Archivo por meses: enero 2012

Estado de SATS

El  día sábado 24 de enero asistí al espacio “abierto” estado de SATS. Los temas giraron en torno a la cultura cubana  exiliada y conservada, la represión y la violencia por parte del estado a la libre expresión del arte nacional y su interrelación actual con la política, donde, se supone que termina una y comienza la otra, artistas residentes en el interior, muy patriotas, sin ser meramente políticos, pero calificados por el poder como opuestos a la política de gobierno hicieron preguntas a otros radicados en el exterior, supongo que también “patriotas”, todos que también supongo sienten amor por Cuba. No se puede delimitar, me dije.  Un pueblo que se ha hundido en la miseria espiritual, aun mas que en la económica, no puede establecer limites entre la política y el arte, las circunstancias exigen que el arte descubra y exprese ese dolor que se calla, la prisión que se sufre, la impotencia que hiere, la indignidad que muerde y la cobardía que nos destruye.
Durante la exposición escribí en un papelito un pedido, un elogio y admiración, para esconder mi vergüenza, y una aclaración con una pregunta al final. El pedido era un minuto de silencio por el exterminio de la violencia y en honor al patriota Wilmar Villar Mendoza recientemente asesinado por verdugos de  guantes blancos preparados por el poder; el elogio y admiración para los cuatro panelistas y el moderador por demostrar ser tan cubanos como las verdes palmeras, la aclaración era con respecto a donde creo que esta Cuba y la pregunta,¿ si ellos quisieran trabajar para Cuba desde el extranjero?. Después de mencionar el nombre de Wilmar, las palabras se fueron congestionando en la garganta, contorsionaron tanto la glotis que solo pude decir: Cuba esta aquí en el mismo lugar de siempre no hay que buscarla en el extranjero, quisiera saber si alguno de ustedes le gustaría trabajar para Cuba desde el extranjero?, las  demás palabras se hicieron inarticulables aprisionadas  por la sangre que intentaba estrangularme azuzada por los fuertes latidos del corazón. La primera en tratar de comunicarse esforzándose en responder fue la sensible, tierna y para mi admirable pero ingenua poetiza Lia Villar, sin subestimar su capacidad intelectual superior a la mía, pareció defender lo que nadie ataco, el exilio. Yo no niego, ni censuro el exilio, solo lo lamento y me duele que un cubano se haga ciudadano cubano en el extranjero, algo muy diferente a no amarlo o despreciarlo, pero al contrario de los que muchos piensan y la necesidad que prima de ayuda del extranjero, para acabar con este martirio de poder y la restauración de Cuba como nación; si no existiera el exilio, tampoco tuviésemos esa necesidad, porque la dictadura tampoco existiera, para ser sincero, su respuesta no lleno mi expectativa en activar mediante su voz el patriotismo por encima de toda concupiscencia. El segundo en conversar fue el joven  Gorki, también mas capacitado y valiente que yo y no tan ingenuo como la tierna Lia, él, no  ha sufrido solo los rigores de la censura, también el garrote del poder lo ha golpeado, el escritor y mi amigo Orlando Pardo Lazo no dijo nada, pero pude sentir su silencio, y por ultimo la intervención del Sexto fue muy acertada a pesar de su juventud y ser reciente aparición como pensador social, más por la necesidad de existencia como una condición humana, que por vocación , todas se podrán ver muy pronto en internet. Esto  me condujo a escribir sin muchas explicaciones el siguiente sentir.

En el extranjero, no busco a Cuba; la escondo
A Cuba se le descubre desde dentro, no desde fuera, me es contradictorio que un cubano valla fuera de Cuba a descubrir que tiene una ciudadanía y un derecho a ser cubano, Cuba no esta en el extranjero y aunque miles de cubanos deseen abandonarla, y otros miles hallan intentado llevarla en una maleta, dentro de la cabina de un avión o en una lancha, mi Cuba y tu Cuba cubano es demasiado grande para que quepa en algún lugar, amo ha todos los cubanos, aun ha esos esbirros, que con sus barbaridades la han destrozado, lo que si desprecio son sus barbaridades y me opongo a ellas, pero Cuba esta aquí, bella y vestida de novia como la descubrió Colon, la colonizo España y la esclavizo Fidel, antes del 59, pobre y rica, lucida y alegre, ahora llorosa y triste, sufrida y fragmentada, languideciendo, abandonada un poco por todos los cubanos, los que fueron ha buscarla al extranjero, le lanzan sobras entre canciones tristes, libros heroicos y retoricas patrióticas vestidas de cubania,  para que sobreviva, los de adentro, la hacemos sobrevivir contaminándola con nuestro corrupto he indigno comportamiento, aterrados por el látigo del poder, todos hemos confundido un poco nuestra real Cuba, que como patria nación o pueblo fue adsorbida por y para la egolatría de Fidel Castro y no por los E.U, haciendo de ella,   los de adentro y los de abajo, los de afuera y los de arriba esta escoria de nación, basura de patria y rastrojo de pueblo, os suplico a todos, volvamos a Cuba que es tan sensual y misericordiosa que nos espera con los brazos abiertos y una sonrisa en los labios, llorosa y sufrida, masacrada y mísera por la dictadura, pero  aun vestida de novia para todos sus novios cubanos.
Yo pensé  un día que podía dejarla atrás (perdonando esa paradoja de muchos con la afirmación de que alejarse no es abandonarla) y hasta me lo creí, solo que cuando llego el momento preciso, en el lugar exacto, no pude, con vida, separar el alma y el corazón del cuerpo
Nota personal, no se si mañana también sienta miedo, pero hoy pueden matarme por un pensamiento diferente y aunque lo intentara, confundiendo la prudencia con la cobardía para salvar la vida, no pudiera, por lo menos hoy, no soy un patriota, pero el bochorno de haber sido cobarde, me asegura, que ofrecer la vida aun es poco para limpiar mi honra.

