Archivo por días: diciembre 1, 2012

El nieto racista de Raúl Castro

RaulitoNo pretendo criticar a los hijos por ser hijos, ni a los nietos por ser nietos, sólo hablaré de un sector que no por ser desconocido deja de estar enmohecido. Hoy contesto a las preguntas sobre Raúl Guillermo Rodríguez Castro, el hijo de Deborah Castro Espín y Luis Alberto Rodríguez López Callejas.

El matrimonio de Vilma y Raúl fue el más iconográfico del que haya presumido la revolución cubana. Él personificaba al héroe, y ella su heroico papel de compañera, voluntaria, sumisa, y funcionaria del partido. De la unión Castro-Espín nacieron cuatro hijos preciosos que luego afearon con el tiempo. El primero de los nietos, el pequeño Rodríguez Castro, de bebé era solitario, travieso, alegre y testarudo, ya entonces se adivinaba en su comportamiento una lógica tendencia autoritaria.

Haber nacido varón, con la habilidad calculadora del padre, y un sexto dedo heredado por línea materna, despertaron en el abuelo Raúl lo que podríamos describir como una mezcla de amor, regocijo y compasión. Raulito se convirtió en el favorito. Y no en pocas ocasiones El General jubiloso lo presentó con una frase que por cursi provocaba burla en lugar de admiración “Mi nieto es una belleza de mármol, un coloso con cara de niño”. La creatividad de El General, aunque había mejorado bastante, continuaba invadida por conceptos grandiosos y épicos.

Seguramente esperanzados en construir un dechado de virtudes, los familiares hicieron de este pequeño angelito un inútil mamarracho. Así, cuando matriculó en lo que fue su escuela primaria “Gustavo y Joaquín Ferrer”, sólo andaba acompañado de inseparables halagos y de un escolta insoportable que provocaba entre los chicos de su edad un desagradable encanto.

Rodeado, o quizás concurrido por su escandalosa soledad, arribó a la secundaria básica “Josué País”. A la sazón ya era un jovenzuelo a quien le gustaba molestar, y le disgustaba lo demás. Alérgico a todo el espectro del respeto, se sentía el santo grial del dominio y disfrutaba cierto morbo sabiéndose el protagonista de pesadillas ajenas. El excentricismo de la edad, más la constante visión de su entorno familiar, lo empujaron a beber, a fumar, a caminar por senderos que algunos mayores llaman “malos pasos”, y a adoptar una actitud vehementemente racista que por momentos lograba poner en aprietos a sus más leales amigos, familiares y benefactores. Por respeto no menciono el nombre de la muchachita que expulsaron del aula por negra, o mejor dicho, porque el Nieto de General implantó su decreto de no compartir el mismo espacio con aquella condiscípula porque – según él – los negros además de feos y brutos, hieden.

Por esa época, la palabra gracias también había sido erradicada de su diminuto diccionario. Absolutamente comprensible, Cuba padece un sistema feudo liberal con una cúpula dictatorial y anarquista; no tenía por qué agradecer lo que por derecho cree suyo. Nadie aprende a decir gracias si no está realmente agradecido.

Desagradecido, sin frenos, y justo en el momento que hablar de economía era tema de moda, Raulito, el hoy escolta presidencial, decide estudiar en la Facultad de Economía de La Universidad de La Habana. Es común, e incluso razonable, que deportistas de alto rendimiento estudien Licenciatura en Deporte y las competencias internacionales sean sus exámenes estatales. Usando este mismo principio, y después de un convencimiento que incluyó alguna presión, la rectoría del plantel universitario al quedarse sin opción, entendió que al alumno en cuestión, alto, rubio, de fuerte complexión y zafios modales, se le debían otorgar honoríficas calificaciones debido a su participación como invitado especial a paseos gubernamentales. Su reiterada ausencia a clases no fue tomada como un deterioro intelectual, sino como ayuda al patrimonio nacional.

