Archivo por días: diciembre 6, 2012

Fito en La Habana, once again


Ayer en la noche tuvo lugar la presentación del último DVD de Fito Páez: El amor después del amor (1992), su disco más emblemático, según dicen y muy escuchado en Cuba. Al final del conciertazo en Buenos Aires, proyectado en la pantalla del teatro Karl Marx -completamente repleto-, Fito se sentó al piano y nos cantó canciones viejas.
Este es el final del “concierto”.


Bookmark and Share

El Amparo de Idania contra la arbitrariedad

6-vallin_21Wilfredo Vallín Almeida

Alrededor de las 6 de la tarde del 25 de noviembre del año en curso, recibo una llamada telefónica. La joven Idania García Martínez ha sido detenida en la Habana Vieja. ¿Motivo de la detención? Veamos.

Las cosas ocurrieron así. Idania, ¿en compañía de otras personas? repartía la Demanda por otra Cuba en esa zona de la capital. Llevaba un buen rato en esa tarea cuando le entrega una de esas hojas a una mujer que comienza a seguirla buscando al mismo tiempo un vehículo con uniformados o policías a pie.

Aparecen por fin los policías que detienen a Idania ocupándole las pocas hojas que le restaban por repartir, e inmediatamente es conducida…a algún lugar del territorio nacional.

Y decimos esto porque cuando llamamos al número telefónico 106 o a la Estación de policía de Dragones (la más cercana al lugar de la detención), el 106 nos responde que hasta después de las 24 horas posteriores a la detención, ellos no saben dónde está el detenido.

La Estación de Dragones, por su parte, nos informa que, con toda seguridad, ella no está detenida en esa unidad .Al final, supimos que la habían llevado para la Estación de Policía de Cojimar.

Pero el problema esencial no es a donde la lleven, sino por qué la detienen.

Que una persona, a todas luces, incapaz de interpretar correctamente el documento que le acaban de entregar, crea que está ante una “acción enemiga” y llame a la policía, no me extraña.

Que la propia policía, sin siquiera examinar el papel que se repartía, persiga a Idania a la manera aparatosa y propia de una película del sábado, tampoco me extraña.

Pero que un oficial de seguridad, interrogando a Idania en la madrugada le diga que ella está repartiendo propaganda enemiga, eso es ya el colmo de la ignorancia… ¿inconsciente?

Y digo esto porque, al parecer, ese oficial no vio que ese documento tiene el cuño de recibido por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Porque ese oficial demuestra que desconoce lo qué son el Pacto de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU al catalogar esos documentos internacionales como “propaganda enemiga”.

Porque ese oficial no ha leído u oído que el gobierno cubano firmó esos Pactos hace ya cinco años.

Porque a ese oficial hay que explicarle que para que haya delito es menester tipificar la figura delictiva a través de su verbo rector.

Porque a este oficial nadie parece haberle dicho que para detener a un ciudadano deben cumplirse las formalidades que señalan las leyes de la nación.

Porque, en resumen, ese oficial no sabe (o no quiere saber) que la detención de Idania y el interrogatorio a que la somete, chocan contra el artículo 63 de la Constitución de la República de Cuba: el más seguro amparo de Idania contra su arbitrariedad.

 

 

Archivado en: Defensa de los Derechos Humanos, opiniones Tagged: CubA ajc, detención arbitraria, Pactos de la ONU

Carta abierta al Presidente de Colombia Jose Manuel Santos

Señor presidente José Manuel Santos

Si dijera que siento indignación, ira o desprecio por el gobierno que usted dirige cuando escribo estas líneas, le mentiría, es solo el dolor por su pueblo y el mío lo que me conduce a lanzar este grito desesperado. Esta semana he visto a través de la televisión cubana caminar orondos y orgullosos a los narcoguerrilleros que su gobierno ha combatido con esmerada abnegación y profundo coraje. Transitaban por el Palacio de las Convenciones, una de las más lustrosas instalaciones utilizadas por el gobierno cubano para eventos políticos. Asistían a una reunión en busca de un aparente equilibrio de la justicia y de la paz para su nación. No estoy en contra de ninguna gestión para detener la violencia en cualquier parte de la tierra, pero me fue contradictorio que un país como Colombia que se ha sabido enfrentar a uno de los flagelos más terribles que afronta la humanidad, acepte estas conversaciones donde las narcoguerrillas buscan un espacio político dentro del gobierno, precisamente en el país que no da espacio político a ningún partido que no sea el comunista, único autorizado por el poder y para ejercer el poder por encima de toda razón democrática o de justicia. Cuba no es un país neutral, mucho menos promueve el uso incondicional de derechos y libertades sin la premisa de la servidumbre. El ostracismo es práctica gubernamental, y la opresión al pueblo, el resultado de la asistencia social, y las “gratuidades” médica y educacionales. Es ofensivo a la dignidad de cualquier nación el uso de un territorio ajeno sumido en la opresión de un gobierno autocrático, para realizar este tipo de conversaciones. Aunque ese estado se preste voluntariamente para tal gestión, que en última instancia está presionada por la derrota inminente del grupo inconstitucional que ejerce la violencia indolente a los intereses sociales y progresistas de la nación. Apelo a su dignidad y honor señor presidente, muchas objeciones podría hacer al respecto pero la voz de los humildes es solo un inaudible susurro de paloma ante los poderosos rugidos del león cebado del poder. Yo personalmente no creo que se pueda dialogar sobre ética en un burdel en plena actividad de trabajo. Eso convierte la virtuosa razón de la ética en una depravada y perversa negociación.

