Una Casa sin sorpresas. / Miguel Iturria Savón.

26 enero 2011 às 19:02 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

El largometraje de ficción Casa vieja volvió a los cines de estreno y a la Sala 2 del Infanta, donde puede ser apreciada del 13 al 26 de enero por quienes no la vieron  durante el pasado Festival de Cine de La Habana, cuyo jurado le concedió una mención y el Premio de la Popularidad, lo cual le subió el ego al realizador Lester Hamlet, quien le expresó a Cecilia Crespo, reportera de la Cartelera de Cine y Video, que la reescritura de la pieza teatral de Abelardo Estorino, le dio la posibilidad de hablar desde su esencia y nacionalismo, “contar desde lo humano un nuevo conflicto: escudriñar, hallar y sugerir”.

Según el cineasta, su ópera prima se inserta por derecho propio en la actual producción  nacional, pues “habla desde la historia de la historia y cuenta verdades sin tapujos, desnuda sus miedos con valentía y ya participa de un proceso consciente en los miles de espectadores que la han acogido entre sus vivencias”. Agrega que es “una película cubana desde el orgullo mismo de lo patriótico”.

La defensa es permitida pero no hay que exagerar. Casa vieja no aborda ningún conflicto nuevo ni sugiere nada extraordinario, aunque trata desde lo humano motivaciones perdurables de resonancias éticas como la convivencia, la sexualidad y los trances existenciales de una familia detenida en el tiempo –década del 90 con resonancia de los sesenta del siglo XX-, en cuya casa desvencijada agoniza el patriarca, por lo cual regresa el hijo menor emigrado a España, un gay exitoso y contenido que, sin proponérselo, desata ciertos tabúes y miserias aupados bajo el machismo y la intolerancia social.

La melodramática atmósfera hogareña es una apuesta por la familia y las tradiciones, en cuyo seno palpita el pasado revolucionario y el respeto al orden establecido, dado a través de las referencias al ciclón, las milicias, las movilizaciones y el trabajo, cuyo arquetipo es el hijo mayor –interpretado por el envejecido Alberto Pujol-, casado y con hijos, chofer de un funcionario pueblerino, quien desprecia a la irreverente limpiadora de calles (Isabel Santos), que aprovecha la llegada del pariente para rogarle interceda por una jovencita del pueblo que obtuvo una beca en otro país pero le niegan el permiso de salida.

El resto del filme gira en torno a las evocaciones entre la madre (Adria Santana) y sus otros vástagos (encarnados por Yadier Fernández y Daysi Quintana), el hermano del  moribundo (Manuel Porto), algunos planos exteriores del pueblecito costero, las escenas de la funeraria y el cementerio, donde un secretario ajeno a la familia despide el duelo, interrumpido por el protagonista principal, enemigo de falsas.

En Casa vieja las contradicciones se reducen a las divergencias del hijo pródigo –tímido, culto y mundano- con las máscaras familiares y el contexto de inmovilidad del pueblo, por lo cual antes de  regresar a España advierte a su madre que “solo ama las cosas vivas que cambian”.

Hasta ahí las “verdades sin tapujos” y el “orgullo patriótico”. Nada trascendental. Bien el desempeño actoral de varios personajes –sujetos a espacios y diálogos escritos para otro medio- y la atmósfera geriátrica de quietud, pobreza y falta de expectativas. Tal vez haya que descubrir las claves de la cinta en la recreación de la miseria, las frustraciones amorosas de la hermana casamentera y en la inoportuna y honesta barrendera que encarna Isabel Santos.

No siempre la recepción de una obra confirma la valía o contemporaneidad de ésta. Quizás cientos de personas vislumbraron sus propios secretos en las voces de los personajes de Casa vieja, pero a mí me parece ambigua y empobrecedora. El tema del  estigma homosexual dentro de la familia, el regreso de emigrantes con otra percepción y el mito patriótico es pan comido en la cinematografía insular.

¿Quién es quién? / Miguel Iturria Savón.

23 enero 2011 às 21:47 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (4)

A mediados del 2005 leí el ¿Quién es quién en la política cubana?, obra de referencia encausada por el master en ciencias Julio Aleaga Pesant, quien la actualizó en el 2007, tras incesantes búsquedas en las principales ciudades de la isla, para lo cual se apoyó en equipos territoriales de investigación que monitorearon la prensa oficial e independiente, documentos de archivos y de las asociaciones cívicas alternativas, sin obviar las fuentes del exilio y diversas páginas de Internet.

