La flauta mágica. / Miguel Iturria Savón.

27 noviembre 2011 às 21:45 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Del viernes 18 al domingo 20 de noviembre, el Teatro Lírico Nacional de Cuba ofreció en la Sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana la ópera La flauta mágica, del genial compositor Wolfang Amadeus Mozart, quien la estrenó en el Theater and der Wien, en Viena, Austria, el 30 de septiembre de 1791, tras lo cual permaneció en escena durante 125 noches seguidas.

Esta ópera, de dos actos y diez cuadros, fue presentada por primera vez en la isla el 28 de febrero del 2009 en el GTH. Como advierte el programa, la actual reposición del Lírico parte de la idea de una producción operática de un equipo europeo con cantantes cubanos, a fin de incentivar la creatividad de nuestro teatro musical conforme a lo contemporáneo, sin imitar la cultura operática europea en Cuba.

Como en febrero del 2009, la puesta en escena corresponde al alemán Andreas Baesler, con asistencia de la soprano Maite Milián, quien interpretó a María La O en septiembre; dirección orquestal del Maestro Giovanni Duarte y dirección general del Maestro Adolfo Casas. El montaje dramático fue de Mónica Alfonso, la dirección coral de Denisse Falcón Lay, los diseños escenográficos de Harald Thor, el diseño de vestuario de Tonja Hoffman y Alberto Matamoros, y las luces a cargo del teutón Max Keller.

El argumento de la flauta mágica complejiza la tradicional lucha entre el bien (representado por Sarastro: Marcos Lima) y el mal (la Reina de la Noche: Haydee Herrera y Yilam Sartorio) y mezcla lo fantástico y lo simbólico. Predomina, por supuesto, el aire de poesía, misterio y santidad de la música de Mozart, que “combina la riqueza alemana de armonía y contrapunto, la gracia y la vivacidad francesa y la belleza italiana de la melodía”.

La difícil historia parabólica universal entretejida por Mozart en torno a la búsqueda del amor, el enfrentamiento entre la aparente bondad de la Reina de la Noche y Sarastro, líder de un templo que evoca las practicas de la masonería, se inscribe en este montaje en el concepto del teatro popular de Brecht, simbolizado, entre otros elementos, por el simpático Papageno, hombre de pueblo que viste como un campesino cubano de pocas aspiraciones, pero es capaz de acompañar, como Sancho Panza, al quijotesco Tamino, tras las huellas de la enclaustrada Pamina.

Impresiona al público la adaptación de La flauta mágica al imaginario cubano, pues se apropia del contexto social y cultural del país, lo cual “actualiza” la obra desde el vestuario, el lenguaje y la escenografía; además de modernizarla con referencias y objetos sobre el turismo, el transporte, la política y problemas como la violencia y el terrorismo. No solo sorprende el extrovertido Papageno, interpretado por Eleomar Cuello, Alfredo Mas y Dayron Peralta; el romántico Tamino (Brian López y Rigoberto López), es el “Yuma” asaltado por las Damas de la Reina de la Noche, quien “simboliza” a la Estatua de la Libertad y viste con la bandera americana. Mientras las Damas usan pistolas y ropaje de mafiosas, en tanto varios personajes representan al policía ridículo e inescrupuloso, a adolescentes con uniforme escolar, etc.

La fascinación es colmada por la excelencia interpretativa de las arias de la Reina de la Noche, de excepcional coloratura; Sarastro, Tamino, el Narrador (Jorge Temprano), algunos solos del citado Papageno y otros actores, cantantes y coristas del Teatro Lírico Nacional de Cuba.Publicado inicialmente en Cubanet

Tzvetan Todorov, renacentista contemporáneo. / Miguel Iturria Savón.

24 noviembre 2011 às 1:33 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

El escritor francés de origen búlgaro Tzvetan Todorov (Sofía, 1939), es considerado por la crítica un teórico de lo posible. Su vasta producción escritural comprende ensayos sobre lingüística, crítica literaria, arte, historia y filosofía. Estudioso del lenguaje, los signos y la historia, se licenció en filología eslava en su ciudad natal y obtuvo el doctorado en París con Roland Barthes y Gérard Genette, quienes publicaron su tesis bajo el título Literatura y significación (1967).

Todorov ejerce como profesor y director del Centro de investigaciones sobre las artes y el lenguaje, en París. Ha disertado en las universidades de Yale, Harvard y Berkeley, e investigado las culturas prehispánicas de América y el legado de artistas como Goya, en torno al cual publicó un ensayo memorable. La parte más visible de este renacentista contemporáneo radica en sus ensayos y entrevistas, obviados en Cuba por sus agudos análisis acerca del totalitarismo de estado.

