Archivo por días: abril 25, 2012

Dekaisone 2012-04-25 15:39:58

No puedo seguir escribiendo se me descompuso la computadora, me duele decir que alguien haga algo para poder seguir, pero mas me duele la miseria de mi pueblo, Agustin Lopez Canino

Evolucionamos.

Foto: Orlando L. Pardo.                   Por: Jeovany Jimenez Vega.

Hace unos días un amigo me preguntaba si, en caso de haber realizado la huelga de hambre cinco años antes, nuestro caso habría tenido el mismo desenlace. Sin dudar le respondí que no y acto seguido me detuve a meditar sobre las diferencias, en cuanto a circunstancias políticas internas, entre aquel momento y el actual.

La Cuba de 2007 todavía se enfrentaba a la incertidumbre del traspaso de poder de Fidel a Raúl Castro, lo cual hizo conjeturar dentro y fuera del país sobre la posibilidad de que se produjera un vacío de poder y no dudo que esto hiciera entonces a la Dirección del país más propensa a tomar decisiones extremas; las calles de La Habana aún eran escenario de las marchas de las Damas de Blanco en pos de la libertad de los presos de la Primavera Negra; la blogosfera alternativa cubana no tenía aún la madurez que hoy exhibe; aún no existían iniciativas cívicas como las que emergieron después – la creación de la Asociación Jurídica de Cuba o proyectos como Estado de SATS, por ejemplo – y que imprimieron, con el decursar de estos años, una dinámica diferente al modo en que esta embrionaria sociedad civil se proyecta hacia sus autoridades, y viceversa. En la Cuba de 2007 aún no habían muerto Zapata, Wilfredo Soto, ni Wilmar Villar, no había llegado a su desenlace la huelga de hambre de Coco Fariñas, ni se había lanzado aun al exilio a los reos de aquella causa de 2003.

En el transcurso de estos cinco años, la sociedad cubana ha sufrido transformaciones, unas más evidentes, otras más subterráneas. Igual se han acumulado tensiones producto de la confrontación entre los sectores opositores y un poder que, aunque ha dado algunos pasos en el sentido de “legalizar” algunos trámites de propiedad y ha “flexibilizado” el acceso a la pequeña empresa familiar, sin embargo se resiste a abrir de modo definitivo e incondicional las puertas a los derechos civiles más trascendentales, como la libertad de viajes, el derecho a la libre asociación y el acceso a una prensa objetiva y sin censura, además de que continúa prohibiéndonos acérrimamente el acceso a Internet.

Pero a pesar de los pesares, la sociedad cubana hace mucho dejó de ser aquella campana de cristal aislada del mundo de los 70 y los 80. Sin dudas, ya no es lo mismo. La blogosfera alternativa, apoyada en redes sociales como Twitter, se labró sus propios caminos y hoy es una ventana abierta por donde el mundo mira a esa parte de Cuba que no se asoma a los telediarios; las Damas de Blanco no se detuvieron ante las escandalosas turbas organizadas por el Partido y la Seguridad del Estado; la muerte de Zapata marcó un punto de inflexión, evitó la muerte de Fariñas y fueron finalmente liberados los presos políticos del 2003 y posteriormente de otras causas; las ulteriores muertes de Soto y Villar terminaron atrayendo la atención sobre el tema de la represión en el centro y oriente del país, sin dudas más dramática que hacia el occidente y la capital. A todo esto ha estado atenta una sociedad civil que aún no encuentra sus derroteros definitivos, y que por momentos parece desarticulada por la reiteración de oleadas represivas y la sistemática labor de la contrainteligencia, pero que ha venido representando una tensión latente, una sorda resistencia ante el omnímodo gobierno de Raúl Castro, que por otra parte se ha mostrado algo más pragmático que su predecesor en la conducción económica del país.