Desde mediados del 2010 Aleaga Pesant y sus colaboradores provinciales rastrean otra vez para ofrecer la nueva versión impresa y digital sobre los ciudadanos que actúan en el ríspido y movedizo escenario político y social cubano, marcado por el predominio de un partido que excluye a los demás y controla al gobierno, la economía y ejerce el monopolio sobre la enseñanza, la cultura y los medios de comunicación.

El ¿Quién es quién? del 2011 forcejea con la manipulacion informativa, pero privilegia la tolerancia y la inclusión sin los tradicionales muros ideológicos, por lo cual incluye a ciudadanos e instituciones que incursionan en la política, desde proyectos humanísticos hasta líderes de la sociedad alternativa, partidos y movimientos opositores, bibliotecarios y periodistas independientes y las mujeres que exigen la libertad de los presos políticos.

Aparecen, por supuesto, los directivos del Partido Comunista, su red de organizaciones, los diputados a la Asamblea Nacional y los miembros de los consejos de Estado y de Ministros.

Según Aleaga, el único requisito de la investigación consiste en vivir en la isla y participar en la política. El documento pues, será una herramienta de consulta para investigadores y estudiosos de la realidad insular. Los listados informativos facilitan, además, los posibles actores y escenarios futuros en un país que empieza a moverse.

El repertorio del 2011 es antecedido por obras de referencias como el Diccionario biográfico cubano (1878-1886), de Francisco Calcagno; el ¿Quién es quién  en Cuba?, conocido como El libro azul, de Luisa M. de la Cotera O’Bourke; ¿Quién es quien en las ciencias en Cuba?, del Ministerio de Ciencias, Tecnología y Medio Ambiente, y Organizaciones de la sociedad civil cubana no reconocidas legalmente, de Alberto F. Álvarez García, patrocinado por la Fundación canadiense para las Américas (FOCAL); mas el documento del 2005 de A. Pesant, que disponía de 1396 nombres entre funcionarios del régimen militar, opositores y entidades gremiales; ampliado a 1598 en el registro del 2007.

Advierte el especialista que el objetivo del ¿Quién es quien? radica en registrar a los servidores públicos que inciden en la sociedad, de ahí su importancia como instrumento de consulta para bibliotecas, centros de documentación, prensa y estudiosos de la historia y la política. Aunque el propósito fue boicoteado por el gobierno militar mediante detenciones, secuestro de datos y negativa a inscribirlo en el Registro de Derecho de Autor, el documento circuló dentro y fuera del país en versión digital e impreso.

En etapa de terminación el folleto pasa por la síntesis de los datos recopilados desde el Cabo de San Antonio a la Punta de Maisí, entorpecido por la minúscula y manipulada base de datos oficiales y por la dispersión de las organizaciones prodemocráticas, facilitada en parte por publicaciones de la diáspora, como Cuba Net, Cuban Transition Project y páginas Web.

Al margen de especificaciones sobre el cronograma, registro individual, clasificación, calidad y tablas generales, vale felicitar al coordinador y sus gestores, seguros de que su esfuerzo alumbra el camino de la transparencia informativa, pues el nuevo soporte biográfico contribuirá a desbloquear la rueda de la inmovilidad.

Noticias al gusto del fabricante. / Miguel Iturria Savón.

20 enero 2011 às 23:42 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (6)

Durantes las dos primeras semanas de enero la prensa cubana ha omitido noticias de interés para la población insular. Olvida, por ejemplo, la declaración del espía Gerardo Hernández, encarcelado en los Estados Unidos desde el 2001, quien en una apelación desesperada desmintió a nuestro gobierno al afirmar que las avionetas derribadas por orden de Castro cayeron en aguas internacionales.

Al intento de salvación del espía se une el éxodo hacia los Estados Unidos de Pedro Álvarez, expresidente de la empresa Alimport y de la Cámara Cubana de Comercio, el cual fue, además, Viceministro de Comercio Exterior y estuvo a cargo de las compras de alimentos y medicinas en los Estados Unidos desde el 2001, gestiones que aún desconoce la población insular gracias a la omisión de la prensa, tan partidaria y gubernamental que nos deja en el limbo.

En enero del 2011 continua la vieja política noticiosa de legitimar al régimen mediante la manipulacion de los sucesos, las alabanzas del sistema de salud, la pasión por las cifras convenientes y por figuras del pasado maquilladas como paraban contra las ventoleras del tiempo.