Por sus aportes como semiólogo e historiador, Todorov fue distinguido con el Premio europeo de ensayo Charles Veillon (1998), el Maugem de la Academia Francesa, el Charles Leveque de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia, además del Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2008, en España. Entre sus libros, traducidos a una veintena de idiomas, figuran Nosotros y los otros, El miedo a los bárbaros, Diccionario enciclopédico de la ciencia del lenguaje, Introducción a la literatura fantástica, Las moralejas de la historia, Los géneros del discurso, La conquista de América: el problema del otro, Memorias  del mal, tentación del bien y La experiencia totalitaria.

Al igual que el ruso Solzhenitsin, el polaco Milosz, el checo Karel Kosic o el poeta cubano Heberto Padilla, quienes sufrieron la humillación del escritor bajo el comunismo, Tzvetan Todorov comprendió ese mundo de horror y exploró los límites del totalitarismo de estado, el mesianismo, las tentaciones totalitarias bajo las democracias y los retos de Europa y Norteamérica ante las migraciones, el terrorismo, la xenofobia, la falta de pluralismo y la limitación de poderes.

En la entrevista concedida a Jesús Ruiz Mantilla (El País, España, 10.10.20011), Todorov reflexiona sobre el comunismo, las contrariedades de Europa, “el tinglado barroco de China”, las restricciones a la democracia y otros problemas actuales.

Según el autor de La experiencia totalitaria, “bajo el comunismo el Estado es el único agente que te emplea y te despide. Para sobrevivir bastaba con respetar algunas reglas…Si querías pasar inadvertido te limitas a votar por el único candidato posible, mostrarte obediente para no ser tachado como oveja descarriada. No protestabas, no pedía, no criticaba al gobierno. Podías morir como un héroe, nunca vivir como tal…”

“Lo peor del comunismo es la degradación humana, la distancia del individuo, ese cinismo y falta de valor para enfrentarte a lo que ocurre; un muro mental para ver y enfrentar al sistema…”

Advierte que a diferencia del fascismo, “más nacionalista y con variantes”, el comunismo “es una religión seglar” que apela a lo universal y a la lucha de clases. “El vocabulario, el lenguaje, la dialéctica del comunismo engarza mucho más con la religión que otros totalitarismos. Los parecidos del comunismo con la cristiandad son evidentes…”

Agrega que “las élites intelectuales de Europa evitaron analizar la caída del totalitarismo, aquel castillo de naipes…” que rodó, aunque “quedan dos ortodoxos: Corea del Norte y Cuba…”, agonizantes y represivos.

El prosista de El miedo a los bárbaros considera a la emigración como el mayor reto del siglo XXI y ve la salida en el pluralismo, no en la violencia. “La pluralidad es la identidad que le conviene a Europa. Somos diversos, pero coexistimos y establecemos las normas aceptables. Debe haber un diálogo permanente basado en la pluralidad”.

Infiere que “del comunismo extremo al liberalismo fanático hay un corto camino”; ya que “las democracias no quedan exentas de tentaciones mesiánicas y los equilibrios de poder se las ven y se las desean para ejercer los controles básicos”. En ese sentido, recuerda que “La limitación al poder es un principio básico de la democracia”, asegurado por la pluralidad, y censura “al mesianismo democrático que trata de imponer sus ideales por la fuerza, lo cual no es absoluto ni nuevo…”

Las certezas del pensador búlgaro iluminan la tragedia desatada por el castrismo en Cuba. Vale pues, pensar y actuar desde tales preceptos, a pesar de la ausencia de los libros de Tzvetan Todorov en nuestra isla.

El retorno de Gelabert. / Miguel Iturria Savón.

22 noviembre 2011 às 17:57 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (1)

Tras dos décadas de producción escultórica e instalaciones fuera de la isla, retornó en noviembre a la capital cubana, exposición mediante, el escultor Florencio Gelabert Soto (La Habana, 1961), hijo del Gelabert de notables huellas en la escultura insular del siglo XX.

Gelabert II vive y crea en New York, aunque conserva vínculos con artistas e instituciones de La Habana, donde estudió escultura en la Academia de Bellas Artes de San Alejandro y en el Instituto Superior de Arte (ISA), tras lo cual sorprendió a la crítica con su heterodoxa exposición Esculturas, pero al igual que otras figuras de la generación del ochenta se marchó del país en busca de libertad y oportunidades.

Gelabert Soto fue reconocido internacionalmente por su exposición itinerante Sonidos del bosque, expuesta a fines de los noventa en la Galería Ambrosino de Miami, el Museo de Arte Contemporáneo “Jacobo Borges”, de Carcas, y el Museo de Arte Contemporáneo de Panamá.