Tun tun ¿quién es?… ¡cierra la muralla!

Foto: Orlando Luis Pardo.                                                                         Por: Jeovany Jimenez Vega.

Un chiste del repertorio popular coloca a Pepito, el niño travieso, saboreando unos caramelos sin ofrecer ante la mirada ansiosa de un amigo. Cuando los terminó, su amigo recrimina: ¡ehh… no me diste!, a lo que replica él impasible: ¡ahh… no me pediste!

Esta escena refleja en buena medida la dinámica ciudadano-gobierno preestablecida en Cuba. Aquí las instituciones políticas y de gobierno han seguido siempre una política de distanciamiento hacia cualquier opinión o iniciativa que pretenda ascender a través de “canales” diferentes a los oficialmente dispuestos; entiéndase Comités de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres Cubanas, los “sindicatos” nacionales subordinados a la Central de Trabajadores de Cuba y las organizaciones políticas, que siguen siendo solamente el Partido Comunista y la Unión de Jóvenes Comunistas sin olvidar, por supuesto, las asambleas de rendición de cuentas de los Órganos Locales del Poder Popular.

Pero sucede que toda opinión ahí vertida es automáticamente apartada si es demasiado incómoda, siendo tramitada hasta el nivel municipal sólo si está “permitida”. Una vez ahí se repite la gestión de censura, y pasa – aunque ya “prudentemente” edulcorada – al nivel provincial, y así se repite el ciclo hasta el nivel central. En resumen, que de las palabras salidas del trabajador, militante, ama de casa, estudiante o elector a las que llegan al final del camino, suele mediar la distancia que hay entre quien las pronuncia y los anillos de Saturno. Estos “criterios” suelen llegar adornados y condimentados con todas las especias de la paleta culinaria-imaginativa de una larga cadena de burócratas sólo interesados en conservar su status, y por lo mismo, temerosos a la reprimenda del poder en caso de un desliz.

Con este método de decantación, el Estado cubano evade su responsabilidad de darnos cuenta directa sobre las consecuencias de su mala – con frecuencia, pésima – gestión económica o social. Esta indisposición crónica para escuchar sinceramente al pueblo ha generado finalmente en el ciudadano común una mezcla letal de impotencia y apatía, de indolencia social e irresponsabilidad cívica, productos del convencimiento de que no vale la pena pedirle peras al olmo. Como desastrosa consecuencia todo se estanca, el dirigente engaña y el elector espera, el trabajador calla y el redactor censura; simulan todos cual si no pasara nada.

Todo esto implica una ausencia de mecanismos alternativos de los cuales pudiera valerse el ciudadano para defender sus aspiraciones y propuestas. Sin prensa que cuestione y denuncie una atrocidad; sin un poder judicial que juzgue y condene al intocable corrupto; sin un sindicato que evite el atropello de sus “afiliados”, muy poco espacio puede quedarle para aspirar a una sociedad civil mediante la cual ejercer algún tipo de presión cívica ante la irresponsabilidad de sus gobernantes. El individuo promedio de hoy – portador del más rudimentario sentido del civismo – ha llegado a un grado tal de indigencia moral que generalmente ni siquiera se cuestiona la realidad que lo circunda pues, como todo esquema totalitario que se precie de serlo, este terminó por aniquilar el sentido crítico de la mayoría inerte.

Pero por algún misterio de la naturaleza humana, en ningún pueblo, incluyéndonos, pueden habitar sólo sombras. Siempre habrá un pequeño sector depositario de la dignidad que le falta a aquellos, que no se encogerá de hombros ante la ignominia, que no se resignará simplemente a ver pisoteados sus derechos. Por supuesto que entre los cubanos de todas las tendencias políticas e ideológicas hay personas éticas, dispuestas a asumir riesgos, y el poder bien lo sabe. Por eso se cuida de extirpar cada germen de iniciativa digna, de truncar desde el momento de su eclosión cualquier semilla que sospeche portadora de un cambio potencial. Cuentan para ello con todo el tiempo y los recursos del país que pueden dilapidar a su antojo. Si mientras tanto los derechos civiles son masacrados, si la economía se arruina, si es un estercolero la moralidad de aquella parte del pueblo, eso no representa un problema para el poder, pues el asunto se reduce para él a mantenerlo todo bajo control, y para esto recurre a una represión omnímoda y enfermiza.