El juego noticioso de enero incluye otro capitulo contra Luís Posada Carriles, la violencia en el sur de Sudán y otras desgracias internacionales, casi todas ocurridas en “territorios  enemigos”, incluida la Comunidad Económica Europea, que acaba de negarles el transito sin visa por la Unión a los ciudadanos de Bulgaria, Rumania y Turquía, lo cual preocupa a los censores cubanos, a quienes les parece bien que nuestro gobierno mantenga el Permiso de Salida y exija la Carta de Invitación a los parias de la isla.

La prensa oficial difundió las últimas destituciones y nombramientos de ministros ordenadas por el general Castro; elogió los dictámenes antidemocráticos del presidente de Venezuela Hugo Chávez y de su homólogo de Nicaragua, amiguitos de Cuba. Informó, además, sobre los cruceros ingleses que harán escala en La Habana durante el 2011, lo cual favorece el turismo y los ingresos en moneda dura. Olvidó, sin embargo, la ceremonia de entrega del Premio Príncipe Claus a Yoani Sánchez, realizada el viernes 7 en la residencia del Embajador de Holanda en nuestra capital, pues a la célebre blogger el gobierno militar le negó por octava vez el Permiso de Salida.

Compensan las omisiones varios artículos elogiosos sobre figuras del pasado que bajan de sus estatuas y aplauden a los jerarcas que reconstruyen el socialismo. Julio Antonio Mella, muerto en México en enero de 1929, y José Marti Pérez, nacido el 28 de enero de 1853 y caído en combate en mayo de 1895, son los gladiadores del pasado que deben guiarnos a la victoria.

En el homenaje a Mella, el dios inerte de la escalinata, se exaltó su labor como fundador de la Federación Estudiantil Universitaria y del Partido Comunista de Cuba, del cual fue expulsado por oponerse a las orientaciones políticas de la Unión Soviética, por lo que se fue a México, donde fue aceptado en el gremio político de los marxistas, cuyos ajetreos compartió en la cama con la modelo italiana Tina Modotti, amante de otros comunistas. Estas cosas las dicen los contemporáneos del prócer, no el Granma ni Juventud Rebelde, quienes aseguran que Mella no fue baleado por el esposo de la Modotti, si no por sicarios del presidente Gerardo Machado, nuestro primer tirano.

Aunque José Marti es el ícono nacional de mayor pegada ética y espiritual, los escribanos de nuestra prensa lo bajan de sus bustos de bronce y lo ponen a pastar en las reuniones de los burócratas y generales que gobiernan la isla como un campamento militar. Tal vez por eso, entre tantas omisiones y homenajes, las gentes de vida cotidiana perciben a Marti, Mella y otras figuras sobredimensionadas, como símbolos del pasado.

Trova, sinfonías y películas. / Miguel Iturria Savón.

17 enero 2011 às 23:36 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Dos eventos culturales y ocho propuestas de cine ocuparon espacios en Cuba durante la primera semana de enero del 2011. Los lances culturales oscilaron entre la XV edición del Encuentro Nacional de Trovadores Longina, efectuado en Santa Clara, y el intercambio de experiencias de instrumentistas de la Opera Rouen Haute, de Normandia, Francia, con estudiantes y profesores de conservatorios de la capital, celebrado en el Oratorio de San Felipe de Neri, en La Habana Vieja.

La cita trovadoresca reunió a viejos y nuevos interpretes de toda la isla, quienes honran la tradición iniciada por José Fornaris, Sindo Garay, Pepe Sánchez, Miguel Matamoros y Manuel Corona, autor de la célebre Longina, fallecido en su natal Caibarién en 1950 y evocado el 9 de enero de cada año en el cementerio local.

Mientras en Santa Clara se le ponía ritmo y poesía a las inquietudes intimas y sociales, en la Habana Vieja los músicos normandos demostraban virtuosismo y maestría pedagógica, en tanto la Cinemateca programaba sus nuevos ciclos y el ICAIC anunciaba el titulo de 8 películas nacionales en proceso de producción e igual numero de rodajes en proyecto.

Estimulados por el éxito de taquilla de Larga distancia, Casa vieja, Boleto al paraíso y otras entregas del patio estrenadas en el pasado Festival de Cine de La Habana, los programadores del monopolio fílmico insular anunciaron los estrenos para el 2011 de Sumbe, de Eduardo Moya;  Y sin embargo se mueve, de Rudy Mora; la coproducción La piscina, del novel Carlos Machado; los melodrama Irremediablemente juntos, de Jorge Luís Sánchez, y Marina, de Enrique Álvarez, y el largometraje Juan de los muertos, del director Alejandro Brugués, ganador del Tercer Coral del 2007 con Personal Belongings.

