Archivo por meses: noviembre 2012

A la mejor calidad de una sombra

SS

Mi blog tiene hoy 4 días de retraso, pero tuve la fortuna de estar presente la noche del pasado lunes en la entrega del premio Tolerancia plus al padre Conrado, en la casa de Antonio Rodiles a pocas horas de su liberación.

La libertad de Rodiles fue sin duda el acontecimiento más importante de toda la semana y el más esperado por sus amigos.  Más delgado y con una media luna negruzca debajo del párpado inferior izquierdo por el hematoma que le causó la golpiza, SRodiles regresa a su casa como el hermano mayor que viene de la guerra y en alguno de sus bolsillos trae una estrella que anuncia el éxito de la luz.

Esa noche trajo el perfume de otras noches de antaño, cantos guerreros desde otra dimensión del tiempo, cuando el padre Conrado leyó las palabras que había preparado para la ocasión. Martí reposando como una mariposa nocturna sobre la noche del lunes, Sabriendo el espíritu de los allí reunidos como para recibir el rocío; que, si viene de la noche, siempre es el rocío que trae la sombra del Espíritu Santo: el de las posibilidades infinitas.

El padre Conrado entregó a su vez a la custodia de Ofelia Acevedo, Sviuda de Osvaldo Payá, el premio conferido por varias organizaciones encabezadas por Nuevo País. Era la segunda vez que veía a la viuda y que me acercaba a ella, siempre tengo que reprimir el deseo de llorar por su pérdida y la nuestra.

Admiré a cada una de las personas congregadas allí. Me parecía estar siendo testigo de una velada histórica. Más allá del resultado de nuestras acciones, del castigo con que el régimen pretende intimidar, y hasta aniquilar, a quién ose oponérsele, de negarnos por la violencia el respeto que nos deben y del intento de ningunearnos. Más allá del éxito o del fracaso siempre temporal en un Universo regido por el cambio que a ellos les vendrá como un tsunami que los arrase y le dé a cada uno la retribución justa de sus acciones, sentirse en el lugar correcto, estar segura de que Dios está con nosotros, me confirmó esa noche en un lugar de mi ser que me hace detener la estera del tiempo y sentir que estamos a salvo.S

No olvidar

SSSSSSSSSSSSSSSSSSSONY DSCSSSSSSSS

SSSSSSSSSSSSONY DSCSSSS

El humilde cura toma el premio Tolerancia Plus que le acaban de entregar  y lo deposita en las manos de la viuda de su querido amigo Osvaldo Paya. Luego la abraza con ternura mientras las lagrimas asoman a muchos ojos.

Es noche afuera, la ciudad está sumida en sus miedos y sus miserias, en sus trampas  y sus opresiones llenas de concupiscencia. Los semáforos en rojo ordenan la parada y queda una sola esperanza: la libertad. Yo vuelvo al pasado, (como dijo el padre de la sonrisa) no olvido.

Quizás la vida sea ese bregar del presente al pasado y del pasado al presente; lanzando, como el sembrador de la parábola, una semilla al abrazo del futuro. No olvido.

El último tramo de la carretera hacia Bayamo aparece ante mí, ahora es Ángel Carromero quien ocupa el asiento del copiloto y no conduzco el Aleko ruso en el que fui a esa ciudad,  sino un moderno “tur” alquilado en una agencia estatal. La carretera está en buen estado y el pie va presionando imperceptiblemente el acelerador, el cuenta millas está marcando 120 kms. Las señales se han vuelto puntos insignificantes, ni tan siquiera sé si existen. De pronto el pavimento se transforma en un terraplén. Un camión circula en sentido contrario por la senda izquierda. Lo veo venir hacia mí. Los nervios se tensan y me aferro al timón. A esta velocidad no puedo apretar el pedal del freno, el auto cae en el desigual terreno, vibra y se desestabiliza por algunos segundos, pero la moderna amortiguación lo controla. Saco el pie del acelerador y la velocidad se reduce hasta 100 Unos segundos después, todo vuelve a la normalidad.

La escena del valiente padre y la viuda conmueve, estremece, duele. El silencio ocupa por unos segundos los gritos de la isla herida. Otro salto al pasado donde está el ataúd con el cadáver del líder cristiano dentro de la parroquia. Un grito unido de libertad y brazos que se alzan entre lágrimas que caen en el regazo de la madre patria.

