Archivo por meses: febrero 2012

Noviolencia en Cuba: ¿un caso particular?


Recientemente discutí con unos amigos sobre los métodos utilizados por los movimientos de oposición en el mundo que fueron exitosos porque derribaron a regímenes autoritarios. Se habla del pueblo serbio que derrocó a Milosevic, los sudafricanos que obligaron al gobierno segregacionista a sentarse junto a Mandela o los chilenos que con el NO hicieron tambalearse a Pinochet. A la luz de más de veinte años vemos aquello como algo mítico, místico, mágico. Por ser un soñador me atacan afirmando que no somos iguales y les respondo con una pregunta igual de difícil: ¿Y en qué no somos iguales? ¿Acaso no nos parecemos?
Por los testimonios ofrecidos por los líderes del movimiento juvenil serbio (Otpor) y el pueblo en general, sabemos que la gente de Los Balcanes no les tenía menos miedo al General Tito y a Milosevic que por acá a los hermanos Castro. Hasta donde sé el mundo democrático ignoró por décadas las atrocidades del régimen del Aparthed a los prisioneros políticos soviéticos y los asesinatos en Rumania… igual que pasó con Cuba hasta hace muy poco.

Un humilde zapatero de Cracovia se negaba a colaborar con el movimiento Solidaridad por miedo a perder su fuente de ingreses, por eso era incapaz de abandonar su vida en la mentira”. Según V. Havel La Seguritate en Bucarest. Paralizaba a las personas con solo enseñarles un carné. ‘Tres carabineros’ cerraban una calle en Santiago y a cualquier chileno se le helaba el cuerpo de terror. Sin embargo  un día  todos dijeron Basta!  y terminaron  los abusos. Que sepamos, el mayor de los horrores sólo duró setenta y tres años. Entonces, por  qué no nos parecernos?
En Cuba pasea de mano en mano un documento confeccionado y traducido por Omar López  Montenegro, es un extracto titulado “10 pasos fáciles de la Noviolencia” y que fueran exitosamente desarrollados por  Olpor. Quiero dejar encendido el candelero en el foro  de esta bitácora y me gustaría empezar. Intencionalmente por el paso No. 7  que sugiere  “Inducir la deserción en las fuerzas de Seguridad”. Tanto el régimen cubano como los escépticos de la no- violencia aluden a la fidelidad  de las tropas cubanas a la dictadura, de su sujeción a las plebendas que una ofrece a la otra y el carácter de plaza sitiada que el gobierno de La Habana ha vendido a sus  sostenedores por más de cincuenta años.

A unos y otros en la discusión de hace una semana en Santiago de Cuba les recuerdo esto:

a) Ni en los gobiernos dictatoriales de Gerardo Machado ni Fulgencio Batista hubo una cárcel en cada provincia para militares indisciplinados, corruptos y desertores como existen hoy en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

b) En cincuenta y ocho años de República, incluyendo crímenes y excesos, jamás hizo falta unidades de Prevención para retener y capturar a soldados fugitivos, como ocurre ahora mismo con los reclutas de dieciséis años que apenas acaban de abandonar la adolescencia e ingresan al Servicio Militar General (obligatorio) ¿Alguien tiene la cifra exacta de los soldados y reservistas cubanos que en las guerras castristas en el África desertaron, deambularon por esos países y luego fueron a dar a los EE. UU o Europa?
Muchos se preguntan si en verdad los militares cubanos emplearán los tanques contra la población civil. Esos policías que hoy  vuelven el rostro para no ser fotografiados por los propios ciudadanos, ¿qué esconden? ¿qué temen? qué mensaje indirecto nos envían?

La planta, nuestra planta

base_grupo_electrogeno

Llegó en marzo de 2006, a pocos días de que abril lanzara sobre nosotros sus chaparrones frenéticos. Vino en un camión, impecablemente nueva, relucientemente útil. Era nuestra planta eléctrica, nuestro propio grupo electrógeno, que haría funcionar el ascensor y la luz de los pasillos cuando el apagón ensombreciera la zona. Estábamos salvados. La Revolución Energética nos beneficiaba con aquel aparato que tenía la forma de una locomotora detenida. Para reforzar el parecido ferroviario, su imponente estructura culminaba en una chimenea de la que nunca veríamos salir ni una sola voluta de humo.