Son promovidas además dos cintas de realizadores consagrados como Enrique Pineda Barnet, quien retorna con el titulo Verde, Verde, coproducido con España, y Juan Carlos Tabio, codirector de Fresa y chocolate, que nos obsequiará el documental Cimarrón, inspirado en la novela Biografía de un cimarrón, de Miguel Barnet.

De dichas cintas llama la atención Juan de los muertos, conocida por el número de extras que recorren las calles de La Habana en el papel de zombis, contra los cuales combaten el escuálido Juan, interpretado por Alexis Díaz de Villegas, y su escudero Lázaro (Jorge Molina). Se trata de una historia alegórica, situada en la capital a mediados de los noventa del pasado siglo.

Los proyectos de rodaje de posible factura en el 2011 son Siete días en La Habana, compuesta por piezas equivalentes a una semana en nuestra capital, cada uno encargado a un director diferente, entre éstos el español Julio Medem, los argentinos Gaspar Noé y Pablo Trapero, el francés Laurent Cantet y el citado Juan Carlos Tabio, con el narrador Leonardo Padura en la coordinación de guiones.

El resto de las promesas fílmicas se deben al humorista Eduardo del Llano, a cargo del mediometraje Naturaleza muerta; Marilyn Solaya (Vestido de novia), Daniel Díaz Torres (La película de Ana), Rigoberto López (Vuelo prohibido) y Gerardo Chijona (Esther en alguna parte).

Una revolución deslustrada. / Miguel Iturria Savón.

15 enero 2011 às 21:46 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (4)

Desde la última semana de diciembre los medios informativos de Cuba activaron el cronograma propagandístico sobre el aniversario 52 de la revolución, de la cual quedan sus protagonistas envilecidos en el poder y el hastío de la población, sumergida en el silencio y la rutina de medio siglo de consignas y promesas.

Hubo una revolución pero a estas alturas nadie recuerda cuando perdió el rumbo. Tal vez de 1961 a 1968, al eliminar la propiedad privada, imponer el monopolio estatal sobre los medios de producción y adoptar la versión tropical del modelo soviético. Quizás a mediados de los setenta, al institucionalizar el proceso socialista, enviar tropas a las guerras de África y seguir las ordenanzas de Moscú, cuyo régimen se vino abajo en 1991.

Pero no hay que resaltar el asunto, pues el primero de enero no es más que una fecha asociada al imaginario revolucionario del castro-comunismo; en cuyo calendario legitimador otras efemérides repasan acciones bélicas, como el 26 de julio de 1953, evocador del fracasado asalto a los cuarteles “Moncada” y Céspedes”, ocurrido en Santiago de Cuba y Bayamo; y el 2 de diciembre de 1956, que recuerda el desembarco del yate Granma en el sur de oriente, considerado después como el Día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, fundadas por decreto en octubre de 1959.

Desde hace medio siglo se sobredimensiona las huellas de tales hechos, de indudable influencia en el destino del país, atenazado por  los asaltantes que prepararon la funesta expedición del Granma, cuyos sobrevivientes iniciaron el foco guerrillero que realizó las escaramuzas rurales del denominado Ejercito Rebelde, una de las fuerzas que luchó contra la tiranía del general Batista, quien huyó de La Habana en la madrugada del 31 de diciembre de 1958.

Estos hechos, relatados hasta el cansancio por la historiografía y los medios de comunicación gubernamentales, tienen como denominador común la violencia y la necesidad de imponer el liderazgo del manipulador Fidel Castro.

Para asaltar dos cuarteles en la zona oriental del país, los participantes compraron armas, practicaron tiro en varios lugares de La Habana y atravesaron la isla, además de arriesgar la vida de las personas que disfrutaban del Carnaval en Santiago de Cuba, matar a decenas de soldados y exponer a sus hombres. El fracaso complementó la aventura, pero vale preguntar ¿qué sucedería si lo hubieran tomado? Si el propósito consistía en subir a las montanas ¿por qué no lo hicieron directamente?

Si partimos de los problemas creados por los asaltantes, las sanciones del juicio fue realmente benigna, los Castro y sus seguidores solo cumplieron un año y medio de encierro. Al salir se marcharon a México “a preparar la insurrección”, en vez de subir a las montanas sin gastar en viajes, yates, petróleo ni violar las leyes de un estado vecino.

