Cohen, guitarra y poesía. / Miguel Iturria Savón.

15 marzo 2012 às 23:13 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

 

Cohen al recibir el Príncipe Asturias de las Letras 2011

Al terminar la Feria del Libro de La Habana, un amigo me mostró el Libro del anhelo, de Leonard Cohen, de factura reciente y sobria encuadernación. Al preguntarle en qué estand lo presentaron me dijo: “¡Que va, hombre! Nuestros editores apenas le conocen, Cohen es el gurú de quienes degustamos la música que recrea la poesía más auténtica y experimental. Este poemario me lo obsequió una amiga española casada con un colega cubano.”

Como apenas había leído a Cohen, de quien solo escuché un par de discos y disfruté su discurso de gratitud al concedérsele el Príncipe Asturias de las Letras del 2011, pedí prestado el Libro del anhelo y, tras su lectura, comparto algunos apuntes con los lectores acerca del gran artista contemporáneo.

Siempre original, el poeta y cantante expresó otra dimensión de la gratitud al recibir el Premio de las Letras Príncipe de Asturias 2011. Aseguró que España lo marca desde el inicio de su carrera, pues comenzó con una guitarra española –ahora tiene una Conde-, además de haber descubierto su voz leyendo la poesía de García Lorca y aprender en Montreal los primeros acordes con un guitarrista andaluz que se suicidó tras darle tres lecciones.

“Todo lo que ustedes encuentren favorable en mis canciones, en mi poesía están inspiradas por esta tierra, y por tanto les agradezco enormemente esta hospitalidad que me han mostrado y que han mostrado por mi obra, porque es suya, y me han permitido poner mi firma en el final de la última página”.

Acostumbrado a estar frente al público con una orquesta detrás, Cohen, de 76 años, es reconocido como una de las figuras más fascinantes de nuestro tiempo, tanto en la música como en las letras, aunque es más famoso como intérprete que no escritor, a pesar de que en 1956 publicó su primer libro de poesía, Let Us Compare Mythologies. Desde entonces ha publicado doce libros, incluyendo dos novelas, The Favourite Game y Beatiful Losers.

Cohen trasciende por sus poemas musicalizados. Ha grabado más de diecisiete discos, entre ellos clásicos como Songs of Leonard Cohen y Songs From a Room. Según el creador: “La poesía viene de un lugar que nadie controla, que nadie conquista, por lo que es difícil aceptar un premio de una actividad que yo no controlo, es decir, si supiera de dónde vienen las canciones haría más canciones con mayor frecuencia”.

Para algunos críticos es “uno de los mejores poetas del siglo XX”, dado que  “su talento musical ha ido siempre acompañado de una asombrosa destreza verbal”. Como intérprete, es identificado por “su voz rota y leñosa que ha cantado todas las miserias y grandezas de la condición humana durante más de cuarenta años”.

El yo de Cohen, es decir, sus versos musicalizados y grabados en su propia voz, ha encontrado su existencia en la vida y es capaz de expresar la derrota sin lamentos, “en los confines estrictos de la dignidad de la belleza”. En su Libro del anhelo, editado por Lumen en 2007, “ha volcado todo su saber, sus dudas, sus miedos, sus consideraciones en torno al amor, la vejez, el mundo que nos rodea, la muerte; acompañados por sugerentes dibujos del propio Cohen”, cual complemento de sus canciones.