Archivo por días: octubre 28, 2010

Los Intocables

Como siempre, un chiste de humor macabro resume una realidad cubana con precisión insuperable: Tres comensales de diferentes nacionalidades celebraban el coraje de ciertas prácticas que acontecían en sus países. El holandés afirmaba: – Temerarios nosotros, que salimos en grupo a buscar prostitutas, sabiendo que de entre todas, es casi seguro que alguna tenga el [...]

Moa, la promesa y el engaño.

www-flickr-comphoto.jpg

El Oriente del país ha visto pasar el fantasma del desarrollo en los discursos oficiales y en los aviones y trenes que van hacia La Habana o el exterior. Cuando un tribuno cargaba la mano con una monserga hacia una promesa de adelanto económico, enseguida la maquinaria política la emprendía con una ‘obra de choque’. ¿Quién no recuerda la termoeléctrica de Nuevitas, la fábrica de níquel de Moa, la de cemento en Santiago de Cuba o la ampliación de hoteles en la zona de Guardalavaca, en Holguín?
Hace poco volví por la zona del níquel a raíz de una historia semi sepultada que anda por allá y que ya tiene segundas partes en la Planta Che Guevara de Moa donde un viento brutal se llevó más detenidos hacia Villa Marista sin dar explicaciones.
Varias interrogantes me quedaron martilleando en la cabeza. Sabía que todas podían ser temáticas para compartir con mis lectores pero apresuré las relacionadas con los detenidos en febrero. Fui posponiendo la que se relacionaba con la contaminación ambiental y las enfermedades respiratorias que allí sufren muchos pero la nota de que un directivo arrestado y sin comunicación con la vida real fue trasladado hacia la sala de oncología del hospital provincial me transportó a un artículo del ahora exiliado periodista independiente Juan Carlos Garcell. Dice: “Fuentes médicas informaron sobre un estudio realizado en el año 2002 sobre enfermedades respiratorias en trabajadores expuestos al polvo mineral laterítico en la fábrica Che Guevara (Moa) en un período de cinco meses, y que incluyó a los 926 trabajadores de los siete departamentos de mayor exposición, arrojó como resultado que la enfermedad pulmonar obstruida crónica fue la patología que se presentó con mayor frecuencia. El 83, 42% tuvo hematocrito normal, las pruebas funcionales respiratorias alteradas se presentaron en un 42,33% y el 66, 33% tenían reforzamiento en los pulmones como signo radiológico”.

Pensé en el que era un directivo y tenía una vida un poquito mejor que los obreros simples, pensé también en los demás. Allí el aire que respiran todos no tiene el nombre de quien lo respira y está contaminado igual. El polvo se levanta y recorre las calles y carreteras sin distinción de edades ni jerarquías para opacar las promesas. ¿Adónde fueron a dar los sueños de miles de jóvenes que se mudaron desde La Habana y Matanzas hasta Moa para construir un nuevo país?
Cuando algunos de estos megaproyectos dejaron de funcionar para el aparato de propaganda, los sueños se fueron a bolina. Edificios desvencijados, la carestía en los alimentos y la deficiente gestión local hicieron de estas llamadas ‘ciudades industriales’ típicos cementerios abandonados.
Paradoja de la historia, mentira de Estado, engaño y promesa falsa, convertida en verdad, enarbolada ahora por los más humildes ciudadanos
* El artículo fue publicado en el mensuario ilegal “El cubano libre” en 2006 y varios de sus redactores fueron amenazados por tal revelación

Atractivas promociones

Si usted vive en La Habana o Ciudad de la Habana, tiene entre 18 y 35 años y tiene vencido el 10º grado, puede pasar un curso de once meses en el que recibirá un estipendio  de 280 pesos en el primer semestre y de 310 en el segundo.  Usted se incorpora a la vida laboral con un salario de 540 pesos, con pago adicional por estímulo, ascenso, antigüedad y facilidades para el ingreso en la Universidad.  ¿Tentador, no es cierto?

Pues bien, matricule este curso para policía de tránsito y obtendrá las magníficas prestaciones descritas.

El aula de mi hijo fue visitada por un oficial del Ministerio del Interior, quien hizo una exposición de las ventajas de estudiar en un centro militar y hacer vida laboral dentro del Minint:  No se pasa Servicio Militar, se puede ingresar con un bajo promedio, reciben un buen estipendio, creciente mientras se encuentren estudiando,  y reciben bonos y reservaciones para centros recreativos.  Estos fueron los “ases” en la exposición.  No obstante, los muchachos no se sintieron tentados; prefieren entrar en la puja por una carrera que exige alto promedio, porque se omitió en la captación del militar, pero casi todos los muchachos sabían, que si haces una carrera universitaria por la vida militar y luego no decides hacer vida laboral en dicha institución, debes servir por ocho años o te retienen el título.

En un momento en que un millón de personas está a un paso del despido, el Ministerio del Interior no sólo no reduce su plantilla –como han asegurado a sus trabajadores- sino que hace atractivas promociones para reclutar personal.