Doy la vuelta al final del terraplén. Vuelvo atrás y regreso al punto de partida para iniciar de nuevo  el recorrido hacia Bayamo, pero a unos Km me percato que un auto nos sigue. Los nervios se tensan. En el asiento trasero llevo un hombre amenazado de muerte por la dictadura, yo mismo soy un extranjero haciendo una misión suicida. El pie se hunde en el acelerador, pierdo la noción de la velocidad, solo quiero que el auto del retrovisor desaparezca. Las señales en la vía son solo puntos indescifrables  que aparecen y desaparecen en fracciones de segundos. “Carromero, nos están siguiendo” -le digo al adormilado copiloto. Este se espabila y mira hacia atrás, el hombre amenazado de muerte ora a Dios. De pronto el pavimento desaparece, la vía se vuelve un terraplén. El auto cae en un vacio que lo desestabiliza. Por la izquierda un vehículo amenaza con salir a la vía. El pie deja de hacer presión sobre el acelerador e   instintivamente se desplaza al pedal del freno. Las gomas resbalan y el vehículo gira descontrolado. Hago un vano intento por no salirme del camino pero es inútil. Por un momento quedamos suspendidos como acróbatas. Luego el árbol que aparece. Un giro del timón  para no impactar de frente y  quedamos detenidos  en la maleza.

La viuda con la figurita en las manos se separa del cura, el brillo de unas lágrimas rueda por debajo de sus espejuelos y caen en el piso. El joven hijo de Payá esta erguido a su lado queriendo traer de nuevo el padre a la vida. Afuera la ciudad apestada de política podrida y corrupta  se asfixia entre fantasmas y ratas. Los semáforos están en verde, ordenan la marcha y queda como única certeza la libertad.

Lo relacionado con el accidente son suposiciones de chofer disidente. Son preguntas lanzadas al verdugo del poder. La realidad es que estamos aquí hoy en esta noche unos pocos cubanos acorralados, amenazados con el presidio político que es peor que la muerte y con la muerte misma. La realidad es que en esta dictadura han muerto o  desaparecido  hombres y mujeres en circunstancias oscuras, atormentados en los presidios, cumpliendo una misión o simplemente en una cama de hospital donde el juramento hipocrático se reduce a una orden del poder. Todos, los muertos y los vivos, por habernos decidido de una forma pacífica y reconciliatoria, a exigir los derechos que por condición humana nos corresponden y a cumplir nuestra obligación para con la patria y el Evangelio, comprometidos, como ha dicho el padre Conrado a estar del lado del humilde, del oprimido, del que sufre la indolencia de los que oprimen y no se cobijan bajo la opulencia de los opresores.

Hace algunas horas pusieron en libertad a Antonio Rodiles hijo, le apresaron a empellones y golpes. Su delito es ser cubano y patriota, tener dignidad y ejercerla. Ser libre, sin que para ello tenga que oponerse a la libertad de otros. Así ha sido durante más de cinco décadas, prisiones injustas, desapariciones y muertes en circunstancias oscuras, destierros forzosos en burdos y denigrantes negocios con la libertad.

La viuda con la figurita dentro de sus manos intenta decir algo, las palabras se le anudan en la garganta. Afuera la ciudad podrida se agusana, dentro la libertad se hospeda en los rincones del alma. No olvidar el dolor para que no se repita.

Un comentario y un artículo polémico

El trabajo de mi autoría, que a continuación reproduzco, fue publicado originalmente en la web Penúltimos Días el pasado26 de noviembre. Debido a que existen opiniones diversas y contrapuestas sobre el texto me permito ponerlo a consideración de los lectores habituales de este blog. Solo quiero hacer una aclaración preliminar: lo que algunos comentaristas consideran exigencias inadecuadas al gobierno español que -según ellos- debo hacer al gobierno cubano, les recuerdo que mis palabras se basan en palabras del cónsul de ese país en relación con los cubanos que han obtenido la ciudadanía de ese país, lo que me incluye y me otorga el derecho a opinar sobre las decisiones y acciones políticas de ese gobierno. Por otra parte, los lectores son testigos de que es práctica habitual en mí exigir al gobierno cubano los derechos que como cubana me corresponden.