Aquel primero de mayo, Fidel Castro informó en la Plaza que ya todos los edificios altos de la zona tenían su propia manera de autoabastecerse de electricidad. Sin embargo, todavía “nuestra planta” no había producido ni un solo watt, no había ronroneado ni una sola vez. En el tiempo transcurrido entre la llegada de aquel objeto y su anuncio público, se crearon tres puestos laborales para custodiarlo y recargarlo de combustible. Los empleados se dispusieron en turnos rotativos, aunque en un primer momento no tenían otro contenido de trabajo que observar nuestra hermosa “máquina de luz”. Se hicieron varios intentos de encenderla, pero no funcionaba bien. Quizás no habíamos sabido instalarla, quizás necesitaba más petróleo, quizás…

Se la llevaron a las pocas semanas de haber sido un número más en aquel discurso del Máximo Líder. La base de concreto que los vecinos construyeron para colocarla se quedó como un banco para sentarse los niños. Los tres empleados que la cuidaban disfrutaron unos meses más de su sueldo sin trabajo, hasta que las plazas fueron cerradas. La planta eléctrica -según explicó el camionero que vino a buscarla- se reubicó en una escuela para estudiantes latinoamericanos. No sin antes prometernos que la verdaderamente nuestra -más grande y con mayor capacidad- llegaría en pocos días.

Ya han pasado seis años. La gente habla de aquel grupo electrógeno como quien menciona un espectro encantado que se hubiera cruzado en su camino. Otros, lo más divertidos, bromean y gritan de balcón a balcón: “Oye… yo creo que ahora sí viene por ahí la planta, nuestra planta”.

