Archivo por días: noviembre 16, 2012

#FreeRodiles ACCIÓN URGENTE AMNESTY Acciones contra un cubano por criticar al gobierno

Excelencia Raúl Castro Ruz

Presidente de la República de Cuba

Sr. Fiscal General Dr. Darío Delgado Cura


Excelencia
General Abelardo Colomé Ibarra

Ministro del Interior y Prisiones



Antonio Rodiles, crítico con el gobierno, ha sido acusado de “resistencia” a la autoridad. Se cree que ese cargo puede tener como finalidad castigar e impedir sus críticas pacíficas a la política del gobierno de Cuba.

Antonio Rodiles, coordinador de una iniciativa de la sociedad civil que pide al gobierno que ratifique tratados internacionales de derechos humanos, ha sido acusado de “resistencia” a la autoridad. Ha sido puesto en prisión provisional, pero no se ha fijado la fecha para su juicio.

Poco después de la detención, el 7 de noviembre, de la abogada independiente y periodista Yaremis Flores, Antonio Rodiles, su esposa y varios críticos con el gobierno más acudieron a la jefatura del Departamento de Seguridad del Estado, conocida como Sección 21, en el barrio de Marianao, La Habana, para averiguar su paradero. Antes de que pudieran llegar al edificio se les acercaron 20 personas, todas ellas vestidas de civil, mientras dos funcionarios del Ministerio del Interior observaban la escena. Según los informes, a Antonio Rodiles lo arrojaron al suelo a golpes y cuatro hombres lo inmovilizaron. A varios de los otros activistas los agarraron también, los obligaron a entrar en un vehículo policial y los enviaron a diversas comisarías de La Habana. Todos quedaron en libertad el 11 de noviembre, salvo Antonio Rodiles.

La fiscalía informó a la esposa de Antonio Rodiles el 14 de noviembre de que a su esposo lo acusaban de “resistencia” a la autoridad, pero aún no se ha emitido un documento de acusación formal.

Antonio Rodiles es uno de los coordinadores de Demanda Ciudadana Por Otra Cuba, una iniciativa que pide a Cuba que ratifique el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, así como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, firmados por el país en 2008. Amnistía Internacional cree que los cargos en su contra pueden estarse utilizando para castigar e impedir sus actividades pacíficas como crítico del gobierno, y está reuniendo más información sobre su caso y sobre el trato que está recibiendo.

  1. Pedimos a las autoridades cubanas que pongan a Antonio Rodiles en libertad inmediata e incondicional, a

  2. menos que puedan sustanciar los cargos en su contra, y que investiguen los informes que indican que fue

  3. sometido a malos tratos durante su detención;

  4. Pedimos que dejen de inmediato de acosar e intimidar a todos los demás ciudadanos y ciudadanas que ejercen

  5. pacíficamente su derecho a la libertad de expresión y asociación.



INFORMACIÓN ADICIONAL

La periodista Yaremis Flores permaneció recluida 48 horas antes de quedar en libertad sin cargos. Durante su detención fue amenazada con acusarla de “difusión de noticias falsas contra la paz internacional” –delito que conlleva una pena de entre uno y cuatro años de prisión– si continuaba con su trabajo como periodista.

Antonio Rodiles ha sido acusado en virtud del artículo 143 del Código Penal de Cuba. En él se contempla el delito de “resistencia”, que se refiere a la resistencia a autoridades públicas que desempeñan sus funciones, y que se suele utilizar para presuntos casos de resistencia a la detención. El artículo 143 es lo suficientemente amplio como para englobar formas no violentas de resistencia; en ocasiones se utiliza de maneras que restringen ilegítimamente la libertad de expresión.

El 20 de junio, Demanda Ciudadana Por Otra Cuba entregó una petición con 500 firmas a la Asamblea Nacional del Poder Popular –órgano legislativo de Cuba, ubicado en La Habana– en la que pide al gobierno que ratifique el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Junto con la Declaración Universal de Derechos Humanos, estos pactos forman la Carta Internacional de Derechos Humanos, y son los instrumentos internacionales clave de derechos humanos. Desde que Cuba firmó ambos pactos en 2008, Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades que los ratifiquen para ponerlos en vigor y comenzar su aplicación.

Antonio Rodiles es también coordinador de Estado de SATS, un foro que surgió en julio de 2010 para alentar el debate sobre cuestiones sociales, culturales y políticas.

