Gala de Retadores. / Miguel Iturria Savón

30 noviembre 2010 às 16:36 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

La mañana del domingo 21 de noviembre apenas se podía caminar por la calle Galiano, en Centro Habana, pues reinaba la expectación frente al Teatro América, sede de espectáculos musicales y humorísticos, convertido en coliseo de los músculos por la Asociación Cubana de Fisioculturismo, que celebró su gala Retadores de Campeones, difundida por el canal deportivo de la Televisión Nacional, algo insólito pues los atletas que cultivan la estética del cuerpo aun no son reconocidos oficialmente.

Quienes no pudimos obtener la entrada en las ventanillas del teatro acudimos a los revendedores, que la ofertaban a dos cuc –equivalentes al dólar-, cifra aceptable por lo inusual del espectáculo, caracterizado por el desfile inicial de los atletas, retadores de los campeones del año anterior, quienes salieron a escena en conjunto y luego, al compás de la música, cada uno hizo sus demostraciones, mientras el jurado anotaba y el público aplaudía o susurraba.

Como en Cuba se realiza una competencia provincial y otra nacional, que designa a los primeros lugares por peso o división (65, 70, 75, 80, 90 y más de 90); tienen derecho a presentarse a la Gala de Retadores todos los campeones, con el fin de designar al mejor entre ellos, lo cual convierte el evento en el más importante y colorido pues selecciona al Campeón Absoluto, reconocido como el fisioculturista más integral de la isla.

Entre la Competencia Nacional y los Retadores de Campeones se deja un tiempo de preparación, pues estos atletas dependen del gimnasio, la dieta especializada, la voluntad y la autoestima como elementos esenciales.

Los competidores no son medidos por la fuerza, el tamaño o la edad, sino por un conjunto de requisitos como masa muscular (volumen), definición, simetría, armonía y vascularidad.

El domingo 21, el Jurado designado por la Asociación Cubana de Fisioculturismo escogió a cinco entre los campeones presentados al match de retadores. El Primer Lugar lo obtuvo El Tony, quien ganó también en el 2009 y conserva el cetro de Campeón Absoluto. Lo acompañaron en la cima Trinquete, Miguel Castro, Tomás  y Alburquerque, ganadores del 2do al quinto puestos, respectivamente.

Al salir del Teatro América, mientras fotografiaba al Campeón y trataba de preguntarle el apellido y otros detalles, pensé en el enorme desafío de estos atletas de cuerpos esculturales, excluidos de las competencias oficiales, carentes de un Equipo Nacional y representaciones dentro o fuera de la isla, sin viajes ni ayudas para proveer sus pequeños gimnasios y calificados años atrás como vagos y narcisistas.

Les falta apoyo pero compiten por amor, ganan espacios públicos, autofinancian su preparación y eventos, cuentan con su propia ONG (A.C.F) y con figuras legendarias como Miguel “Mesa Sueca”, Cambolo, Máximo, Ariel Flores y el mítico Sergio Oliva, el fisiculturista más emblemático de Cuba, ex integrante del Equipo Nacional de Pesas, quien emigró a los Estados Unidos, donde ganó el Mister Olimpia entre 1967 y 1969 y perdió en 1970 con Arnold Schwazenegger, paradigma del éxito y mecenas de ese deporte en Norteamérica y el mundo.

Los bordes de Choco. / Miguel Iturria Savón.

28 noviembre 2010 às 18:33 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

La Galería Villa Manuela extendió hasta fines de noviembre la exposición Mas allá del borde, del pintor y grabador Eduardo Roca Salazar (Choco), quien según N. Echevarria “vuelve al dibujo e incursiona en la tridimensionalidad a través de un conjunto de figuras “escultóricas”, la inserción de “Coro” (2010), supone un punto de anclaje con muestras anteriores, en las que la colagrafia constituyó el eje estructural”.

Choco, como Fabelo, Mendive o Sosabravo, es un artista con sello propio e identidad, bastante sobredimensionado por cierto. Pertenece a la generación de los setenta y estudió en la Escuela de Instructores de Arte y en la Escuela Nacional de Arte, lo que unido a su talento y laboriosidad les abrió espacios institucionales dentro y fuera de la isla.