El sueño de Julito

Mi amigo me cuenta que llegó tarde y cansado a la casa, y se recostó en el sofá de la sala

En eso comenzaron a llegar los amigos habituales. El los condujo hacia el sótano, donde tenía la cava. Tres impecables mesas rústicas y bancos componían el mobiliario del lugar, donde una decoración tipo bodegón español hacia muy agradable la estancia.

Pronto las tres mesas estuvieron totalmente ocupadas. Encima de éstas, estaban las distintas tapas, repletas de lascas de jamón, lonjas de chorizo gallego, boquerones, angulas al ajillo y la deliciosa tortilla española. Eran los indispensables acompañantes para los buenos vinos.

Cachita, una muchacha asidua al local, poseída quizá, por el espíritu de una bailarina española, dejó el banco para comenzar a bailar entre las mesas y dar palmas. Pronto todos estaban coreándola. A medida que las botellas bajaban, subía el ardor de los allí presentes. Todos reían, cantaban, rumbeaban, en fin daban riendas sueltas a la alegría proporcionada por un buen Rioja. De pronto, se aparecieron dos carros patrulleros, convocados tal vez, por algún vecino frustrado que no fue invitado. Cuando los patrulleros abrieron sus puertas para empujar dentro a los alegres visitantes, Julito, sacudiendo la cabeza, y pegando un brinco en el sofá, despertó: Todo había sido un sueño.

Claro, me contaba, únicamente en sueños. ¿Cómo te ibas a imaginar que yo pudiera poner un negocito en mi casa, a pesar de que me lo autorizaran? ¿De dónde iba yo a sacar los vinos, los jamones, las cosas? Quizá la tortilla si pero, a veces caminas la ciudad entera y no encuentras papas. ¡Ah!, si de verdad liberaran los negocios, por cuenta propia, yo tendría la oportunidad de importar los vinos y los embutidos. Pero eso no lo van a hacer jamás, al menos durante este reinado. En fin, el rato que estuve durmiendo, me divertí, ¡total, soñar no cuesta nada!

Para no olvidar

  1. Desandando por la recién restaurada Plaza Vieja, en el centro histórico de La Habana, me llamó la atención un gran cartel con fotos anteriores de la misma, con derrumbes, escombros, basura, etcétera, donde se leía: PARA NO OLVIDAR. Busqué alguna fecha y no encontré ninguna: el tiempo al que correspondían las fotos no se precisaba.
  2. Pregunté a algunos jóvenes y no tan jóvenes, sentados en el cercano café El Escorial, si sabían a qué época correspondían las fotos y todos, sin excepción, me respondieron: A antes de la revolución.
  3. Respetuosamente les aclaré que estaban equivocados, que antes de la revolución, aquí existía un parqueo subterráneo, un parque, un cine, una imprenta y papelería y diferentes comercios en los alrededores, y que las fotos correspondían a la década de los años setenta, cuando toda la Habana Vieja, debido al abandono, se convirtió en un gran tugurio, y hubo que organizar brigadas de trabajo y caravanas de camiones, para sacar la basura acumulada y los escombros de los derrumbes y sanearla.
  4. Admiro al Historiador de la Ciudad y a sus colaboradores, por la magnífica labor que han hecho y siguen haciendo, muchas veces contra viento y marea, con incomprensiones y hasta con falta de recursos. Creo muy loable mostrar como eran, antes de ser restaurados, cada edificio o entorno, ya que esto debe ayudar a crear conciencia en la necesidad de su cuidado y conservación, pero considero necesario, para evitar confusiones, fijar bien visibles las fechas correspondientes a las fotografías que se muestran.
  5. Sin ninguna mala intención, solo por omisión, podemos estar contribuyendo a vapulear más la historia, bastante tergiversada ya.

EL ALTAR DE REINA LUISA

Reina Luisa ha colocado un inmenso altar afrocubano en la sala de su casa. No tengo que esperar para de sobras conocer el escándalo que esto provoca entre muchos de mis hermanos evangélicos y protestantes. Probablemente si muchos de ellos reunieran el suficiente valor para ir a visitarla, aún antes de abrasarla y llorar con ella la pérdida del hijo que ya nadie podrá devolverle físicamente, le indilgarían por idolatría y prorrumpirían en exorcismos y enjuiciamientos iconoclastas hacia su fe. Es probable que algunos hasta utilicen este dato para justificar su incumplimiento en llevar a cabo la Gran Comisión respecto a Reina Luisa y su afrentada familia.

Esperan por usted

En sus propias palabras, y sorprendida con mi imprevista visita: -Aquí prácticamente no se atreve a llegar nadie. Ya ni los coches del pueblo se atreven a montarme – y es una mujer mayor que vive en una villa miseria rodeada de fango bien en las afueras de su sitiado Banes- Religiosos aquí han estado, nada más que, Emilio Aranguren del obispado católico de Holguín y otro cura más representando la autorizada mediación católica, y ahora usted. El otro día hasta el dependiente de la shopping se negó a venderme algunos víveres porque usted anda metida en esas cosas, me dijo. Claro, yo le respondí que las puertas de mi casa estaban abiertas para él si de todas maneras, a pesar de su postura revolucionaria, quedaba entre los próximos desempleados.