Nombre: Antonio Rodiles

Sexo: Hombre

Enviar llamamientos antes del 27 de diciembre a:

Raúl Castro Ruz

Presidente de la República de Cuba

La Habana, Cuba

Fax: +41 22 758 9431 (Oficina de Cuba en Ginebra); +1 212 779 1697 (vía Misión de Cuba ante la ONU)

Correo-e.: cuba@un.int (c/o Misión de Cuba ante la ONU)

Tratamiento: Excelencia

Dr. Darío Delgado Cura

Fiscal General de la República, �Fiscalía General de la República, Amistad 552, e/ Monte y Estrella, �Centro Habana,

La Habana, Cuba

Tratamiento: Sr. Fiscal General

Y copia a:

General Abelardo Colomé Ibarra

Ministro del Interior y Prisiones

Ministerio del Interior, �Plaza de la Revolución, �La Habana, Cuba

Fax: +1 212 779 1697 (vía Misión de Cuba ante la ONU)

Correo-e.: correominint@mn.mn.co.cu

Tratamiento: Excelencia


Acción Urgente por Antonio Rodiles


JOIN

Exceso de Criminalización

Lic. Amado Calixto Gammalame.

En Cuba no se manejan públicamente los datos estadísticos sobre las personas que guardan prisión, unas decenas de miles según cálculos de estadística negra. El dato por sí solo no es impresionante, lo que sí es sorprendente la cantidad de personas que re-circulan por los establecimientos penitenciarios, procesados con medidas cautelares que luego son puestos en libertad, detenidos, procesados multados y otros que cumplen prisión fuera de los establecimientos penitenciarios o en libertad, esta sumatoria constituye el gran número de cubanos con antecedentes policiacos y penales.

Estas personas quedan etiquetadas de por vida, y , por tanto afrentadas, según los registros que se llevan a tal efecto.

La población carcelaria es en su inmensa mayoría joven y lo peor, personas con un nivel medio de instrucción, que es la palabra más adecuada, pues la educación es una asignatura que se ha quedado rezagada en estos tiempos.

Otro elemento identificativo de singular significación, son los jóvenes instruidos y primarios en los establecimientos penitenciarios.

El estado tiene la facultad de castigar a las personas que cometen delito, primero, en la posibilidad de legislar que le encarga al órgano legislativo, en Cuba, La Asamblea Nacional del Poder Popular mediante la cual se traduce la voluntad del Estado de recoger en tipos penales aquellas conductas intolerables que recaen sobre bienes jurídicos relevantes, que resultan imprescindibles proteger con mayor severidad, y lo segundo es encargar al órgano jurisdiccional su aplicación.

El Código Penal de 1978 Ley 21, que le quitó vigor al Código de Defensa Social de 1936, así como su sucesor El actual Código Penal, la Ley 62 de 29 de diciembre de 1987 están caracterizados por su contenido y la aplicación de un alto número de figuras de escasa peligrosidad social, que en el Código de Defensa Social estaban recogidas como faltas.

A nuestro juicio se trata de un exceso de criminalización que perjudica a la sociedad, (El Pueblo de Cuba) en cuyo nombre, según la constitución de la República de Cuba, se imparte justicia.

Los límites del poder del estado es un principio de rango constitucional que informa el Derecho. La única protección posible para el logro de una equidad en ese sentido lo constituiría el restablecimiento de los Tribunales de Garantías Constitucionales, que tantos beneficios trajeron para nuestra sociedad

Archivado en: Ojeada a la legislación, opiniones Tagged: AJC, Código de defensa social cárcel, Código Penal, criminalización, Cuba, delito, falta, Garantías Constitucionales, jóvenes, población penal

Crónica de un libelo no anunciado (todavía)

Antonio Rodiles, promotor de Estado de SATS y de la demanda ciudadana Por Otra Cuba, ha sido instruido de cargos. Esos cargos no son relevantes, podrían ser otros.   Como figura emergente de la sociedad civil que en poco tiempo ha logrado estructurar dos sobresalientes proyectos ciudadanos, Rodiles se ha convertido en un elemento muy incómodo para el gobierno.

