Archivo por días: noviembre 15, 2012

#freeRodiles #LibertadAhora http://www.activism.com/es_ES/peticion/campana-por-la-liberacion-de-,,antonio-rodiles/40284

Breves palabras para ayudar a un gran hombre:

Activista cubano Antonio Rodiles ha sido confinado a “prisión provisional” por el

Estado cubano. El 7 de noviembre el gobierno cubano arresto arbitrariamente a

un importante número de activistas pro democracia. Los arrestos forman parte de

una escalada de violencia concebida para desestimular la campaña “Por Otra

Cuba.” Rodiles de 40 años es el promotor más visible de esta campana que pide

al Gobierno que ratifique el Pacto de los Derechos Políticos y Civiles y el Pacto de

los Derechos Económicos Sociales y Culturales de las Naciones Unidas. Las

secuelas de las actuaciones de los policías que actuaban vestidos de civil, la han

podido comprobar sus familiares, quienes durante una visita al calabozo el día de

ayer, observaron que “tiene un golpe fuerte en el ojo, y moretones en los

brazos.”

Rodiles es graduado de Física en la Universidad de La Habana y recibió el titulo

de Candidato a Doctor en Ciencias Físicas en el Instituto de Ciencias Nucleares de

la Universidad Nacional Autónoma de México, (UNAM), en el 2002. En el 2003

emigró a los Estados Unidos y se radicó en Tallahassee, Florida. Obtuvo el título

de Master en Matemáticas en el 2005 de la Universidad Estatal de la Florida

(FSU). Trabajó como profesor en FSU y en el Tallahassee Community College

antes de regresar a Cuba. Tras su regreso, en el 2010 fundó Estado de Sats con el

objetivo de crear “un espacio plural de participación y debate” entre diversos

miembros de la sociedad cubana. La iniciativa pronto comenzó a ser blanco de los

ataques propagandísticos orquestados por la Seguridad del Estado.

Aquí una petición para exigir su libertad:

http://www.activism.com/es_ES/peticion/campana-por-la-liberacion-de-

antonio-rodiles/40284

Marisel Trespalacios

Cumpleaños feliz

Ayer fue mi onomástico. Desde hace mucho dejaron de emocionarme, pues cada año que ha ido pasando, he tenido que decir adiós a muchas personas importantes en mi vida.

En los años sesenta me tuve que despedir de mis tres queridos primos, mis tías y tíos. Éramos entonces una muy unida y extensa familia, frecuentada también por muchas y buenas amistades. Después se fueron, una a una, mis amigas de la infancia, mi primer noviecito, los compañeros de escuela, las amistades… El barrio cambió de rostro y con ello, se apoderó de mí un sentimiento de vacío. Los cambios que se estaban produciendo en el país, nos mantenían entretenidos y enajenados, pero no lograban suplir falta de ellos. Hay cosas imposibles de sustituir.

Después vinieron nuevas familias y con ellas surgieron nuevas amistades. Otra vez la nuestra creció al casarnos mi hermana y yo. Enseguida nacieron mis hijos, las hijas de ella. Regresó parte de la alegría perdida.

Llegaron los años ochenta, después los noventa y con ellos otros golpes que quebraron nuevamente a la ya diezmada familia cubana. Yo tuve que pasar una vez más, por el dolor de ver partir lo más querido: mis hijos. Fuera del país me han nacido tres bellas nietas, a las que apenas conozco.

También muchas de mis nuevas amigas, se han ido y otras tantas se quieren ir. Aún así, Dios me ha premiado con poner en mi camino personas maravillosas con las que he establecido recientes vínculos de amistad y amor, que espero perduren.

Ayer fue un día muy bonito, a pesar de todo lo que está aconteciendo en el país, que nos preocupa. Estas nuevas personas llegadas a mi vida, acudieron a felicitarme y a compartir conmigo momentos muy agradables. Otras, que no pudieron venir, lo hicieron vía telefónica o a través de mails. Finalmente, y contra todo pronóstico tuve un cumpleaños feliz.