Detrás de la expedición del Granma, comprado al norteamericano Robert B. Erikson en Tuxpan, con el dinero del expresidente Carlos Prío Socarras (1948-1952), se esconde el propósito de Castro de inscribir su nombre en la historia al imitar las expediciones de los independentistas del siglo XIX, quienes se pertrechaban en los Estados Unidos y desembarcaban en puntos de la isla.

El mapa de la travesía revela la irresponsabilidad y el voluntarismo. Si hubieran salido del extremo de Yucatán en solo unas horas llegarían a las montañas de Pinar del Río, más cerca de La Habana, sin recorrer casi todo el golfo de México y el sur de la isla hasta la zona oriental, escenario de enfrentamientos al igual que las lomas del Escambray, sede de las guerrillas del Directorio Estudiantil, quienes desafiaron a los agentes de la tiranía en la capital y otras poblaciones de occidente.

El cacareo legitimador llega al colmo con la propaganda en torno a la victoria del lejano primero de enero de 1959, efemérides que, paradójicamente, se asocia al establecimiento de la dictadura más larga de nuestra historia. De aquellos asaltantes, expedicionarios y guerrilleros que tomaron el poder en nombre de la justicia y la libertad, sólo queda el ropaje revolucionario y el despotismo de sus decisiones.

Voces 4: imparable. / Miguel Iturria Savon.

12 enero 2011 às 19:00 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Como regalo de fin de año circula en la red el cuarto número de la Revista Voces, ubicado en www.vocescubanas.com/voces y presentado el pasado 26 de diciembre en el apartamento de Yoani Sánchez y Reinaldo Escobar, fundadores de la Academia Blogger de Cuba, que edita desde agosto estas paginas sin censura, ajenas a mandatos oficiales y banderías políticas.

Al igual que las entregas anteriores Voces apuesta por la libertad de expresión desde la frescura y la originalidad. Su formato incluye textos de 20 autores en 60 páginas, con dibujos de Belén Cerros, blogger de La vida agridulce; diseño de Índice y Contraportada de Rolando Pulido, y composición a cargo del escritor y fotógrafo Orlando Luís Pardo Lazo, responsable de trazos y figuras que retoman los juegos con letras, flechas y números que crean sugerentes espacios en blanco, lo cual compensa la simplicidad y la ausencia de secciones, notas al pie, fichas de autores y machón editorial.

Voces 4 trae temas y figuras que cubren la vastedad de intereses de quienes se acercan a lo cubano desde el ciberespacio. Voces exiliadas e inxiliadas que dimensionan el espacio insular en su conexión con el mundo: problemas sociales, políticos, culturales, poesías, reseñas de libros, piezas narrativas, crónica y análisis puntuales, como La verdad como lógica de vida, que constituye el comunicado-denuncia del grupo de Hip Hop Skuadrón Patriota, con el cual finaliza la revista.

Comienza con el ensayo de Vicente Echerri Sobre una fracturada identidad, el cual analiza la destrucción –y la transformación- de la nación cubana, la identidad a la que nos aferramos, la abolición del contrato social y otros problemas que cambian cualquier visión triunfalista sobre el futuro insular.

El tema sociopolítico es abordado con sentido crítico y polémico en textos como El socialismo cubano: malabares al borde del abismo, de Reinaldo Escobar, quien parte del discurso del general Castro ante el Parlamento del régimen; En defensa de Wikileaks, de Ernesto Fernández Busto; mientras Iván de la Nuez ofrece La política: ¿patrimonio de la humanidad?; en tanto Rosa Maria Rodríguez Torrado le saca lascas a La miel del poder, las reformas ¿y la heredad?, y José Gabriel Barrenechea se pregunta ¿Comienza la reforma?

La poesía, mejor servida que en el numero anterior, trae cuatro inéditos, dos del  dramaturgo y narrador Abilio Estévez, que obsequia De los dioses / Del equilibrista; mientras Feliz Luis Viera regala dos poemas inéditos de La Patria es una Naranja, uno  sobre las putas y otro en torno a la noción de patria.

La diversidad narrativa galopa a través del relato testimonial de Yoani Sánchez (Guajira de Centro Habana); la crónica de viaje En Puerto Plata, sin visa, de Armando Añel; el cuento En la oficina, de Mabel Cuesta, y las ficciones de Omar Alfonso Requena –Una probable Vasumitra-, Jorge Enrique Lage –Flash Forward-, los 12 post del anónimo Zorphdark y las 19 viñetas sin titulo de Orlando Luís Pardo Lazo, quien delira sobre el encuentro con Aki, una chica nipona que le sirve de pretexto para ofrecer sus luminosas construcciones escriturales en torno al amor y la soledad existencial.