En los Estudios Taíno se estará preparando un Programa Especial para ser transmitido en la Mesa Redonda o luego del noticiero estelar.  Gracias a la magia del corte y la edición, veremos de nuevo a Rodiles dispuesto a abordar un transporte para asistir a una reunión con políticos norteamericanos de visita en el país.  Gracias a esa misma magia tecnológica lo veremos sentado junto a un funcionario de la Sección de Intereses en un Estado de SATS sobre las relaciones culturales Cuba-Estados Unidos; y gracias a la magia de controlar los medios informativos  y en especial, internet, nos darán esas imágenes como LA prueba de que Rodiles sigue un guión escrito en Washington, y así de paso, salpicar también a los activistas de la sociedad civil.

Mi vecino Tomás, mi queridísimo tío Gerardo, la hermana de mi amiga Rebeca y mi entrañable Josefa pertenecen a ese grupo que creerá en el mensaje de dicho libelo.  Pero se subestima a una población cuyo nivel educacional ronda el 12mo. grado.  Abundarán los que con lógica se pregunten por qué juzgan a Rodiles por una de esas figuras delictivas contra la autoridad, y no por espionaje, colaboración con el enemigo o algún otro tenebroso cargo; para concluir como yo, que ya eso sería demasiado, porque no existe la sugerida conspiración.

El objetivo del documental se cumplirá con una parte de los televidentes; pero a diferencia de otros tiempos, cualquiera tiene un pariente, un socio, o un conocido en el gimnasio que tiene en su memoria portátil junto a la última película de Batman, la nueva temporada de Big Bang Theory o la final de la Serie Mundial;  las grabaciones de Estado de SATS y los objetivos de la demanda ciudadana para la firma de los Pactos de la ONU.

Con frecuencia recuerdo la frase de Lincoln (cito de memoria) que se puede engañar a parte del pueblo todo el tiempo, a todo el pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo, todo el tiempo.

 

 

Lo más malo de la gente mala es el silencio de la gente buena

 

Antonio Rodiles continua preso en los calabozos de Acosta y 10 de octubre desde hace 9 días. Acaso la policía política no lo deja libre hasta el juicio que pretende armar, para evitar que los moretones de la golpiza que le dieron se hagan públicos.

La legalidad socialista es un conjunto de trampas para hacer caer a cualquiera que no siga el camino del régimen. Una acción de protesta pacífica puede ser traducida por un fiscal como “alteración del orden público”. De igual manera, si un hombre no se deja pasivamente dar una golpiza por tres agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil, -que nunca se identificaron como autoridad antes de caerle a golpes- la “ley revolucionaria” traduce una acción de legítima defensa de la víctima como “resistencia al arresto”.

Pero es que no fue un arresto lo que ejecutaron los agentes de la Seguridad del Estado contra Rodiles y una decena de personas más que esperaban fuera del Departamento 21 para recibir de las autoridades información -después de haber agotado otros caminos como la llamada al 106- sobre la ubicación de Yaremis Flores, quien fuera detenida con similar arbitrariedad ese mismo día.

Fue un ataque y no un arresto lo que ejecutaron los agentes del DSE.

Ellos no le comunicaron a Rodiles quiénes eran, ni que iban a arrestarlo. No vino un policía con chapa y orden de detención. Sencillamente 3 hombres de civil sin mediación de palabras atacaron a  Rodiles, que según la ley revolucionaria “no debió resistirse”.

Son demasiados los casos de opositores al régimen que son conducidos a la cárcel por alguna trampa legal: Darsi Ferrer, Jorge Vázquez Chaviano son solo algunos, hay muchos más.

Rodiles es el líder de Estado de SATS. Según me explicó Ailer González en alguna oportunidad, el espacio toma su nombre Estado de SATS de la Antropología del Teatro de Eugenio Barba (Odin Teatro). Estado de SATS es el movimiento de negación que conduce a la acción: para lanzar la piedra primero se echa hacia atrás el brazo. La acción ocurre de manera orgánica. En un país desarraigado de sus centros vitales, hablar e intercambiar ideas, imágenes -arte y pensamiento- es una alternativa que el poder reconoce como “peligrosa”.

Desde el mes de agosto, justo después del arresto de Rodiles durante el sepelio del líder del “Movimiento Cristiano Liberación” Osvaldo Payá, los órganos represivos de la Seguridad del Estado han intentado boicotear la realización de Estado de SATS de múltiples maneras. Desde sitiar los alrededores para impedir la entrada de los asistentes hasta el arresto arbitrario del profesor Dimas Castellanos y del poeta y fotógrafo Orlando Luis Pardo Lazo. El propio Rodiles se presentó en ocasión de esos arrestos en la Sección 21 para reclamar la liberación de los detenidos. Según las palabras de un miembro de UNPACU que fuera detenido en ese mismo Departamento de la Seguridad del Estado (21), los agentes le dijeron que “Si Rodiles volvía por allí a hacerse el Padre de las Casas lo iban a meter preso”.

