Archivo del Autor: Los Hijos que nadie quiso

URGENTE: ANGEL SANTIESTEBAN PRATS FUE TRASLADADO Y SE DESCONOCE SU PARADERO

En el día de hoy se esperaba en el centro penitenciario La lima una visita de la Comisión de Derechos Humanos. Por esa razón intentaron llevarlo al hospital militar Salvador Allende para que que no tuviera acceso a dicha comisión. Ante su tajante negativa, en el día de hoy le iban  a dar un pase de unas horas para que fuera a la casa. Y amaneció esperando dicho conducto. Pero en lugar de ello se encontró con que lo fueron a buscar esposado para llevarlo no se sabe a dónde. Desde la mañana esperamos noticias infructuosamente. Sabemos que hubo un incidente cuando el traslado pero no sabemos más.

Rogamos dar la máxima difusión posible a esta noticias.

Gracias

El blog Los hijos que nadie quiso se muda

Estimados amigos lectores,

en el día de hoy y con la publicación de este comunicado de Ángel, doy por finalizado el ciclo del blog que se llevó a cabo aquí, en Blogger.

Con Ángel hemos decidido que era hora de actualizarnos a una plataforma más rica en recursos que nos permita presentar ordenadamente todas la historias publicadas en el blog desde sus primeros días.

En este blog actual no se encuentran los posts de los dos primeros años pues ellos habían sido alojados en Cuba Encuentro, y al cerrar ellos ese espacio, desaparecieron de Internet.

Considerando que justamente fueron esos posts los que han irritado sobremanera a la tiranía hasta el extremo de tenerlo hoy encarcelado por un delito que le inventaron, es menester que todos los posts se encuentren a disposición de quienes quieran saber la verdad y conocer de primera mano lo que Ángel osó escribir haciendo uso de la inalienable libertad de expresión que deberíamos tener todos los seres humanos y que en la Cuba castrista es un delito.

Recordemos una vez más que ante las infames denuncias hechas en contra de Ángel y que jamás pudieron ser probadas, justamente por ser invención de la Seguridad del Estado, no tuvieron mejor idea que “justificar” la condena con un informe grafológico pseudocientífico en el que se asegura que  la inclinación de su letra y su tamaño sosperchoso  prueban su “culpabilidad”. Y como expresó Ángel en varias oportunidades, es el primer escritor condenado por su letra.

Ridículo, poco creativo y menos inteligente aun es el haberlo condenado por su “letra” pero ello prueba de manera contundente el pánico que el tirano siente por las palabras. Pánico en consonancia con el que siente por los gladiolos.

Es por eso que uno de los principales objetivos de mudar el blog Los hijos que nadie quiso es justamente ese: recuperar para su difusión la totalidad de esos posts que quedaron atrás.

Y en WordPress encontramos la plaforma adecuada a dicho propósito:

 Blog Los hijos que nadie quiso

Para evitar suspicacias con respecto al rol que juega Ángel en esta decisión de mudar el blog, les presento aquí la carta manuscrita que me ha hecho llegar desde la prisión y me sumo a su ruego de que lo sigan acompañando de manera fiel en el nuevo blog que -confío- les gustará.

Gracias por todo
La Editora

Queridos internautas, hermanos, amigos, la vida me ha regalado su aprecio, que me llega a través de su constante apoyo, lo que deseo agradecer, nunca será suficiente mi gratitud para cada uno de ustedes.
Respondiendo también a esa atención, otros amigos y amigas, me han regalado un espacio, según me han descrito, mucho mas cómodo y bello para la búsqueda de los que accedan a blog, alojado ahora en WordPress.
Por lo tanto, el anterior no será actualizado por la editora, por lo que pido disculpa por la molestia que pueda causar, pero me encantaría que buscaran y siguieran en ese otro espacio de información que no persigue otro objetivo que la plena libertad de Cuba.
Como saben , aun me encuentro entre rejas por la injusta condena del régimen, de la que siento total orgullo, pues al elegir este camino de esperanza, conocía los sufrimientos que viviría.
Les reitero mi agradecimiento por su apoyo, y asegurarles que no será en vano, pronto disfrutaremos de una Cuba Libre, como merecemos los nacidos en este archipiélago, y de esa manera, culminaremos con los hombres, en especial con José Marti, que nos soñaron una nación próspera.
Quedo de ustedes, con el abrazo solidario y esperanzador.

Ángel Santiesteban-Prats
Prisión La Lima, Guanabacoa
3 de abril de 2013

Quiñones Haces rompe el silencio de la UNEAC con respecto al caso de Ángel Santiesteban