Aquí les va:

Devaneos de una cubano-española

Días atrás leí una nota publicada por la Redacción de Cubaencuentro, fechada en Madrid el 30 de octubre bajo el título “Cónsul español en La Habana pide a sociedades hispanas en la Isla acoger a los nuevos cubano-españoles”, la cual me ha producido cierta perplejidad. Además de ofrecer algunos datos interesantes, el texto merece una lectura cuidadosa: muchas veces lo esencial está en los detalles, sobre todo cuando se trata de un discurso diplomático, lleno de omisiones y medias verdades.

El tema de los cubanos que han abarrotado la sede del Consulado Español en La Habana con el objetivo de acogerse a la nacionalidad de sus ancestros en virtud de la Ley de Memoria Histórica, resulta un signo elocuente de lo depreciada que se encuentra la condición de los nativos de la Isla. Basta consultar las cifras para tener una idea aproximada de la movilización que se desató por parte de centenares de miles de descendientes de españoles que en el transcurso de los tres últimos años han aspirado a recuperar la ciudadanía de sus abuelos.

Según la citada nota, por declaraciones del propio cónsul general de España, Tomás Rodríguez Pantoja, al cierre de 2011 se habían concedido en Cuba 65 000 nuevas nacionalidades y en la actualidad son 70 000 los cubanos que la han obtenido, mientras quedan todavía pendientes 140 000 expedientes de solicitudes. Si a esto se añaden los 28 000 españoles radicados en Cuba antes de la aplicación de la referida Ley, se puede concluir con facilidad que la cantidad de ciudadanos de ese país (es decir, los neo-españoles caribeños) surgidos en pocos años casi supera el total de inmigrantes españoles que arribaron a la Isla en todo el primer tercio del pasado siglo. En esas cifras no se incluyen las decenas de miles de cubanos de ascendencia española que por diversas causas se han visto imposibilitados de obtener la documentación imprescindible que se requiere para la obtención de la nacionalidad –como, por ejemplo, las certificaciones de nacimiento de los abuelos– y, en consecuencia, ni siquiera han presentado sus solicitudes ante las oficinas del Consulado.

En reunión sostenida con los directivos de sociedades españolas en Cuba, el señor cónsul expresó que “uno de los retos más importantes que tenemos, y que os pido que os toméis con el máximo cariño, es integrar en nuestras sociedades a todo este ingente número de españoles nuevos o viejos, renovados, que son los cubanos españoles que, a través de la Ley de la Memoria Histórica, van a recuperar la nacionalidad de sus ancestros”, y pidió a las comunidades españolas asumir “la responsabilidad de integrarlos en el espíritu de España”, debido a que algunos de los cubanos nacionalizados “no saben siquiera distinguir entre comunidades”. Anteriormente había afirmado en otro espacio que estas personas “no tienen todavía el sentimiento español (…) no sienten el país ni están pegados a nuestra realidad, pero son tan españoles como nosotros”.

Como cubana-española reciente, debo reconocer que en buena medida el señor cónsul tiene razón: aquí no tenemos ni la más peregrina idea de lo que pueda ser “sentirse español”, al menos no como parece considerarlo el diplomático. Somos, simple y puramente, cubanos, sin importar la cantidad y variedad de ciudadanías o pasaportes que llegaríamos a atesorar si nos fuera posible. No es un secreto, ni siquiera para el cónsul, que la abrumadora mayoría de quienes se han acogido a la ciudadanía española lo ha hecho con la esperanza de emigrar. Por cierto, el pasaporte español ni siquiera tiene tanta demanda como una visa norteamericana.

Y aquí quiero subrayar que soy una excepción en la regla: no tengo el menor interés en escapar de Cuba, ni en establecerme en España (ni en ningún otro país) y si decidí acogerme a la ciudadanía de mi abuelo, un vasco nacido en Busturia, es porque me corresponde tal derecho y porque si alguna vez tengo la posibilidad de visitar España sería preferible hacerlo en condiciones de ciudadana de ese país, con un pasaporte que me abriría las puertas que me cierra el cubano. Soy en definitiva una incurable adicta a los derechos. Tampoco me interesa “solicitar ayuda” para parasitar sobre el erario público que se sostiene sobre los impuestos de los españoles que aportan a él con su trabajo y su esfuerzo. No tengo espíritu de holgazana ni de mendiga.