Voces 4 incluye, a su vez, cuatro piezas de critica literaria y cultural. Tania Favela aborda Las tentaciones de Lucio Gaitán, reseña sobre la novela Un viejo viaje, de Manuel Pereira; descrita además por Eliseo Alberto, quien le dedica el titulo Viento a favor. A Miguel Iturria Savón se debe El Carnaval y los Muertos, acerca de la novela homónima de Ernesto Santana, Premio Kafka de 2010. Mientras Néstor Díaz de Villegas sorprende con Filosofia del T-Che, donde contrapone la leyenda de Jim Morrison –“falso ídolo de una teología de la liberación”- y los imperativos de mercado que imponen las imágenes del Che, Scarface y otros iconos contemporáneos.

¿Tráfico o, uso terapéutico?./ Miguel Iturria Savón

11 enero 2011 às 19:55 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Mientras la prensa internacional difunde el caso del contratista norteamericano Alan Gros, apresado en la isla por supuesto espionaje, y alojado hace un año en la sala especial de un hospital militar capitalino, otro ciudadano estadounidense sobrevive en un sillón de ruedas en el Combinado del Este de La Habana. Se llama Chris Walter Jhonson, fue apresado en el aeropuerto de Rancho Boyeros en agosto del 2009 y llevado a juicio el pasado 26 de diciembre del 2010.

Chris Walter Jhonson no fue contratado por ninguna agencia estadounidense ni estuvo en contacto con los hebreos insulares que ahora reniegan de Alan Gross. Él venia como turista desde hacia una década y disfrutaba del sol, las chicas y otras bondades del trópico, incluida la marihuana, que consumía desde la adolescencia en Los Ángeles, California, uno de los Estados de la Unión Americana donde se adquiere por prescripción medica y las autoridades apuestan por su legalización.

El ciudadano Chris Walter, de 58 años, es capitán de barco y propietario de una pequeña empresa pesquera. En diez años viajó 50 veces a Cuba, donde cultivó la amistad, tuvo novias y una hija.

La desgracia de Chris comenzó en julio del 2009, al conocer a un cubano casado con una mexicana, quien le propuso ir a comprar ropas a Cancún. Además de la ropa adquirieron un kilogramo de marihuana, introducidos por Chris en un estuche de confitura y en una bolsa colocada en su calzoncillo. Al retornar, el marinero yanqui se complica en el aeropuerto de La Habana al ofrecerles dos mil dólares a los funcionarios de la Aduana que detectaron la droga. En vez de volver al hotel fue alojado en la prisión para extranjeros La Condesa, acusado de tráfico de drogas e intento de soborno.

El deterioro acelerado de su salud motivó el traslado de Chris Walter al hospital de reclusos ubicado en la cárcel del Combinado del Este. Allí espera en una silla de ruedas, entre asesinos enfermos, los dolores de un viejo accidente de buceo, la depresión y la esperanza.

Una prueba de resonancia magnética detectó que Chris sufre una lesión tumoral en el canal medular, la cual requiere de intervención quirúrgica. Padece, además, degeneración discal, vértigo posicional que le impide ponerse de pie y osteoporosis. La comisión médica que lo examinó considera que por tales problemas Chris Walter Jhonson no es compatible con el régimen penitenciario. Su cuadro clínico fue analizado en el juicio oral realizado en La Habana el pasado 27 de diciembre.

Después de un año y cuatro meses de encierro, el caso de Chris Walter Jhonson quedó concluso para sentencia. El fiscal le pide 20 años de encierro, pero por su deplorable estado de salud es posible que en breve se determine su excarcelación por licencia extrapenal o la expulsión del territorio nacional, pues entre Cuba y los Estados Unidos no existe acuerdo que regule la extradición.

Tal vez Chris Walter no sea uno de los miles de pacientes que inventan motivos para obtener recetas de marihuana en California, uno de los 13 estados de la Unión Americana que apuesta por la legalización de esta droga recreativa, que produce estado de relajación y sirve para tratar el glaucoma, la diabetes, depresión,  la esclerosis múltiple y los efectos de la quimioterapia entre otros; pero a la vez está contraindicada en diversas afecciones como dolor de cabeza, bronquitis crónica etc. produciendo también lesiones en la memoria.  Ojalá se recupere fuera del Combinado del Este. Feliz 2011 mister Chris.