El movimiento de los indignados: una ficción para los cubanos en la Isla

Me ha llamado la atención el movimiento de Indignados que toman plazas por el mundo, al estilo del viejo oeste, sin entrar a valorar si tienen o no razones para hacerlo, porque no tengo los pormenores de la situación que los lleva a tal acción. (Cuando tales protestas ocurran en Cuba, entonces podré dar los detalles de esos actos).
Lo que me resulta curioso es cómo se puede acampar, montar una carpa y decidir “aquí me quedo”. Para los cubanos eso sería ciencia ficción. Sin ser politólogo ni sociólogo, apenas un escribano que expresa su sentir, aplaudo cualquier movimiento social que apele a la libertad de protestar y manifestar sus desacuerdos.
Aquí sabemos que las Damas de Blanco apenas asoman por cualquier parte del país, solo de pasada, en una caminata silenciosa, al instante una horda de facinerosos, mercenarios abusadores pagados por el gobierno, las golpean y arrastran en plena calle y se las llevan detenidas, a ellas, que las únicas armas que poseen son su coraje para defenderse y un gladiolo para despertar los buenos sentimientos.
En Estados Unidos los Indignados levantan carteles que aseguran que son el 99 % de la población. Entonces me surge la duda: ¿dónde se encuentra el otro porcentaje de votantes, por ínfimo que sea, que acudió a las urnas para elegir a su actual Presidente, o ese otro porcentaje que las encuestas dicen que apoyan la gestión de Barak Obama.
Luego, mis dudas continuaron aumentando. ¿Cómo se compraron todas aquellas casas de campaña con su disminuida economía?
Si pasan las veinticuatro horas pululando entre las carpas, ¿de dónde consiguen los alimentos?, ¿cómo sobreviven sin comer o beber, si se supone que son el estrato más empobrecido de la sociedad? Hasta que vi, a través de imágenes, que comenzaron a cocinar en inmensas cacerolas, entonces desapareció mi preocupación de que fueran a morir de hambruna. Pero luego surgió otra pregunta ¿quién, por meses, paga esa alimentación? ¿Cómo pueden imprimir toda la propaganda que reparten y pegan por las calles? ¿Quién contrata a los diseñadores, fotógrafos, costea el papel, la impresión, el transporte de la distribución, la pegatina para las paredes?
Por último ahora hacen un diario de cuatro páginas con artículos de opinión, editoriales, e informaciones sobre el movimiento de ocupación, donde exponen sus reclamos que luego distribuyen, gratuitamente, asegurando que servirá para llevar sus demandas de políticas favorables por todos los rincones del país. ¿De dónde sacarán esa economía para mover toda una campaña por los estados de la unión?
Por si fuera poco, de manera simultánea, en todas las ciudades con puertos de la costa oeste (ya decía que me recordaba las viejas películas de Hollywood), los indignados bloquearon en protesta por la codicia corporativa. Y tienen un plan mucho mayor, que es ocupar las terminales desde Alaska hasta San Diego, luego se ampliará hasta Vancouver en Canadá.
Cuando veo todo el poder que manejan ellos mismos me parece como si fueran una gran corporación. No puedo dejar de pensar que alguien con dinero está detrás manipulando a esos necesitados. Alguien, que no son los residentes y dueños de negocios de los lugares donde se instalan y que presionan a los Gobiernos a que cumpla con las garantías ciudadanas, saca beneficios de todo esto.
En Londres han sido tan consecuentes que, después de varios meses acampados en pleno centro de la ciudad, las autoridades han apelado a instancias jurídicas para que valoren si los responsables de esos actos tienen derecho a permanecer allí o si deberán irse. Supongo, en caso de no acatar el veredicto, que más probable es que los expulsarán a la fuerza. Entonces ahí es donde la televisión cubana propaga las imágenes incriminando a los gobiernos de imponer el orden por la fuerza. Además, el Gobierno londinense ha aceptado que líderes de otros países arenguen ante la masa, exhortándolos a permanecer en aquel lugar “por ser descendientes directos del hindú Mahatma Gandhi, el estadounidense Martin Luther King o el sudafricano Nelson Mandela.
En Cuba los “indignados” duran el tiempo que se tarda en avisarle a un patrullero para que llegue a la escena: pocos minutos. Ese es el tiempo de protesta que promedia un disidente en Cuba. Después, son procesados “jurídicamente” por “desordenes públicos”, o por estar “aliados a los enemigos de la “revolución”, “atentar contra la soberanía del suelo patrio”, y disímiles causas que no aparecen ni en código penal que ellos han inventado a su conveniencia para lograr mantenerse en el poder el mayor tiempo posible.
Lo insoportable es ver el cinismo con que el régimen critica que otros Gobiernos desalojen a sus indignados. Mi pregunta sería si están preparando sicológicamente a la población para cuando nos toque a nosotros protestar y nos desaparezcan, como por arte de magia, y nos dejen olvidados en algún calabozo de sus oscuras celdas, justificándose de que en todas partes sucede lo mismo, por lo tanto, los hermanos castro no harán menos.
Imagino el destino como un libro que alguien ya escribió, donde nosotros somos meros personajes. Cuando llegue la escena de la protesta, estaré en la primera línea del primer párrafo. No soy de los que arengan y empujan, de los que escriben a costa de la sangre de otros y obtienen beneficios por ello, pues, ante todo, me gusta escribir desde mi propio dolor.
Ángel Santiesteban-Prats.

¡Hasta el último pelo!

Si, así mismo es como me tienen y supongo que a muchos más, la campaña contra el dichoso Aedes Aegipti. Cualquier día, a cualquier hora tocan timbre insistentemente para ver si hay alguien en casa. Afortunadamente vivo en altos.

Es prácticamente obligatorio abrir las puertas de tu casa a desconocidos, que la mayoría de las veces no visten con el característico uniforme gris de Salud Pública, y que quizá sea una sola vez la que los veas. Vienen sin previa cita o aviso e irrumpen en las viviendas con sus enormes y anticuados aparatos de quemar petróleo, con orientaciones concretas de cerrar puertas y ventanas, para echar un humo tóxico e insoportable, que por no dejar sola tu casa con un desconocido, debes también respirar, al igual que ellos, que tampoco están protegidos con máscaras. Te dicen que debes abandonar tu casa durante una hora, para que el humo de la fumigación haga efecto.