En lo personal, no tengo idea de qué definiría el cónsul como “sentimiento español”. No creo que se precise de algún sentimiento nacionalista para experimentar una emoción profunda ante la historia y la cultura españolas. Los grandes maestros de su pintura; sus artistas; los innumerables genios de su literatura, en particular de su poesía, de los cuales Antonio Machado sigue siendo mi favorito; la fuerza y peculiaridad de su música y sus danzas; la riqueza y variedad de sus tradiciones; la fascinación de su rica historia cargada de luces y sombras, que en buena medida encierra las claves del propio devenir de la historia de mi patria, Cuba, y que también explica la idiosincrasia de mi propia nación e identidad, son elementos suficientes para comprender la singular empatía entre cubanos y españoles.

España me resulta más cercana, además, desde que comenzó a producirse la migración al revés: las décadas de dictadura han coadyuvado al desplazamiento de miles de cubanos que se han hecho de España su patria adoptiva. Muchos de ellos no tienen la nacionalidad española y una parte considerable no ha obtenido siquiera la residencia, pero hacen lo posible por sobrevivir en condiciones de desventaja y en medio de una prolongada y severa crisis económica. Quiero más a España desde que se ha convertido en el hogar de tantos compatriotas míos y desde que en el transcurso del último lustro he recibido el apoyo y las muestras de simpatía de españoles que me escriben y son seguidores de mi bitácora digital. Porque, aunque esto no resulte de interés para el señor cónsul, entiendo que el gobierno español pudiera no haber hecho una buena adquisición al otorgarme la ciudadanía: soy una disidente impenitente y me opongo a cualquier autoridad que coarte mis derechos. Como cubana disiento del gobierno de la Isla, y como española quisiera que, discursos condescendientes aparte, el Cónsul, representante en Cuba del gobierno de mi otra nación, me aclarase algunas dudas.

Me interesaría saber, digamos, de qué manera el Consulado piensa ayudar a que los cubanos que están recuperando la nacionalidad de sus ancestros “sientan el país (España)” o “se peguen” a la realidad española. Pongamos por caso, la sede diplomática de España en La Habana podría comenzar por introducir prácticas que reconozcan a los cubano-españoles los mismos derechos que a los españoles de nacimiento, ya que hasta ahora el trato que se otorga a unos y otros es marcadamente diferenciado, como lo demuestra el detalle de que cualquier nativo de España solo tiene que presentar su pasaporte comunitario o su DNI español para acceder a la sede diplomática, en tanto los cubano-españoles están obligados a utilizar su carné de identidad cubano para ello, aunque posean el pasaporte español. ¿Somos españoles de segunda categoría, ciudadanos sin pedigrí, españoles amateur?

El pasaporte es otro punto neurálgico. Es casi tan engorroso acceder al pasaporte español como al cubano. En mi caso, recibí la comunicación de otorgamiento de la ciudadanía en octubre de 2011 y más de un año después no he podido confeccionar mi pasaporte, ignoro por qué. Muchos cubanos que han obtenido la ciudadanía después que yo, ya lo poseen. Ante la falta de respuestas, he solicitado el trámite en varias ocasiones, sin éxito. Estoy inscrita en el registro consular de La Habana, pero soy una “española indocumentada”, sin saber qué ineptitud burocrática (si lo fuera) me impide acceder al documento que me identifica como ciudadana de España. ¿Será que el pasaporte español es tan selectivo como el cubano y ciertos elementos no tenemos derecho a él?

No conozco ningún nuevo cubano-español que haya sido invitado a las celebraciones por el Día de la Hispanidad que se celebra cada 12 de octubre, ni he tenido noticias de que el consulado tenga alguna propuesta de atención para este sector de sus “nacionales”. Por ejemplo, a pesar de las conocidas limitaciones de los cubanos para acceder a Internet, todos los trámites consulares requieren de citas previas que deben solicitarse por correo electrónico. No obstante, el consulado no ha tenido a bien habilitar una sala de acceso a la red de redes, ni siquiera para el uso de los cubanos que ya han obtenido su documentación como españoles. Tampoco se ofrece ese servicio en las sociedades culturales españolas. ¿No sería esta una forma efectiva de demostrar la buena voluntad del gobierno de Madrid y una vía para que los nuevos españoles estén mejor informados y conozcan más sobre su nación adoptiva? ¿No son las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones el medio más expedito para el libre intercambio cultural en la llamada aldea global?