Los críticos señalaron el carácter ecológico de dicha muestra, reveladora del interés en investigar la naturaleza a través de los instrumentos de labranza. Advierten que “trabajaba entonces la forma por la forma, pero se acercaba al conceptualismo desde un camino personal”; además de preocuparse “no sólo por el ecosistema sino también por utilizar la materia misma en sus obras objetuales”.

El sentido escatológico del artista, amigo de transgredir los límites impuestos y jugar con territorios incómodos que sorprenden a espectadores y especialistas, se hizo palpable en la exposición Grietas y Desechos. Vistas urbanas, en Galería Praxis Internacional (Miami, 2010), donde incorporó desechos humanos y desperdicios del paisaje citadino, desde los cuales propuso otra mirada del entorno, como ahora en la Habana con Huellas, en la que revisita las ruinas de la capital con cinco instalaciones que molestan o fascinan a quienes recorren Villa Manuela, la galería de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, situada en H y 17, Vedado.

Al reseñar Las Huellas de Florencio Gelabert Soto, la curadora Marilyn Sampera Rosado subraya que el reencuentro “cumple un feliz y dual destino. La huella del Maestro Florencio Gelabert, su padre,… reverenciada con legítima contemporaneidad… y el registro de lo universal aprehendido, digerido intelectual y artísticamente en los espacios distantes de lo ajeno…”

En su retorno, Gelabert se apropia del espacio grotesco de La Habana: las ruinas de la parte antigua que se caen en pedazos; recreadas a través de instalaciones como El Sitio (confeccionado con plywood, rama de árboles, tubo de cobre, cubo de metal, mangueras y bombas de agua), La salida (plywood, pladur, Papier Maché, plantas y pintura de hierro), La Cañería II y Desagüe, todas del 2011, en las que descuella lo feo cotidiano, lo simple depreciado; lo cual reta al público y apuesta por sensibilizarlo con lo escatológico que nos rodea.

Este escultor, distinguido en los principales museos de arte y galerías de los Estados Unidos, Europa y América Latina, participó en las Bienales Barro de América (1998 y 2001), la de Uppsala, en Suecia (2000), la Bienal del Barrio en New York (2007) y en la XXXI Bienal de Pontevedra, en España (2010). Se prevé su presencia en la Bienal de La Habana del 2012.

Publicado inicialmente en Cubanet

Voces 11. / Miguel Iturria Savón.

18 noviembre 2011 às 13:09 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Coincidiendo con la cábala del 11, fue presentado el viernes 11 del mes 11 del 2011, el número 11 de la revista digital Voces, editada por la plataforma blogger Voces cubanas, liderada por Yoani Sánchez y Reinaldo Escobar, anfitriones de decenas de asistentes en su apartamento de Plaza, La Habana.

En estas voces predominan las reflexiones literarias y culturales, sin obviar la tragedia cubana, marcada en por la muerte de Laura Pollán Toledo, líder de las Damas de Blanco, reverenciada en los escritos iníciales de Orlando Luis Pardo Lazo, Dagoberto Valdés, Luis Felipe Rojas y Néstor Díaz de Villegas. A tales evocaciones se sumó en la presentación la voz del cantor Amaury Gutiérrez, acompañado visualmente por fotos conmovedoras sobre la odisea urbana de Laura y las Damas, lo cual emocionó a su hija Laurita y a Berta Soler, amiga y sucesora de nuestra Mariana del siglo XXI.

Cuba gravita en el testimonio narrativo del escritor exiliado Armando Valdés Zamora, autor de Memorias de la playa, y de forma menos explícita en los poemas de Rafael Vilches y Félix Guerrero. El cuerpo simbólico insular resurge en el imaginario gráfico de Omar Santana, Alfredo Pong y Gustavo Rodríguez (Garrincha), a quienes entrevistó en los Estados Unidos la periodista exiliada Natacha Herrera.

Nuestra isla cobra cuerpo en Regresa un emigrado, firmado por E-maro, quien llegó el 16 de junio del 2010 con “un pequeño equipaje y una enorme carga emocional”, convertida en frustración tras recorrer los lugares de su juventud y marcharse “más ligero, mucho más vacío…”

Desde la historia, José G. Barrenechea exalta lo cubano en Una insuperable hazaña mal recordada, en la cual contrapone estadísticas de armas y hombres de contiendas bélicas contemporáneas con las guerras independentistas de 1868-78 y del 1895 al 98; aunque insiste en el mito de la Guerra de los 30 años y exagera nuestra utopía libertaria.

Los colaboradores de Voces 11 van del pasado al presente al apreciar el legado de creadores que marcaron la literatura reciente o desandan el camino de las artes. A Vicente Echerri se debe Semblanza de un seguidor, sobre el ensayista exiliado Carlos Ripoll, estudioso de la vida y la obra de José Martí; mientras Miguel Iturria obsequia su Evocación de Eliseo Alberto, fallecido en México en julio pasado, y Ernesto Santana en La servidumbre del miedo, examina la pieza teatral Los siervos, publicada por Virgilio Piñera en Ciclón y excluida de su Teatro Completo (1960) y de la reedición de ese volumen preparado por Rine Leal en el 2004.

