Archivo por meses: mayo 2009

Nada de pelotones ni grupos compactos

cibermovilizacion

A los bloggers alternativos -dentro de Cuba- el único punto en común que nos une es el uso de Internet para colgar nuestras opiniones, crónicas y preguntas. Estamos cansados de que se nos intente englobar en un paquete compacto que debe comportarse como “un solo pueblo, un solo partido, una sola idea”. Cuando confluimos lo hacemos sobre el supuesto de que no tenemos disciplina de grupo ni estamos obligados a adoptar posiciones comunes. Si algo nos caracteriza es la polifonía, la diversidad de sueños y deseos; el ansia de remarcar esa pluralidad que en la Cuba real se esconde bajo la máscara de la unanimidad.

Por eso, cuando leí el llamado a una cibermovilización que afirmaba haber “sido convocada por varios blogs y webs cubanos”, me sorprendió que la noticia no se supiera entre los radicados en territorio nacional. Una idea así debió ser –al menos- consensuada o discutida con esa parte frágil y variada que somos los que escribimos desde la Isla. Quizás el llamamiento se hubiera visto enriquecido, entonces, con otras demandas o con un orden diferente de prioridades.

No obstante, coincido en la necesidad de alcanzar los tres pedidos que sugieren quienes echaron a rodar la convocatoria. Como toda práctica tiene su comienzo, confío en que la próxima cibermovilización esté mejor organizada, haya sido consultada con los posibles participantes y sobre todo, que contenga ese margen de libertad y creatividad que es inherente al espíritu blogger.

Motivo 1

El viernes mi teléfono dejó de funcionar, parecía que estaba cortado así que llamé al 114 para ver qué era lo que pasaba. La muchacha de atención al público me dijo que estaba desconectado por decisión de la Oficina Comercial. Como no tenía atrasos en el pago ni ningún tipo de problema, me fui para Etecsa en 19 y C en el Vedado, mi Oficina Comercial.
Nada más entrar y explicar el problema una muchacha tecleó en su computadora y gruñó: ¡No estoy pa’ problemas, esto es un “Motivo 1”! Vete para allá adentro a ver a Fulanita. Fulanita, luego de tratar de comunicar con una cosa llamada MLC y no lograr hablar con nadie, tecleó algo, a su vez algo en su computadora y me dijo sonriente: Ya está conectado.
Me fui para la casa tranquila, preguntándome de mala gana qué sería eso de “Motivo 1”, por qué podría ser un problema y quiénes trabajaban en el MLC, pero no me quise poner paranoica. Dos horas después estaba de nuevo en 19 y C, exactamente a las tres de la tarde (la oficina cierra a las cuatro) porque me habían cortado el teléfono por segunda vez.
Desde la puerta la muchacha que no quiere problemas me señaló el camino ya conocido, la otra escribió algo en un papel y me dijo que la oficina comercial era exactamente allí, y que ellas no tenían conocimientos de nada. Le pedí que fuera sincera conmigo, si no me lo habían desconectado allí, entonces dónde y quién lo había hecho: Las Instancias Superiores, respondió. Se levantó y le llevó los papeles a “La Jefa”, sentada en una pequeña oficina en lo último del recinto, me dijo que llamarían a ver qué pasaba.
La jefa estuvo como 10 minutos en el teléfono y se veía bastante alterada, desde donde yo estaba no podía alcanzar a oír sus palabras pero pude leer sus labios dos veces: decía en el auricular que le tenían que haber informado porque ahora ella era la que tenía que dar una explicación, después le dijo a la que me atendía que no podía ponerme de nuevo el teléfono porque me lo desconectarían en una hora máximo otra vez.
Estaba perdiendo la calma, pedí hablar con “La Jefa” y entré en su oficina, había bastante calor porque el aire acondicionado no funcionaba. No pude sacarle nada en claro, fue un poco cínica. A fin de cuentas no la culpo, supongo que si me decía la verdad se metía en problemas. Me dijo que no habría forma humana de saber qué le pasaba a mi teléfono, después que harían una investigación del caso para “descubrir” qué era, en un momento determinado me explicó una analogía entre los televisores y los teléfonos que no entendí muy bien. Ambas sonreíamos todo el tiempo, era puro teatro, varias veces hasta solté una carcajada, sobre todo cuando me confesó descorazonada que habían muchas cosas técnicas que estaban completamente fuera de su control, parecía que Etecsa funcionaba por obra y milagro del Espíritu Santo (o de la Seguridad del Estado, claro).
Estaré todo el fin de semana sin teléfono, el lunes debo volver aunque quedó claro que la “respuesta” estaba en manos de “Las Instancias Superiores”, que no se sabe quiénes son ni dónde quedan. Como dice Orlando Luis, a estas alturas bien podrían declarar Etecsa, Cubalse (o como quiera que se llame ahora), el Ministerio de Educación, de Salud, de Cultura, los cines, los teatros, las escuelas y todo lo demás, sucursales del Ministerio del Interior. De todas maneras, ya sabemos que la “Instancia Superior Suprema” queda exactamente en el Comité Central.