Por todo esto el diseño del sistema está concebido para no escuchar. La misión y fin último de todas y cada una de las estructuras oficiales – lejos de canalizar auténticamente ninguna aspiración del pueblo – es actuar como muro de contención para evitar que toda esa marea, con su enorme carga de indignación, anhelos truncados y frustraciones, se abalance y en su furia devaste los privilegios del poder.

Ya Pepito y su amigo se habrán convertido en hombres y de seguro habrán compartido más de un caramelo juntos. ¿Cómo saber si hoy están entre los dignos o los simuladores? ¿Estarán entre los que a pesar de todo creen que se puede tocar el sol y luchan por su ideal a contrapelo de la tormenta, o entre los que creen que los sueños sueños son y medran a la sombra de la mentira pues… para qué lanzarle piedras al sol? Para estos la estrella brilla demasiado alta, y después de todo es muy cierto que te puedes calcinar las manos en el intento.

La agenda de Dilma

Imagen tomada de http://somoslanoticia.com/

Imagen tomada de http://somoslanoticia.com/

“Prefiero un millón de voces críticas
antes que el silencio de las dictaduras.”
Dilma Rousseff

Elegir el momento para una visita presidencial puede ser una labor sumamente ingrata en este mundo tan impredecible y cambiante. Cuando la fecha de viaje de un jefe de estado queda colocada en su agenda, anunciada y conciliada con los anfitriones, por lo regular la vida se encarga de rodearla de imprevistos. Los palacios de gobierno no logran controlar el azar, ni tampoco prever esos acontecimientos sorpresivos que enrarecen el escenario del arribo de un dignatario. Dilma Rousseff bien que lo sabe. Su presencia en La Habana se coordinó durante semanas y fue precedida incluso por la del canciller Antonio de Aguiar Patriota. Todo parecía atado y bien atado: un cronograma rápido, eficiente, protocolar, enfocado en temas económicos, que terminaría al abordar su avión con destino a Haití. Pero algo se complicó.

Varios días antes de que la economista y política brasileña aterrizara en el Aeropuerto José Martí, un joven cubano murió después de una prolongada huelga de hambre. Los medios oficiales se lanzaron de lleno a presentarlo como un delincuente común, aunque había sido detenido en una marcha opositora por las calles de Contramaestre. El discurso del poder se radicalizó y la temperatura política alcanzó esos grados en lo que se manejan tan bien nuestros gobernantes. En ese contexto, la recién concluida Conferencia del PCC se convirtió más en un acto de reafirmación que de cambio, en una declaración de unidad en lugar de apertura. Muchos de los que aguardaban por el anuncio de transformaciones políticas de gran calado, se percataron de que el evento fue más bien la última oportunidad perdida por la generación en el poder. Un día después de su clausura, Raúl Castro -el secretario general del único partido permitido- recibió a Dilma Rousseff, la otrora guerrillera que hoy dirige un país con diversas fuerzas políticas y una prensa muy crítica.

La agenda cubana de Dilma incluye repasar las obras constructivas del puerto de Mariel y la posible concesión de un nuevo crédito bancario. Brasil es nuestro segundo socio comercial en Latinoamérica. pero no se trata sólo de una cuestión de recursos. En estos momentos al raulismo también le urge ser legitimado por otros presidentes de la región. Así que por estos días habrá sonrisas, manos estrechadas, compromisos de “amistad eterna” y fotos, muchas fotos. Los activistas cívicos –por su parte- intentarán un encuentro con la mujer que fue torturada y encarcelada durante un gobierno militar, aunque existen muy pocas posibilidades de que los reciba. Dilma Rousseff sí que conversará con Raúl Castro, estará muy cerca de él justo en esta delicada coyuntura en que el azar la ha colocado. Esperamos que no desaproveche la ocasión y sea consecuente con la algarabía democrática, en lugar de optar por el silencio cómplice ante una dictadura.

—–

Nota: Hasta el próximo viernes 3 de febrero no sabré si finalmente  las autoridades cubanas me permitirán viajar a la presentación del documental “Conexión Cuba-Honduras” en Jequié, Bahía.  Gracias de antemano a todos los que han hecho algo para que yo logre llegar a Brasil. Mi agradecimiento especial al senador Eduardo Suplicy, al realizador Dado Galvao, @xeniantunes y demás ciudadanos brasileños.

Conexão Cuba Honduras – trailer

Click here to view the embedded video.