En su Currículo figuran premios, menciones y reconocimientos por sus grabados en salones de Bulgaria, Cuba, España y Japón; exposiciones personales y colectivas dentro y fuera de nuestra isla y obras en colecciones de museos y fundaciones de arte de La Habana, Chicago, México, Palma de Mallorca, Tama y Kochi (Japón) y Alemania.

La representación humana constituye el centro de las once piezas que exhibe Choco, las cuales nos sumerge en la imaginaria intimidad de rostros oscuros y sincréticos, reafirmados en colores tierra, ciena natural, negro y el blanco como contraste. Sus rostros y cuerpos asimétricos -masculinos, femeninos o híbridos-, parecen decirnos que la belleza está en la información y el sentido artístico, acentuado por la relación de fondo y figura.

Aunque Choco estudió pintura y triunfó con sus grabados, hace años muestra preferencia por la colagrafia y las esculturas de papel encolado, lo que exige constancia, oficio y gusto por la meticulosidad manual, enriquecidas por la composición y el trabajo de color en cada entrega, cuya corporeidad y expresión infieren erotismo y vitalidad.

Por su simbolismo geométrico “Reflejos” (2004-2010), conformada por cuatro piezas de técnica mixta y tamaño mediano, parece dado a través del cristal y no del agua. En dichos perfiles se evidencian los rasgos africanos, papables en series anteriores de gran de intensidad visual, como las esculturas “Juegos de cabeza” y “Bemba colorá”, afines al origen étnico del creador.

La escultura “Abrazos” (papel encolado de 158 por 40 y 22 centímetros), asimétrica y simbólica, acredita el dominio del cuerpo e infiere lecturas que parten de la sensualidad y las texturas de la pieza; mientras en “La siesta”, trabajo de fondo y figura, el color y la técnica realzan la expresión, enriquecida por rayas, líneas e indicaciones numéricas que insinúan mensajes ocultos.

En creaciones de técnica mixta como “Más allá del borde”, “El muro que nos rodea”, “El silencio” y “Torso”, Choco demuestra su maestría figurativa en la exploración de lo táctil, abordado en diversas esculturas, grabados y colagrafías que viajan a la intimidad desde el lirismo sutil por lo cotidiano, pero evaden otras realidades.

Voces 3 apuesta por el despertar. / Miguel Iturria Savón.

às 1:02 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

La noche del viernes 12 de noviembre retornó la magia y la alegría para los patrocinadores y testigos de la Revista Voces, nucleada desde agosto en torno a Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar, Orlando Luís y otros creadores de la Academia Blogger de Cuba, quienes dieron a conocer decenas de ejemplares impresos del tercer número editado por el portal Voces Cubanas, colgado en www.vocescubanas.com/voces y en vocesvocesvoces@gmail.com

Estamos otra vez ante un desafío escritural con pretensiones culturales, que privilegia la comunicación sin censura y apuesta por la libertad de expresión. Internet como soporte de voces emergentes, expatriadas, silenciadas o bajo sospechas, pero con sentido ciudadano y deseos de dejar la cadena y jugar con el mono; seguras de que la isla es un mini universo interconectado y la nación un espacio de construcción y reconstrucción con asiento para todos.

El tercer ejemplar de Voces, como las entregas anteriores, respira frescura y originalidad y ofrece textos de 20 autores que oscilan entre la poesía, el ensayo social, literario y cultural, la crónica y la entrevista periodística, la narrativa y textos que desatarán  diálogos y reflexiones en torno a la literatura y algunos problemas coyunturales del país, auque los colaboradores evaden fobias partidarias y se concentran en los temas y figuras escogidas, propio de la diversidad polifónica de la revista, en la que apreciamos a creadores de “adentro” y “afuera”.

El Índice, fiel a la simplicidad de los ejemplares de agosto y septiembre, carece de secciones, notas al pie, fichas de autores y machón editorial. El emplane y el diseño retoman los juegos con letras y dígitos, crea sugerentes espacios en blanco, utiliza ilustraciones de Claudia Cadelo, cuyas figuras femeninas embellecen el interior y la contraportada, en contrapunteo con la fotografía de la cúpula del Palacio Presidencial, tirada por  Orlando Luís Pardo Lazo, escritor y fotógrafo, amigo de alegorías y rupturas.