Dos escritores de distintas generaciones, Yoani Sánchez y Ramón Díaz Marzo, presentan a un protagonista del presente, el joven grafitero Danilo Maldonado, alias El Sexto, a quien dedican La Habana bajo spray y El Sexto, dos miradas que convergen y difieren en algunos aspectos.

Ética cibernética: algo implícito que no debía faltar en la blogósfera cubana, de Baltasar Santiago Martín, reafirma la inquietud de Voces cubanas en torno a la descalificación del contrario en el ciberespacio, lo que limita el flujo de ideas y acentúa la desconfianza en los medios.

Por su estilo juvenil, “feminista” y actual, resultan interesantes los textos de Lía Villares (Nosotras las durmientes) y Dalila Douceca (Por algún lugar allá abajo). Los fragmentos de Lía, delirantes y rizomáticos, trazan su peculiar mapa existencial de lo cotidiano; en tanto Dalila, enriquecida por tres dibujos de Claudia Cadelo de Nevi, desanda en sus obsesiones del micro mundo hogareño a las pesadillas urbanas.

Coherente en su propuesta creativa es Aché para ti o que la Fuerza te acompañe, del joven narrador Erick J. Mota, quien revisita la “épica de alta fantasía” (El señor de los anillos), repasa el estado del género en América Latina y sugiere a los autores cubanos sumergirse en las leyendas de origen africano al fantasear sobre el tema.

Con La prensa invisible, Camilo Ernesto Olivera glosa el surgimiento de las publicaciones alternativas sobre rock en Cuba. Mientras Ahmel Echevarría glosa en World Waste Writing el libro Vultureffect, de Jorge Enrique Lage, quien contribuye con DFW: 12 apuntes, acerca de la novela El rey pálido, del profesor estadounidense David Foster Wallace.

Constituye una rareza en Voces 11 un documento judicial revelador del horror, la Sentencia 198 de 1973, de Manuel F. Ballagas López, cuyo facsímil apenas se puede leer, lo que desvirtúa el propósito de inclusión.

Nuevas puertas en el muro. / Miguel Iturria Savón.

16 noviembre 2011 às 18:49 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (2)

A principios de noviembre los cubanos de la isla y el exilio comentan los pro y los contra del decreto 288 que modifica la Ley General de Vivienda de 1988, la cual impedía la compra venta de inmuebles, despojaba a los propietarios que emigraban del país y dificultaba la transmisión de  las casas mediante decenas de normas y prohibiciones que favorecieron la corrupción de millares de empleados a todos los niveles.

El decreto es como una puerta en el muro del entramado burocrático insular, pues para sobrevivir la dictadura necesita abolir las medidas más absurdas y flexibilizar la vida de las personas, a fin de concentrarse en los retos impuestos por la crisis, la dependencia externa, los avances tecnológicos y desmontar las gratuidades concedidas antes de 1990.

Hasta ahora los cambios no son esenciales, mas la necesidad de liberar algunos sectores de la economía y limitar la corrupción permite hablar de movimiento. Cuba se mueve al compás del semáforo. El poder alterna la luz roja con la verde y el amarillo como bujía de esperanza.

Veamos esos verdes que sacuden la telaraña estatal y abren senderos de libertad:

  • Del 2008 al presente entregaron en usufructo personal un millón 300 mil hectáreas de tierra de los 6 millones 600 mil dispuestas para la agricultura.
  • Ampliación del trabajo por cuenta propia al autorizar casi 200 oficios privados. Existen 333 000 cuentapropistas, de ellos mil 438 dueños de mini restaurantes.
  • Inicio del despido de un millón y medio de empleos estatales, lo cual afecta a los obreros pero los libera de su habitual dependencia y sanea la economía.
  • En septiembre fue aprobada la compraventa de automóviles viejos para los cubanos, y de nuevos vehículos para extranjeros residentes y empleados autorizados por el gobierno.
  • Se autorizó la compra de celulares, computadoras y otros equipos electrodomésticos, además de la construcción de viviendas por “esfuerzo propio”.

“Del lobo un pelo”. Las reformas son lentas e insuficientes. Todavía la luz roja garantiza la gobernabilidad. Veamos:

  • El Partido Comunista conserva el monopolio político-estatal mediante el control de los medios de comunicación, la enseñanza, la economía, el sector de la salud, la administración pública, las fuerzas armadas y la policía.
  • Las leyes penalizan a la oposición y cercenan las libertades de expresión, prensa, asociación, reunión, elecciones y otros derechos.
  • Pese al flujo migratorio legal de 38 mil personas al año, los cubanos que viajan dependen del costoso Permiso de salida estatal, mientras los exiliados necesitan el Permiso de entrada.
  • El gobierno liberó a más de cien presos políticos, pero incrementó la represión contra la oposición pacífica.
  • La eliminación de subsidios, el aumento de los impuestos y el cese paulatino de la canasta familiar acrecienta la pobreza colectiva.