Blogaños 2

2º cumpleblog

El 2010 fue el año de mi primera exposición verbal. Di mi primer pasito de bebé en el espacio virtual y con él, pinté en el lienzo del blog trozos de mi realidad y la de otros muchos cubanos del archipiélago. Este 15 de noviembre bato palmas y palabras con todos los visitantes, lectores y colaboradores, por los dos añitos que lleva La rosa descalza online. No importa que unos entonemos mejor que otros, lo importante es cantar para celebrar con alegría esta fecha. Quiero pensar que con cada publicación avanzo un tramo en la senda del reclamo de las libertades y los derechos para todos los cubanos.

Deseo distinguir especialmente a los más asiduos protagonistas de la bitácora, esos a los que me gusta llamar mis cómplices, que modestamente me recuerdan que están ahí para mí y con sus opiniones me animan a continuar desempeñando con responsabilidad este rol mediático autoasignado por deber. ¿Qué hacer para agradecerles? Proseguir con el trabajo siempre desde la óptica del nosotros inclusivo, para que la expresión happy anniversary!, lo multipliquemos y convirtamos en un happy birthblog to us! Nos felicito por esta segunda velita en el importante pastel de la comunicación.

El rostro de verdaderas elecciones

Foto tomada de “Wikipedia Kiwix”

Las cuatrienales elecciones estadounidenses se realizaron el martes 6 de noviembre con la victoria de Barack Obama, el primer presidente negro en la historia de los Estados Unidos, que fue reelegido para otro periodo presidencial. No me gusta hablar de razas o hacer notar diferencias entre las personas, pero al igual que algunos medios internacionales, vale resaltar que «Obama derrotó por segunda vez a un candidato blanco», en un sistema al que la propaganda de izquierda acostumbra a señalar como marcadamente racista. También en esta contienda electoral, se destacó que triunfara frente a un contrincante multimillonario, lo que destruye la tesis de los dirigentes cubanos y sus acólitos del orbe, que sostienen que solo las personas muy ricas —competencia entre multimillonarios— pueden aspirar a la presidencia de ese país. Recuerdo que en una reflexión de Fidel Castro en 2008, resaltó sus dudas de que el abogado y exsenador por el estado de Illinois fuera electo, pues contaba con una fortuna personal de apenas un poco más de un millón de dólares.

El apego a los valores y prácticas democráticas, no es precisamente una virtud ni el aval de los regímenes caudillistas y dictatoriales como el cubano. Aquí no existen elecciones presidenciales. A nuestra sociedad se le niega el entusiasmo y rivalidad pluralistas inherentes a la lucha justa por la obtención de un cargo público, desde el que puedan solucionar de forma “real, no nominal” los problemas de sus electores. La igualdad de oportunidades electorales en Cuba es una falacia, pues solo los adeptos del partido único y/o sus militantes, pueden aspirar a ser candidatos. Además, existe una ‘Comisión de Candidaturas’ —por supuesto, estatal— que por ley, aporta el 50% de los delegados desde la base. ¿Dónde está el trato idéntico entre las personas que propugna la igualdad, al margen de clase social, sexo, raza u otras circunstancias? Todo eso no es más que damagogia.

Se la pasan criticando abiertamente el sistema estadounidense por un lado, y del otro, pidiéndoles que inviertan en la arruinada economía cubana y que emitan turismo hacia nuestro territorio. Tratan de enmascarar sus ineptitudes desviando el foco noticioso e informativo hacia los asuntos estadounidenses. Pero lo más censurable, es que usen sistemáticamente los males ya superados en ese país como si sucedieran en el presente, que es igual a mentir. ¿Por qué no nos preocupamos y ocupamos de nuestras dificultades? También ejercen la critica los medios en esa nación, pero allí tanto los aspirantes a cargos políticos como los ciudadanos comunes, tienen pleno acceso a los organos de difusión masiva, en contraste con la seguridad “de puertas cerradas” establecida en los nuestros. Estados Unidos es el mejor ejemplo de que la democracia es perfectible, pues ellos transitaron, como modelo indiscutible de libertad, de situaciones y prácticas segregacionistas en el pasado, a elegir a un afroamericano para presidente, y cuatro años más tarde, a ratificarlo. Las actitudes y los hechos hablan mejor y más alto que los voceros de la dictadura cubana y su cada vez más reducido número de incondicionales del mundo.