A Orlando Luís se debe “¿Hay Literatura Cubana después de la Revolución?” (pág. 18 a 22), ensayo de deslumbrante lucidez y sentido critico, cuya pregunta –y respuesta obvia- parecen ecos de interrogantes bordadas por inquietudes y quietismos desenredados por el propio autor. En ese tono explorador de indignación se inscribe “Kcho Degas”, de Néstor Díaz de Villegas, quien enriquece uno de los ángulos de la cultura cubana: el contrapunteo sobre amo esclavo, ilustrados con el poeta negro Francisco Manzano y el pintor-artesano Alexis Leyva Machado (Kcho), que “le presta su máscara a la dictadura” e introduce en su discurso “la falsa conciencia del mayoral”.

Colman las disquisiciones culturales Dagoberto Valdés (“Arte y oficio de hacer revistas independientes”), Mirta Suquet (“Del poder y lo grotesco”) y Gelsys M. García Lorenzo (“Underground: un articulo trash”); mientras que Alcibíades Zaldivar (“La vida es sueño y todo se va”, sobre Benny Moré), Ena Lucia Portela (“El escalofrío y la carcajada”, acerca de Reinaldo Arenas) y Miguel Iturria Savón con “La obra creativa de Reinaldo Bragado”, incursionan en la memoria espiritual de la nación.

Más peliagudos resultan tres ensayos breves que sondean la situación sociopolítica insular. Sus autores son Miriam Celaya (“Cuba: posibles escenarios de salida”), Dimas Castellanos (“La propiedad: un problema medular”) y Rosa M. Rodríguez Torrado (“Diálogo en porfía”). Por la agudeza, actualidad informativa, propuestas y equilibrio escritural estas reflexiones merecen la atención de los lectores, especialmente la “aproximación al tema” realizada por Miriam; complementada por “La hipótesis mas incierta”, de Reinaldo Escobar, sobre la inviabilidad de la utopía socialista.

La poesía está representada por Maria Elena Blanco (“Colina de los sueños”) y Pedro F. Báez (“Cubaneando”); mientras la narrativa, mejor servida, lleva el sello de Francis Sánchez (“Diario de sueños”) y de Amir Valle, quien ofrece un fragmento inédito de “Las raíces del odio”.

De gran interés son, además, las “Notas sobre la escritura y la nación”, de Salman Rushdie, escritor hindú exiliado en Inglaterra, y dos piezas periodísticas que retoman la realidad cubana: la “Entrevista a Oswaldo Payá Sardiñas”, de L. Santiago Méndez Alpizar, y “Operación Blogger: algoritmo para un fracaso”, de Ernesto Morales.

Con su tercera entrega, Voces enfrenta el doble desafío de toda publicación periódica colgada en el ciberespacio. ¿Qué pasará con los destinatarios? ¿Seguirán sus creadores despertando la conciencia dormida por la desinformación? ¿Mantendrán la periodicidad y el nivel profesional? Hay razones para el optimismo.

Del peligro y otras miserias. / Miguel Iturria Savón.

25 noviembre 2010 às 20:47 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Semanas atrás, en el municipio Cotorro, al sudeste de La Habana, se filtró a través de CD, memorys flash, celulares y cámaras digitales, decenas de fotos de muchachas del lugar realizando actos sexuales con hombres y entre si. Aunque algunas de las jóvenes sorprendieron a los “curiosos” por su irreprochable conducta anterior, lo más cuestionable de esta historia no radica en el ejercicio de la libre autodeterminación sexual   de dichas personas, si no en el inescrupuloso que convirtió en dominio publico las imágenes de esas prácticas.

Esto, de por si, convirtió a las chicas en victimas de delito de ultraje sexual, pues posiblemente las involucradas no prestaron su consentimiento para la divulgación de las imágenes, lo cual lesiona derechos inherentes a la personalidad, como la privacidad y la propia imagen, aunque sabemos que el derecho de la imagen propia se viola en muchas partes.

Las fotos publicadas no sólo convirtió a las muchachas en victimas de sus actos; el hecho trascendió a novios, parientes, vecinos y otras instancias. Una de las protagonistas, de 17 años, fue procesada por índice de peligrosidad, bajo la acusación de presunta práctica de la prostitución. El juicio se efectuó a puertas abiertas en vez de realizarse en privado por lo delicado del asunto.