Estado de SATS

El  día sábado 24 de enero asistí al espacio “abierto” estado de SATS. Los temas giraron en torno a la cultura cubana  exiliada y conservada, la represión y la violencia por parte del estado a la libre expresión del arte nacional y su interrelación actual con la política, donde, se supone que termina una y comienza la otra, artistas residentes en el interior, muy patriotas, sin ser meramente políticos, pero calificados por el poder como opuestos a la política de gobierno hicieron preguntas a otros radicados en el exterior, supongo que también “patriotas”, todos que también supongo sienten amor por Cuba. No se puede delimitar, me dije.  Un pueblo que se ha hundido en la miseria espiritual, aun mas que en la económica, no puede establecer limites entre la política y el arte, las circunstancias exigen que el arte descubra y exprese ese dolor que se calla, la prisión que se sufre, la impotencia que hiere, la indignidad que muerde y la cobardía que nos destruye.
Durante la exposición escribí en un papelito un pedido, un elogio y admiración, para esconder mi vergüenza, y una aclaración con una pregunta al final. El pedido era un minuto de silencio por el exterminio de la violencia y en honor al patriota Wilmar Villar Mendoza recientemente asesinado por verdugos de  guantes blancos preparados por el poder; el elogio y admiración para los cuatro panelistas y el moderador por demostrar ser tan cubanos como las verdes palmeras, la aclaración era con respecto a donde creo que esta Cuba y la pregunta,¿ si ellos quisieran trabajar para Cuba desde el extranjero?. Después de mencionar el nombre de Wilmar, las palabras se fueron congestionando en la garganta, contorsionaron tanto la glotis que solo pude decir: Cuba esta aquí en el mismo lugar de siempre no hay que buscarla en el extranjero, quisiera saber si alguno de ustedes le gustaría trabajar para Cuba desde el extranjero?, las  demás palabras se hicieron inarticulables aprisionadas  por la sangre que intentaba estrangularme azuzada por los fuertes latidos del corazón. La primera en tratar de comunicarse esforzándose en responder fue la sensible, tierna y para mi admirable pero ingenua poetiza Lia Villar, sin subestimar su capacidad intelectual superior a la mía, pareció defender lo que nadie ataco, el exilio. Yo no niego, ni censuro el exilio, solo lo lamento y me duele que un cubano se haga ciudadano cubano en el extranjero, algo muy diferente a no amarlo o despreciarlo, pero al contrario de los que muchos piensan y la necesidad que prima de ayuda del extranjero, para acabar con este martirio de poder y la restauración de Cuba como nación; si no existiera el exilio, tampoco tuviésemos esa necesidad, porque la dictadura tampoco existiera, para ser sincero, su respuesta no lleno mi expectativa en activar mediante su voz el patriotismo por encima de toda concupiscencia. El segundo en conversar fue el joven  Gorki, también mas capacitado y valiente que yo y no tan ingenuo como la tierna Lia, él, no  ha sufrido solo los rigores de la censura, también el garrote del poder lo ha golpeado, el escritor y mi amigo Orlando Pardo Lazo no dijo nada, pero pude sentir su silencio, y por ultimo la intervención del Sexto fue muy acertada a pesar de su juventud y ser reciente aparición como pensador social, más por la necesidad de existencia como una condición humana, que por vocación , todas se podrán ver muy pronto en internet. Esto  me condujo a escribir sin muchas explicaciones el siguiente sentir.

En el extranjero, no busco a Cuba; la escondo
A Cuba se le descubre desde dentro, no desde fuera, me es contradictorio que un cubano valla fuera de Cuba a descubrir que tiene una ciudadanía y un derecho a ser cubano, Cuba no esta en el extranjero y aunque miles de cubanos deseen abandonarla, y otros miles hallan intentado llevarla en una maleta, dentro de la cabina de un avión o en una lancha, mi Cuba y tu Cuba cubano es demasiado grande para que quepa en algún lugar, amo ha todos los cubanos, aun ha esos esbirros, que con sus barbaridades la han destrozado, lo que si desprecio son sus barbaridades y me opongo a ellas, pero Cuba esta aquí, bella y vestida de novia como la descubrió Colon, la colonizo España y la esclavizo Fidel, antes del 59, pobre y rica, lucida y alegre, ahora llorosa y triste, sufrida y fragmentada, languideciendo, abandonada un poco por todos los cubanos, los que fueron ha buscarla al extranjero, le lanzan sobras entre canciones tristes, libros heroicos y retoricas patrióticas vestidas de cubania,  para que sobreviva, los de adentro, la hacemos sobrevivir contaminándola con nuestro corrupto he indigno comportamiento, aterrados por el látigo del poder, todos hemos confundido un poco nuestra real Cuba, que como patria nación o pueblo fue adsorbida por y para la egolatría de Fidel Castro y no por los E.U, haciendo de ella,   los de adentro y los de abajo, los de afuera y los de arriba esta escoria de nación, basura de patria y rastrojo de pueblo, os suplico a todos, volvamos a Cuba que es tan sensual y misericordiosa que nos espera con los brazos abiertos y una sonrisa en los labios, llorosa y sufrida, masacrada y mísera por la dictadura, pero  aun vestida de novia para todos sus novios cubanos.
Yo pensé  un día que podía dejarla atrás (perdonando esa paradoja de muchos con la afirmación de que alejarse no es abandonarla) y hasta me lo creí, solo que cuando llego el momento preciso, en el lugar exacto, no pude, con vida, separar el alma y el corazón del cuerpo
Nota personal, no se si mañana también sienta miedo, pero hoy pueden matarme por un pensamiento diferente y aunque lo intentara, confundiendo la prudencia con la cobardía para salvar la vida, no pudiera, por lo menos hoy, no soy un patriota, pero el bochorno de haber sido cobarde, me asegura, que ofrecer la vida aun es poco para limpiar mi honra.