Tampoco sé de cubano-españoles que sean libremente contratados y considerados como tales por las firmas comerciales de España que han invertido capitales en la Isla. ¿Qué impide que éstos sean contratados como españoles de ultramar y que gocen de los mismos beneficios salariales y los derechos laborales de cualquier otro español? Similares exclusiones se extienden a quienes han decidido independizarse del empleador oficial —el gobierno cubano— tras obtener la ciudadanía española. Conozco casos de cubanos que mientras fueron contratados a través de una bolsa empleadora oficial de la Isla pudieron ejercer su profesión en España sin que para ello les exigieran titulación de ese país. Sin embargo, al pretender emplearse como ciudadanos españoles en el mismo desempeño ahora se les exige documentación de centros de estudios españoles. ¿Es que acaso existe un acuerdo con el gobierno cubano para limitar los derechos de los españoles de ultramar? ¿Cómo se puede consolidar de esa manera el “sentimiento español”, cómo explicaría el cónsul semejante discriminación y cómo supone que estos nuevos españoles tengan la posibilidad de “penetrar” en la economía de sus empresas cuando en principio se encuentran marginados de ellas?

No me parece que el señor cónsul tenga muy claro que la integración no se puede sostener sólo sobre los “intercambios y actividades culturales”. Es decir, las panderetas, gaitas y castañuelas me parecen muy bien, pero como “derechos” resultan insuficientes. El gobierno de España podría hacer muchísimo más por los españoles de esta ínsula y también por su propia nación si concibiera políticas eficaces que estimulasen a éstos a permanecer en Cuba y que a la vez aportasen beneficios a la economía española. De hecho, aportar a España fue lo que hicieron hombres como mi abuelo vasco y centenares de miles de españoles que como él llegaron a esta Isla cargados de esperanzas para trabajar, prosperar y ayudar a los suyos en la patria lejana. No se trata aquí de ofrecer limosnas, sino de trazar estrategias de beneficio mutuo. Ojalá los hacedores de la política española en Cuba fuesen hoy tan determinados, creativos y auténticos como aquellos inmigrantes que antaño partieron de sus playas para recalar en las nuestras.

Convidado de plata

comucuba

Como ya se me está haciendo costumbre, ayer me fui para Ultimo Jueves, el espacio de la revista Temas.  El tema de Temas era bien atractivo para mí: Internet, redes sociales, cultura.  Llegué algo tarde, por lo que me perdí la presentación de los invitados, entre los que reconocí a Iroel Sánchez, antiguo presidente del Instituto Cubano del Libro,  y a Rosa Miriam Elizalde, directora del portal Cubadebate.  Los desconocidos resultaron ser el bloguero Paquito el de Cuba, Milena, creo que de Cubarte, y Juan, profesor de la UCI (no repitieron los apellidos).  Me concentré en los desconocidos, puesto que los conocidos no podrían sorprenderme.

Paquito y Milena me parecieron gente interesante e inclusiva. Paquito se aflojó bastante cuando quiso mejorarle la cara a la prensa, que como todo el mundo allí sabía, es horrenda.  El profe de la UCI, muy documentado, pero sus opiniones fueron un homenaje a la Guerra Fría.  Lo escuchaba reiterar el argumento del carácter político de Internet, de cómo representa los intereses del mercado, pero sobre todo de sus creadores, y no podía dejar de pensar en el ciberactivismo de las páginas y blogs oficialistas, y a todo el ciberactivismo anticapitalista que se hace en el mundo entero.  Su intervención final fue admonitoria, y un tanto fuera de sintonía con el público joven que mayoreaba en la sala, al que quiso convencer de que una intranet podía ser tan buena como internet; tan así que Rafael Hernández, que funge como moderador del espacio, lanzó un regaño para atajar el incipiente “cuero”.

Como en casi todos los espacios donde el público tiene la oportunidad de apoderarse de un micrófono, algunos de vocación voyeurista quieren exhibir su sapiencia, (o lo que cada cual considera como tal).  Otros, se conforman con oírse, porque varios no estuvieron atentos a las palabras de los invitados, pues preguntaban cosas que habían quedado respondidas por aquellos.

