Archivo por meses: diciembre 2009

El color de la autopista

en_la_carretera

Con el fin de año el precio del cerdo se dispara, los carteristas recrudecen sus acciones y el transporte interprovincial se pone de mala palabra. Comprobamos que se acerca el 31 de diciembre cuando aumentan las colas para comprar un pasaje y en la carretera se vuelve más difícil hacer autostop. A la salida de La Habana se acumulan los viajeros en solitario o las familias enteras cargadas de maletines. Muchos de ellos regresan a sus pueblos de origen para celebrar la última noche de este 2009. Retornan –por unos breves días– al lugar que las estrecheces materiales, el trabajo o el matrimonio les han hecho dejar atrás.

Aunque la compra de miles de ómnibus Yutong parecía –hace algunos años– que iba a solucionar el transporte en Cuba, aún es una Odisea moverse de un punto a otro de esta Isla. Un boleto desde la capital hasta la provincia de Camagüey puede costar la mitad de un salario mensual y condenarnos a los apretados asientos de estas guaguas chinas, al aire acondicionado sin regular y al reggaetón que suena estruendoso en sus bocinas. A esos inconvenientes se suman los puntos de control en la carretera, que la picardía popular ha bautizado como TAC (tomografía axial computarizada) pues son capaces de detectar un paquete de camarones escondido hasta en los mismísimos senos de una rolliza anciana. Para fin de año, el trapicheo del mercado negro se potencia y los policías hacen su agosto confiscando, multando –y hasta quedándose con lo quitado– a los intrépidos mercaderes de queso, langosta, carne, leche y huevos.

A ambos lados de la vía que enlaza una provincia con otra, se ven las manos estiradas ofreciendo billetes que baten al viento. Son esos que no pudieron alcanzar un ticket ni siquiera para el tren y se lanzan al azar de la autopista a la espera de que alguien les pare. Allá se ve el azulado papel de uno de veinte y más adelante dos de cincuenta, una joven muestra sólo un billete de diez, de manera que no tendrá chance si no eleva su oferta o se sube un tanto la saya. A algunos les sonríe la suerte cuando aparece un auto de turismo que necesita de un guía ante la falta de señalización de los caminos. Pero los visitantes extranjeros prefieren parejas o mujeres con niños, ante el temor de un asalto. De manera que los hombres deben esperar por un camión o una carreta que los quiera llevar.

Al final del día, varios de estos improvisados viajeros estarán sentados a la mesa de una intrincada casita o preparando la yuca para la comida de San Silvestre. Cuando amanezca el primer sol del nuevo año volverán a la autopista, se integrarán de nuevo al pavimento, levantando una mano que –esa vez– quizás ya no tenga billetes que mostrar.

LAWTOBE PHOTOSHOLPL 2.0

Click here to view the embedded video.

BORING HOME UTOPICS INNER STATS Since 30 Apr 2009, 09:09

623 entradas, 1051 comentarios, Unique 28704, Hits+RSS 261291

Hits x c/ Domain:
desdecuba.com 10864
protagonistsoftruth.feedcluster.com 5464
penultimosdias.com 5067
google.com 1591
orlandoluispardolazo.blogspot.com 895
google.es 739
images.google.com 513
facebook.com 485
enrisco.blogspot.com 417
images.google.es 398
images.google.com.mx 354
telemundo51.com 347
panoramio.com 322
cubablog.feedcluster.com 309
google.com.mx 308
twitter.com 298
my.eckerd.edu 259
alongthemalecon.blogspot.com 254
penultimos.nolblog.hu 222
babalublog.com 206
bing.com 199
google.com.ar 199
cubaencuentro.com 183
images.google.com.ar 181
el-guama.blogspot.com 173
unaislavirtual.com 172
jorgealbertoaguiardiaz.blogspot.com 158
digilander.com 146
google.ch 144
blogger.com 142
decueva.blogspot.com 137
soloimportacuba.blogspot.com 121
secretoscuba.cultureforum.net 121
google.cl 120
google.com.co 119
foros.conexioncubana.net 108

Share/Save/Bookmark

La incertidumbre de Julia. / Miguel Iturria Savón.

julia-estrella-harold-y-michael

Julia Estrella Aramburu Taboas, vecina de Águila 836, Habana Vieja, no pasará este fin de año con su hijo Harold Alcalá ni con su sobrino Maikel Delgado. Ambos están presos en el Combinado del Este, sentenciados a cadena perpetua desde la primavera del 2003.

Harold tenía 23 años y Maikel 29 cuando abordaron la lancha Baraguá que atraviesa la bahía de La Habana rumbo al poblado de Regla. No querían dar un paseo, sino huir del país hacia La Florida junto a otros jóvenes de sueños rotos. Harold y Maikel no llevaban cuchillos, pistolas ni usaron la violencia o la intimidación contra los pasajeros convertidos en rehenes, aunque eso no los exime de responsabilidad.