Con orgullo y dignidad ciudadana.

Manuel Aguirre Lavarrere
(Mackandal)

Los debates en torno al problema racial en Cuba jamás podrán ofrecer resultados concretos si antes no se activan los mecanismos que hacen prevalecer los valores auténticos del ser humano.
Estos valores tienen que partir de un desprendimiento consciente de la conducta intencional y racional que haga juego con la conciencia ciudadana, donde obligadamente entra en juego la voluntad política. Algo tan difícil en la Cuba actual que es casi imposible la solución de las prácticas racistas si solo parten de una conferencia partidista, ya a las puertas, donde se pretende, según los parlamentarios cubanos, poner en la guillotina el racismo heredado de otras épocas y mantenido hasta el presente.
Es una práctica que desfavorece a más de la mitad de la población cubana, al ser los negros y mestizos la mayoría de la población, aunque no sean pocos los que nieguen llevar el negro detrás de la oreja. Quien lo dude, que se someta a una prueba de ADN, para que vea el susto que va a llevar.
Los problemas raciales en Cuba han carecido siempre de voluntad política. Nunca fueron resueltos, ni en las guerras de independencia, ni al constituirse la República en 1902 ni con el triunfo del castrismo en 1959, donde más bien el negro y el mestizo son utilizados como tropa de choque siempre que sea conveniente al régimen, para dar la fantasmagórica visión de una igualdad ciudadana, que es falsa y tergiversadora.
Al racismo de los que desprecian al negro por creerse superiores o elegidos por el color blanco de la piel, hay que bajarles los humos con la verdad y la historia, y con un orgullo y dignidad ciudadana a prueba de bala. Sólo un movimiento cívico de negros, mestizos y blancos no racistas, dará un sentido razonable a la conquista de los objetivos, para favorecer el progreso y la autoestima encaminada a la autodeterminación política, sin bridas ni orejeras.
Una dignidad que exija, sin miedo ni miramiento alguno, el reconocimiento pleno de sus derechos, de todos sus derechos. Enfocada también y principalmente, contra ese complejo político represivo que se llama poder, y que a los negros y mestizos en Cuba los denigra como seres humanos.

Publicado por APLP, 19 de enero de 2012

Foro Cubanacan Press 2012-01-31 11:27:08

Santa Clara 28 de enero del 2012.

A su Santidad Benedicto XVI.

Quienes suscribimos este documento miembros del Foro Anti Totalitario Unido “Juan Wilfredo Soto García” (FANTU), usando la sede diplomática de la Nunciatura Apostólica ante el gobierno de la República de Cuba, queremos hacer llegar nuestros temores por la integridad física y psíquica de 2 de nuestros integrantes.

Llamar la atención de su Santidad sobre la suerte de la prisionera política Yasmín Conyedo Riverón y su esposo el también reo político Yusmani Rafael Álvarez Esmori. Ellos están encarcelados, desde el pasado 8 de enero del año en curso, de modo injusto. Producto de una agresión sufrida tras padecer un Acto de Repudio, en horas de la mañana, frente a su domicilio, organizado por la Seguridad del Estado y paramilitares. Siendo agredidos por la Instructora Política del Partido Comunista de Cuba (PCC) Nereida Ganuza Santos, junto a su hija residente en los Estados Unidos de América Oslaydy Machado Ganuza.

Este acto de agresión brutal contra ciudadanos pacíficos se produjo en Santa Clara, en el momento en que Yasmín Conyedo se disponía a entrar en su residencia, tras varias horas de arresto, pues no se le permitió concurrir a la iglesia católica “La Divina Pastora” junto a otras mujeres, debido a que ella es la representante en Villa Clara del Movimiento Damas de Blanco “Laura Pollán”.

En los videos se observa claramente, que los oficiales de la represiva se encontraban frente a su casa y pudieron haber impedido las agresiones. Esto unido a otros acontecimientos de igual naturaleza, que están sucediendo en el país, pudieran llevar la situación política de Cuba hacia una Guerra Civil, por lo que tememos una ola de actos violentos contra la ciudadanía y opositores pacíficos, con consecuencias sangrientas, letales e imprevisibles. Como está ocurriendo desde hace menos de 2 años, con disidentes no violentos como Orlando Zapata Tamayo, Juan Wilfredo Soto García, Laura Inés Pollán Toledo y recientemente con Wilman Villar Mendoza.