Parece que no, pero tanto control puede ser el “Talón de Aquiles” de las autoridades, incapaces de resolver la inoperancia del sistema, la corrupción endémica, el robo como medio de vida y la dependencia económica de Venezuela, China y otros aliados. El gobierno compra el ochenta por ciento de los alimentos que consume el país.

El dilema no radica en la voluntad de cambios de los de arriba ni en la creación de oportunidades para sacar a los ciudadanos de la pobreza, sino en abrir las puertas del muro, poco a poco o abruptamente, según el empuje o la impaciencia de los de abajo.

Nota: Publicado inicialmente en Cubanet.

Festival de Cine Chino./ Miguel Iturria Savón

15 noviembre 2011 às 12:30 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

El Festival de Cine de China fue realizado del 23 al 31 de octubre en la Sala Chaplin de la Cinemateca de Cuba, ubicada en 23 entre 10 y 12, Vedado, donde alternó con el ciclo de teatro y cine español efectuado en la Charlot, como preámbulo al Festival Internacional de Teatro de La Habana, cuya XIV edición se extiende del 28 de octubre al 8 de noviembre en locaciones de la capital y las provincias de Matanzas, Cienfuegos y Santa Clara.

Los chinos trajeron una decena de cintas del 2010 que contribuyen a cambiar nuestra percepción del enorme país asiático, aliado político y comercial del gobierno cubano. La muestra comenzó con Después del terremoto, del realizador Feng Xiaogang, emotiva historia basada en la novela Aftershock, del escritor Zhang Ling, sobre una madre en medio del terremoto que devastó en julio de 1976 a la ciudad de Tangshan. Por su excelencia fotográfica, efectos especiales y actuaciones esta obra obtuvo el premio al mejor filme en los Asia Pacífico Screen Awards.

En Mulan, coproducida con Estados Unidos y premiada por la Asociación de Críticos de Shanghái, Jengle Ma retoma el exitoso largometraje animado de Walt Disney (1998) en torno a la leyenda de la famosa heroína medieval, experta en arte marcial y capaz de suplantar al padre en violentos combates. Otra mujer memorable ocupa la pantalla en Lirio, drama de Zhou Xiao, quien recrea la odisea familiar de una madre soltera que busca trabajo y cuenta su historia a una escritora.

La sensibilidad femenina cobra rostro en la comedia romántica ¡Ánimo, Lala, ánimo!, versión fílmica del best seller homónimo de la escritora Xu Jinglei, centrada en los ascensos laborales de Du Lala, joven soñadora que se enamora de David, director de ventas de la compañía donde trabaja.

El tema histórico retorna en Confucio (Kong Qiu), del director Hu Mei, acerca de la última etapa de vida del influyente pensador de los siglos VI-V a.n.e., el cual acepta importantes cargos en su estado natal para contribuir a la pacificación de la antigua China. Esta cinta obtuvo el galardón de fotografía en los premios Hong Kong Film Awards.

Mientras que arte e historia alternan en Siempre cautivado, coproducida con Hong Kong en el 2008 y candidata al Oscar, reveladora de la historia de Mei Lanfang, famoso cantante de la Ópera de Beijing, venerado por su arte y por su actitud patriótica ante la ocupación japonesa.

El Festival de Cine Chino incluyó Bajo el árbol del espino, de Zhang Yimou; Caminar a la escuela, de Peng Jiahuang, y Si eres persona II, del citado Feng Xiaogang. La primera es una versión de la novela de Aimi Zhu y ventila una historia real de la demencial Revolución Cultural liderada por Mao Tse Tung. El segundo es un filme intenso sobre la odisea rural de una niña; mientras que Si eres… presenta con sutileza la tensión de un hombre mayor que aspira a casarse con una joven indecisa.

La Cinemateca alternó el Festival de Cine Chino con la muestra de películas hispanas inspiradas en obras teatrales y los ciclos “Grandes comediantes”, dedicado a Harold Lloyd y Buster Keaton, y “Una nueva mirada a los mejores filmes de todos los tiempos”, que incluyó, entre otros, Más corazón que odio, de John Ford (1956); El padrino, de Francis Ford Coppola (1972); El gran dictador, de Charles Chaplin (1940), y Toro salvaje, de Martin Scorsese (1980).