En medio de esta agitada dinámica ambas partes van reacomodando sus fuerzas, aprenden sus propias lecciones y van evolucionando cada cual a su modo. La sociedad civil posee hoy mecanismos que rompieron definitivamente con el monopolio informativo que detentaba el Estado décadas atrás y que ahora tienen que ser tenidos en cuenta por éste a la hora de tomar sus decisiones. A esta Cuba compleja llegó recientemente el Papa Benedicto XVI y fue en ese contexto que se produjo el desenlace de nuestro caso después de 5 años de reclamaciones infructuosas. Definitivamente, hechos como este no habrían sucedido nunca en la Cuba de 2007; entonces serían impensables, y esto demuestra que, de algún modo, evolucionamos. En esta espiral dialéctica de contradicciones se está gestando el futuro de Cuba; quizás no al ritmo que necesitamos o deseamos pero, estoy seguro, ya no somos exactamente los mismos, ni de un lado ni del otro.

Trato cruel, inhumano y degradante

Laritza Diversent

Laura Álvarez Rojas, una cubana residente en Sudáfrica, en menos de 9 meses perdió dos de sus seres queridos. Su hermano, Alberto Álvarez Rojas, residente en la isla, falleció el pasado día 13 de marzo, en un accidente automovilístico en ese país.

“Aun sin reponerme del dolor de perder a mi madre, me vi ante la muerte de mi hermano desarmada y terriblemente deprimida”, escribió Álvarez Rojas en una carta para algunos amigos. Decidió llevar sus restos a la tierra natal y compartir tan dolorosa pérdida con sus familiares en Cuba.

Realizó todos los trámites burocráticos que exigen Inmigración y Extranjería para entrar en la isla. Prorrogó su pasaporte, legalizó el certificado de defunción de su hermano y pagó todo los aranceles consulares. El pasado 23 de marzo, salió del continente africano en vuelo KL 0592 y aterrizó en Cuba a las 6 de la tarde del siguiente día.

Se sorprendió cuando una funcionaria de inmigración le dijo en la taquilla, que no estaba permitida su entrada al país y no sabía los motivos.  En una oficina aparte pidió revisaran su nombre. En el 20011 entró 2 veces a Cuba sin problema. No vino a vacacionar. Su madre tenía cáncer terminal de hígado.  “No puedes entrar y punto, tu embajada en Sudáfrica es la responsable de explicarte los motivos”, contestó la funcionaria.

La oficial intentó descubrir porque le negaron la entrada “¿Pagaste tus importes en emigración en Cuba?”, preguntó.  “Si”, contestó Laura. “¿Te fajaste con alguna persona?”, volvió a preguntar.  “Nunca, ni antes ni después”, rebatió. “¿Saliste a pasear por algunos lugares?”, continúo interrogándola.  “Mis paseos fueron al hospital a transfundir a mi madre, a emigración y el aeropuerto”, refutó.

En un bolso estaban los restos de Alberto.  “A las personas que se le niegan la entrada a Cuba, no se les permite pasar equipaje”, agregó la funcionaria de inmigración.  “Pídele a la embajada que mande los restos de tu hermano por valija diplomática”, le aconsejó la mujer.

Desesperada llamó a su esposo, un médico desertor que lleva aproximadamente 10 años trabajando en Sudáfrica, a su hermana que la esperaba afuera y al cónsul de su embajada. “Apaga el teléfono no te puedes comunicar con más nadie”, le advirtió la oficial. La mujer “Entró en rabia y me arrebató el teléfono”, agregó Álvarez Rojas.

Laura no dejó de insistir en pasar los restos del hermano. “me vieron como loca hablando con todos los funcionarios, me encerraron en una oficina y fue cuando alguien me cogió por el cuello, rompiéndome mi rosario”, argumentó.

A pesar del maltrato y las agresiones físicas, continuó en su empeño. “Me arrodillé y le imploré que le dieran los restos de mi hermano a mi hermana que estaba afuera, a mí que me viraran, no me importaba”, insistió a otra oficial que la custodiaba en la oficina.