A todo esto, además de los inconvenientes ya citados, debes agregar que el petróleo utilizado chorrea paredes, muebles y suelos, y muchas personas mayores de edad, se han resbalado y accidentado debido e ello. Hay a quienes les han quemado algún que otro mueble, con la llamarada que echa por detrás el susodicho aparato. Nunca hay a quien reclamar por los daños, así como por algún que otro hurto al descuido, que en ocasiones se ha producido.

Llevamos más de treinta años con la campaña de fumigación. Yo me pregunto: ¿si esto fuera efectivo, no debería ya haberse exterminado al impertinente mosquito? ¡Por menos que esto protestan los ecologistas en cualquier parte del mundo! Aún así, continuamente se siguen reportando casos de dengue en los policlínicos de casi todas las barriadas.

La televisión, en su constante campaña, sigue inculpando a la población de la existencia de diferentes focos de la epidemia. Los anuncios solo muestran la cara doméstica del problema, recomendando: aplastar las cáscaras de huevos, perforar las latas de refrescos y cerveza, tapar los tanques de agua, etcétera. Jamás responsabilizan al Estado por los salideros en las calles, la ineficiente recogida de basura, la acumulación de aguas albañales en los baches y la falta de higiene ambiental generalizada.

Después de todo esto y más, ¿cree usted que es justo que vengan a molestarle en cualquier momento, irrumpiendo en su espacio privado, para llenarle de humo su casa?

Seguimos haciendo lo mismo de siempre, una y otra vez, y encima nos preguntamos por que no mejoran las cosas. Si esto no fuera tan ridículo, hasta resultaría divertido Cita sacada del libro Who moved my cheese? de Spencer Johanson

Tribunal Supremo pronostica aumento de competencia de los Tribunales Municipales

Yaremis Flores.

El Tribunal Supremo Popular prevé aumento de competencia de los Tribunales Municipales para este año 2012. La reforma se pronosticó en el marco de reuniones con sus jueces profesionales e implica la incorporación de delitos de tres a ocho años, al conocimiento de las instancias municipales.

Según la legislación vigente los Tribunales Municipales son competentes para conocer hechos sancionables con privación de libertad de hasta tres años. Con la nueva modificación podrán castigar al vendedor de carne de res y al portador de un arma de fuego, entre otros.

La mencionada transformación pretende aliviar el cúmulo de trabajo del Tribunal Provincial, sin embargo requiere de cambios esenciales. Algunos de ellos facilitar un elevado nivel de superación y adecuada protección a los jueces.

Al respecto una jueza profesional de un tribunal municipal de la Capital, afirmó “Temo por mi seguridad. Las sanciones son más severas y a diferencia de trabajadores del Tribunal Supremo, nosotros no tenemos siquiera transporte obrero. Incluso he coincidido con acusados y sus familiares en el transporte público, tras celebrarles el juicio”.

Es alarmante el descuidado a las condiciones de vida de jueces. Lo cual influye en la desmotivación y en el peor de los casos, al incremento de actos de corrupción e impunidad. La única estimulación recibida por trabajadores de tribunales es un bono de sesenta pesos moneda nacional, para comprar ropa y calzado en una tienda con precios poco favorecedores. Tras un proceso de selección riguroso, pues impide gozar del premio a quienes soliciten certificados médicos, licencia sin sueldo o trabajadoras bajo licencia por maternidad, aún y cuando se exige el buen vestir a los trabajadores judiciales.

El 27 de diciembre pasado en conmemoración al Día de los Tribunales – 23 de diciembre- se efectuó una actividad en un Circulo Social, ubicado en la capital. Sin embargo el presupuesto del Tribunal Supremo, no se destinó siquiera a sufragar los gastos de consumo de los agasajados, quienes pagaron su aperitivo, al mismo precio que se oferta al público.