Corrían aires de cambio, el mapamundi trasmutaba sus colores y esta familia, por ordenes de su patriarca, necesitaba unirse más. En un acto de humildad y sacrificio, el tío Alejandro Castro, conocido por El Coronel con menos grasa corporal que materia gris en el cerebro, se apareó con una ex novia de su sobrino Raulito y así enarbolaron la extraña pasión familiar por la propiedad común. De manera que, los domingos, el clan disfruta de los exóticos manjares que aún prepara el viejo Chute (el cocinero Jesús); y el resto de la semana, sobrino y tío revisaban su propio código conductual compartiendo la misma mujer. Puede parecer inmoral, pero nada novedoso; se sabe que Vladimir Ilich Lenin y su esposa Nadiezhda Konstantinova Krupshaya, paseaban, vivían, y se entretenían con Elizabeth D’Herenville (Inessa). Claro, existen las diferencias, al líder de los bolcheviques, su pareja, y la mutua concubina, no los unían lazos de consanguinidad.

El jefe del Departamento de Seguridad Personal del Ministerio del Interior, y algunos otros a su mando, al sentirse amenazados por la posibilidad real de ser cruelmente suplantados por un sano y poderoso retoñito familiar, con muchísimo cuidado lo intentan ridiculizar echando a correr algunas frases que con sutileza ponen en boca de la opinión popular: “Escolta 2”, “no se sabe si el nieto cuida al abuelo o si el abuelo cuida al nieto”, “a uno tengo que cuidar, y al otro debo vigilar”,… En fin, que el muchacho es criticado, pero intocable.

Raulito se casó, y en la boda se escucharon los acordes contagiosos de La Charanga Habanera, una orquesta que, como otras, decide intercambiar talento por caricias de poder. Tiempo después se divorció, dejó una niña en camino, y anda en planes de otra boda.

El Linaje Castro Espín es como una organización benéfica en post de la mezquindad donde el sentido común es el menos común de los sentidos. Raulito es una víctima que no alcanzó a ser diferente. Hoy se autodefine patriota y defensor de esas ideas que quizás por enaltecidas inspiran saqueos y revolución. Le recrea un ardor enfermizo por impresionar a las personas que están por debajo de su condición social. Es paranoico y, como únicamente ha leído algunas páginas alternas de la vida de Julio César; está realmente convencido de que el final de su abuelo Raúl se reducirá al asesinato en un acto de venganza por parte de su propia escolta. Decir más, sería redundar.

Comercio a la usanza colonial

Da tristeza ver las calles de la ciudad llenas de desperdicios y tierra colorada. Los portales de muchas de las antiguas casonas y residencias del Vedado, convertidos en improvisados tenderetes, que en medio de la mugre y el deterioro, exhiben todo tipo de mercadería, desde pilas para radios, hasta ropa de pésimo gusto e igual calidad. Paraguas playeros, enclavados en medio de lo que fue una entrada de autos, con una improvisada y coja mesita, indican los lugares donde se ofertan comestibles. Ves pasar a transeúntes que sostienen en sus manos una tarta decorada, sin protección alguna. Otros llevan, como si se tratara de una porta folios, una cabeza de puerco agarrada por una oreja, ó un colchón transportado en una improvisada carretilla a ras de pavimento. Puedes observar las mismas imágenes en un pueblo de campo, en el Vedado o el Nuevo Vedado. La ciudad entera, como diría nuestro escritor Padura, se ha ruralizado.

Pero lo más penoso de todo esto resulta observar la cantidad de jóvenes, en edad aún de cursar estudios o estrenarse como fuerza laboral calificada, empujando loma arriba carretillas cargadas de viandas. Hoy vi con cierta tristeza a un joven, de buen talante, con cara que reflejaba inteligencia y pena, empujando cuesta arriba en la calle 25 afanosamente su carretilla, cargada de frescos, limpios y bien organizados productos, teniendo que detenerse cada tres o cuatro pasos, para recuperar fuerzas y continuar.

