La temible “lista negra” de la máxima autoridad cubana. / Miguel Iturria Savón.

4 noviembre 2012 às 20:03 por Ancla insular | Postado em: General
| Comments (0)

Una semana antes de que presentara por primera vez mi Solicitud de Viaje al Exterior en la Oficina territorial de Inmigración y Extranjería de Guanabacoa, al noreste de La Habana, un joven oficial de la Seguridad del Estado fue a interrogar a mi hijo menor en el Centro Nacional de Neurociencias, donde ejerce como investigador. El supuesto negociador quería saber si yo intentaba viajar con mi esposa hacia España de manera temporal o definitiva, a fin de “favorecer mi caso”.

El 12 de junio, tres meses después de tan humillante  solicitud y de recibir en cinco ocasiones la respuesta: “denegado, usted figura en la lista de quienes no pueden viajar al extranjero”-; me presenté otra vez a esa oficina de Inmigración con un documento en el que exigía una explicación ante tal prohibición. Ese día, el mismo oficial que interrogó a mi hijo menor en Neurociencias, voló en su moto Suzuki hasta la casa de mi hijo mayor, quien reside en El Cotorro y ejerce como abogado del Bufete colectivo municipal. En esa ocasión, intentó explorar mis posibles acciones y prometió “agilizar la salida”.

Al comenzar noviembre todavía no he recibido respuesta a mi reclamación por parte dela Mayor GricetAlleguis, Jefa de la Oficinaterritorial de Inmigración en Guanabacoa, ni dela Teniente Coronel Dania González Rodríguez, a la cual entregué copia de mi reclamación enla Dirección Nacional de Inmigración y Extranjería, ubicada en 22 y 3ra, Miramar, La Habana. Latal Dania me advirtió que ellos se arrojan “el derecho a no dar explicación…”

Entre junio y octubre, creo que en agosto, un joven oficial apodado Simón, tocó a la puerta de mi apartamento en Centro Habana, con una citación para un “contacto exploratorio” con el Primer oficial operativo contra el periodismo independiente. Tras el breve y respetuoso “contacto”, realizado en la Estacióndela Policía ubicada en la calle Dragones,  municipio Habana Vieja, quedó claro que yo no saldría de Cuba si no presentaba la solicitud de “Salida Definitiva del país” en vez del Permiso de Viaje al Exterior”. El tal Simón quedó como “facilitador” y hasta  me dio su teléfono para que yo, o uno de mis hijos le comunicara el inicio del nuevo trámite.

El pasado 2 de octubre presenté la dichosa “Salida Definitiva” en la Oficinade Inmigración y Extranjería de 17 y K, Vedado, a pesar de haberse vencido mi Visa de reagrupación familiar otorgada en marzo por el Consulado de España en La Habana, quienes tuvieron la amabilidad de concederme un nuevo visado en menos de un mes. Al presentarme con la visa, el primero de noviembre, una empleada me repitió el estribillo de la película: “denegado, usted figura en la lista de quienes no pueden viajar al extranjero”.

¿Qué lista es esa? ¿Bajo qué ley se ampara? ¿Por qué se aferra el régimen de los Castro a tutelar la vida de las personas, negarles el derecho a circular libremente, elegir dónde vivir y salir o entrar a cualquier país, incluido el suyo propio?

Supongo que el Jefe dela Unidad de Inmigración y Extranjería de Plaza sepa responderme el miércoles 7 de noviembre, a la 1:00 pm, estas preguntas. De no hacerlo comenzaré a luchar por mi liberación en las calles de La Habana. Tal vez se acreciente el juego del mayoral contra el cimarrón o me metan en el cepo para cumplir con la lista negra de los excluidos, esos atrevidos que asumen su voz personal e intentan alejarse del rebaño.