Así es como intentan conseguirlo: mediante la trampa y amparados por una “legalidad” que siempre protege al Estado y nunca el derecho de los ciudadanos.

El miércoles 7 de noviembre en que arrestaron a Rodiles  una ola de detenciones masivas de opositores tuvo lugar en la Habana, sin tener prácticamente comunicación porque desconectaron muchos de los teléfonos de los detenidos y de sus familiares y amigos.

El padre de Rodiles se presentó ante la gendarmería en un pulóver con una calcomanía por la liberación de su hijo y eso provocó escándalo en las autoridades.

Ante el dolor de los demás hemos de recordar que si no compartimos la responsabilidad de impedir los propósitos de los que ponen en crisis los derechos humanos en Cuba, estos regímenes podrían llegar a extenderse haciendo florecer el engaño en el auge de las dictaduras.

No existe ningún Estado, ninguna Iglesia, ninguna institución, ninguna excusa ideológica, política o religiosa para violar los derechos humanos. Los Estados de extrema izquierda, comunistas, han encontrado una manera sistematizada y amparada por sus Constituciones de llevar a cabo estas violaciones de los derechos humanos que son su única garantía de perpetuarse en el poder político.

Acerca del sufragio femenino en Cuba

Publicado el 13de noviembre en http://www.diariodecuba.com/cuba/13942-acerca-del-sufragio-femenino-en-cuba
En el programa televisivo “Mesa Redonda” del jueves 18 de octubre, la licenciada en Historia y Ciencias Sociales Teresa Amarelle Boué, Secretaria General de la Federación de Mujeres Cubanas, expresó, más o menos, que gracias a la revolución de 1959 la mujer cubana pudo hacer uso del derecho al voto. Desde ese día he sido interrogado en varias oportunidades acerca de tal afirmación, lo que motivó la decisión de redactar las siguientes notas.

Desde el siglo XIX, varias intelectuales cubanas marcaron pautas acerca de los derechos femeninos. La Condesa de Merlín reflejó en su obra literaria los sentimientos femeninos, su raíz nacional y sus perspectivas. Gertrudis Gómez de Avellaneda, editó Álbum cubano de lo bueno y de lo bello, una revista femenina en la que desafió el dominio masculino e instó a otras mujeres a que hicieran lo mismo. Marta Abreu, encarnación sublime de la caridad y del patriotismo, cuando José Martí puso en pie de guerra al pueblo cubano, extendió la caridad a los sufridos por la patria. Sobre ella Máximo Gómez expresó: “Si se sometiera a una deliberación en el Ejército Libertador el grado que a dama tan generosa habrá de corresponder, yo me atrevo a afirmar que no hubiese sido difícil se le consignara el mismo grado que yo ostento”.

Durante las guerras de independencia, Ana Betancourt de Mora defendió la emancipación femenina en la Asamblea Constituyente de Guáimaro. María Hidalgo Santana se incorporó en 1895 al ejército insurreccional y en la batalla de Jicarita, al morir el abanderado ocupó la enseña y la enarboló, recibió siete heridas de bala y fue ascendida a capitán. Edelmira Guerra de Dauval, fundadora y presidenta del club Esperanza del Valle, ayudó a formular el manifiesto revolucionario del 19 de marzo de 1897, cuyo artículo 4 rezaba: “Queremos que las mujeres puedan ejercer sus derechos naturales a través del voto a la mujer soltera o viuda mayor de veinticinco años, divorciada por causa justa”. En 1897 María Luisa Dolz, profesora del colegio para alumnas Isabel la Católica, asoció la reforma educativa al nacionalismo y al feminismo, por lo que se le considera la primera feminista moderna de Cuba.