No obstante, Rubén Remigio Ferro, presidente de la máxima instancia judicial, dijo al cierre de año, en su informe de rendición de cuentas a la Asamblea Nacional que “Se han concretado notables pasos de avance en el mejoramiento de las condiciones de trabajo y la atención a las necesidades de los jueces y demás trabajadores del sistema”.

Filed under: Mi Isla

La piedra y la flor

Tengo una piedra en la mano izquierda

Tengo una rosa en la mano derecha

Aprieto la mano donde esta la piedra, es dura y fría

Aprieto la mano donde esta la rosa, esta suave y es bella

Cruzan los días sobre mis dos manos,

Aprieto la mano donde esta la piedra, sigue dura ya no esta fría,

Aprieto la mano donde esta la rosa, sigue suave ya no esta bella

Cruzan los días sobre mis dos manos

En la izquierda la piedra sigue, dura y fea, la siento

En la mano derecha ya no esta la rosa

Aprieto con fuerza la mano izquierda hasta sentir el dolor de tener una piedra y perder una flor

Así por la vida tomo piedras y rosas, cambio las rosas nunca las piedras 1980

 

Salven a Cuba

Quienes del pueblo cubano saben lo que de verdad esta ocurriendo en Siria. De los doce millones de habitantes, quizás solo medio millón tenga acceso a recibir la información libre, y de ese medio millón tres cuartas partes lo hacen con el objetivo de servir incondicionalmente al régimen, vendidos por miserables prebendas y privilegios a costa de que esa información recibida y estudiada sea convertida en desinformación o tergiversación de la realidad. Hace algunas horas pude informarme de las medidas que se pretenden tomar para presionar al régimen Sirio con el objetivo de evitar el derramamiento de sangre que se viene sucediendo desde hace meses, tanto en Libia, como en Tunez y ahora en Siria las actuaciones de los países poderosos y organismo internacionales encargados de custodiar y administrar la justicia fueron negligentes y actuaron tardíamente, así también actuaran en el caso de Cuba, si bien es cierto como opino uno de mis lectores, que Cuba no posee petróleo, y aun la represión y las muertes no han sido masivas, esperar que eso suceda para presionar al gobierno es algo muy mezquino y carente de razón humana, ha quedado claro que las dictaduras no obedecen a otra razón que no sea el poder y están dispuestas a masacrar a sus pueblos por mantenerlo, unas a otras se apoyan aunque estén cometiendo las masacres mas atroces que recoja la historia, Cuba apoyo al Gadafi, y ahora a Siria por mencionar esta dos crueles tiranías de los últimos tiempos asesinando a sus pueblos sin el menor recato del respeto y decencia por la vida, Raúl Castro Junto a su hermano Fidel su familia y los sátrapas que gobiernan están dispuestos a hacer lo mismo con el pueblo de Cuba, de echo ya lo están demostrando, estoy seguro que los franco tiradores están apostados. Se que mi pueblo por cobarde y corrupto no merece el riesgo de ningún extranjero, pero la misericordia y el perdón para que sean reales se realizan por gracia y no merecimiento, muchos somos los que amamos a Cuba, cubanos y no cubanos y estamos estáticos mientras el día de la catástrofe se acerca. Salven a Cuba antes que las fachadas se salpiquen de sangre y por sus calles se esparza el horror, después que suceda, sentaremos en los tribunales a los dictadores y sus esbirros que masacraron, pero no serán tan culpables como los organismos de justicia internacionales que lo permitieron.

Muchos pensamos y creemos que estamos libres del peligro porque no lo vemos, pero el peligro como la muerte esta dentro de nosotros.

Ardua tarea

Wilfredo Vallín Almeida

En los próximos días, la Asociación Jurídica Cubana entregará en el Ministerio de Justicia su respuesta a la negativa del Registro de Asociaciones de esa entidad en cuanto al el reconocimiento de la AJC como organización no gubernamental de abogados independientes.