Lo más insólito de la vista oral consistió en que se llevaron al expediente como medios de pruebas las fotos referidas, debatidas públicamente en la sala, circunstancia innecesaria pues la pretensa no negó el ejercicio de la prostitución.

Para colmo de males, la jovencita fue objeto de un profundo interrogatorio, muy indiscreto por cierto, acerca de los detalles más íntimos de sus prácticas, lo cual me hizo recordar las cacerías de brujas de la Santa Inquisición. Nunca vi humillar tanto a alguien frente a mí.

Como si fuera poco, se le impuso a la muchacha la condena de cuatro años en un centro especializado de trabajo o estudio, limite máximo por peligrosidad. He oído decir que esos centros no son más que una prisión.

No conozco a la jovencita pero pudiera asegurar que ese mismo día, sin contar la sanción venidera, pagó con creces las consecuencias de su imprudente inmadurez. Ella es victima del devorador de su honor. Llegué a sus padres, presentes en el juicio, mi pesar por lo que les espera. ¿En qué se convertirá en la prisión con esta forma de ayuda?

Semana de la Cultura Belga en La Habana

21 noviembre 2010 às 23:08 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Del 8 al 15 de noviembre se desarrolló la Quinta edición de la Semana de la Cultura Belga en La Habana, auspiciada por la Embajada de Bélgica en nuestra isla y por entidades belgas y cubanas a través de la Oficina del Historiador de la Ciudad, cuyos especialistas promueven programa de intercambio con naciones de Europa, América y otras latitudes.

Entre las propuestas hubo una Muestra de Cine Belga en la Cinemateca de Cuba, así como inauguración de exposiciones en el Centro de Arte Wilfredo Lam, el Taller de la Grafica y la Sala de Arte Universal del Mueso de Bellas Artes; además de conciertos, presentaciones de libros y el Master Class de órgano en la Basílica Menor de San Francisco de Asís.

De mayor atractivo resultaron la Muestra de Cine, la Exposición retrospectiva del pintor y grabador Bruno Vekemans (Amberes, 1952), el concierto de la soprano belga Lieve Geuens, quien fue acompañada por la pianista Pura Ortiz, y la presentación del libro Crónicas urbanas, de 11 historietistas patrocinados por los autores belgas Schutten, Peeters y Etienne Schreder, que estuvo presente y habló sobre la peculiar tradición pictórica y humorística de la región flamenca.

La Exposición retrospectiva de Bruno Vekemans, inaugurada el primero de noviembre en el Palacio de Arte Universal de Bellas Artes, permanecerá hasta diciembre. La misma comprende 78 obras que abarcan 20 años de creación, abarcadora de su visión del arte pop, con técnicas disímiles –desde collages de retratos pintados con recortes hasta óleos   sobre lienzo en grandes y pequeños formatos-. Este artista expuso también una colección de sus grabados en el Taller de la Grafica.

Bélgica vista desde Cuba, de caricaturistas de prensa; Miradas infantiles al arte belga, y Eso no es la historieta flamenca, exhibida en el Centro Wilfredo Lam, son otras ofertas de la Quinta edición de la Semana de la Cultura de Bélgica en La Habana.

Los filmes exhibidos en la Cinemateca del viernes 12 al domingo 14, fueron el plato fuerte del público capitalino. El beso, Roseta y Una cadena compartida fueron los filmes de ficción, complementados por los cortometrajes de Flandes de Kask y los de Haunaut Cinema, entre estos De puta madre, sobre Elvira, una joven española que es hija de una prostituta, y Casillero, un animado en DVD.

El beso, de Hilde Van Mieghem, filmado en el 2004 y estreno en Cuba, cuenta la historia de una chica de familia acomodada que desea escapar del hogar para convertirse en bailarina, pero no sabe que el enamorado que pretende ayudarla es un tipo peligroso. En Roseta el drama es diferente, pues una chica intenta sobrevivir con su madre alcohólica y trata de obtener un empleo a costa de un amigo verdadero. Una fábrica de bicicleta que cambia de dueño centra las acciones de Una cadena compartida, realizada en el 2009.