No todos pidieron la palabra para gastar el tiempo de dos horas de que dispone el espacio.  Enrique Vega, estudiante del Pedagógico razonó que nuestra sociedad está envejecida y desfasada tecnológicamente, y cómo se podría paliar semejante contradicción; Antonio Rodiles de Estado de SATS abordó el tema de la libertad, unido con nuestro bajo nivel de conectividad y la discrepancia penalizada,  Luis Rondón, activista LGBT preguntó cómo se pretende preparar a la sociedad para internet sin internet, Harold Cárdenas, uno de los administradores del recesado blog La Joven Cuba preguntó cuándo los debates pasarán de la virtualidad a la realidad.

Cuando aquello podía ponerse de verdad interesante, se acabó el tiempo. Aunque el tema era redes sociales y cultura, flotó siempre en el auditorio la pregunta de los veinticuatro mil pesos: ¿Y el Cable?

ONU destaca avances en lucha contra el Sida.

Escrito por Victor M. Carriba
Imagen de muestra
Naciones Unidas opinó hoy que aún puede lograrse en 2015 el objetivo de eliminar las nuevas infecciones por el VIH/sida, los casos de discriminación y las muertes relacionadas con ese mal.Con ese propósito, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a los gobiernos a intensificar los esfuerzos para erradicar la transmisión maternoinfantil y conseguir que todas las madres seropositivas puedan sobrevivir y prosperar.En un mensaje por el Día Mundial de la Lucha contra el Sida que se cumple mañana, el titular del organismo mundial reclamó un trabajo más intenso para acabar con “el estigma y la discriminación que aumentan el riesgo para las poblaciones vulnerables”.Opinó que está cerca el logro del Objetivo de Desarrollo del Milenio relativo al VIH/sida y que busca detener y comenzar a reducir la propagación de la epidemia en 2015.En ese sentido, destacó que el número de personas con acceso a tratamientos aumentó un 60 por ciento en los dos últimos años y las nuevas infecciones cayeron a la mitad en 25 países, 13 de ellos en el África Subsahariana.

Las muertes relacionadas con el Sida disminuyeron en una cuarta parte desde 2005 y la mitad de las reducciones de nuevas infecciones por el VIH a nivel mundial ocurrieron en recién nacidos, aseguró al referirse al informe de 2012 de la entidad ONU-Sida.

Ban Ki-moon advirtió contra las leyes anticuadas, los sistemas judiciales equivocados y las prácticas policiales punitivas basadas en el miedo y los prejuicios como factores que fomentan la propagación de la epidemia.

Debemos poner a disposición de todos información, pruebas y tratamientos para que los hombres, mujeres y niños puedan disfrutar de su derecho fundamental a la atención médica y los servicios básicos que acabarán con esta epidemia devastadora, dijo.

El Día de Lennon

Foto de Saralys Silleras, Païs de Pixeles

Wilfredo Vallín Almeida

Mi esposa, que estaba en casa de su mamá, me llamó por teléfono para decirme que pusiera la televisión en un canal donde se estaba transmitiendo una clase para alumnos de secundaria. La asignatura era Educación Cívica y el tema que se tocaba era Los Derechos Humanos.

Hay que admitir que el mundo se mueve y que las cosas cambian quiérase o no. Cuando oír a los Beatles era algo así como un crimen ideológico, nunca pensé que un día la estatua de John Lennon, sentado en un parque del Vedado, sería toda una atracción.

Estuve en casa de algunos de los 75 arrestados en el 2003 a raíz de su detención. Por sus familiares supe que uno de los elementos de prueba a presentar en el juicio oral sería la Declaración Universal de los Derechos Humanos ocupada durante el registro –muchos de ellos realizados sin la orden correspondiente–, dicho sea de paso.

La persecución de la Declaración Universal y la satanización de los Derechos Humanos fue una constante durante mucho tiempo en Cuba. Recién, el gobierno ha empezado a hablar de “los derechos humanos que defendemos”.  Empiezan a tocarse, muy selectiva y superficialmente, sin aplicación real y efectiva en su justa dimensión, algunos de esos derechos universalmente reconocidos.

Y eso me hace recordar una frase de un célebre escritor colombiano, amigo de Martí, para más señas:

“La verdad, a medias, es una forma del engaño, como la libertad, a medias, es una forma del despotismo”.