Al inicio de la República un grupo de mujeres fundaron asociaciones y órganos de prensa para defender los intereses de la mujer. Entre ellos, la Revista de la Asociación Femenina de Camagüey, primera revista feminista de la Isla; Aspiraciones, revista cívica y patriota; el Comité de Sufragio Femenino; el Club Femenino de Cuba; la Alianza Nacional Feminista; el Lyceum, organización eminentemente cultural que consideraba imposible el cambio sin contacto con la educación y la cultura; y la Unión Laborista de Mujeres, una asociación radical que puso la cuestión obrera por encima del derecho femenino al sufragio. En 1912, después del crimen contra los miembros del Partido Independiente de Color, un grupo de mujeres negras iniciaron una campaña dirigida a la aprobación de una ley de amnistía para los encarcelados, y en sus reuniones y mítines se pronunciaban a favor de derechos femeninos como el voto y el divorcio. En 1923, cuando se creó la Asociación de Veteranos y Patriotas, entre sus firmantes estaban diez de las dirigentes del Club Femenino de Cuba.

Entre las mujeres destacadas durante la República vale mencionar a Mari Blanca Sabas Alomá, Ofelia Rodríguez Acosta, Ofelia Domínguez Navarro y María Collado, quienes desempeñaron un importante papel en la lucha por los derechos de las féminas. Estas y otras dirigentes feministas celebraron congresos, hicieron peticiones a los políticos, establecieron coaliciones con diversos grupos, se manifestaron en las calles, se dirigieron al público a través de los periódicos y la radio, construyeron clínicas de obstetricia, organizaron para mujeres escuelas nocturnas, programas de salud y establecieron contactos con grupos feministas de otros países.

Aunque la Constitución de 1901 reconocía la igualdad de todos los cubanos ante la Ley, el Código Civil Español, aún vigente, establecía la inferioridad de la mujer, que impedía su avance y cerraba el paso al sufragio femenino. Sin embargo, gracias a la lucha cívica en 1914 se iniciaron los debates acerca del divorcio, el 18 de julio de 1917 se concedió a la mujer la patria potestad sobre sus hijos y la libre administración de sus bienes, y en julio de 1918 se aprobó la Ley del Divorcio.

En 1919 las cubanas ya habían alcanzado el mismo nivel de alfabetización que los hombres y en los años 20, proporcionalmente, se graduaban tantas mujeres en Cuba como en las universidades norteamericanas. Hechos que debilitaron a los enemigos del voto femenino. En ese contexto tomó fuerza la batalla por el derecho al sufragio.

En 1923 se celebró el Primer Congreso Nacional de Mujeres, al que asistieron 31 asociaciones, y en 1925 tuvo lugar el Segundo Congreso  Nacional de Mujeres, con 71 asociaciones. Al decir de Pilar Morlón, fue éste “¡Un Congreso de Mujeres, ideado por ellas, organizado por ellas, realizado por ellas, sin ayuda oficial de ninguna clase!”, a lo que yo añadiría y sin ningún hombre presidiendo el evento. Este Congreso tuvo tal impacto, que el presidente Gerardo Machado prometió que concedería el derecho al voto, para lo cual, al designar una Asamblea Constituyente con el objetivo de legalizar su reelección, incluyó en su propuesta el voto femenino. Sin embargo, debido al incumplimiento de su promesa, después de 1931 los grupos feministas se aliaron con los grupos políticos existentes y al estallar la rebelión, el voto de la mujer se convirtió en símbolo de la infidelidad de Machado a la democracia.

El 12 de agosto de 1933, cuando Machado fue derrocado y Carlos M. de Céspedes (hijo) asumió la presidencia, la Alianza Nacional Feminista apeló al mandatario para exigir el derecho al voto. Posteriormente, durante el gobierno de Ramón Grau San Martín, se promulgó el Decreto No. 13 de 2 de enero de 1934, mediante el cual se convocó una Convención Constituyente en la que se reconoció el derecho de la mujer a votar y ser elegida. Para ese evento fueron electas siete mujeres por las provincias de La Habana, Las Villas, Camagüey y Oriente.

En febrero de 1934, durante la presidencia del coronel Carlos Mendieta, se aprobó una Constitución provisional, que en su artículo 38 extendió formalmente el voto a la mujer. Y en febrero de 1939, previo a la Asamblea Constituyente que redactó la Carta magna de 1940, las féminas convocaron al Tercer Congreso Nacional de Mujeres, donde se aprobaron varias resoluciones, una de ellas, la exigencia de “una garantía constitucional para la igualdad de derechos de la mujer”. En ese reclamo, discutido en la Asamblea Constituyente, tomaron parte las feministas Alicia Hernández de la Barca, de Santa Clara, y Esperanza Sánchez Mastrapa, de Oriente.