No llegaron a su destino, sino al puerto del Mariel, donde se entregaron al comando del Ministerio del interior que les prometió reabastecerlos de combustible al entregar a los pasajeros. Los agentes no cumplieron lo pactado. La cárcel y un Juicio sumarísimo sellaron el destino de los jóvenes secuestradores. No mataron ni lesionaron a nadie, pero tres de ellos fueron ejecutados, cuatro condenados a cadena perpetua, uno a tres décadas de prisión (Wilmer Ledea Pérez) y tres a penas menores.

Desde entonces Julia Estrella Aramburu Taboas lucha por la modificación de tan drásticas condenas. Apenas duerme, consulta a juristas, elabora y envía documentos a las máximas instancias del país. Sabe que sus descendientes cometieron un delito que puso en peligro la vida de personas inocentes.

“No pido la excarcelación sino la revisión del caso. Ni Harold ni Maikel tenían antecedentes penales. Los abogados me dicen que la sanción es desmedida y no guarda relación con la conducta personal, la participación y acciones derivadas del intento de salida ilegal del país en una embarcación estatal. En la narrativa de la sentencia no se describe ninguna otra acción a no ser la de copartícipe.”

Julia presentó dos solicitudes sobre el caso. La primera al Departamento de revisión penal de Ciudad Habana, respondida el 24 de octubre del 2007. La otra al Tribunal Supremo de la República, el 14 de julio del 2009. Un mes después le pidió un despacho al Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, quien no pudo atenderla por exceso de trabajo.

La primera vez me notificaron que “no había variado el contexto político social en el que se desarrollaron los hechos, que el caso quedaba archivado. Los del Tribunal Supremo dijeron que no se daba lugar a responder el procedimiento de revisión. ¿Será que hay una orden inamovible al respecto?

Entre la frustración y la incertidumbre Julia Estrella propaga los documentos que posee de aquel Juicio sumarísimo de abril del 2003. “Desde entonces están tras las rejas. Las visitas son cada tres meses, encadenados hasta la cintura. Harold sufre de migraña tensionar y dolor en las articulaciones. A Maikel se le cae el cabello, padece una hernia discal y problemas con la visión. Este diciembre tampoco estaremos juntos”.   

Share/Save/Bookmark

NOSTALGIAS DE FIN DE AÑO

Siempre tuve Nochebuena, aún en la época en que estaba muy mal visto, y aunque mi familia estaba muy “integrada” por aquellos años, celebrábamos (y todavía seguimos celebrando) el cumpleaños de mi mamá. En mi familia era una reunión laica, pero importantísima. Con las mejores galas nos sentábamos a la mesa ante un pollo asado si no había lechón, nunca faltaron los frijoles negros a los que mi mamá le daba el toque final con un aceite donde había dormido por varias semanas una naranja dulce muy bien pelada. No sé cómo se las arreglaba la naranja para dejar en aquel aceite vulgar las reminiscencias del aceite de oliva; no sé cómo se las arreglaba mi mamá para que la comida le quedara divina a pesar de su frustración para reunir los ingredientes. Eso era el día 24. El 25 era el mejor día de mi infancia. Mientras vivió mi abuela materna celebramos la “Fiesta del árbol”, nos reuníamos en casa de un tío mío y para allá iban todos los hijos de mi abuela con sus respectivas familias, se almorzaba y luego había repartición de los regalos amontonados bajo el árbol de navidad, era una tradición familiar desde antes de 1959, pero yo recuerdo la década de los sesenta, cuando ya la escasez se había enseñoreado, mi mamá y mis tías se las arreglaban para reírse de las dificultades. Estoy hablando de casi treinta personas, (dos de mis tíos y sus respectivas familias emigraron hacia Estados Unidos entre 1960 y 1961, así que éramos más), y cada cual se iba con cinco regalitos, los muchachos los apreciábamos más si se trataba de juguetes.   La muerte de  mi abuela, en marzo de 1969 coincide con aquel año de dieciocho meses que se decretó para hacer la mayor zafra azucarera de la historia, por lo que ahí terminaron aquellas reuniones del día de Navidad.  El 31 no era para los niños, ése día a las doce tiraba el cubo de agua y a dormir.  Luego de mucha impaciencia llegaba el 6 de enero, mis padres trataron de mantener la ilusión infantil como pudieron, pero ya los juguetes estaban racionados  y se les hacía difícil complacer mis cartas a los Reyes, así que confirmaron lo que ya me decían mis compañeritos en la escuela. Luego hasta eliminaron la tradición del 6 de enero. Con el pretexto de la zafra de los Diez Millones, los juguetes, junto con los carnavales, pasaron a ser una tradición proletaria , y qué mejor mes para celebrarlo que el mes de julio. (Ahora, ni carnavales, ni juguetes, ni proletarios)

Con esos recuerdos maravillosos, traté de darle a mi hijo las mismas alegrías,  le hacía trampas para que le pidiera “a los Reyes” lo que yo podía comprarle; pusimos agua y hierba para los camellos, pero apenas con seis años ya le habían dicho en la escuela que “los Reyes son los padres”, y aunque tratamos de engatusarlo por un tiempo más, la ilusión se perdió pronto.  Con la desaparición de la libreta de productos industriales hace veinte años, se acabaron los juguetes.  Unos años después, las tiendas en divisas están repletas de juguetes carísimos, así que los padres que llevan a la casa un sueldo en pesos cubanos se encargan de cortar temprano cualquier devaneo infantil referido a Santa Claus o Reyes Magos.