En Cuba, el gobierno sigue sin publicar el contenido de los Pactos de la ONU que, el 28 de febrero próximo,  cumplen cinco años de firmados y para cuya ratificación sigue pidiendo a ese organismo internacional más y más  tiempo para “reflexionar sobre los cambios que hay que hacer en la legislación interna”.

Por esa razón y por la existencia de una campaña ciudadana en todo el país por la ratificación, es que se hace necesaria una serie de artículos que expliquen a nuestro pueblo qué son esos Pactos, por qué existen, cuál es su contenido y qué implicarán para nuestro atribulado país.

Por mucha resistencia que haya por parte de los que quieren mantener la actual situación, la ratificación de los Pactos de la ONU llegará… como llegó el día de Lennon.

Archivado en: Defensa de los Derechos Humanos, opiniones Tagged: AJC, campaña, Cuba, Pactos de la ONU, Por Otra Cuba

Pretendieron fusilar la libertad

Foto tomada de Internet

Foto tomada de Internet

Por Julio César Gálvez

El eco de los disparos retumba en el silencio de la madrugada. En el cenit asoman los claroscuros que anuncian el amanecer de un nuevo día. España no se conformaba. Trataba de saciar su impotencia como fuera; y un grupo de jóvenes estudiantes de primer año de Medicina lo pagarían con su vida.

Eran tiempos de intolerancias e injusticias donde arrancar una flor, una sonrisa indiscreta o cuchichear al oído de otra persona podría ser interpretado como un desafío mortal.

Nadie los vio profanar la tumba del reaccionario periodista español Gonzalo Castañón. Muchos declararon su inocencia. El capellán del Cementerio de Espada, el celador, el conserje, los profesores Manuel Sánchez de Bustamante y Domingo Fernández Cubas, y hasta el propio hijo de Gonzalo Castañón, quien visitó Cuba en 1886, declaró públicamente que eran inocentes de la acusación.

La realidad fue falseada. Jamás pisotearon las coronas de flores, tiraron basura sobre las tumbas, pintarrajearan las paredes del camposanto o gritaran ¡Abajo España ¡ El grave delito era vivir en una colonia que despertaba de su sojuzgada esclavitud y luchaba por su libertad. La guerra en la manigua cubana estaba en uno de sus mejores momentos y había que dar un escarmiento.

El castigo, como acto de cobardía e impotencia, cayó sobre ocho jóvenes estudiantes de Medicina que fluctuaban entre los 16 y los 21 años, quienes maniatados, fueron fusilados el 27 de noviembre de 1871 contra la pared del barracón del Cuerpo de Ingenieros, en la explanada de La Punta.

La celebración de un juicio amañado, a pesar de la excelente defensa que de ellos hiciera el capitán español Federico Capdevila, uno de los vocales del tribunal actuante, quien poniendo por delante su honra los declaró inocentes, fue anulado. Un segundo tribunal, del cual formaban parte los temidos Voluntarios, cumplió con la parte de la farsa, urdida por Dionisio López Roberts, Gobernador Político de La Habana.
En el colmo de la intolerancia, y mediante la realización de un sorteo, fueron escogidos los ocho estudiantes que fueran fusilados injustamente, de más de cuarenta que se encontraban detenidos por los sucesos del Cementerio de Espada.
Alonso Alvarez de la Campa, Anacleto Bermúdez, Eladio González, Ángel Laborde, José de Marcos Medina, Juan Pascual Rodríguez, Carlos de la Torre… y Carlos Vérdugo Martínez, quien se encontraba en la provincia de Matanzas el día de los supuestos delitos.
En mayo de 1872 el gobierno colonial dejó en libertad al resto de los acusados, sin embargo ante el temor que representaban las turbas de los Voluntarios, y para evitar un enfrentamiento que pudiera desencadenar en el asesinato de estos jóvenes, fueron deportados de por vida a España.
Siempre presentes en la historia de la Patria.

Santiago de Cuba peor que nunca.

Desde el Blog del amigo Ernesto Vera resportando en el mismo Santiago de Cuba.

http://ernestoverarod.blogspot.com/2012/11/santiago-de-cuba-en-cuarentena.html

Texto y Foto: ERNESTO VERA.

