que emprende aventuras y encuentros absurdos en medio del surrealista paisaje escandinavo. Norte, del director Rune Denstad Langlo (2009), cuenta la odisea del alineado Jomar, quien inicia una alocada expedición en motocicleta de nieve y en el camino conoce a otros seres confusos que lo empujarán a la realidad. Esta cinta obtuvo el Amanda de actuación (Mads Sjogard), el FIPRESCI y el Label Europa Cinema del Festival de Berlín.

La muestra concluye con dos dramas corales de ambiente urbano: Almuerzo frío, de Eva Sorhaug (2008) y El arte del pensamiento negativo. La primera implica a cinco personas de un barrio de Oslo enfrentadas a un acto desatado por uno de ellos. La segunda gira en torno al incapacitado Geirr, cuyo aislamiento y obsesiones lo llevan a imponer un túnel de angustias a los invitados de su novia.

Los filmes noruegos exhibidos en La Habana tienen en común la calidad de las actuaciones, el pulso narrativo, la expresividad fotográfica, la recreación del paisaje y la sensibilidad humana reflejada en los guiones.   

 

El reto de los bloggers. / Miguel Iturria Savón.

25 enero 2010 às 17:23 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

imagen-038

Desde hace tres años los bloggers alternativos cubanos desafían la monotonía colectivista diseñada por los medios de información estatales, cuyos escribanos entretejen la mordaza mediante la omisión, la manipulación y las campañas de descrédito contra quienes cuestionan el espejismo de la utopía socialista.

A pesar del costo que restringe el acceso a Internet en los hoteles y cibercafés de La Habana y otras ciudades, los bloggers ofrecen en las redes una visión más auténtica de lo que ocurre tras la cortina de humo del castrismo. Al ganar credibilidad reciben apoyo de lectores y amigos que admiran la irreverencia y la frescura de sus post; lo cual es tergiversado por los propagandistas del régimen.

Para enfrentarlos, el gobierno favorece a casi 200 bloggers que reproducen sus consignas, como si no bastara con el Granma y otros medios de comunicación que codifican la mente de las personas. Los cibernautas del poder parecen clonados por la censura, pues reiteran el guión de las campañas oficiales, lo que le resta naturalidad y los pone a la zaga de los bloggers independientes, quienes son espontáneos, anti dogmáticos y usan el humor y la ironía al comentar situaciones absurdas o expresar su indignación ante los abusos cotidianos.

La estructura horizontal y el sistema de enlaces de la blogética alternativa favorecen la difusión de textos e imágenes en las redes, aunque los soldados informáticos del gobierno bloquean a las plataformas más interactivas y a las bitácoras más prestigiosas. Su mayor reto está en el costo de conexión, compensado a veces por amigos solidarios. Voces tras rejas, de Pablo Pacheco y otros periodistas encarcelados, ejemplifica el apoyo a quienes se expresan desde un medio tan hostil.

Aunque varios bloggers proceden del periodismo independiente y otros estuvieron afiliados a grupos pacíficos contrarios al régimen, la mayoría son jóvenes profesionales sin militancia política, lo que obliga a sus detractores a inventar calumnias sobre las fuentes de ingreso y el origen de memory y laptops. Asociarlos con “enemigos externos” es el argumento favorito.

Los blogger ejercen el periodismo ciudadano y cierto liderazgo de opinión que avizora el futuro protagonismo de la sociedad civil en Cuba, donde ya convergen artistas, comunicadores, bibliotecarios, juristas y entidades no reconocidas que preparan el camino para una apertura pacífica en la isla.

Más que un discurso ciber utópico de democratización social y enfrentamiento al poder, los bloggers confirman que las nuevas tecnologías rompen el monopolio informativo y estimulan la libertad de expresión. Cuba no es la excepción en un mundo interconectado. El uso de Internet, como la imprenta de Gutenberg, el telégrafo, el teléfono, la fotografía, el cine y la televisión revoluciona la cultura y ayuda a la liberación espiritual del ser humano.

Los bloggers alternativos enfrentan el determinismo tecnológico y social y retan el filtro periodístico impuesto por el gobierno para actuar con impunidad y desacreditar a quienes denuncian la censura y expresan el ansia de libertad de una sociedad cada vez más contestataria.

