Archivo por días: noviembre 25, 2012

David Escalona, la fuerza del hip-hop urbano

Imagen

Los temas compuestos e interpretados por el joven músico David Escalona llevan en si la esencia de una Cuba diferente. Omni-Zona Franca, ese grupo de arte alternativo habanero fue quien lo lanzó al mundo en las pendencias políticas y sociales y en él circula toda su magia. La noche del sábado 24 me fui a verlo una vez más, estaba radiante como en sus mejores conciertos. Las temáticas urbanas como la supervivencia, el desarraigo de vivir, como han dicho ellos mismos, en Alamar, una ciudad fantasma o la represión a que han sido sometidos desde hace algún tiempo son los incentivos mayores. Los ingredientes de su poética de resistencia afloran inmediatamente en temas abordan la exclusión social, intolerancia política y los más refinados métodos de apartheid en la Cuba contemporánea.

Desde el inicio del concierto David explicó el motivo principal de esa noche: pasarla bien entre cubanos y jóvenes de otras latitudes que se reúnen en una ciudad cosmopolita como la Miami actual. Sin embargo, pasada la cortesía acostumbrada, este multifacético artista pidió especial atención para decir alto y fuerte que dedicaba ese concierto a su amigo y compatriota Antonio Rodiles, aún detenido en una estación policial habanera por atreverse a pedirle cuentas a los autoritarios de verdeolivo. Con el tema ‘Atrévete y verás’ empezó a mover la fiesta, a pedir de la energía que él mismo emana para volver en cada estribillo sobre los indolentes, los represores y los cercenadores de la esperanza colectiva.

Imagen

Es un músico excepcional que anda sobre el resbaladizo puente de la confrontación gubernamental y hace del arte una herramienta útil, esa que sirve para levantar puños arriba, la voluntad de los inconformes. En una entrevista por Skype argumentó que hace free-hop porque se siente un hombre libre, porque cuando estamos convencidos de nuestra causa ‘nadie nos quita nada, nadie nos da nada. La libertad está en nosotros mismos y nadie nos la puede arrebatar’. El concierto se vio enriquecido por la potencia vocal y escénica de Soandry, fundador de Hermanos de Causa, aquel dúo que revolvió los días habaneros y los improvisados festivales de rap y hip-hop de los años ’90 en la isla. El alma cubana de ahora mismo vibró el pasado sábado en el Downtown de Miami, un David agigantado en el pequeño espacio del concierto, que ha dicho en numerosas ocasiones, “no te duermas, siempre hay un enemigo”, dedicó esta vez toda su fuerza y talento urbano a un amigo, al Rodiles que tanta gente quiere ver ahora alejado de los barrotes y la barbarie. Ese es David, contradictorio, luminoso, energético como un fogonazo en la oscuridad.

Imagen

Paseando con “el enemigo”

Vista antigua de la ciudad, desde El Morro.

Llevamos más de cincuenta años oyendo hablar de “el enemigo”. Todas las culpas de nuestras deficiencias se las cargan a éste, así como todos los males y desgracias, producto del descuido, la desatención y la desidia, también van a su haber.

Con esa idea han pretendido hipnotizar e “idiotologizar” a la población de “nuestro querido planeta”, y lamentablemente, en muchos casos lo han logrado. Pero a pesar de todo ello, cuando alguien piensa en emigrar, siempre lo hace hacia el país del “enemigo” (EEUU). También en ocasiones hacia otros, que utilizan como puente, para lograr el mismo fin.

Muchos, nos hemos resistido a dejarnos influenciar por semejante falacia, pero aún así, debido a toda la mala fama que precede al asunto, y a los prejuicios sembrados alrededor del mismo, nos cuidamos para no caer en la trampa ideológica, y hacerle el juego a los representantes del poder.

Justo hace unos días recibí un correo de una amiga norteamericana muy querida, donde me anunciaba la visita de un amigo suyo, de la misma nacionalidad, que deseaba me conociera, y a su vez era portador de un presente que ella me enviaba. Quedé muy satisfecha al conocerlo y constatar que el amigo de mi mejor amiga, era un encantador “enemigo”. Pronto surgió empatía entre nosotros y quedamos para encontrarnos una próxima vez.

El viernes pasado en la tarde, éste nos invitó a ir a ver la tradicional ceremonia de “el cañonazo”, una costumbre que existe desde la época de la breve ocupación inglesa, cuando a las nueve en punto de la noche, se cerraban las puertas de las murallas que protegían la ciudad, y que ahora se recrea con una linda representación, en el Complejo Turístico Morro Cabaña. Me sorprendió agradablemente lo bien restaurado y conservado que está el emblemático lugar, gracias a la labor de la Oficina del Historiador de la Ciudad, la única entidad estatal, que sin temor a equivocarnos, podemos decir que se ha ocupado de rescatar y conservar algunas de nuestras tradiciones.

La pasamos estupendamente en compañía de él y de sus padres. Fue lo que se puede decir una linda noche “paseando con el enemigo”.