¿Cómo enjuiciar a Reina Luisa por el hecho de que haya tenido que levantar su propio altar de adoración en la sala de su casa para expresar así su infinita necesidad de protección divina? ¿Hemos ocupado los religiosos nuestro lugar? ¿Le hemos hecho real el Dios verdadero a quien decimos servir sin importar el costo del discipulado? Muchas de sus visitas a la iglesia católica del poblado han estado precedidas y⁄o sucedidas de golpizas. No tuve contactos con las comunidades evangélicas del poblado, pero la impresión que me llevé fue la de un total desinterés por esta acosada familia de las postrimerías de Banes.
Solidaridad Cristiana Mundial ha denunciado la violación de los derechos religiosos de Reina Luisa por el acoso a sus asistencias a la iglesia católica. Pero la sede de esta prestigiosa organización se encuentra en el lejano Londres del te de las cuatro. ¿Qué estamos esperando los cristianos cubanos del café, de aquí y ahora, para hacernos presente en el dolor y abandono que intenta imponerse a Reina Luisa y a su familia? ¿Qué intereses estamos protegiendo? ¿Qué permiso de construcción, de compra de carros u otras propiedades, de salida o de visas para visitantes extranjeros estamos resguardando y sopesando a los intereses del Reino? ¿Cuánto vale nuestro silencio?

Bien ha dicho Carlos Scott en El movimiento iberoamericano y las iglesias: reflexiones sobre nuestra misionología en www.ayudapastoral.com:

«Aparentemente el propósito de la Misión queda reducida en compartir la fe y llevar a otros al conocimiento de Cristo en cuanto a “Salvar almas”. Nada tiene que ver otros aspectos de la Misión en el campo social, político, educativo, económico, etc. El ser cristiano se entiende exclusivamente en categorías religiosas y cúlticas. Esto significa el conocimiento de prácticas, credos, observancia del Domingo, membresía, asistencia, la frecuencia de los cultos, el apoyo a la Iglesia, etc. Hemos tenido mucho éxito: “logramos retirar a los cristianos del mundo”. Con mas de 80.000.000 de creyentes en Iberoamérica parece que no pudimos permear la sociedad con los valores del Reino de Dios.

«Debemos afirmarnos en que tanto la evangelización como la acción social son componentes de la misión. La evangelización y la acción social no son componentes o partes separadas de la misión, sino más bien dimensiones de la misión única e indivisible de la Iglesia: La visión, la acción y la reflexión misionera de la iglesia deben fundamentarse en el evangelio que, cuando es comprendido en su integridad, se proclama en palabra y obra y se dirige a todo el ser Humano hasta lo ultimo de la tierra.

«Por lo tanto hablar de Misión es hablar de un mensaje integral de salvación que no conoce fronteras de ningún orden y que esta dirigido a todo ser humano y considera toda la realidad de la persona: lo físico, lo moral, lo espiritual, lo intelectual, lo social o lo político.

«Parte de nuestra tarea misionológica en este tiempo será investigar críticamente las presuposiciones, motivos, estructuras, métodos, pautas de cooperación y liderazgo que las iglesias han desarrollado en cumplimiento de este mandato.

«En la medida que maduremos como iglesia nos transformaremos en agente de cambio. Cuando tocamos las realidades e intereses de determinados sectores por presentar “Todo el Evangelio” nos enfrentaremos con el real “costo de ser discípulos”. Solo cuando nuestras creencias cambian realidades humanas comenzará una lucha de Poder contra Poder.

«La encarnación es el modelo para la misión de la Iglesia. En su encarnación, Jesús se identifico con la humanidad pecadora, se solidarizo con ella en sus aspiraciones, angustias y debilidades y la dignifico como criatura hecha a imagen de Dios. La Iglesia está llamada a encarar su misión al estilo de Jesús. »

Mi abrazo desde el fondo del alma, mi escucha atenta a la profundidad de sus dolores y quejas, primero por la pérdida de Orlando, y segundo por la horrible exclusión que pretende imponérseles utilizando hasta a los cocheros; mi oración intercesora en aquella misma sala donde no tuve ojos para ver sus ídolos, que sentí pequeños ante los nuestros, entre los cuales sobresale el MIEDO, ídolo que Reina Luisa hace mucho desterró de su pecho; el Nuevo Testamento y otras selecciones bíblicas que le compartí, mi insignificante ayuda económica de valor más simbólico que material; todo ello, fue solo una diminuta gota de agua en el desierto de nuestra desidia e irresponsabilidad, recibidos no obstante con profundo agradecimiento por estas vidas ultrajadas que esperan por ese pueblo adormilado que dice pertenecerle a Dios. Todavía estamos a tiempo para reaccionar, Reina Luisa sigue allí, esperando que Dios se haga presente a través de nosotros.

El camión hacinado