Share/Save/Bookmark

Un mensajero se va

msn

Siempre que lucha la KGB contra la CIA,
gana al final la policía.
Joaquin Sabina

No es la primera vez que escucho que el MSN Messenger está bloqueado para los usuarios cubanos. Hace casi tres años,  una amiga me coló furtivamente en la oficina estatal donde trabajaba para que yo pudiera conectarme a Internet. Quería escribir un artículo y me faltaban algunos datos, así que le pedí unos minutos frente a la obsoleta computadora de su empresa. Eran los tiempos en que me fingía turista para conectarme a la red en los hoteles y aquella semana no tenía los pesos convertibles con los que pagar una hora de acceso.

Mi amiga me leyó  la lista de lo que estaba prohibido en esa conexión institucional y agregó que el MSN no funcionaba porque estaba bloqueado desde hacía meses. “No puedes usar ninguna mensajería que no sea local” y “ni se te ocurra entrar a El Nuevo Herald”, me dijo mientras abría los ojos desmesuradamente. Cuando indagué sobre las limitaciones para chatear desde el software de Microsoft, me aclaró que no debía emplear ninguna interfaz que los administradores de redes no pudieran controlar. Hotmail estaba prohibido porque resultaba casi impenetrable para el gaveteo que se hacía de la correspondencia de los empleados. Poco tiempo después, el Messenger de Yahoo y el de Gmail serían también contraindicados –por las mismas razones–  en las conexiones de centros laborales y educativos.

Ahora la prohibición viene del otro lado, precisamente de parte de quienes construyeron un programa que nos ayudaba a escapar del control. “Se ha cortado Windows Live Messenger IM para los usuarios de países embargados por EEUU” reza la nota que Microsoft publicó anunciando el recorte. Siento que con ella volvemos a salir perdiendo los ciudadanos, pues nuestros gobernantes tienen sus propios canales para comunicarse con el resto del mundo. Esto es –claramente– un golpe a los internautas, a los “forajidos de la red” que somos casi todos los que entramos a Internet desde Cuba. Seguramente en la empresa de mi amiga, el censor que monitorea las conexiones debe estar de plácemes: Microsoft acaba de hacer el trabajo por él.

Equilibrio de intereses. Por Miguel Iturria Savón.

Un amigo que regresó de Venezuela, donde brindó asesoría en la enseñanza universitaria, me pregunta si hay “señales de cambios en Cuba”. Dice que en Caracas hubo confusión entre nuestros colaboradores por las destituciones de Carlos Lage y otros funcionarios del gobierno, pero que casi nadie preguntó pues “allá estamos bajo el control del jefe de grupo y la suspicacia de los chavistas más fascistoides”. Agrega que “aquello es otra cosa, pero cada día se parece más a esto; Chávez es un títere con dólares, Fidel es el titiritero; los asesores somos tramoyistas, decoradores y asistentes de escenas, según el rango”.
Mi amigo tiene 53 años, treinta de ellos dedicados a la docencia media y superior. Entre sus íntimos critica la realidad insular, pero de la puerta hacia afuera guarda silencio. Antes de hablarles de Cuba le pido información sobre la labor del personal cubano en Venezuela, Ecuador y Bolivia.
“En Venezuela predominan los médicos, pero hay especialistas cubanos en todos los niveles de enseñanza, en los medios de comunicación, en el Ejército, la Policía, la Seguridad del Estado, la Marina, la pesca y algunas industrias. Para nosotros Caracas es Moscú a la inversa. Ellos nos envían el petróleo y decenas de productos, además del pago por la asesoría en cada sector; Cuba les manda el personal y los métodos de dominación.”
El amigo asegura que es posible que Chávez se imponga completamente sobre la oposición y acabe con los medios fundamentales de propiedad, como hicieron los Castro en Cuba con la ayuda de la Unión Soviética. “Él tiene al Parlamento y al Ejército en sus manos, además del petróleo y millones de seguidores. Los venezolanos son más rebeldes que nosotros, pero Chávez es tan audaz, agresivo y manipulador como Fidel Castro.”
Al preguntarle sobre el aspecto ético de nuestra cooperación en Venezuela, el pedagogo no vacila en responder: “Somos mercenarios espirituales, sabemos que ayudamos a un déspota, pero estamos entrenados para simular. Unos van para quedarse, conozco a médicos y enfermeras que se casaron con antichavistas para no volver a la isla. Hay quienes escapan antes de regresar. La mayoría retorna cargado de pacotillas…”
La presencia cubana en Venezuela, más que en Bolivia o Ecuador, es un negocio para ambos gobiernos. Tal vez “un equilibrio de intereses”, como dice el profesor que me visita al llegar de Caracas. Él, como tantos profesionales que “cumplen misiones” fuera de la isla, cree que “hay que vivir a pesar de los Castro y sus estupideces de dominación perpetua”.
No pienso lo mismo pero conozco a varios médicos, profesores e ingenieros que actúan como este amigo. Vienen de Caracas como si llegaran de Miami o New York, con dólares en los bolsillos y equipajes llenos de ropas y equipos electrodomésticos. Dicen horrores de Hugo Chávez y Fidel Castro y preguntan sobre posibles cambios en Cuba, como si fueran inversionistas o exiliados que visitan a la familia.