Llegué ayer de Santiago de Cuba, estuve desde la noche del domingo

hasta el martes. Pude ver finalmente a mi madre después de 4 meses, y

realizar un trabajo de investigación a fin de conocer cuál fue el

impacto real del Huracán Sandy así como del trabajo que realiza

oposición y gobierno en la provincia.

El impacto fue grande, pero no lo que yo pensaba tampoco, creo que no

fue tanto la fuerza de Sandy como lo poco que hizo la Defensa Civil

por los ciudadanos de a pie.

La ciudad ya empieza a tomar una apariencia que se aleja más de la

catástrofe, y sus pobladores no tienen en lo absoluto esa imagen de

héroes sino más bien de gente decepcionada doblemente.

En Santiago hay cólera, han muerto ya más de 30 personas, en la cárcel

de Boniato fallecieron 3 presos a causa del cólera. Sin embargo hay

mucho silencio en torno a esto. Se ha dicho en repetidas ocasiones que

las donaciones están siendo entregadas en los hospitales y a otras

instituciones pero no es así, muy pocos son los pacientes que están

comiendo del atún u otros alimentos traídos desde el extranjero y en

los seminternados los estudiantes se llevan a la boca solamente arroz

y chícharos mal elaborados.

El Hotel Santiago ha sido el más favorecido por las reparaciones,

mientras decenas de miles de viviendas son víctimas de la burocracia y

las Comisiones que mucho inspeccionan pero poco resuelven.

Supe de buena fuente que Lázaro Expósito Canto, el 1er Secretario del

PCC estuvo casi 4 días hospitalizado a causa de la presión alta y el

cargo de conciencia que le provocaron los muertos que nadie cree

fueron los que publicó el Granma. Cada persona que fallece por el

colera es considerada como una muerte por infarto segun fuentes

medicas consultadas por mi en el Hospital Provincial.

Ya en medio de la gente escuché las opiniones y es una lástima que no

exista en mi tierra un solo líder que sepa arrastrar al pueblo a las

calles a exigir sus derechos. Usted escucha que si pusieron un cartel

en tal o mas cual zona rural, pero eso no despierta la rebeldía de

nadie. Ese no es el camino, cada vez que leo la misma basura me parece

estar viendo un reality show.

Lo importante no es que haya descontento sino qué estamos haciendo

nosotros: si estamos preocupados en aumentar la membresía con 4 gatos

o logramos que cien mil santiagueros salgan a las calles.

Pasando a otro tema, les cuento que en el Reparto Santa Bárbara hay

miles de viviendas afectadas y aquí les muestro algunas fotos de la

casa de Laritza en Calle 6 y del Holguinero en Escario, esquina calle

6. También el mercadito ubicado en calle 5ta donde la gente compra las

viandas quedó sin techo tal y como ustedes verán en las imágenes.

En cada tienda, en cada establecimiento encuentra usted

desinfectantes, productos antibacterianos para las manos, pero esto no

detiene ninguna de las epidemias.

Sigue preso en Santiago de Cuba el opositor político Eldris González

Poso, nadie está haciendo campaña por él, pero aquí en este blog donde

sí existe la libertad de expresión y porque yo la defiendo a capa y

espada, se seguirá exigiendo por su inmediata liberación.

En Santiago de Cuba se vive una situación única que debe ser

aprovechada de manera inteligente por los que queremos un cambio.

Ahora se habla de que en unas 72 horas la ciudad será puesta en

Cuarentena, para mí es una medida a destiempo, pero estoy casi seguro

que no pasa de ser uno de los tantos rumores que azotan este país.

REVISTA VOCES 17 TOMORROW 7pm DESDE LA HABANA

Herman@s,

nuestra (tuya y mía y de tod@s) revista freelance VOCES 17 se lanza
este viernes 30 a las 7pm en La Habana.

Sean todos MUY bienvenid@s!

En dos años de vida, VOCES depende de todos ustedes como lectores y
autores para vivir. Para no morirse de soledad en medio de este
camping de desconcentración que es hoy Cuba. Para respirar una brecha
imaginaria del futuro que acaso nunca llegará, pero no por eso fue
menos real en nuestros corazones de gente linda y libre.

En la barra lateral de este blog, verán todos los números anteriores,
con un link para leer y descargar gratuitamente los pdf.

Gracias por millones y más!!!

Llámame a mi móvil inmóvil dentro de la Islita y te cuento los
secretos de esta VOCES 17… +53-53340187