Ángeles de fuego. Por Miguel Iturria Savón.

16 enero 2009 às 18:36 por Ancla insular | Postado em: Israel-Gaza,M. Iturria.
| Comments (0)

Ángeles de fuego. Miguel Iturria Savón.
Desde que se produjo el estallido en la Franja de Gaza, en los últimos días de diciembre, los medios masivos de comunicación de Cuba desataron una ofensiva informativa contra el Estado de Israel, a quien califican de criminal por sus “ataques desproporcionados” contra los objetivos militares del grupo terrorista palestino Hamas, quienes dispararon en los meses previos 12,000 cohetes contra el sur del Israel, cuyas víctimas no cuentan para los representantes de Cuba, aliados de Hamas, Hezbolá, Yihad Islámica, Irán y otros ángeles de fuego que mantienen en jaque a la nación hebrea.
El Granma, órgano del Partido Comunista de Cuba, el Noticiero nacional de la televisión y la Mesa redonda informativa revelan una parcialidad que distorsiona los hechos y desinforma a la población. Monitorean los partes de la prensa árabe contra Israel y reproducen las declaraciones sobre el “tigre semita”. Aprovechan la ocasión para meter en la cazuela del conflicto a los Estados Unidos, calificándolo de cómplice, como si el gobierno cubano no clasificara como tal en el bando contrario.
El bombardeo desinformativo del régimen insular nos deja al borde de las noticias. La Operación Plomo sólido no está dirigida contra la población civil palestina ni el Gobierno que la representa, sino contra los terrorista que torpedean la paz entre Israel y la Autoridad Palestina, reconocido por la ONU, las naciones de Occidente y gobiernos de la región como Egipto y Jordania, quienes actuaron de mediadores y censuran a Hamas, cuyos depósitos de armas y campos de entrenamiento son atacados por las fuerzas e Israel, con el objetivo de expulsar o disminuir el dominio de Hamas, que apuesta por la guerra interminable y llama a una tercera intifada.
Es cierto que Israel podría invadir la Franja de Gaza, como lo hizo de 1967 al 2005, y que la ofensiva para destruir las bases que producen y almacenan los cohetes disparados por Hamas, desencadena un sentimiento anti israelí, pero es necesario combatir la violencia islámica. No es justo equiparar a los judíos con los nazis. Israel se retiró unilateralmente en el 2005, pero los palestinos no ven la conveniencia de ser moderados.
Hamas lanza cohetes contra Israel y cuando este responde utiliza a la población civil como escudo, pues se esconden en colegios y guarderías para que haya víctimas civiles. Entonces denuncian a los agresores. El juego es macabro, pero favorece las campañas mediáticas contra Israel. ¿No recuerda esto a la táctica victimista usada por los Castro?
Ante tales hechos, Simon Pérez, el ex presidente de Israel, ha dicho que “hay luz al final del túnel del Oriente próximo, el problema es que no hay túnel”. Mientras Tzipi Livin, actual Ministra de Relaciones exteriores, afirma que “la única opción de los palestinos para una vida mejor en su propio Estado es el diálogo y desentenderse del camino del grupo terrorista Hamas. Hamas es el enemigo de Israel y también de los palestinos.”
Son matices de un litigio que hunde sus raíces en el pasado. Los fundamentalistas islámicos llaman a la “Guerra santa” desde hace siglos, cada vez que alguien “desafía” sus preceptos. No son héroes ni guerreros de la luz, sino ángeles de fuego que asesinan y se inmolan sin pensar en sus hijos ni en las mujeres.
La prensa cubana lo distorsiona todo. Para nuestros medios los israelíes son criminales y los terroristas de Hamas, Hezbolá o Al Kaeda son héroes. Obvian que los terroristas desconocen la complejidad del mundo contemporáneo y prefieren reinventarlo desde sus obsesiones, consignas y profecías medievales. Provocan para ser agredidos y mostrar la derrota como crímenes de Israel. Así lo hizo Hezbolá en el Líbano en el 2005.
La solución de los conflictos está en el diálogo y la negociación, pero los terroristas solo entienden el lenguaje de la fuerza. La diplomacia y el multilateralismo no les convienen. Piensan como esclavistas y ven con recelos la modernidad y la democracia.
Las imágenes parciales ofrecidas por la prensa insular sobre el último conflicto en el Oriente próximo nos incita a preguntar: ¿cuántos terroristas de Hamas o Hezbolá habrán sido formados por los militares cubanos?