Share/Save/Bookmark

Imaginación

wirev

La fuerza y rapidez con que los amigos que apoyan a los bloggers independientes de Cuba difundieron la noticia acerca de la prohibición de vender tarjetas de Internet a los cubanos de la Isla, así como el pequeño pero demoledor video que filmaran Yoani y Reinaldo en el Hotel Meliá Cohiba demostrando la veracidad de lo que las autoridades se negaban a reconocer, fueron factores determinantes en el repliegue oficial con relación a tan arbitraria disposición: la presión de la opinión pública internacional obligó a los autócratas al disimulo. Sin embargo, coincido con los que creen que el gobierno solo ha hecho una retirada estratégica y esperará una ocasión más favorable para ajustarnos el torniquete; la libre circulación de ideas y las discretas, aunque significativas, victorias de la blogósfera alternativa son una verdadera bomba de tiempo para ellos. Al decir de Yoani, hemos saltado de lo virtual a lo real.

A estas alturas es evidente que el fenómeno blogger, que ha experimentado un crecimiento sorprendente en un tiempo muy reducido, no solo ha puesto a la prensa oficial a la defensiva (recordar que tenemos la primicia del periodismo ciudadano dentro de Cuba y la total libertad de publicar lo que se nos antoja y no lo que nos ordenan), sino que ha logrado que se nos tenga en cuenta, al punto de establecerse lo que el periodista Reinaldo Escobar ha dado en llamar “diálogo” de los bloggers amamantados del gobierno, con nosotros: ahora, además de atacarnos con calumnias infantiles, utilizan un término para clasificarnos y definirnos: “ciberdisidentes”. Y aunque la palabra pudiera resultar un tanto inexacta o incompleta –puesto que no refleja todo el espectro de pensamientos y de expresiones que se insertan en el movimiento blogger alternativo cubano-, todo el mundo sabe que aquí el hecho de que te cuelguen una etiqueta es la premisa del reconocimiento, aunque sea desde “lo negativo”.

Precisamente lo atípico y espontáneo del fenómeno dificulta la tarea de los ciberlacayos y de los represores del régimen: no constituimos un partido político, no nos reconocemos como opositores, no representamos una idea particular, no tenemos líderes ni estatutos, no obedecemos a un principio o conducta única que no sea la absoluta libertad de publicar en nuestras bitácoras lo que decidimos individualmente asumiendo la responsabilidad por ello, nuestra actividad no constituye delito, no somos excluyentes y no tenemos un manifiesto común. La represión bajo un estado de dictadura es siempre posible, pero en los tiempos que corren no es recomendable. Sugiero pues a las autoridades, en lugar de esta vana porfía, el uso de la imaginación, aunque la historia demuestra que es ese un artículo de lujo para el que nunca han tenido suficiente capital.