Entendemos que la vida de Yasmín y Yusmani peligran. Señalamos además que cualquier daño a su integridad será responsabilidad del gobierno cubano, al que se subordina la Seguridad del Estado, específicamente los oficiales del Departamento de Enfrentamiento a la Actividad Subversiva Enemiga de Villa Clara, quienes fueron los patrocinadores de los hechos.

Existe además, la amenaza que se pueda manipular la libertad de ambos, al decretárseles el 15 de enero, Prisión Provisional y ser trasladados en el caso de Yasmín Conyedo Riverón a la Prisión Provincial de Mujeres de Villa Clara “Guamajal” y Yusmani Rafael Álvarez Esmori para la cárcel “La Pendiente”. A ninguno se les ha concedido libertad bajo fianza, a pesar de ambos no constar con antecedentes penales.

Lo que pudiera comprometer sus vidas, debido a la posibilidad que el gobierno ejecute acciones violentas y de provocación contra la vida de ambos, utilizando para ello criminales comunes, con quienes conviven y estos pudieran agredirlos para complicar su situación legal dentro del penal y lograr de esa forma encausarlos por un delito común y asegurarles largas condenas.

Aprovechamos la ocasión de su próxima visita a Cuba, para solicitare su intervención humanitaria en este caso como una de las máximas autoridades religiosas del mundo.

Le reiteramos el testimonio de nuestras más altas consideraciones.

Licenciado Guillermo Fariñas Hernández Profesora Licet Zamora Carrandi

Premio Sájarov a la Libertad de Pensamiento 2010 Portavoz de los encarcelados

Portavoz del FANTU

Licenciado Rafael Pérez González Licenciado Ramón Jiménez Arencibia

Moderador del FANTU Moderador del FANTU

Ideología, luego no ser

Detesto las ideas. Aspiro al conocimiento puro de la realidad y de mí, pero debo postergarlo. Leo para borrar, para encontrar en el olvido. O en el recuerdo, que es lo mismo. Me espanto de verme en la calle rodeada de personas que me producen un cansancio tremendo y me gusta quedarme en mi casa. Sin embargo debo salir, llevar a mi hija a la escuela, remediar la confusión que puede causarle que mamá piense que los héroes no son héroes. Que las vocales no son rojas ni las consonantes azules. Lástima que no tenga a mano aquel libro de Rimbaud… que tampoco me regala el verdadero color de las vocales sino la música, el ritmo de la belleza convertida en un acorde. Hoy mi hija me ha recortado un montón de joyería de papel, un collar, aretes, sortijas. Después de ver el documental con el testimonio de la viuda de Villar he sentido deseos de parar, encerrarme con mi hija en mi arca, hasta que pase el diluvio que no para hace 53 años y donde se han perdido plantas, animales, personas. Yo no sé si tengo un arca. Lo peor, después de la muerte de tantas personas consideradas parias por los brahmanes del comunismo, es el hecho de que la mayoría de los cubanos en la Isla es indolente ante el sufrimiento de los opositores. Repiten fragmentos del discurso diluviano no porque estén, ni siquiera convencidos, sino porque han llegado a olvidarse del miedo buscando alternativas para subsistir y hacerse la idea de que viven al estilo más contemporáneo. Así, si le preguntas a un D.J que anima una discoteca te dirá que lo suyo no es la política, que se puede vivir. David Torrens, a quien no conozco, pero buscando trabajo intercambié palabras con su atorado representante, dirá que lo de ellos es el arte. Mi amiga Taisuki que cada día se me pierde más en mis simpatías, me ha dicho que lo de ella es la cerveza y la ropa barata que ella valora como si fuera de la revista Vogue. El bodeguero me ha dicho que él nació con “esto” y que no puede hacer nada, “hay que vivir”. Cuba tendrá como dicen algunos, capital humano, pero es difícil encontrar gente que persista en el esfuerzo de discernir el bien y el mal. Detesto la prédica sobre la virtud, que ya vimos adonde conduce San Ignacio de Loyola por efecto mariposa, el pobre, qué trampa. Yo prefiero el olvido. O simplemente que el temor de Dios es el principio de la sabiduría, insisto en que la responsabilidad es inseparable de la libertad. No hay fin en hacer mucha ideología, tengo deseos de que el mar arrase con la ideología. En un cerebro donde habita una sola doctrina, una ideología que no puede pasar el test del olvido, formatearse de veras, hay vastas extensiones, que por ausencia de circulación sanguínea, están muertas. El poder de los espejos: pero hay que probar qué imágenes reflejan el rostro de nuestra humanidad y cuáles no, cuáles imágenes convocan la asombrosa compañía, y cuáles la ahuyentan y nos dejan solos. A Teresa de Ávila la experiencia de subir la escala de Jacob, es un símbolo, la dejó boba. ¿Qué haría Teresa de Ávila si se despierta en Cuba? La bobería del conocimiento infuso ¿la haría desistir de la compasión de mi Virgen ante los pisoteados? El suelo que pisamos ¿puede ser plantado con el vacío del amor? No con el vacío pero sí con su imagen, sin decir demasiado la palabra amor, amor tiene que ser un vacío en el discurso, las poderosas trompetas del Templo de Jerusalén. El reino de la imagen. Esta es mi arca. Si todavía puedo intentar, sin culpa, ser feliz mañana, no es porque sea menos amarga la “batalla de ideas” que habiendo formado al “hombre nuevo” léase policía político, esquizofrenia paranoide inducida desde la Tribuna, allá en Oriente, mató a Villar. Si puedo ser feliz mañana es por la perseverancia de la vida, porque ni siquiera el Estado totalitario tiene poder sobre los sueños, pero hay que sacar a Teresa de su bobería, para que la lagartija no le pegué tan fuerte en el caldero, que renuncie a la felicidad de la tierra, de la lluvia, de las joyas de papel, y poder disfrutar de todo eso sin amenazas. ¿Hay que renunciar a hacer leyes en el mundo que garanticen que el derecho a la vida no excluya el derecho a la libertad? Lezama tiene un texto lindo que se titula El no rechazar Teresiano. Si todo ese esfuerzo fuera imposible para nosotros, queda la esperanza de la conciencia del bien y del mal. No se condena a un hombre haciendo trampa, no se le deja morir de hambre, no se le separa de su familia, no se le tortura, no se le deja pasar frío, nunca, pero mucho menos por declararse en contra de un gobierno que lo condena a la miseria, al temor, a no ser.