Enrique Ubieta, Vladia Rubio, Rosa M. Elizalde y Rosa Báez son los rostros más visibles de los comisarios virtuales. El centro de la cólera oficial es Yoani Sánchez, autora de Generación Y y patrocinadora de la plataforma Voces Cubanas. Pero más que una “guerra mediática contra los bloggers”, el régimen arremete contra cualquiera; las trincheras permiten profetizar el peligro y justificar el autobloqueo, la censura y la represión.

Detrás de las ofensas y las difamaciones contra quienes ventilan los problemas del país en el ciberespacio están las máscaras del totalitarismo. El reto consiste en seguir escribiendo y evadir las provocaciones. Bloguear en Cuba es una especie de glasnov desde abajo.

Presagios y novedades técnicas. / Miguel Iturria Savón.

15 enero 2010 às 18:50 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

Días atrás los santeros de origen africano, organizados en la Comisión Letra del Año “Miguel Febles Padrón” y la Asociación Yoruba de Cuba,  anunciaron ante la prensa acreditada en La Habana sus vaticinios para el 2010, marcados por muertes, catástrofes y otros augurios apocalípticos que coinciden o contradicen el discurso del gobierno insular. 

Las profecías fueron esbozadas por Lázaro Cuesta y Víctor Betancourt en representación de los babalawos de la Comisión de la Letra del Año, reunida el 31 de diciembre pasado en base al ritual del sistema adivinatorio yoruba, cuyos gurús avizoran y orientan a sus practicantes sobre el devenir, liderado en el 2010 por Baba Eyiobe (Doble Salvación) y las divinidades (orishas) Obatalá (creadora y patrona de los humanos) y Oyá (encargada de las tormentas y los antepasados).

Aunque los pronósticos para Cuba y el mundo son tan impredecibles como las mareas, los babalawos hablaron de desastres, agitaciones y cambios mediante la supuesta interpretación de las deidades que regirán el año. Para no quedarse atrás, la oficialista Asociación Yoruba tomó como signo del 2010 a Obesa (un bien de salud) y como orishas a Yemayá (patrona de los mares) y Changó (jerarca del rayo y la guerra).

Al responder a algunos reporteros extranjeros los babalawos fueron cautelosos. Ninguno precisó el nombre de las celebridades que morirán, ni tocaron tópicos prohibidos en Cuba como la represión policial y la violación de los derechos humanos.

Después del encuentro de los santeros con la prensa, Yoani Sánchez, al reanudar las clases de la Academia bloggers el 5 de enero, expuso en La Habana las nuevas tecnologías que aplicará Microsoft en el 2010, cuyo presidente (Bill Gates) anunció desde los Estados Unidos la salida al mercado de móviles con hidrógeno (recarga automática), monitores táctiles, papel electrónico, soportes USB 3.0 (multiplica por 10 la velocidad de las versiones anteriores), televisores 3D, explorador Chrome 05 de Internet y los soportes 4G (de 100 megas por segundo) y Ping para conectarse al ciberespacio desde los teléfonos móviles, con acceso automático a Twiteer y otros sitios de intercambio en la web.

Ambas noticias difieren y convergen en el espectro cubano, donde los presagios de las religiones animistas coinciden en el tiempo con la tecnología más avanzada, cuyo avance tropieza con la crisis estructural que sumerge a la isla en la pobreza y la inmovilidad.

Mientras los babalawos retoman el camino de sus ancestros y se auxilian de sus divinidades al predecir los sucesos del 2010, muchos jóvenes apuestan por los cambios que exige el país mediante la introducción de nuevas tecnologías. Adquirir conocimientos y acceder a Internet es, más que un sueño o una profecía, una necesidad que deslinda el futuro.

             

Lección de ética. / Miguel Iturria Savón.

9 enero 2010 às 0:52 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

El narrador Ángel Santiesteban, cuyo blog fue premiado por el Concurso Una Isla Virtual como la Mejor bitácora literaria de Cuba, reabrió en diciembre pasado Los hijos que nadie quiso en Blogspot.com, luego del cierre del portal Encuentro en la Red.