Sobran reos, faltan camas.

antonia02

En horas de la noche del pasado 6 mayo, ingreso en la prisión provincial de Ciego de Ávila, conocida como Canaleta, Rosendo Ojeda Hernández, de 22 años, después de ser revocado de un trabajo correccional sin internamiento por un delito de hurto.
Según se pudo percibir, Ojeda Hernández, fue introducido por los militares de guardia en la galera 43, del destacamento 3 de la citada prisión, sin un colchón, ni cama para dormir. De no ser por la solidaridad de otros reclusos que le prestaron un tablón de bagazo de caña y una colcha hubiera dormido en el piso.
Por otra parte los guardias alegan, que no hay colchones para los reos en estos momentos. Ojeda Hernández cumple una sanción de 3 años de privación de libertad y le restan 11 meses para extinguir su condena. El hacinamiento en esta cárcel del centro de la isla es común. De noche hay reclusos durmiendo en el pasillo, incluso en los baños. Es el infierno de Canaleta, no se asombre usted de nada.
Pablo Pacheco , Prisión de Canaleta.

Share/Save/Bookmark

La sal del Padrino. Por Miguel Iturria Savón.

La sal del padrino. / Miguel Iturria Savón.
El engaño del padrino sigue en el hit parede de la radio cubana. Hasta los amantes de la música culta mueven los pies y repiten los estribillos del reggaetón de Cola Loca, agrupación que supera a Baby Lores, El Chacal y El Insurrecto, cuyos textos irreverentes son coreados por jóvenes y adolescentes que siguen también a los raperos de Doble Filo, Aldeanos, Papo Record y Obsesión.
El contrapunteo rítmico entre el ahijado y el padrino es una crónica satírico-musical, casi un retrato de la desesperanza de quienes acuden a ganguleros, paleros, santeros y babalawo para resolver un maleficio, neutralizar la brujería que le echaron en la puerta, pedir salud para el hijo enfermo o alejar al muerto que le sigue los pasos.
Las gentes de a pie se identifica con las alegorías y circunstancias del ahijado y ríe con los pretextos del padrino que pide demasiado para “quitarle la sal de encima”, una sal que no depura ni alivia malestares pues es “cosa mala, salación y desgracia”, por lo que hay que pagar la consulta y asumir los problemas profetizados por el Obba o el Babalawo, cuya cadena revela la perspectiva de sucesos del que toca a su puerta en vez de consultar al psicólogo o el psicoanalista.
Ante los obstáculos y conflictos la gente busca asideros en las religiones, especialmente en las de origen africana, cuyas deidades compiten con la tradición católica y el ateísmo escolar. Se ha puesto de moda dar un “toque de tambor” para pagar una promesa o hacerse santo (iyabó) por razón de salud o para “desarrollar el muerto” que se comunica con “la prenda”. Si no tienes “camino de Ifá” no serás babalawo, pero podrás “rayarte” y ser “Palero”, que es un tratado directo con el muerto y exige un cuarto religioso en tierra, donde se montan las prendas para curaciones y brujerías.
Como los caracoles “dicen” el signo que traes, en un monosocongo o cuarto religioso la ganga se corresponde con el santo escogido, cada cual con su muerto. Ogún, Yemayá, Ochún, Obatalá y San Lázaro son más populares. El santero no trabaja con la prenda, sino el gangulero, con crucifijo si es para bien o sin este si es para mal. Si no hay muerto no hay fuerza.
Los ahijados, los padrinos, la preparación de las ceremonias, los collares, las consultas y la búsqueda de los ingredientes demandados por paleros y ganguleros obedecen a rituales ancestrales, pero la banalización de las prácticas corroe la esencia cultural de tales creencias. Los babalawo cobran en divisa o en moneda nacional, según el lugar y el origen. Si el aspirante viene de México o de España el filón es lucrativo. El Festival de raíces africanas –Wemilere- y los servicios de la Asociación Yoruba de Cuba, cuyo Presidente es Diputado a la Asamblea Nacional, son una muestra.
No todos los Babalawo son tan embusteros como el satirizado por Cola Loca, pero muchos cubanos quieren quitarse la sal de encima.

Share/Save/Bookmark

El permiso de los gays. Por Miguel Iturria Savón.