¿Hasta cuándo?./ Miguel Iturria Savón

às 11:58 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Cuba se ha convertido en un universo con sus propias reglas, quizás en un espacio del pasado histórico, o en un limbo existencial de difícil lectura ante las multitudes de indignados que maldicen a los políticos y a las instituciones financieras en decenas de ciudades de Europa y Norteamérica.

En el universo insular las cosas siguen al ritmo del Medioevo. Pero ni el dinero ni la economía parecen importantes, sino la política o la ideología que sustenta al único partido, astro rey en torno al cual giran un sinfín de planetas y satélites, cuya vida depende de su capacidad para adaptarse: generales y ministros, diputados y gobernantes provinciales, caciques locales y correveidile de todo tipo, incluidos artistas y escritores.

En la órbita del poder se mueven estrellitas que a veces logran sacar la cabeza y ascender. Algunos trascienden en su espacio, mientras muchos caen de la cima, mareados por el cambio de contraseñas de los diosecillos uniformados. En un limbo especial están los sin rostro: agentes de la Seguridad del Estado. Y al final, solo al final, en los confines de ese universo existen los que no son considerados como parte del mismo, los hombres y mujeres que discrepan y enfrentan al tinglado despótico. Estos son, en cierta forma, los kamikazes que dan la cara y rompen las reglas.

Como el Estado es dueño de los medios de producción, de comunicación, de enseñanza y centros culturales, si no te ajustas a sus pautas enfrenta al monstruo. A quienes desean prosperar les irá mejor, siempre que no olvide que el límite está en la grisura y la escalera conduce al sótano. La mayoría pasa inadvertida al votar por el candidato designado, mostrarse obediente, no protestar y no pedir ni criticar al gobierno.

Nada de indignación. Bajo el universo socialista no es posible vivir como un héroe, salvo los que vienen del pasado e iluminan el futuro desde la cima. Lo peor está en la naturalidad del cinismo colectivo, cuyo tufillo huele a degradación humana. El muro mental ayuda a sobrevivir y a virar la cara cuando patean al vecino. El valor personal es una mercancía depreciada. La pluralidad está en otras costas.

A esa pluralidad pospuesta se sumaron en algún momento del calendario astrológico insular, la legión de rebeldes derrotados y los intelectuales que avizoraron la luz en la esquina del firmamento absolutista, mar por medio casi todos.

Al final, sólo al final y sin comentarios de la prensa extranjera, figuran los opositores que sacuden el limbo de la prudencia y desafían la entelequia de un mundillo exclusivo y excluyente. Algunos trascienden en los medios de comunicación exteriores; a veces rebotan hacia dentro. Mientras tanto, la mayoría mira al toro desde las gradas y observa por la televisión a los millares de indignados que protestan en lejanas plazas de Barcelona, Madrid,  Roma o New York. La preguntan sería, por supuesto, ¿hasta cuándo?

Nota: Publicado inicialmente en Cubanet

Czeslaw Milosz, otro Nobel “inadvertido”. / Miguel Iturria Savón.

8 noviembre 2011 às 16:48 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Entre los escritores relegados por las editoriales cubanas figuran célebres narradores, poetas y ensayistas de Europa del Este que triunfaron en París, Londres o New York, donde se establecieron tras sortear la censura y la supeditación del intelectual al poder. Hace poco analizamos el legado del pensador rumano Emil Cioran, homenajeado en el 2011 por su centenario, al igual que el poeta polaco Czeslaw Milosz, Premiado con el Nobel de Literatura en 1980.

Milosz fue evocado en ciudades de Europa y Norteamérica a través de reediciones, artículos y conferencias. Dos de sus libros fueron publicados en Barcelona: su Antología poética Tierra inalcanzable, traducción de Beata Rózga, y Milosz, traducción, selección y prólogo de Xavier Farré, a cargo de Galaxia Gutenberg / Círculo de lectores, de 435 y 959 páginas.

Al recordar al Nobel polaco ignorado en Cuba encontré la semblanza que le hizo el también poeta y ensayista Adam Zagajewski (Lvov, Ucrania, 1945), quien publicó Cantar y pensar, en El País del 1.10.2011, donde recrea la vida y la obra de Czeslaw Milosz, considerado en la biografía de Andrzej Franaszek como un enciclopedista contemporáneo, “complejo, creativo y muy laborioso, marcado por el genio y el trabajo”.

Czeslaw Milosz no evadió el contacto con el pensamiento contemporáneo ni con las ideologías que grabaron el siglo XX. En su enorme obra literaria no pretendía la unidad absoluta de su expresión poética, pues “avanzaba simultáneamente en direcciones divergentes, se contradecía y discutía consigo mismo…”, aunque “a veces era de extrema sencillez, como si operaran en él dos procesos creadores diferentes: uno orientado al debate dialéctico, a la polémica, la protesta y la búsqueda en la maraña de ideas y posturas; y otro centrado en el lirismo puro.”