El Reino de Bélgica es actualmente uno de los países con mayor dinamismo económico. Ubicado entre Países Bajos, Alemania, el Gran Ducado de Luxemburgo y Francia, evolucionó primero hacia un estado federalista con tres lenguas oficiales, francés, flamenco y alemán. Desde las pasadas elecciones y tras el éxito de los nacionalistas, se está apostando por la creación de un Estado Confederal.  Sus históricas ciudades le confieren un gran  prestigio: Amberes, con uno de los puertos más activos comercialmente, vio nacer a Rubens, gloriosa encarnación de los pintores  representantes  del Barroco; Gante, que en el siglo XIV fue la segunda ciudad más importante después de París;  Brujas, conocida como la Venecia del Norte y declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad . Y  por último,   Bruselas,  sede de las Instituciones de la Unión Europea.

¿Tal vez el principio del fin?. / Miguel Iturria Savon.

16 noviembre 2010 às 20:12 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (2)

Anoche, mientras esperaba al meteorólogo que ofrece el parte del tiempo en el Noticiero Nacional de la Televisión, escuché el Llamamiento del General Castro al pueblo de Cuba para que se sume al análisis de los Lineamientos sociales y económicos que aprobará  en abril del 2011 el Congreso del Partido Comunista.

Ya había olvidado al Partido Único y sus congresos quinquenales, pero recordé aquel Llamamiento de 1992, cuando se les pidió a la población que opinara, las gentes dijo muchas cosas y los hombres del poder doblaron la pagina. Otra vez la misma película, como el “debate” del año pasado para subir la edad de jubilacion y meses después anuncia el despido de un millón de trabajadores, con el “visto bueno” del Partido y de la Central Obrera controlada por este.

Como no es posible entender la cronología de absurdos e improvisaciones de quienes dirigen al país como si fuera un regimiento de caballería, apagué la tele y olvidé el parte meteorológico. ¿Qué sentido tiene saber de la lluvia, el frío o los ciclones si el huracán es desatado por los gurús del Palacio?

Ni pensando en H. G. Welles y su Máquina del tiempo es posible entender a estos dioses rotos que perdieron el rumbo, escriben llamamientos y sacan de las gavetas los congresos relegados para retocar las desgarraduras nacionales. Si el bulldog del castrismo leyera El hombre invisible, El alimento de los dioses, La puerta en el muro y otras obras de Welles activaría la imaginación y nos ahorraría el cuentecito sobre el papel Partido, sus congresos y lineamientos rectores.

Tal vez el general cubano, como el citado Welles con sus fantasías, sepa que los sueños de dominación no tienen asidero en la realidad. Ni las revoluciones son eternas ni las personas pueden creer en un modelo social que demora las transformaciones y trasmuta sus fracasos en pesadillas inacabables.

Los congresos del Partido Comunista de Cuba, reorganizado en 1965 y reconocido por la Constitución Socialista de 1976 como la “fuerza dirigente superior de la sociedad y el estado”, continuaron la ortodoxia política trazada por Lenin, fundador de la antigua Unión Soviética, a cuyo carril estuvimos afiliados durante tres décadas. Al desaparecer aquella fuente de recursos y orientaciones la nave insular quedó a merced de los vientos. El ciclo quinquenal fue interrumpido, desde 1990 se celebra o pospone según convenga a los hermanos Castro, secretarios en jefes.

Ahora, después de una década de posposiciones, las aguas del molino totalitario retoman los afluentes del Partido. Sobran los porqués y para qué pues la dictadura conoce sus mascaras. Si necesita recobrar la brújula de los congresos partidarios impondrán  lineamientos y orientaciones. Creo, sin embargo, que no vale la pena desgastarse en discusiones inútiles. Para abrir las puertas del muro hay que convocar a todas las fuerzas del escenario nacional y normalizar la vida del país.

Desamparo gubernamental de enfermos mentales. / Miguel Iturria Savón.

12 noviembre 2010 às 1:37 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

El viernes pasado coincidí en un ómnibus con Nora, una amiga diabética con una niña de 9 años y un hermano esquizofrénico ingresado en un hospital psiquiátrico de La Habana, donde lo atienden bien después de oscilar entre la casa del padre y el manicomio de Mazorra durante casi dos décadas de delirios, pastillas y fantasmas que lo convirtieron en un guiñapo humano.