Ese joven probablemente no continuó estudiando al percatarse que, de esta otra manera, podría obtener una ganancia que no le hubiera sido posible como un profesional mal pagado. Sentí pena por él y por sus padres. Hecho este muy lamentable, pues la mayoría de las personas que han optado por el trabajo por cuenta propia, son jóvenes cuyos talentos se están perdiendo y el país, en un futuro, no va a poder contar con ellos. De otro modo, si no fueran jóvenes, no tendrían fuerza física para empujar estas pesadas carretillas, que rememoran aquellas de la época colonial, cuando el país aún no se había desarrollado y la nación cubana estaba por nacer.

De qué valieron esas convocatorias masivas al estudio de carreras universitarias, después del cincuenta y nueve, si no estaban creadas ni nunca lo estuvieron, las condiciones para revertir los frutos de esta educación en empresas, fábricas, industrias, etcétera para el desarrollo y beneficio de la nación. Esta lamentable modalidad de comercio a la usanza colonial, es lo que ha proliferado en nuestro maltratado país, haciéndonos retroceder en el desarrollo del mismo.

Prisión para los Pactosde la ONU

Publicado el 19 de nov en AJUDICUBA

Wilfredo Vallín Almeida

Hemos hablando en múltiples ocasiones, del sistema jurídico cubano donde la policía responde al Estado, donde la Fiscalía responde al Estado, donde los Tribunales responden al Estado y donde los abogados de los Bufetes Colectivos temen enfrentarse al Estado.

A contrario sensu de lo que ocurre en la inmensa mayoría de los países del mundo, aquí los abogados no pueden comparecer, hasta tanto no se haya dictado una medida cautelar por la fiscalía, varios días después de la detención del acusado.

Cuando el letrado logra entrevistarse con su defendido, ya todo está hecho: no participó en las actuaciones desde el comienzo y tendrá que aceptar las cosas como se las presenten.

Esta es, a grosso modo, la situación que deberá enfrentar Antonio González Rodiles en el juicio a que será sometido por “resistencia al arresto” cuando compareció ante la Sección 21 de la Seguridad del Estado para averiguar sobre el paradero de la abogada Yaremis Flores detenida previamente.

La primera realidad que deberá aclararse en este asunto es ¿Realmente ofreció resistencia a su detención?

Los testigos presenciales, (¿serán admitidos como testigos en el juicio oral?) dicen cosas muy distintas tales como que:

  1. En ningún momento la turba vestida de civil que se abalanzó contra los allí presentes, se identificó como agentes de la autoridad.
  2. Ellos fueron los primeros en agredir a los presentes en una proporción de cuatro a uno.
  3. Rodiles recibió varios golpes en la cara y en el cuerpo que el instructor policial de su caso, los padres del detenido y su compañera vieron claramente.

La segunda y aun más importante realidad es esta otra: ¿Antonio va a ser juzgado por ese “delito” o hay más detrás de todo esto?

El asunto es que Antonio Rodiles es el coordinador nacional de la Campaña Ciudadana por Otra Cuba en la que se insta al gobierno cubano a RATIFICAR el Pacto de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales derivados ambos de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Hace ya casi cinco años que el gobierno firmó esos Pactos en Nueva York sin que los haya publicado, ni informado a la ciudadanía sobre sus contenidos y alcance. Esa campaña crece cada día más y comienza a preocupar a los que no quieren ratificar semejantes documentos internacionales.

Y es lo que conllevaría esa ratificación lo que conduce a los preocupados a considerar,- en mi opinión, de forma absolutamente equivocada-, que con el encarcelamiento de Rodiles se resuelve el asunto porque con él entrarían también en la prisión los Pactos de la ONU.