Durante la Segunda Guerra Mundial se mantuvo en Polonia y fue testigo de las masacres de nazis y estalinistas. Pese a su admiración por el  marxismo y su amistad con los revolucionarios consideró inútil el Levantamiento de Varsovia en 1944 y la inmolación de cientos de jóvenes ante los ocupantes. “Compartía la sensibilidad izquierdista, pero ridiculizaba a aquellos poetas que se pasaban al bando de la propaganda política. Fue, desde joven, un individuo prudente y reflexivo, al que le fascinaban pensadores y poetas de ideas extremas”.

Su obra lírica transitó de la admiración por la poesía francesa a autores angloparlantes: William Blake, T.S. Eliot y W.H Auden, lo cual ayuda a entender su evolución de la espera apocalíptica al registro objetivo e inteligente del horror producido en las calles de Varsovia por las SS y la Gestapo. Más que “metáforas de guerra, muerte, horror y esperanza, en sus versos palpamos el valor de la distancia y la reflexión, expresados mediante la ironía y la observación de los sucesos”. Contrapuso al horror el recuerdo de un mundo de bondad ideal, como el ciclo tituladoEl mundo (Poema ingenuo) y “Campo dei Fiori” y “Un pobre cristiano mira el gueto, que ejemplifica el humanismo de la poesía ante momentos de cataclismo.

Al terminar la guerra aceptó al régimen comunista impuesto por los rusos en Polonia y ejerció como diplomático durante cinco años en los Estados Unidos. Mas no comprometió sus versos con la efímera lealtad del funcionario. Advirtió en su Tratado moral que “La avalancha cambia de rumbo según qué piedras encuentre en su camino”. En 1951 obtuvo asilo en París, convirtiéndose en un escritor político. En su ensayo El pensamiento cautivo analiza las ideologías del siglo XX y la mezcla de seducción y persecución aplicada por los comunistas a los intelectuales.

A pesar del éxito de sus ensayo, Milosz se sentía renacer en la poesía, pues en sus versos, escritos entre Europa y California, Estados Unidos, donde laboró como profesor de literatura polaca en la Universidad de Berkeley a partir de 1966, reencontraba las imágenes de la infancia, la naturaleza lituana y el descanso tras las disputas académicas.

Como advierte su compatriota Adam Zagajewski, al concederle el Premio Nobel de Literatura en 1980, la Academia Sueca rescató a Czeslaw Milosz  del olvido. Ante la ausencia de sus obras en esta isla del Caribe, obsequio al lector con un fragmento de su bello poema Mittelbergheim:

“Todavía tengo los ojos cerrados. No me persigas / fuego, poder, fuerzas, es demasiado temprano. / He sobrevivido muchos años y, así como en mi sueño / notaba que alcanzaba la móvil frontera, / tras la que se cumple el color y el sonido / y todas las cosas de esta tierra están unidas”.

Teatro y cine español. / Miguel Iturria Savón.

6 noviembre 2011 às 13:20 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Como preámbulo al Festival Internacional de Teatro de La Habana, cuya XIV edición comenzó el pasado viernes 28 en el Pabellón Cuba, la sala Charlot de la Cinemateca de Cuba, ubicada en 23 entre 10 y 12, Vedado, ofreció del 21 al 31 de octubre una decena de películas españolas inspiradas en obras teatrales.

Hubo clásicos de Ventura Pons, como Caricias, basado en la pieza teatral homónima de Sergi Beibel; Amigo/amado, inspirado en El libro del Amigo y del Amado, de Ramón Llul, y la controversial Morir (o no), que narra siete historias independientes que culminan con la muerte de uno de los protagonistas, entrelazados después en clave de humor por el cineasta catalán.

La selección hispana incluyó la multipremiada Krámpack, dirigida por  Cesc Gay en el 2000, con actuaciones de Fernando Ramallo, Jordi Vilches, Marieta Orozco y Esther Nubioza. La misma parte del drama de igual nombre de Jordi Sánchez, sobre el mítico tema del descubrimiento del amor y los celos en la juventud.

El melodrama histórico Juana la loca, de Vicente Aranda, premiado con tres Goya y memorables actuaciones de Pilar López de Aya y Daniele Liott, retoma la obra teatral de Manuel Tamayo sobre la vida de la Infanta Juana y sus amores con el Archiduque Felipe el Hermoso de Austria. En tanto El método, filmado en el 2005 por Marcelo Piñeyro, versiona la exitosa obra teatral El método de Gronholm, de Jordi Galceran, fábula moderna de ambición y poder, centrada en siete aspirantes que compiten por un puesto de trabajo en una empresa internacional.