Laura no lo consiguió. La montaron en el vuelo KL 02724 el mismo día, en el avión que había llegado. Al piloto le informaron que era una ilegal por delincuente en Cuba. El hombre se enfureció cuando la joven le mostró sus papeles en orden, las cenizas de su hermano y el certificado de defunción de la embajada.

El aeronauta se quejo. No era la primera vez que pasaba. “Me mandaban para atrás sin pre-ticket para que en Holanda tuviera que pagar mi ticket hacia Suda África de nuevo”, argumentó Álvarez Rojas. Se negó a montarla en el avión sin el tique y advirtió que reportaría a Cuba con su línea aérea, por abusos frecuentes a sus ciudadanos.

La tripulación se esmeró en atenderla. “Me hicieron sentirme como persona ya que el tratamiento que recibí en mi país fue el de un animal”, continua. “Yo no llevaba un perro muerto, yo llevaba a una parte de mi Corazón”, afirmó Laura en un intento de desesperado de buscar comprensión y solidaridad por lo sucedido.

“No me dejaron llorar mi dolor con mis seres queridos , no dieron el derecho de abrazar a mi hermana que lloraba desesperada del otro lado y fui obligada a volver aquí con los restos de mi hermano, el corazón desarmado, la esperanza rota y la decepción más grande de mi vida”, concluyó. 

Laura insiste en buscar una explicación en la embajada de Cuba en Sudáfrica, aunque sabe que no existe razón para lo inexplicable.  Sin embargo, se equivoca cuando afirma que nadie puede entender lo que siente. Las autoridades cubanas tratan así a muchos de sus nacionales. Sin dudas un trato cruel, inhumano y degradante.

Filed under: Emigración, Libertad de Circulacion, Permiso de entrada y salida

¿Por qué José Daniel?

José Daniel Ferrer

José Daniel Ferrer

Sabía que irían a por él. Cuando hablé por primera vez -vía telefónica- con José Daniel Ferrer, me percaté enseguida de su excepcionalidad. Poco tiempo después conversamos alrededor de la mesa de nuestra casa y aquella impresión se confirmó aún más. Mientras afuera se hacía de noche, el hombre de Palmarito del Cauto nos narró los años vividos en prisión desde la Primavera Negra de 2003 hasta mediados de 2011. Los golpes, las denuncias, los reos que lo llamaban con respeto “el político” y también los carceleros que trataban de doblegarlo por la fuerza. Pasamos horas oyendo aquellas anécdotas, a veces de horror y otras de verdadero milagro. Como cuando logró esconder de las requisas un pequeño radio que fue su posesión más preciada hasta que él mismo lo hizo añicos contra el piso, segundos antes de que un oficial se lo decomisara.

José Daniel, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), es hoy el principal dolor de cabeza de la Seguridad del Estado en el Oriente del país. Ocupa ese lugar –admirable pero peligrosísimo- en parte porque cada palabra suya proyecta honestidad y determinación. Campechano, joven, conciliador, ha logrado avivar un movimiento disidente que languidecía entre la represión y el exilio de una parte de sus miembros. Su poder de convocatoria y el respeto que le tienen muchos, brota también de su perseverancia y especialmente de que se muestra más presto al abrazo que a la desconfianza. Se ha convertido en un hombre-puente entre varios proyectos ciudadanos y eso lo hace ahora mismo una afilada piedra dentro de la bota del gobierno cubano.

Desde hace 23 días este santiaguero incansable está detenido. Ya no puede moverse por las carreteras empinadas que conectan los municipios de su región, ni responder entrevistas, ni enviar desde su móvil mensajes a Twitter. El lunes pasado se declaró en huelga de hambre en el cuartel policial donde lo mantienen incomunicado. A su esposa Belkis Cantillo todavía no le han informado cuánto tiempo más pasará arrestado ni tampoco si le presentarán cargos legales. Algunos amigos tenemos un mal presentimiento. José Daniel Ferrer ha llegado a tener una capacidad de convocatoria que asusta a las autoridades cubanas y lo castigarán duramente por eso. Le temen, porque puede lograr que el título de “ciudad heroica” de Santiago de Cuba, cobre un nuevo sentido en estos tiempos.