Al preguntarle a Nora por su evidente inquietud me respondió que la citaron al sanatorio y después de varias preguntas le advirtieron que como su hermano tiene casa propia y cuenta con su apoyo, debe ir pensando en la reinserción de éste al hogar paterno o a la vivienda que ella comparte con su hija y esposo, pues por orientaciones del Ministerio de Salud se reducirán al mínimo los ingresos permanentes en hospitales de dementes y retrasados mentales.

Para ella “el retorno” acrecentará los problemas porque al morir el padre se acentuó la locura del hermano y solo con ayuda de los vecinos lograba ingresarlo en una sala transitoria de Mazorra, de donde le daban el alta tan pronto disminuían las alucinaciones, las cuales retornaban al cabo de uno o dos meses, de manera que ella apenas podía trabajar. Si lo dejaba en su apartamento tenia que visitarlo diariamente y aguantar las descargas de los colindantes. Si lo llevaba consigo ponía en tensión  a la niña y el esposo; cuando entraba en crisis tenían que refugiarse en casa de algún vecino mientras el marido gestionaba la ambulancia o tranquilizaba al cuñado.

Nora y su hermano poseen viviendas propias, pero él no puede vivir solo ni acompañado, no hay quien resista los problemas que crea incesantemente. Para ambos la alternativa radica en la institución sanitaria. Existen, sin embargo, casos peores, enfermos sin familiares o con parientes muy pobres, envejecidos o sin vivienda adecuada.

Recuerdo, por ejemplo, el caso de Peter, un esquizofrénico de 53 años con conductas de psicópata, sin padres ni hermanos que asuman sus desvaríos. Fue vagabundo y estuvo a punto de morir en los caminos de un pueblo oriental hasta que un pariente lo ingresó en un manicomio de La Habana, donde mejoró mucho pero lo trasladaron al Hospital de Transito ubicado en Fontanar; allí, entre locos y mendigos, Peter parece un zombi en espera del dictamen de la Comisión de Clasificación, la cual decidirá si lo pone en la calle, lo retorna a su provincia o lo interna en Mazorra.

Los ex pintores Edel Torres y su tío Manolo son otro ejemplo de la importancia decisiva de las instituciones sanitarias para enfermos psiquiátricos. Desde los 17 años Edel oscila entre la casa paterna y el gran manicomio capitalino. Al morir el padre, Manolo se mudó con él pero a los tres años ya no podía enfrentar las crisis frecuentes, el costo de los alimentos y las medicinas y el deterioro habitacional. Una década después de convivencia Manolo es un mendigo y Edel combate con las mismas voces y demonios que lo atormentan.

Nora y su hermano Ernesto, Peter, Edel y Manolo, Alain y decenas de locos y retrasados que crecen como el marabú, constituyen una carga pesada que necesitan de las instituciones y los familiares. No es cuestión de olvidarlos en el hospital ni de retornarlos al “lugar de origen”, del cual no hubieran salido si los acompañara el equilibrio. La solución no radica en despedirlos como a obreros de fabrica obsoletas, si no en brindarles protección social.

El Imperio de una Diva. / Miguel Iturria Savón.

10 noviembre 2010 às 1:37 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (2)

El Festival de Ballet de La Habana, realizado entre el 28 de octubre y el 7 de noviembre  y dedicado al 90 cumpleaños de Alicia Alonso, tuvo momentos estelares con figuras y agrupaciones de la isla, Norteamérica y Europa, pero sobredimensiona tanto la leyenda de la Prima Ballerina Assoluta que distorsiona la situación del Ballet Nacional, marcado por el éxodo de sus mejores bailarines y coreógrafos y por la estética del clasicismo que distingue y limita las entregas creativas.