Solo Son Delincuentes Comunes, Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, 27 de enero del 2012, (FCP). El premeditado y alevoso asesinato del opositor no violento Wilman Villar Mendoza en la oriental y siempre rebelde provincia de Santiago de Cuba, ha traído la mayoritaria condena internacional, aunque en menor cuantía nacional de este crimen. Casi todo el mundo civilizado y democrático envió una señal de alarma ante esta muerte prevenible.

La abusada por las autoridades castristas oposición pacífica cubana se enfrenta nuevamente a un mártir más en la escalada mortífera, de aquellos que no desean dialogar como iguales con su descontenta ciudadanía. Estos gobernantes empalagados por las dulces mieles del poder político, hace tiempo olvidaron, que ellos un día juraron ser Servidores Públicos.

Este héroe de la sufrida Patria se une para desvergüenza de la dictadura con más de 53 años en el poder, a los ya y recientes inmolados Orlando Zapata Tamayo, Juan Wilfredo Soto García, Laura Inés Pollán Toledo. Todos resultaron privados pérfidamente de sus vidas por predicar con sus conductas civilistas y desestabilizar con sus ideas al castro-raulismo.

En la Nota Informativa publicada por el oficialista periódico Granma, el sábado 21 de enero del 2012, se afirma: “Villar Mendoza residía en el municipio de Contramaestre, provincia de Santiago de Cuba y cumplía sanción de privación de libertad desde el 25 de noviembre del año 2011, por los delitos de Desacato, Atentado y Resistencia”.

Y continúa el Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba: “El hecho por el que fue sancionado se produjo durante un escándalo público en el que agredió y provocó lesiones en el rostro a su esposa, ante lo que su suegra solicitó la intervención de las autoridades y al acudir la PNR se resistió y los agredió”.

Se le olvidó agregar a quien redactó la nota de marras, que su esposa y ahora viuda es miembro del Movimiento Damas de Blanco “Laura Pollán” y que esta ha sido amenazada, arrestada y golpeada en múltiples ocasiones por acudir a rezar al Santuario del Cobre con sistematicidad. Y que ellos como matrimonio compartían sus ideales prodemocráticos.

Tampoco el escrito no dice por ningún lado, que la mencionada suegra está casada con un suboficial de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) adscripta al Ministerio del Interior. Quien en contubernio con los agentes de la Seguridad del Estado orientaban a esta arpía a acusar periódicamente al cónyuge de su consanguínea, para así desprestigiarlo a nivel social.

Para resaltar su contumaz falta de credibilidad, este medio de prensa totalitaria aseguró inescrupulosa: “Sus familiares más allegados estuvieron al tanto de todos los procedimientos que se emplearon en su atención médica, además de reconocer el esfuerzo del equipo de especialistas que lo atendió”.

Existe una contradicción clara entre lo que se asevera por parte de los periodistas del fidelismo y la lógica actitud ante una situación de este tipo, pues nadie se atrevió a responsabilizarse con el documento. Esta incompatibilidad se puede observar claramente, cuando el gobierno no se ha atrevido a mostrar las declaraciones de la enlutada del disidente masacrado.

Cual el clímax del cinismo garantizan: “… desde hace varios días agencias de prensa extranjeras, en particular de Miami, vienen promoviendo una intensa campaña internacional difamatoria, en contubernio con elementos contrarrevolucionarios internos, que presentan a Villar Mendoza como un supuesto “disidente” que falleció tras realizar una huelga de hambre en prisión”.