Una de sus últimas entradas fue considerada la crónica más completa sobre la protesta ocurrida el pasado 22 de octubre en el Instituto Superior de Arte, ubicado en Playa, Ciudad Habana, donde los jóvenes creadores canalizaron su enfado por las malas condiciones del centro en un video colocado en Internet.

A raíz del suceso del I.S.A, Ángel Santiesteban publicó un post de gran valor ético y literario en el cual defiende el derecho al blogueo frente a los temores de nuestra censurada intelectualidad, tan recatada y simuladora.

Como el texto de Ángel ha sido ignorado por la prensa oficial, los amigos del narrador lo difunden a través de memory y otros soportes. Para contribuir con esa lección de principios comento algunas oraciones del autor.

·        Mis amigos escritores me aseguran que hacer este blog es hacer política, que debo mantenerme en mi literatura…sobrevivir con el estatus de escritor. Que andar metido en Internet es una forma de irme a la manigua, evadir, ser ilegal, convertirme en cimarrón.

·        Mis amigos creadores piensan que hacer público lo que piensa, es meterse en política. Aseguran que mis libros denuncian más que un partido político en la oposición…

·        Mis amigos literatos me crean contradicciones: no quiero hacer política… ¿Pero cómo amordazo mi boca?… ¿Callar el grito espontáneo?…

Ángel habla de la realidad sumergida en el secreto; de los amigos letrados que reciben publicidad, reeditan sus libros, conforman jurados de concursos que jamás ganaron, aplauden cuando las cámaras del noticiero se acercan y viajan a las Ferias del libro de países distantes.

Comenta que los amigos eruditos le aconsejan callar, soportar que lo marginen por su literatura contestataria, demostrar agradecimiento, clamar perdón y facilitarles el trabajo a los funcionarios, en una especie de complicidad y cinismo que protege al escritor, como “han hecho ellos para cuidar su propia existencia”.

El cuentista que bloguea como espectador y crítico admira a sus amigos ilustrados y los acepta como son, pero aclara no poseer “la capacidad que ellos tienen de callar” ni “su resistencia de soportar el silencio”. Advierte que “A veces los envidio, porque solo yo sé las prebendas que rechazo, y a cambio todos los desprecios que recibo”.

El post colocado por Ángel Santiesteban en su blog es un testimonio de reafirmación ética ante el oportunismo de los creadores que aplauden y simulan. Gracias Ángel por sacudir las máscaras de quienes aconsejan prudencia en el baile de la cultura oficial.     

Como la Luna. / Miguel Iturria Savón.

8 enero 2010 às 16:51 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (3)

El pasado 31 de diciembre, a las 12 de la noche, recibí por el móvil el mensaje de una amiga: “¿Has mirado la Luna esta noche? Una luna llena con ese esplendor es un magnífico presagio para el 2010…”

Miré la Luna y pensé en los presagios posibles. Mi amiga, como yo y tantos cubanos, piensa en los cambios democráticos que requiere nuestra isla, detenida en el tiempo por un puñado de guerrilleros envejecidos, que celebran ahora el 51 aniversario de su llegada al poder, como si medio siglo de arbitrariedades no fuera suficiente para llenar de hastío a millones de personas.

Mi amiga es filóloga y tiene 34 años. Ha recibido premios internacionales por su blog, pero en Cuba es denigrada por la prensa oficial y fue golpeada en plena vía pública por orden de un Comandante reciclado en general. Su esposo también fue apaleado en la calle más céntrica de La Habana. Es lógico que vean en la Luna un augurio de cambios.

Pero estos amigos no viven en la Luna ni se transforman en lobos con los ciclos del satélite. Escriben sus post sin pensar en las fieras que los asedian. Como ellos, decenas de bloggers y periodistas independientes comentan la realidad que omite o distorsiona la nómina de comunicadores oficiales, quienes iniciaron el 2010 con “nuevas campañas contra el enemigo”, reportajes sobre el “maravilloso sistema de salud cubano”, crónicas de los éxitos deportivos del 2009 y evocaciones de “las batallas” previas al “luminoso” primero de enero de 1959.