Desde hace unos años los gays y las lesbianas de Cuba pueden seguir el destino de sus hormonas sin buscarse problemas con las autoridades a excepción de la policía, que aún los hostiga a pesar de contar con el apoyo de Mariela Castro Espín, hija del Presidente y sobrina del Comandante en Jefe, quienes promovieron la homofobia y la exclusión en el pasado, pero ahora admiten la diversidad sexual como mampara de otros cambios.
El tema es promovido por el Centro de Educación Sexual (CENESEX) bajo la batuta de la citada Mariela, que organizó el evento teórico del 2008 y acaba de finalizar el del 2009, ambos en el Pabellón Cuba, ubicado en La Rampa, donde hubo paneles y se presentó un libro, una revista y un Cd con un relato de Miguel Barnés, Presidente de la Unión de escritores y artistas de Cuba, quien asistió a la Marcha contra la Homofobia, celebrada en las calles aledañas a ritmo de conga y banderas multicolores, todo un suceso para el morbo colectivo y la prensa extranjera, que lo apreció como un acto de diversidad y apertura.
Damos la bienvenida al culebrón anual sobre los gays y las lesbianas. Ellos merecen respeto por su opción personal y la incorporación sin recelos a todos los peldaños de la sociedad. Reconocer sus derechos es un acto de justicia. Llama la atención, sin embargo, el intento de apropiación política sobre un tema que trasciende la conjura y la promoción ideológica.
El pretendido control de la homosexualidad y el lesbianismo por la hija de un mandatario que envejeció en el poder, resulta sospechoso. La impostura es evidente por muy sexóloga que sea la Mariela. ¿Sabrá esta señora que existen otros derechos excluidos bajo el reino edificado por sus mayores? ¿Será una rebelde consagrada a una nueva causa bajo la sombra de su padre? ¿Cómo creer en la sexualidad revolucionaria si esta margina a los homos que no bailan la comparsa socialista?
El derecho de los gays trasciende las campañas mediáticas o educativas; no es algo trivial para evitar otras marchas y cambios necesarios. La libertad de expresión, de prensa, asociación, de entrar y salir del país sin permiso y vivir sin la tutela estatal, es imprescindible para saltar la miseria y transitar hacia la diversidad promovida por la oposición pacífica sin tanta algarabía y fuegos fatuos.
Cincuenta años es mucho tiempo para dominar a una sociedad que penaliza hasta la filiación sexual. ¿Cómo hablar de diversidad y de espacios para la reflexión, si pensar es un delito y defender los derechos humanos es un reto que termina en la cárcel?
El amor es expresión más que intercambio. Ha cambiado algo la mentalidad, cambiemos las leyes para incorporar a todos al concierto ciudadano. Más que un desfile a ritmo de conga es preciso enterrar los muros de exclusiones levantados por el castrismo contra los cubanos.

Share/Save/Bookmark

Como diría Engels

friedrichengels

Aunque no me atrevo a asegurar que la idea sea original de Federico Engels, fue estudiando su obra con quien aprendí que “el derecho tiene una base material”. Recuerdo a algún profesor de marxismo, de los años setenta, que ponía el ejemplo de que en un país sin escuelas no podría consagrarse el derecho a la educación, con independencia de la voluntad política de sus gobernantes.

Rumiando el concepto, introduje en la masticación la evolución que está teniendo en Cuba el derecho a la libre expresión. Hay dos verdades muy difíciles de negar: la primera, que en esta primera década del siglo XXI los cubanos están ejerciendo el derecho a expresarse con una intensidad y extensión inédita en los cuarenta años anteriores. La segunda verdad es que estos avances no concuerdan con la voluntad política de los gobernantes. ¿Qué ha pasado entonces?

Lo que parece explicarlo todo es que la base material para ejercer este derecho se ha desarrollado a una velocidad vertiginosa. La existencia de una tecnología que democratiza la expresión, el consumo y la difusión de ideas permite hoy que un ciudadano cubano no tenga que esperar a que se le abran las puertas de los estudios de radio o televisión, ni que le permitan ocupar un espacio en las páginas de revistas y periódicos para emitir y hacer llegar a medio mundo informaciones u opiniones, aun cuando éstas no coincidan con los estrechos criterios informativos o el espectro ideológico del Partido Comunista.

Cámaras digitales, grabadoras, computadoras, memory flash, CDs, reproductores de DVD, aunque obviamente no están al alcance de todos los que quieren obtenerlos, se han abaratado y entran al país de manos amigas en un flujo cada vez mayor. Internet, esta herramienta casi desconocida en Cuba hace 10 años, hoy extiende su uso entre nosotros a pesar de los precios inaccesibles y de la imposibilidad que sufren las personas comunes de contratar un servicio a domicilio.

Curioso caso -diría Federico- éste de Cuba, en que la base material de un derecho se anticipa a la voluntad gubernamental de proclamarlo.

Share/Save/Bookmark