O sea, los castristas en este caso no son capaces ni de reverenciar este ejemplo de sacrificio y desinterés de Wilman Villar Mendoza, quien tuviera razón o no, quien sí fue capaz de entregar su vida sin pensarlo dos veces, para hacer triunfar sus ideas prolibertarias. La abnegación ante los ideales del adversario político debe ser respetada hasta por los contrarios ideológicos.

Muy mal anda la moral de los seguidores del actual régimen cubano, al acudir a la burda mentira ante la decisión de inmolarse por sus pensamientos, de esos gigantes espirituales que se enfrentan al Aparato de Control Social. Un axioma matemático del fidelismo en el poder asegura: “Nuestros adversarios son todos y hayan sido antes lo que sea… solo son delincuentes comunes”.

 

Solo Son Delincuentes Comunes, Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, 27 de enero del 2012, (FCP). El premeditado y alevoso asesinato del opositor no violento Wilman Villar Mendoza en la oriental y siempre rebelde provincia de Santiago de Cuba, ha traído la mayoritaria condena internacional, aunque en menor cuantía nacional de este crimen. Casi todo el mundo civilizado y democrático envió una señal de alarma ante esta muerte prevenible.

La abusada por las autoridades castristas oposición pacífica cubana se enfrenta nuevamente a un mártir más en la escalada mortífera, de aquellos que no desean dialogar como iguales con su descontenta ciudadanía. Estos gobernantes empalagados por las dulces mieles del poder político, hace tiempo olvidaron, que ellos un día juraron ser Servidores Públicos.

Este héroe de la sufrida Patria se une para desvergüenza de la dictadura con más de 53 años en el poder, a los ya y recientes inmolados Orlando Zapata Tamayo, Juan Wilfredo Soto García, Laura Inés Pollán Toledo. Todos resultaron privados pérfidamente de sus vidas por predicar con sus conductas civilistas y desestabilizar con sus ideas al castro-raulismo.

En la Nota Informativa publicada por el oficialista periódico Granma, el sábado 21 de enero del 2012, se afirma: “Villar Mendoza residía en el municipio de Contramaestre, provincia de Santiago de Cuba y cumplía sanción de privación de libertad desde el 25 de noviembre del año 2011, por los delitos de Desacato, Atentado y Resistencia”.

Y continúa el Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba: “El hecho por el que fue sancionado se produjo durante un escándalo público en el que agredió y provocó lesiones en el rostro a su esposa, ante lo que su suegra solicitó la intervención de las autoridades y al acudir la PNR se resistió y los agredió”.

Se le olvidó agregar a quien redactó la nota de marras, que su esposa y ahora viuda es miembro del Movimiento Damas de Blanco “Laura Pollán” y que esta ha sido amenazada, arrestada y golpeada en múltiples ocasiones por acudir a rezar al Santuario del Cobre con sistematicidad. Y que ellos como matrimonio compartían sus ideales prodemocráticos.

Tampoco el escrito no dice por ningún lado, que la mencionada suegra está casada con un suboficial de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) adscripta al Ministerio del Interior. Quien en contubernio con los agentes de la Seguridad del Estado orientaban a esta arpía a acusar periódicamente al cónyuge de su consanguínea, para así desprestigiarlo a nivel social.

Para resaltar su contumaz falta de credibilidad, este medio de prensa totalitaria aseguró inescrupulosa: “Sus familiares más allegados estuvieron al tanto de todos los procedimientos que se emplearon en su atención médica, además de reconocer el esfuerzo del equipo de especialistas que lo atendió”.

Existe una contradicción clara entre lo que se asevera por parte de los periodistas del fidelismo y la lógica actitud ante una situación de este tipo, pues nadie se atrevió a responsabilizarse con el documento. Esta incompatibilidad se puede observar claramente, cuando el gobierno no se ha atrevido a mostrar las declaraciones de la enlutada del disidente masacrado.

Cual el clímax del cinismo garantizan: “… desde hace varios días agencias de prensa extranjeras, en particular de Miami, vienen promoviendo una intensa campaña internacional difamatoria, en contubernio con elementos contrarrevolucionarios internos, que presentan a Villar Mendoza como un supuesto “disidente” que falleció tras realizar una huelga de hambre en prisión”.

O sea, los castristas en este caso no son capaces ni de reverenciar este ejemplo de sacrificio y desinterés de Wilman Villar Mendoza, quien tuviera razón o no, quien sí fue capaz de entregar su vida sin pensarlo dos veces, para hacer triunfar sus ideas prolibertarias. La abnegación ante los ideales del adversario político debe ser respetada hasta por los contrarios ideológicos.

Muy mal anda la moral de los seguidores del actual régimen cubano, al acudir a la burda mentira ante la decisión de inmolarse por sus pensamientos, de esos gigantes espirituales que se enfrentan al Aparato de Control Social. Un axioma matemático del fidelismo en el poder asegura: “Nuestros adversarios son todos y hayan sido antes lo que sea… solo son delincuentes comunes”.