La lucha iniciada en los años 20 del pasado siglo quedó refrendada en el artículo 97 de la Constitución de 1940: “Se establece para todos los ciudadanos cubanos, como derecho, deber y función, el sufragio universal, igualitario y secreto”. Gracias a ese resultado la mujer cubana ejerció legalmente el derecho al voto en las elecciones de 1940, 1944, 1948, 1954 y 1958, antes de la toma del poder por los revolucionarios en 1959.

La muerte de Payá

En cuanto a las causas de la muerte de Payá concedo a su familia todo el beneficio de la duda. Y todos los detalles que se han ido sucediendo día a día tras tan desafortunado suceso no hacen más que reforzar esta concesión. Resaltándome la incomunicación total de los sobrevivientes con la familia, lo cual evidentemente habría resultado lo más natural del mundo si se hubiese tratado de un verdadero accidente. Por no hablar de todo lo que sucedió antes, durante décadas, en relación a la vida de Oswaldo; porque a quien nadie debía conceder el beneficio de la duda es a quien tantas veces amenazó e intentó liquidar de diversas maneras una vida tan valiosa, como lo ha hecho con tantos otros, incluyendo al pobre Camilo Cienfuegos a quien por extensión este hecho ha vuelto a traer a colación a la boca del ya incrédulo pueblo como uno de los más macabros precedentes. El propio Payá lo había advertido claramente: «Es un combate definitivo entre el poder de la mentira y el terror por una parte y el espíritu de la liberación por la otra.» El régimen hace tiempo sencillamente ya había realizado un simple cálculo de costo-beneficios con su muerte y ahora lo llevaba a la práctica pudiendo valerse para ello de innumerables estratagemas. El llamado de atención de Payá en los últimos tiempos respecto a quienes denominaba como la nueva oligarquía, esos que apostados en el poder olfatean ya el impostergable cambio y al estilo de algunas de las experiencias de Europa del Este dan los pasos para llevarse las mejores tajadas del pastel, le debe haber añadido los peores y más pragmáticos enemigos del tiempo presente, y que a medida que transcurre el tiempo se harán más peligrosos todavía. Por no hablar de las reservadas venganzas, recordando que esto no es sino una extensión de aquella negra primavera que comenzó en 2003, especialmente teniendo en cuenta la posibilidad de que este pacífico y cristiano enemigo de Fidel Castro pudiese erigirse con el Nobel. Todo esto sin hablar que en cualquier país donde exista un estado de derecho, si realmente hubiese sido un accidente, ya el responsable de la maltrecha carretera sin señalización habría sido el total culpable sin discusión y habría sido justamente demandado. De modo que dando vueltas a todas las variantes posibles el dedo acusador vuelve vez tras vez a dirigirse al mismo sospechoso cual la brújula al norte.

Corrupción Rusa controlara oficialmente corrupción Cubana

En uno de los ensayos escritos por mí sobre la corrupción en Cuba hace más de  tres quinquenios  y llevados personalmente al Consejo de Estado, dirigidos al entonces presidente de Cuba Fidel Castro Ruz decía: “Cuba puede exportar médicos y maestros  pero tendrá que importar dirigentes y policías”. Resumía en dirigentes todos aquellos funcionarios pertenecientes al Partido comunista  que  a ojos vista estaban vinculados a la corrupción.

Para mí eran todos, con algunos tenía contacto directo y eso bastaba para conocer de otros. Todo esto funcionando como una cadena de eslabones desiguales pero enlazados unos con otros.  Aquellos pocos militantes que no la  practicaban, la permitían o cuanto menos no hacían nada para combatirla. Concretaba  en policías desde un simple soldado que se valía de artilugios en la calle o en el barrio cubriendo pequeños delitos hasta los jefes que aceptaban grandes sobornos o se valían del cargo para adquirir beneficios personales. Los mecanismos utilizados eran variados y sutiles conducidos por las circunstancias. Siempre que hacía una declaración a las más altas instancias del Estado tenía suficiente conocimiento como para demostrar la veracidad de los delitos.

Hoy veo a través del noticiero televisivo a la Contralora General de la República, Gladys Bejerano y el presidente de la Cámara de Cuentas  Serguei Estepashin firmando contratos para el control interno y auditoria con Rusia, nada menos que con el país cuyo sistema socialista fue desintegrado más por la  corrupción que por una lucha  entre partidos políticos. Hoy los dueños adinerados que controlan  la economía del país, la mayor parte  son miembros o lo eran del gobierno comunista y se enriquecieron mediante la sustracción de los recursos del pueblo.