Hasta el fin de año se enmascara: el mundo entero celebra en cuenta regresiva la llegada de un nuevo año mientras Cuba “celebra” un nuevo aniversario del triunfo de la revolución.  No se llame a engaño si ve  en  los hoteles y las tiendas adornos navideños, nuestra  Navidad va de incógnito.  Pero obstinada, se niega a desaparecer.

El año blogger

academia-blogger

Avanzada ya la quincena final de 2009, el próximo año preludia tan intenso o más que este. Han sido doce meses de duro trabajo y de promisorios resultados para la blogósfera alternativa: hemos crecido y madurado, y lo que es mejor, nos hemos multiplicado. Poco más de dos años atrás, en la fase de experimentación y tanteos, nada podía anticipar la febril actividad que se desplegaría meses después y la velocidad del contagio blogger: una epidemia tan temida por la dictadura que ahora ya ha alistado a todo un ejército de obedientes y repetitivos ciberlacayos para tratar de combatir el virus de la libertad virtual.
Sin embargo, y también gracias a ese encono, cada vez son más los cubanos que conocen este fenómeno controversial, espontáneo e irreverente, que sin proponérselo ha colocado al gobierno a la defensiva, obligándolo a entrenar y prohijar centinelas del ciberespacio que agitan patéticos sus raídas banderillas en defensa del régimen caduco. La orden dada a sus nuevos patrocinados es calumniar y demonizar a los blogger alternativos y para esta cruzada les proporcionan apoyo oficial y todos los recursos. No obstante, de nada les valdrán sus servicios pagados, sus conexiones gratuitas permitidas o asignadas y sus textos por encargo: siempre estarán varios pasos por detrás. Mal que les pese, la primera plataforma blogger cubana fue la alternativa, y continúa atrayendo al debate y a la participación de cubanos de todas las orillas; nada es tan estimulante como el fresco aliento de libertad de los que pueden opinar sin condicionamientos de nadie. La blogósfera de consignas no puede librarse de ese pertinaz tufillo a moho de los gastados discursos triunfalistas: mera cosmética de ocasión. Les vamos marcando el ritmo, por eso se apresuran a imitarnos y ahora organizan apresuradamente eventos blogger, talleres, clases, tratando de contrarrestar la pujanza de los independientes. ¡Bien por ellos, se les reconoce el derecho a la expresión!, solo que siempre llegan “después”, con el lastre lamentable de sus guiones cuidadosamente revisados y aprobados por el ministerio de las consignas.
Lo que no parecen acabar de entender estos muchachos tan dóciles como duros de mollera, es que el libre albedrío se lleva por dentro; es algo que no les asignará nadie, que no se obtiene en ninguna escuela,… ni siquiera en un programa avanzado de Internet. Nada tan trágico como la orfandad de espíritu. Es fútil colocar alas de utilería a quienes no tienen la menor voluntad de volar por sí mismos.

Foto de Orlando Luis. Academia Blogger

Los Evangelistas del Cambio

Ya es la hora del cambio.

Ya es la hora del cambio.

 

 La noche del domingo 27 de diciembre los integrantes de la Academia Blogger nos reunimos para despedir el 2009. Según el santoral de la Iglesia Católica es el día de San Juan Evangelista.

 Los pueblos antiguos, principalmente los romanos, siempre adoptaban una de sus divinidades como patrono de todos sus habitantes, edificios y hasta cosas y lugares. El cristianismo incorporó ésta práctica.

Los masones operativos (picapedreros, albañiles y maestros constructores) funcionaban en la mayoría de los casos ligados a un Abate religioso que era el mediador con la Iglesia. Por eso se les denominaba con nombres religiosos: cofradía de San Juan, San Pablo, de la Virgen, etc.

Acorde con esa tradición, la fraternidad masónica moderna adoptó como patronos a Juan Bautista (24 de junio) y Juan Evangelista, tal vez porque sus festividades caen próximas a los solsticios. Recordemos que en la astronomía los solsticios son los puntos en la trayectoria aparente del sol en la que éste alcanza su mayor distancia del ecuador. La altura del sol aumenta en la primavera y alcanza su máximo valor hacia el 21 de junio, es el solsticio de verano. A su vez, el solsticio de invierno ocurre hacia el 21 de diciembre.

Se percibe un mensaje esotérico, cósmico, de nuestra celebración: está próxima a finalizar la más larga, oscura y fría noche que ha padecido nuestro país. Aumentan las bitácoras y otras  actividades independientes dentro de la Isla. Cada vez son más las voces que predican las buenas nuevas, son: Los Evangelistas del Cambio.