El exterior es el futuro del deportista cubano.

El deporte es una potencia en Cuba pero su rol ha sido cambiado, los esfuerzos, la educación, el entrenamiento en fin todo menos dinero ofrece el gobierno hace que Cuba sea una cantera de deportistas para otros países, como EE.UU., Italia, España etc.

Cuando uno comienza una carrera deportiva seria y sale de viaje tropieza con la realidad y la tapa al pomo se pone cuando el atleta ve la demora del pago o lo poco que recibe de su premio.

Comienza a notar la explotación en que es sometido, solamente recibiendo migajas con malas intenciones donde el propósito es trabajarlo psicológicamente para mantener su motivación.

Pero los golpes enseñan, pasa el tiempo y después de un análisis de comparación con otros atletas de otros países con menos resultados o futuro deportivo que él, ve que el atleta extranjero tiene frutos de su sacrificio y él no tiene nada, comienza la planificación de escaparse en un viaje o casarse con una extranjera.

Lo que uno siembra recoge, lo que ayer era potencia, hoy es la sombra y la caída del deporte cubano.


Respuesta del Gobierno a una “ocupa”.

Familia de Amaury e Iris, foto del blog FotosCuba hoy

Yaremis Flores.

El pasado martes 6 de marzo, Iris Ruíz, esposa del coordinador del proyecto cultural Omni-Zona Franca, recibió la respuesta del Gobierno local de Alamar, reparto ubicado en Habana del Este, que ratifica su condición de ocupante ilegal y le advierte “abandonar el inmueble por su propia voluntad”.

Iris, su esposo Amaury Pacheco y sus 6 hijos menores de 12 años, vivían en pésimas condiciones y ocuparon hace más de 4 meses un apartamento en el Edificio E-83, zona 9 de Alamar, “propiedad del Estado Cubano” según Rita Hernández Batista, Presidenta del Gobierno del municipio.

Iris Ruíz conoció por los vecinos que funcionarios de la Dirección Municipal de la Vivienda (DMV) de Habana del Este, mostraron el apartamento a presuntos compradores, cuando aún no estaba autorizado dicho trámite, lo.cual coloca este apartamento en un limbo jurídico.“Esta ‘propiedad del Estado’ la dejaron destruir y los planes eran su venta ilegal. Sin embargo es a Iris a quien recomiendan “que medite sobre las consecuencias de su indebido proceder”.

Iris confiesa sentirse castigada por las instituciones estatales por tener tantos hijos. “En una ocasión el Director de la DMV me cuestionó el haber parido tanto” dijo. Ello se contradice con la preocupación por la tasa de nacimientos que ha decaído de 12,18 a 9,99 en el 201, lo cual agudiza el envejecimiento poblacional.

Aunque la tasa de natalidad depende en gran medida del nivel de fertilidad; en nuestro país, es un factor decisivo a la hora de procrear, la inestabilidad económica y la escasez de vivienda, causales determinantes para diversas formas del control de la natalidad.

Según Rita Hernández la familia de Iris “no es un ‘caso social’ y su permanencia en el inmueble contribuye al agravamiento del estado de salud de los niños”.

Iris piensa que la posibilidad de su “extracción” (por la fuerza) del inmueble, junto a sus 6 niños, es alta. “Quizás después de la visita del Papa y aprovechando que mi esposo se encuentra de viaje por el extranjero”. No obstante la presidenta del Gobierno de Alamar asegura en su respuesta: “en nuestra sociedad nadie queda abandonado a su suerte, en especial, los niños”.


Filed under: opiniones Tagged: AJC, amaury pacheco, Cuba, ocupación ilegal, okupa, omni-zona franca, vivienda