Los cronistas del gobierno tampoco viven en la Luna, pero saben cuidar los intereses editoriales de su patrón. Si se apartaran de la propaganda y de la impunidad que los aúpa, describirían lo que pasa detrás del telón. En ese caso dejarían de mitificar sucesos triviales y de difamar a las personas que expresan puntos de vistas diferentes.

Si decidieran explorar objetivos de interés informativo, les bastaría adentrarse en los barrios, entrevistar a los médicos de hospitales y policlínicas, ver cómo ejercen los maestros emergentes de las secundarias básicas, o conversar con los consumidores de los agro mercados estatales, donde los precios suben y la calidad disminuye.

La gente sin agenda puede dar fe de los problemas que omite la prensa. Pueden informar sobre la perpetua sobrevida de muchas personas; indicar los vertederos que atraen a las plagas; decir el nombre de los funcionarios corruptos y de los policías que maltratan a los negros y a los homosexuales. Basta arriesgarse, dudar y cuestionar a la verdad que pregonan los círculos del poder para ver la otra cara de la Luna.

Tal vez entonces percibamos su esplendor y pensemos, como mi amiga, que la belleza del satélite de la Tierra puede ser un augurio de cambios para el 2010. Mientras tanto, tiremos a un lado la retórica y apostemos por modificar el destino diseñado por los profetas de la quietud.    

 

El capítulo más negro de la Primavera Negra. / Miguel Iturria Savón.

5 enero 2010 às 17:22 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

El lunes 14 de diciembre coincidí en una calle del Vedado con Julia Estrella Aramburu Taboas, madre de Harold Alcalá Aramburu y tía de Maikel Delgado Aramburu, condenados a prisión perpetúa en abril del 2003 por participar en el secuestro de una lancha para emigrar hacia los Estados Unidos.

Al hablar del suceso Julia me entregó la copia de la Sentencia del Juicio Sumarísimo que dictaminó la muerte de 3 de los implicados, cadena perpetúa para 4, 30 años a Wilmer Ledea Pérez y condenas de 5 a 2 años de prisión para el resto de los secuestradores; quienes no llegaron al sur de los Estados Unidos sino al puerto del Mariel, donde se entregaron a las autoridades sin haber lesionado a los tripulantes convertidos en rehenes.

El hecho, calificado por algunos juristas como el capítulo más negro de aquella Primavera Negra del 2003, que incluyó el encarcelamiento de 75 opositores pacíficos por delitos de opinión, ocurrió en la madrugada del 2 de abril. El juicio tuvo lugar seis días después en la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial de Ciudad Habana, que consideró a los acusados culpables de un Acto de Terrorismo y solo les concedió 8 horas para establecer los correspondientes recursos de apelación a los condenados a muerte y de casación a los convictos a cadena perpetúa y otras sanciones.

La premura con la que actuó el Tribunal, presidido por Tomás Fernández Malvarez e integrado por los jueces César Morales Acosta, Alicia Valle Díaz, Aramís Castillo Blanco y Pelagio Cortina Lescalles, demuestra que aun cuando en nuestro ordenamiento procesal se prevé procedimientos sumarísimos, es obvio que en un caso tan complejo y cuestionado el escaso margen de tiempo lesionó el derecho a la defensa, reconocido como garantía constitucional, e imposibilitó realizar una investigación profunda y multilateral de las causas y circunstancias que originaron el hecho.

A los acusados y sus defensores les fue imposible ofrecer elementos de descargo o atenuativos de su responsabilidad. La ejecución de la pena de muerte se produjo en tiempo record y el Consejo de Estado la ratificó con premura, lo cual resulta sorprendente pues otros condenados llevan años esperando su ejecución, como el salvadoreño León Cruz, autor de hechos más reprobables que los enjuiciados en abril del 2003.

A pesar de las opiniones contrapuestas creo que estos jóvenes no protagonizaron un suceso heroico ni se les enjuició solo por el intento de abandonar la isla. Nada justifica un hecho de piratería que puso en peligro la vida de personas inocentes, pero los ejecutores debieron ser sancionados con penas ponderadas y no desmedidas, que por su efecto los convierte en mártires.