Las águilas no comen alpiste

Tío Sam

Sacado de “Wikipedia Kiwix”

Para nadie es un secreto que el gobierno cubano tiene fijada su atención en la posibilidad de negociaciones con los Estados Unidos que les resulten ventajosas. Dividir a una parte de esa sociedad y de los inversores estadounidenses que quieren comerciar con Cuba, parece ser la estrategia diseñada para seguir afianzados al frente del país antillano sin las amenazas de los intercambios vinculantes. Tienen trazado el plan de mordiscos mercantiles selectivos que les permitan tener lucrativos beneficios con socios capitalistas que se preocupen por el engrosamiento de sus cuentas bancarias y no se interesen en otros asuntos que les puedan afectar sus vínculos con Cuba. Por eso silencian a los opositores cubanos que apostamos por un proceso de normalización de relaciones con el gigante del norte. Es como la ironía de pedirle a los Estados Unidos que les levanten el embargo, pero solo esa parte que les impide obtener ganancias, no de manera total. A veces me parece que, incluso, piensan igual con relación a la Posición Común de la Unión Europea, la que prefieren cuidadosa de sus dividendos para que «no arriesguen sus negocios con inadecuadas peticiones de derechos y libertades para los cubanos».

Es posible que con el planificado y ‘brillante’ paquete, vaya también la intención de crear polémicas y debates al interior de las sociedades estadounidense y europea, en las que salgan ellos mejor parados por tratarse de un país subdesarrollado, pequeño y bloqueado, que ‘lucha denodadamente por salir adelante’. Esa parece ser la divisa que repiten desde hace años para el resto del mundo, incluyendo fundamentalmente a Washington y Bruselas. Nada de mencionar a la dictadura, ni al embargo a los derechos civiles, políticos y a las libertades que el gobierno impone a su pueblo: lo que no les conviene, no existe. Son víctimas ante los extranjeros y victimarios con sus conciudadanos; son humanitarios con los demás, pero con nosotros han sido un látigo con una púa en la punta en casi todos los aspectos de la sociedad.

En los casi cincuenticuatro años de este modelo, hemos aprendido que solo son eficientes en la militarización, el discurso político —no siempre bien basamentado—, las estrategias de permanencia en los cargos y el control. El militarismo establecido en los primeros años les posibilitó ser rapaces con sus compatriotas en el ejercicio del poder y les facilitó que violaran sistemáticamente los derechos fundamentales de los cubanos.

En el presente, están dando pasos en el dictado, revisión y derogación de algunas leyes, y aunque no son todo lo progresistas que necesitamos, al menos significan un pequeño avance para desmontar viejas estructuras y procedimientos que anclaron y conformaron mentalidades con las que no pueden avanzar hacia un modelo un poco más humano, que parece ser el objetivo del liderazgo de Raúl Castro.

Quieren restablecer relaciones con los Estados Unidos —con sus condiciones, claro está— y trabajan para perforar el nido que públicamente despreciaron y agredieron tantas veces verbalmente —y aún lo hacen—, al que les pisotearon sus derechos —conjuntamente con los de muchos cubanos— al confiscarles sus propiedades sin indemnización. Parece que tantos años en el poder los han engreído de tal modo que se creen que pueden engañar a sus oponentes con unas pocas movidas en el ajedrez político bilateral, que es igual a derrotar fácilmente al contrario con un jaque pastor. Hoy se presentan ante la sociedad estadounidense cual inocentes y tentadoras presas, pero solo le ofrecen alpiste a los descendientes ricos del águila calva, que como todos sabemos, son también carnívoros.

Mercado

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No sé si estaré “echando para alante” a alguien, me parece que no, porque no puede ser más evidente el mercado ferreteril florecido a la vera del “Mall de Carlos III”.  Hace más o menos un año cerraron un solar donde se establecieron los vendedores por cuenta propia, justo al otro lado de la calle por donde se accede al parqueo del centro comercial. Allí, en tarimas organizadas, podía encontrarse desde un bombillo hasta grifería diversa; desde regatones hasta impermeabilizante.

Botar ese sofá no trajo como consecuencia la desaparición de tan floreciente mercado, ahora la mayoría de las fachadas de las viviendas de esa misma zona, expone una amalgama de los mismos productos prohibidos el año pasado y de otros más; gente joven se esfuerza por ser cada cual más solícito y se explaya en explicaciones sobre las virtudes de tal o cual mercancía, o si no tienen lo que uno necesita, le aseguran que en dos horas, que al día siguiente cuando más, se lo tendrán resuelto; y todo con una profesionalidad que se echa en falta en los establecimientos del estado.

Estos muchachos han aprendido sobre la marcha y sin una sola clase teórica cuáles son las leyes del mercado.  Los tecnócratas de la “actualización del modelo” podrían aprender mucho de una visita a la calle Retiro.