De Montenegro a Santiesteban

GUANTÁNAMO, Cuba, abril, www.cubanet.org -Carlos Montenegro y Ángel Santiesteban no son los únicos escritores cubanos que han tenido la desgracia de sufrir la cárcel; el último, dos veces.
Con apenas 19 años de edad, Carlos Montenegro fue condenado a catorce años y ocho meses de cárcel por la comisión de un hecho sangriento en el que murió una persona. Tuvo la suerte de conocer en la Pagaduría de la cárcel a José Zacarías Tallet y entablar amistad con él. De esa relación se afirma que surgió la vocación literaria de Montenegro. Allí también  conoció a Pablo de la Torriente Brau.
En 1928, luego de haber publicado en las revistas Social y Orto algunos de sus textos, con su relato El renuevo obtuvo un premio literario convocado por la revista Carteles,  hecho que generó una ola de simpatías hacia su figura y abundante solidaridad para con su situación. Intelectuales de la talla de Emilio Roig de Leuchsenring y el propio Zacarías Tallet, unidos a  otros prestigiosos escritores y numerosos periodistas, pidieron a Gerardo Machado que liberara al escritor forjado en las entrañas de la sordidez y el enclaustramiento. Pero Machado se negó. Montenegro salió de la cárcel a los 31 años de edad, cuando El Machadato estaba herido de muerte.
Ángel Santiesteban Prats nació en La Habana, en 1965. En 1995 obtuvo  el premio “Luis Felipe Rodríguez”, que otorga la UNEAC, en el género de cuento, con su libro Sur: latitud 13. En el  2001 obtuvo el premio de cuento “Alejo Carpentier” con Los hijos que nadie quiso, y en el 2006  el premio “Casa de las Américas” con su libro Dichosos los que lloran.
Desconozco si Santiesteban es responsable o no de los hechos por los que ha sido sancionado. Tampoco soy su amigo. Escribo estas líneas desde mi condición de simple miembro de la UNEAC, porque no considero que todos los escritores e intelectuales de dicha organización estemos de acuerdo con que alrededor del hecho exista un ominoso silencio.
Figuras descollantes de nuestra cultura, como Pedro Pablo Oliva y Pablo Milanés, que han sido objeto de ataques desmesurados cuando se han atrevido a expresar  opiniones discordantes con las del gobierno y la dirección nacional de la UNEAC, tampoco se han pronunciado al respecto.
La respuesta que hace unos meses la dirección nacional de la UNEAC ofreciera a las tendenciosas acusaciones de un agente de la Seguridad del Estado contra Reyna María Rodríguez y otros intelectuales cubanos, no constituye una regla sino la excepción. Una vez más ha quedado sobre el tapete el deplorable quietismo de gran parte de la intelectualidad cubana, así como el miedo paralizante que le impide ejercitar los valores que en cualquier lugar del mundo identifican a quienes trabajan a favor  de la cultura.
Si Santiesteban fuera responsable de estos hechos -que según he leído en Cubanet, ocurrieron hace cuatro años-, en el Código Penal cubano existen todos los presupuestos legales para impedir su ingreso en la prisión, sustituyendo la sanción privativa de libertad por otra de menor rigor, mucho más cuando se trata de un intelectual de prestigio, de una persona de buena conducta moral y social, de un hecho cuya incidencia es insignificante dentro del marco de violencia habitual que se vive en el país y específicamente en La Habana .
Todos sabemos-incluidos quienes instruyeron el expediente, los fiscales que solicitaron la sanción y los jueces que lo sancionaron- que Santiesteban no es ningún antisocial. Es muy difícil admitir que en nuestro país hay justicia cuando  a un intelectual como él se le encarcela, mientras quienes hundieron el remolcador “13 de marzo” y provocaron  la muerte de personas inocentes, entre ellas varios niños, continúan impunemente en las calles.
Los que han encarcelado a Santiesteban le han hecho un favor muy flaco al gobierno cubano, como si éste no tuviera agudos problemas de los que encargarse para sumar otro de esta índole, porque las resonancias internacionales comenzarán a sentirse muy pronto. Más que encarcelarlo, esos testaferros deberían preguntarse por qué un hombre surgido dentro de lo que un día fue la revolución, se desprende de ella, cuáles son las causas que provocan un aumento de la disidencia y de  la estampida de nuestra población hacia el extranjero, de la apatía social, la vulgaridad y la pérdida de valores en nuestra sociedad.
Debieran ser consecuentes con el presupuesto de que “Cuba es un Estado socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como república unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana”, como establece el artículo 1 de la Constitución de la República.
Todos sabemos que si Santiesteban no tuviera un blog en el que se expresa libremente, no habría ido a prisión por un hecho de tan escasa entidad. Desde mi  condición de humilde hombre de la cultura, también  discriminado, sólo puedo decir que los que se encarguen de pedir la libertad para Santiesteban  pueden colocar mi nombre en cualquier lista que se elabore con tal objetivo.
Ojalá que esta desmesura sea rectificada pronto. El gobierno cubano no gana absolutamente nada con este error, ni necesita más enemigos. Más que continuar esta política en contra de quienes disienten, debería abrirse al diálogo para acabar de enrumbar de una vez y por todas a nuestra patria hacia un camino de paz y entendimiento. Ojalá que la terquedad gubernamental no convierta a Cuba en otra Siria.

Publicado en Cubanet

Ángel Santesteban ” ya no es tan angelical, sino que actúa como demonio, diciendo verdades que muchos prefieren sepultar”

 

Cosas personales de Ángel Santiesteban

Warhol P

HAVANA TIMES — No he seguido con énfasis el caso de Ángel Santiesteban, porque para ser sincero desde el inicio de esa sórdida historia que se tejió y que muchos conocemos, creí que el autor del libro de cuentos: “Los hijos que nadie quiso”, uno de mis libros preferidos en la década actual, no era culpable, y aún mantengo la duda de una real culpabilidad.