Crowdfunding de “Espejuelos Oscuros”

Queridos amigos,

Como algunos ya saben, ante los tiempos que corren, Jaime y yo decidimos hace un tiempo crear una productora audiovisual para sacar adelante unos cuantos proyectos de documentales y cortometrajes que teníamos entre manos y que hemos terminado satisfactoriamente.
Ahora estamos preparando una película para rodar en Cuba: “Espejuelos oscuros”. Se trata de una historia muy cubana cuyo guión, escrito por mí, ha logrado dos importantes premios bien dotados económicamente. Este dinero, sin embargo, no es suficiente para afrontar un proyecto de largometraje. Por eso hemos acudido a la financiación a través de lanzanos.com, una plataforma de crowdfunding.
El crowdfunding es un sistema de financiación de proyectos a través de internet en el que los usuarios actúan como mecenas de dicho proyecto a cambio de diferentes “recompensas”. Los proyectos tienen un plazo para conseguir la cantidad de dinero solicitada. Se trata de un medio de financiación muy común hoy en día.
Como podrán ver en la página de nuestro proyecto https://www.lanzanos.com/proyectos/espejuelos-oscuros/, nosotros pretendemos conseguir 7.000 euros en 90 días. A la derecha figuran las distintas recompensas según la cantidad de dinero aportada. Para apoyar el proyecto es necesario registrarse en la página de lanzanos.com o entrar vía facebook. Tan solo hay que hacer clic en el botón de “apoyar” y el sistema te redirecciona para que te registres. Una vez registrado, tienes que entrar (arriba a la derecha) con tu nombre de usuario y contraseña. Se puede colaborar con la cantidad de dinero que queráis a partir de 5 euros.

En la página también puedens encontrar un vídeo donde explico la película y también un texto con más detalles sobre proyecto.

Cualquier aportación que hagan será importante para nosotros, ya que nos ayudará a afrontar la película con mayor tranquilidad. También nos vendrá muy bien si le dan difusión a este proyecto.

Muchas gracias de antemano.
Un abrazo,
Jessica Rodríguez.

Un “rescate” necesario

Foto Peter Deel

En 1959, el año del accidente, como gusta denominarlo una amiga mía, tenía varios conocidos graduados de Peritos Mercantiles y de Contadores Públicos, que ejercían sus profesiones en diferentes empresas de la producción, los servicios y el comercio. Por lo general, disfrutaban de un buen nivel de vida, debido a sus salarios, y en el país se aplicaba la contabilidad en todas las instancias, en función de una economía sana.

En algún momento, alguien determinó que no hacían falta, se desmontó el sistema establecido, y los peritos mercantiles, tenedores de libros y contadores, de la noche a la mañana, fueron transformados en simples pagadores en las empresas nacionalizadas y granjas agropecuarias, o tuvieron que cambiar de profesión, si querían subsistir. Para cortar de raíz el mal, se cerraron las Escuelas de Comercio existentes en las provincias y la de Contador Público, en la universidad. Con estas medidas, desaparecieron los controles económicos pues, en el socialismo, al igual que el dinero, no eran necesarios. La terca vida demostró con creces el gran error cometido, las consecuencias las pagó y las continúa pagando el país, y los responsables nunca han asumido ni respondido por sus equivocaciones.

Desde hace algún tiempo se promueve la importancia de los economistas y contadores, y hasta tienen una organización, la ANEC (Asociación Nacional de Economistas y Contadores) y un día (el 26 de noviembre), el cual, inexplicablemente, fue escogido por ser el día en que alguien que no sabía de economía ni de contabilidad, y menos aún de bancos, asumió la presidencia del Banco Nacional de Cuba. Leyendo las tareas que actualmente se les asignan, obviando sus años grises como si no hubieran transcurrido, parecen ser tantas, que puede asegurarse su difícil cumplimiento. Veamos: contribuir a implementar los lineamientos, diseñar los fundamentos teóricos del modelo, cursos para tenedores de libros, cursos para emprendedores de negocios, asesoramiento para fortalecer la labor de los equipos contables y el control de los recursos, preparación de los cuadros dirigentes en temas económicos, elevación de la cultura económica y otras. En pocas palabras: tratar de rescatar (uno de los verbos más utilizados últimamente) lo perdido durante años de improvisaciones y fracasos.

Sería saludable que tuvieran éxito, para bien de la nación, y también como una demostración palpable de que nunca debieron haber sido eliminados de las actividades económicas. Aunque algo tardíamente, es bueno rectificar.