Los rusos no solo  nos han dejado  el legado misantrópico  del Estalinismo  adaptado a las dictaduras americanas como sistema político de gobierno, donde el culto a la personalidad y al poder formaba la esencia de la sociedad, también nos contaminaron de corrupción.

A partir del año 74 en que ingreso en la Academia Naval comienzo a habitar en el Globo, zona relativamente cercana de la Unidad Militar rusa de Naroka, en el reparto Sierra Maestra.  El mercado negro ruso invadía todo este territorio, se podía adquirir a través de soldados y clases que tocaban en las puertas de las casas productos que escaseaban como: jabón, perfumes, relojes, colchas, abrigos, medias, camisetas, calzado, alimentos, gasolina en canistros de metal al precio de 5 pesos cubanos. La misma lista de productos y utensilios que tenían a su alcance también estaba por medio del mercado negro al alcance de los cubanos, no se comercializaron armas y pertrechos de guerra me imagino que porque no existía demanda.

Según las opiniones, esos soldados que enviaban a Cuba eran los mejor preparados ideológicamente, y muchos de ellos pienso serán militares de alto rango o dirigentes en estos momentos. Aun para esos años no estaba generalizada la corrupción en el país. La mayor parte de los cubanos permanecía aun con la ética del respeto por la  propiedad  privada o ajena. Pero ya los rusos habían perfeccionado  el arte del latrocinio, la malversación, el cohecho, la prevaricación y esas  formas aberrantes de obtener riqueza, propia de la degradación humana.

El control interno del país así como el control político es un gran fraude, podría decirse que el descontrol es lo que controla ahora la economía, pero inmiscuir a Rusia en el intento de controlar es el peor de los descontroles que se pueda resistir. Ni Fidel Castro primero ni ahora Raúl,  ni el Partido Comunista,  creo que hayan tenido un verdadero propósito de enfrentar la corrupción, se tendrían que enfrentar ellos mismos; ellos y su forma de gobierno son la corrupción. Suficientes argumentos  y evidencias me conducen a esta afirmación. La unión con los órganos de control rusos es una forma más para tratar de mantener por un tiempo más el poder, similar a la actuación años atrás con la KGB. Los reales propósitos pueden ser la experiencia rusa en cuanto a la administración del capital robado al pueblo por la elite gubernamental en el real cambio que se avecina.  ¿Acaso esto no es una forma de injerencia en los asuntos internos del país o porque es oficial deja de serlo?

La mayor parte de los cubanos no queremos más relaciones con los rusos, bastante nos han dañado. Los cubanos no han olvidado los muñequitos ni los filmes rusos  permanentes en los televisores, el idioma ruso incluido en el programa educativo. En fin, la idiosincrasia rusa tan distinta a la nuestra implantada por la fuerza del poder y la isla entera sirviendo como satélite que es peor que ser colonia.

 

Razonando con Rodiles

A partir de este mediodía podrá visitarse el último capítulo de Razones Ciudadanas dedicado a debatir un tema algo abstracto pero imprescindible: La Legitimidad. Participan en esta ocasión Dagoberto Valdés, Miriam Celaya, Antonio Rodiles y como moderador, este servidor que tiene el placer de anunciarles el programa.
Resulta de particular interés la presencia del animador del espacio Estado de SATS, quien fuera detenido precisamente mientras trerminábamos la edición del capítulo.
Como su título lo indica, esta edición de Razones Ciudadanas trata de responder a la pregunta de hasta dónde los ciudadanos debemos reconocerle legitimidad al “actual” gobierno cubano y qué debemos hacer para alcanzar, desde la sociedad civil nuestra propia legitimidad.
La arbitraria detención de Antonio Rodiles ocurrió frente a una dependencia de la Seguridad del Estado mientras participaba de una acción cívica y pacífica para interesarse por la situación de la abogada Yaremis Flores. Allí fue brutalmente golpeado, pero no fueron sus agresores los que tuvieron que responder ante la ley, sino la víctima, acusado de “resistencia al arresto”. En los momentos en que se escribe esta nota los tribunales no se habían pronunciado sobre el asunto.
Ha sido la realidad la que ha puesto en contexto lo que se discute en este capítulo. Recomiendo que lo vean.