La sentencia ilustra que el proceso tuvo un carácter de escarmiento a costa de la muerte de tres de los once implicados y largas condenas para cinco de los restantes. Ninguno mereció tal despropósito pues no hirieron ni mataron a rehenes ni le dispararon a los soldados que los seguían desde la Bahía de La Habana. Tampoco hubo pérdidas económicas, la lancha fue recuperada.

Lejos de actuar de forma temeraria, los secuestradores decidieron regresar a puerto para reabastecerse de combustible, acción ingenua y hasta noble tratándose de jóvenes de 16 a 30 años perseguidos por un comando militar.

En el Acta de la Sentencia de la Causa número 17 del 2003 consta que excepto los condenados a muerte el resto de los enjuiciados carecía de antecedentes penales. De los 3 con antecedentes no se consigna el año de extinción de las penas anteriores, de manera que no sabemos si ya estaban canceladas. El documento expone que todos los sancionados tenían pésima conducta social, pero no explica porqué. 

La oscuridad de la Sentencia se complementa con la adjudicación de cuatro delitos previstos en la Ley contra actos de terrorismo, lo cual es facultativo pero evidencia el fin represivo de una sanción despiadada, que obvia el sentido humanitario y de reeducación que deben cumplir las condenas judiciales.

Reunión de nubes. Miguel Iturria Savón.

4 enero 2010 às 17:20 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

No sorprende a los cubanos la apacible sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, concluida el pasado 20 de diciembre. Así sucede desde la primera sesión del Parlamento en 1976; desde entonces los diputados se reúnen dos veces al año y votan por unanimidad, sin divergencias como en otras naciones, donde los legisladores debaten hasta las comas de cada proyecto.

Las reuniones de nuestra Asamblea Nacional sirven para demostrar la supeditación del Parlamento al Partido y al Gobierno de los hermanos Castro, aunque las sesiones de diciembre ofrecen a los diputados la posibilidad de escuchar y aprobar los reportes de algunos ministros sobre el comportamiento de la economía del año que finaliza y las propuestas del Plan del próximo año, incluido el Presupuesto del Estado.

Las cifras para el 2010 predicen un año tan tenso y complejo como el 2009. Los informes de Marino Murillo Jorge, Ministro de Economía y Planificación, y de Rodrigo Malmierca, Ministro de Comercio exterior e inversiones extranjeras indican que seguiremos en crisis a pesar del silencio cómplice de los diputados, quienes aplaudieron el discurso final de Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, el cual advirtió que “no puede haber espacio a los riesgos de la improvisación y el apresuramiento”.

Es decir, estamos en apuros pero no habrá cambios en el modelo cubano. El gobierno no liberará el comercio ni las fuerzas productivas, no consentirá las libertades individuales ni los espacios que exigen las nuevas circunstancias sociales y políticas del país. Los diputados vuelven a apostar por el status quo sin pensar en los intereses de la población.

Los informes revelan la crisis de liquidez que atraviesa la economía insular, cuyo crecimiento se redujo en el 2009 al 1,4% del 6% previsto, en lo que influyó la desaceleración del flujo de ingresos en divisas, que condujo al no pago de deudas a proveedores y dificultades para acceder a fuentes de financiamientos. Las inversiones decrecieron un 16%, las exportaciones 23% y las importaciones 37%; mientras los ingresos del turismo bajaron un 11,7%, la construcción de viviendas quedó en 62% (20 mil de 32 mil planificadas), se redujo el consumo de energía, hubo mermas en los alimentos de la canasta básica y deterioros en los servicios de salud pública.

Las cifras de sobresalto barajadas en la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular solo estimulan el éxodo y la desesperanza de los cubanos.  

El llamado a no incurrir en gastos superiores a los ingresos y limitar las inversiones a los sectores que generen divisas choca con la exhortación del gobernante a trabajar con disciplina y eficiencia. ¿Cómo aportar más y recibir menos? ¿Quién pondrá las materias primas si disminuyen los negocios con las empresas extranjeras y Cuba importa el 80% de lo que consume? ¿Será otra tomadura de pelos de quienes rigen la isla como un campamento militar, o es que los parlamentarios se reúnen en las nubes?