Es innegable el talento y la labor fundacional de Alicia, sus triunfos en New York, Paris, Moscú y otras capitales desde 1940 hasta fines de los sesenta; además de forjar a generaciones de bailarines junto a Fernando Alonso, su exmarido y exdirector del Ballet Nacional de Cuba; pero si la Diva dirige será tras bambalinas pues sus problemas visuales y el paso del tiempo la inmovilizan, de manera que tanto la Escuela como el Ballet cubanos, montados a imagen de su faraónica realeza, existen a pesar de Alicia, aunque el sistema de estrellas del castrismo le adjudica el trono hasta la muerte, lo cual explica sus incesantes coreografías, clases magistrales y  distinciones.

Para no contrariar a los fanáticos de la Alonsova me referiré a los homenajes recibidos por la Diva durante esta 22 edición del Festival Internacional de Ballet de La Habana, al cual asisten compañías de 18 naciones, entre estas el American Ballet Theater, el Royal Ballet de Londres y el English National Ballet, los ballets de las Ópera de Berlín y Munich, la Compañía Nacional de Danza de España, el Malandain Ballet Biarritz, el Ballet Teatro Teresa Carreño, Estrellas del New York City Ballet y bailarines invitados como Maruxa Salas y Vladimir Vasiliev, quien le entregó a Alicia el Premio de la Fundación Galina Ulanova de Rusia.

Durante la inauguración del Festival se presentó un documental sobre el itinerario vital y creativo de Doña Alicia; homenajeada a su vez por la Cinemateca de Cuba, que inauguró en la galería del Chaplin una colección de fotografías en blanco y negro, acompañada por carteles y objetos escenográficos evocadores de la Diva.

La Cinemateca y el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos difundieron los filmes Alicia en los países maravillosos, realizado en 1962 por Pastor Vega;  el corto Espiral, de Miriam Talavera (1990) y Alicia, la danza siempre, de Manuel Iglesias (1996); mientras la Galería Orígenes del Gran Teatro de La Habana, sede del Ballet y la Ópera, presentaron el documental La Bella Durmiente del Bosque, con adaptación coreográfica de la ex bailarina.

El salón de Orígenes inauguro la bellísima exposición de pequeñas esculturas Trozos de la memoria, de Isabel Santos Roja, confeccionada con cera, metal y madera; alusivas a momentos y figuras del ballet, especialmente la Alonso.

Sabemos que en todas las manifestaciones del arte existe el vedetismo, pero el protagonismo de nuestra Diva es el colmo de la Egolatría. Alicia ya no revolotea en el lago de los cisnes ni reencarna a Carmen o Giselle, mas no encuentra la puerta del retiro.

Palmeras para gloriar al déspota. / Miguel Iturria Savón.

8 noviembre 2010 às 12:36 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (2)

La mayoría de los transeúntes que caminan con prisa entre la Manzana de Gómez y el antiguo Centro Asturiano de La Habana, apenas se percatan de la presencia de cinco palmeras de penachos inamovibles ubicadas frente al palacio neoclásico convertido en sede de  las colecciones de arte contemporáneo del Museo Nacional de Bellas Artes. Los turistas extranjeros, habituados a mirar hacia arriba y tirar fotografías, preguntan a veces por las insólitas “plantas”.

La respuesta está en uno de los cristales de la entrada del palacio, donde figuran los 29 artífices de la corte que pintaron las obras en homenaje al 80 cumpleaños de Fidel Castro, a mediados del 2006. El tirano estaba grave y había designado a su hermano como sucesor, pero sus albaceas ordenaron la creación, de valor simbólico pues las palmeras de metal, ridículas ante la excelencia arquitectónica del Centro Asturiano, evocan el nombre del caserío de la Sierra Maestra que cobijó a los entonces guerrilleros, quienes llevaban un mes huyendo de los soldados de la tiranía anterior.

Las cinco palmas de los hermanos Castro ilustran la supeditación del arte a la tiranía. Son esculturas murales supuestamente encargadas por la Fundación Guayasamín, con los artistas que acompañaron al déspota insular en inauguración de la “Capilla del Hombre”.

Entre esos creadores de capilla figuran celebridades como Eduardo Abela, Agustín Bejerano, Roberto Diago, Nelson Domínguez, Roberto Fabelo, Flora Fong, Ever Fonseca, Gómez Fresquet, Joel Jovel, Alicia Leal, Alexis Leyva Machado (Kcho), Manuel López Oliva, Manuel Mendive, Juan Moreira, Pedro Pablo Oliva, Cosme Proenza, Ernesto Rancaño, Zaida del Río, Eduardo Roca (Choco), Vicente Rodríguez Bonachea, Alfredo Sosa Bravo y otros que proponen o asumen proyectos ministeriales, como aquellos pintores y escultores de las cortes medievales.