Otro de los filmes exhibidos, Los tarantos, parece la versión gitana de Romeo y Julieta. Realizado en 1963 por Francisco Rovira, cuenta con actuaciones de Carmen Amaya, Daniel Martín, Sara Lezama y Antonio Gades, en quienes renacen los personajes de la teatral Historia de los tarantos, de Alfredo Mañas; inolvidable por la escenificación danzaria y musical del flamenco hispano, en torno al dilema de dos jóvenes amantes de familias rivales.

Divinas palabras, de José Luis García Sánchez (1987), se inspira en la esperpéntica representación del dramaturgo y narrador Ramón del Valle Inclán, quien satiriza la miseria de una aldea gallega de principios del siglo XX. Destacables el guión, la excelencia fotográfica y las actuaciones de Francisco Rabal, Juan Echanove, Imanol Arias y Ana Belén.

El ciclo de cine-teatro español, caracterizado por el desenfado actoral y la elocuencia socio estética, repuso además, la experimental Función de noche, La estanquera de Vallecas, de Eloy de la Iglesia (1987), versión del drama teatral homónimo de Alfonso de Santos, y la simpática Bajarse el moro, de Fernando Colomo (1988), basada en el original de José Luis Alonso Santos, con actuaciones de Aitana Sánchez Gijón y Antonio Banderas.

La programación hispana alternó con el Festival de cine chino, ofrecido del 24 al 31 de octubre en la Sala Chaplin, y los ciclos Grandes comediantes, dedicado a Harold Lloyd y Buster Keaton, y Una nueva mirada a los mejores filmes de todos los tiempos.

La exposición de El Sexto. / Miguel Iturria Savón.

3 noviembre 2011 às 13:13 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

La inauguración de la exposición del grafitero Danilo Maldonado Machado, alias El Sexto, el sábado 29 de octubre a las cinco de la tarde en el apartamento de Gorki Águila, líder de la banda de rock Porno para Ricardo, fue un suceso de connotación extra artística, un acto gremial de solidaridad con el creador, detenido, golpeado y amenazado días atrás por agentes de la Seguridad del Estado.

Más de sesenta personas, predominante jóvenes, desafiaron la lluvia para llegar al apartamento 5 del edificio 4204, en la calle 35 entre 42 y 44, Playa, La Habana, donde El Sexto, Gorki y artistas invitados le echaron  mano a la fraternidad, frente al manojo de rostros, caricaturas, trazos y dibujos que configuran una singular iconografía urbana, heterodoxa y desafiante.

Hasta los rostros, en cartulina o lienzo, llevan un trazo escritural, propio del grafiti y la caricatura, especialidad de Maldonado, quien domina el oficio y la síntesis expresiva. Integraron la entrega plástica algunos dibujos en las paredes, una patrulla de la policía, composiciones de imágenes, el rostro del creador con el gallito en la cabeza y el excelente cartel de presentación.

La música, el apretón de manos, las charlas de amigos en el balcón y la firma de pullovers por El Sexto redondearon la entrega. El resto estuvo en la atmósfera de los asistentes, en la energía juvenil –“bomba” según los chicos- y el desenfadado intercambio con relación al grafiti, el país y lo sucedido al creador, quien mostró el video filmado en casa de Kcho, pintor del gobierno, a cuya residencia fue llevado para ser adoctrinado por los mismos agentes que lo secuestraron días antes.

Llama la atención varios rostros pintados por El Sexto: ingenuos, relajados, asustados, con gallito; rostros Sin Motivo y Motivado, con cartel (“perdí el temor: mátame”; Estuve-estoy). O imágenes textuales: “Si quitas este papelito te tiro una foto desde atrás”, “Para ganarme a mi tú necesitas armas, policías, cárceles; para ganarte a ti yo solo necesito spray y este papelito”.

Las obras testimonian la aparente ligereza y el mensaje crítico y paródico de la realidad cubana, a tono con la misión del grafitis, marcado por la necesidad de expresión y el espacio urbano utilizado: las paredes de lugares públicos. En El Sexto Verdad, leemos: “Al parecer, están prohibidos los grafitis, pero no los letreros de Con la guardia en alto y Vamos bien, ni las siglas repetidas de los CDR e Industriales Campeón y los Cinco prisioneros…Así que se me ocurrió llenar distintos lados con el grafiti de la palabra Verdad, para ver cómo los del Estado tachan o borran todas esas letras, lo que significaría una tachadura diaria de la Verdad por parte de los de arriba…”

Además del grafitero homenajeado y de Gorki Águila, compartieron la velada del sábado 29 de octubre, Charly Mucha Rima, Cuentas Claras, Maikel Extremo, Jimmy con Clase, BJW y otros representantes del hip hot, así como fotógrafos, escritores, periodistas independientes y blogger alternativos.