Tarea ardua tendrá entonces la dirección de ese Ministerio porque se verá en la imperiosa necesidad de demostrar:

  • que el ejercicio de la abogacía en Cuba no es libre, pero que lo es,
  • que ONGs no estatales (como al menos indica su denominación) se ocupan de funciones estatales, pero que ellas siguen siendo no estatales,
  • que la Ley de Asociaciones del Ministerio de Justicia es una ley de obligatorio cumplimiento, pero no siempre,
  • que el artículo 4 inciso a) del Decreto Ley No. 81 es aplicable, y no es aplicable a nuestro caso,
  • que los bufetes colectivos y la Unión de Juristas de Cuba cobran, pero que no cobran sus servicios a la población y a los propios juristas,
  • que el cielo y la tierra son la misma cosa,
  • que como dijo el Tribunal Supremo, nos asiste el derecho de Asociación , pero que no nos asiste,
  • que en el país no se respeta la letra de la ley, pero que si se respeta,
  • que no existe el monopolio de la abogacía, pero que La Unión de Juristas de Cuba es la única entidad con derecho de representación de los abogados cubanos ante organizaciones internacionales de esa naturaleza,
  • que lo rojo es verde,
  • que… y así sucesivamente.

Hace unos días concluyó un congreso más de los juristas cubanos. Por supuesto que no fuimos invitados. Hicieron bien.

No hubiéramos estado de acuerdo con algunas cosas allí, y lo peor es que lo habríamos dicho; porque para nosotros, a contrario sensu de lo que algunos piensan sobre el concepto:

Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía”

No hay trono que se parezca a la mente de un hombre libre, ni autoridad más augusta que la de su pensamiento”.

Ardua tarea. Los considero.


 

Filed under: de la AJC

El avaro en La Habana. / Miguel Iturria Savón.

La compañía teatral Hubert de Blanck finalizó en su sede del Vedado, La Habana, el domingo 26 de febrero, la reposición de El avaro, del dramaturgo francés Moliere, uno de los clásicos del teatro universal. La pieza alternó con la tragedia Medea, de Cornielle, exhibida semanas atrás en el Mella y con Noche de Reyes, de Shakespeare, aún en la cartelera del Trianón, con montaje de Carlos Díaz, director de El Público.

La reposición de la célebre comedia de Moliere contó con la versión, dirección artística y puesta en escena de Luis Brunet, banda sonora de Juan Piñera, escenografía y vestuario de Rogelio Díaz Cuesta y asesoría coreográfica de Iraida Malberti.

El montaje de Brunet respeta el original, actual por la gracia y agudeza con la que Moliere satirizó la avaricia y diseñó los enredos de su época, pero sacude el corsé impuesto por los diálogos y la ampulosidad propia del siglo XVIII, mediante soluciones escénicas que descansan en el ritmo, las actuaciones y el diseño, casi minimalista pero alegórico y nada simplificador.

La puesta descansa en las actuaciones, tanto de los intérpretes principales como de los secundarios, quienes logran un equilibrio que conserva la frescura y la “credibilidad” anhelada por los espectadores, lograda mediante la magia de representación que caracteriza al teatro como medio de expresión.

Si bien esta comedia tiene un fin didáctico que critica a una familia del sector emergente de la sociedad francesa previa a la revolución de 1789, lo didáctico y la crítica social aún galopan en la escena mundial y en la cubana, donde la modernidad nos llegó en 1948 con la Electra Garrigó del experimental Virgilio Piñera Llera, retomado ahora por su centenario de vida.

A la excelente dirección y montaje de este Avaro de Moliere-Brunet, se suma la maestría actoral de Carlos Treto en Harpagón, seguido por Alberto González en Cleanto, Gilberto Ramos en Valerio, Nancy Rodríguez en Frosina, José R. Vigo como Maese Santiago, Juan C. García en “La Flecha” y otros actores de la compañía Hubert de Blanck que encarnan con gracia y desenfado al resto de los protagonistas.

El Avaro de Moliere se retira de la cartelera teatral del Hubert de Blanck, pero los amantes de los clásicos en La Habana pueden disfrutar de otra comedia de época: Noche de reyes, de Shakespeare, descontextualizada por Carlos Díaz y exhibida en la Sala Trianón del Vedado.

   Publicado en Cubanet el 27/2/212

Share