No todos ilustraron las palmeras de metal que “crecen” entre los adoquines del Parque Central y la Placita de Albear. Si miramos hacia arriba apreciamos las imágenes del dualismo zoomórfico de Manuel Mendive, la mujer desnuda de Zaida del Río, la paloma blanca y el circulo rojo de Moreira, el aborigen con máscara de Sosa Bravo, la silueta humana de Jover y dibujos sobre peces, banderas y fachadas de edificios que embellecen los penachos inertes, convirtiéndolos en alegorías visuales.

Más que honrar al tirano en su ochenta cumpleaños y acentuar la leyenda del reencuentro con el hermano sucesor, estamos ante una instalación callejera que con el tiempo cambiará de lugar; quizás hacia el caserío de Cinco Palmas, situado a 40 kilómetros de Media Luna y 70 de Manzanillo, en la zona oriental de Cuba, donde el hambre, la incomunicación y la falta de expectativas provocan el éxodo de sus humildes pobladores.

La obra, sin embargo, ilustra la connivencia de muchos creadores con el despotismo centralizado y rebasa los límites de la vergüenza. Tal vez sea una forma de evitar las sospechas y mantenerse en la cima para asegurar espacios comerciales y viajes al extranjero,  a costa de otros obligados al exilio o a la sobrevida entre galerías y casas de cultura locales, donde imparten clases y auspician talleres comunitarios.

Esa prensa que desestima al escritor. / Miguel Iturria Savón.

5 noviembre 2010 às 2:33 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

En octubre, cuando la Academia Sueca le concedió el Premio Nóbel de Literatura al escritor peruano Mario Vargas Llosa, autor de La ciudad y los perros, Conversación en la Catedral y La fiesta del Chivo, la prensa cubana minimizó los aportes del gran novelista y sobrecargó el tintero con difamaciones extraliterarias, lo cual se debe a las criticas del autor al castrismo, cuyos voceros rompen lanzas contra quienes desacralizan a nuestra dictadura.

Hace tiempo, sin embargo, que el reportero norteamericano Joseph Pulitzer planteó que “el periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase”; consejo desestimado en Cuba y en otros lugares del planeta, aunque en esta isla del Caribe la parcialidad es norma y la censura es ley, pues los medios de comunicación están en manos del gobierno y parten de simplificaciones ideológicas, idealizaciones de los aliados y demonizaciones de enemigos.

Para Pulitzer “La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos. No pertenecer a ningún partido. Oponerse a los privilegios y al pillaje público. Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al bien”.

Advertía además, que el periodismo ha de ser ético y profesional y ofrecer las dos caras de la moneda, o sea, la versión de cada bando en conflicto, mostrada siempre en partes iguales. “Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es solo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distintivo de la verdad real de las cosas.”

En Cuba estamos lejos de aplicar tales definiciones, aunque sabemos que en otras latitudes el consejo de Pulitzer es incluido en los códigos de ética de periódicos, revistas, páginas digitales y emisoras de radio y televisión. Los montajes y las verdades a medias cuestan caros pues los medios de comunicación parten de las fuentes noticiosas, pero invierten la pirámide y exponen las voces de las gentes sin agenda, lo cual ofrece los ángulos del problema y oxigena la atmósfera.

Es muy escasa la credibilidad de la prensa. Su diseño parte del departamento ideológico del partido único y de los intereses ministeriales, de manera que la percepción no se aproxima a la realidad si no a la imágenes de esta, incluidos el arte, la literatura y las nociones socio históricas del país.

Cuando Pedro de la Hoz, articulista cultural del diario Granma, arremetía contra Mario Vargas Llosa, no hacia más que demostrar la impunidad y la autocensura de los servidores de un régimen que desprecia la ética, la veracidad y se opone a cualquier apreciación crítica, aunque se trate de un escritor reconocido con galardones como el Príncipe de Asturias de las Letras (1986), el Cervantes (1994) y el Nóbel de Literatura del 2010.

Próxima Página »