Es cierto que he visto poco a Ángel, pero las veces que he tenido la oportunidad han servido para conocer que al menos su apariencia no encierra para nada a un hombre obsesivo (al no ser en su literatura) rondando lo psicopático como lo ha descrito el escritor Yoss en su carta abierta publicada originalmente en La llaga el 14 de marzo de el año en curso.

Algo así, no me parece bien para el que dice llamarse en reiteradas ocasiones amigo, hermano.

Es cierto que nunca llegamos a conocer del todo a las personas, considero que solo la convivencia y un tiempo prolongado nos serviría para conocernos a fondo, y aún así, lo inesperado podría salir a flote, dependiendo de alguna circunstancia en específico, todos tenemos un poquito de claro y oscuro.

Yo mismo, no me considero violento, abogo por la paz y la tranquilidad espiritual personal y ajena, pero no puedo negar que ante situaciones desagradables he llegado a sentir deseo de golpear a alguien, pero no lo he hecho, porque las aguas se han calmado rápidamente y poco a poco mi ira se ha desvanecido.
Eso sí, como todo ser humano discuto con mi pareja, y alguna que otra vez en una discusión ha estado rondando la violencia física y verbal, pero eso tiene un nombre: Problemas personales, sencillamente es mi asunto, mi vida, y debo resolver las cosas de la mejor manera posible.

Estoy totalmente en contra de la violencia en general, ya sea a personas o animales, nadie tiene el derecho de agredir a nadie, siempre es mejor optar por el dialogo y cuando no funciona la comunicación pues damos la espalda y resuelto el dilema.

Percibo que en el caso de Ángel hay algo raro. Ahora me remito a lo que mi colega María Matienzo ha escrito acerca de que la violencia contra mujeres y niñas no puede ser un pretexto político para sofocar una voz incómoda de la intelectualidad cubana.

Lo he escrito tal y como María lo publicó en su diario bajo el título: Una caricatura de proceso judicial para Ángel Santiesteban. Y concuerdo plenamente con su artículo.

En situaciones como estas, lo más importante es contar con evidencias, algo que pruebe que en verdad Ángel es culpable. Yoss, que parece tan conocedor de la vida personal de Ángel, puede decir que Santiesteban es su amigo sin realmente serlo, porque él mismo en otro artículo publicado en Havana Times ha desmentido tal amistad.

Yoss en su carta abierta habla como si se conocieran de toda una vida, hasta hace mención de Kenia, la ex-mujer dolida, que según Yoss fue hostigada, y recibió más de una golpiza, e incluso habló de cartas amenazadoras, y por demás, lo hace público.

Respecto a la señora Kenia, no sé porque motivos no impidió que Ángel fuese a la cárcel, hasta donde sé, creo que ambos tienen un hijo en común. De haber sido real la agresión debió pensar en su familia.
Porqué no buscar otras alternativas, tratar de que las cosas mejorasen, sin llegar a ese extremo, en todas las cuadras hay un comité de defensa y por ende también nos toca un jefe de sector, ¿porqué Kenia no fue directamente al jefe de sector para que este intercedería por ella? Considero que ese debió ser el primer caso.

Donde vivo, muchas parejas tienen problemas y cuando ocurren casos violentos las mujeres buscan ayuda con la policia, los esposos se someten a la charla de la policía municipal, quizás se les amenaza con hacerles una carta de advertencia y hasta con ir preso, pero de ahí no pasa, siempre las parejas tratan de arreglarse, y de no volver a caer en lo mismo.

Claro, aquí es donde para mi está lo raro, lo misterioso, en fin, lo político, pensar lo incómodo que puede resultar Ángel para algunos que se han dado cuenta de que el escritor, ya no es tan angelical, sino que actúa como demonio, diciendo verdades que muchos prefieren sepultar, para no verse implicados en asuntos políticos.

Por el momento, prefiero mantenerme al margen de la noticia, sin dejar de pensar que sin ninguna evidencia, Ángel Santiesteban no es culpable, y si lo fuese, solo Dios, Kenia y él lo saben.

Publicado en Havana Times

Diario en la cárcel XI: A. Santiesteban: “Me niego a ser llevado al hospital militar Salvador Allende”

Nota del editor

Acabo de recibir vía telefónica este mensaje de Ángel Santiesteban-Prats en el que  informa que quieren llevarlo al hospital militar Salvador Allende en contra de su propia voluntad. Hago público este comunicado ahora mismo a la espera de saber cuál ha sido la respuesta de quien debía transportarlo.
Espero tener más  información en los próximos minutos.

———–

 Nunca he sido partidario de la noticia amarillista ni sensacionalista, por eso había preferido callar hasta ahora, que las circunstancias ameritan saber.

A los 10 días de encontrarme encarcelado comenzaron a aparecer en mi rostro algunas manchas oscuras, que solo tomé en cuenta cuando me apareció otra en el brazo. Asistí a la consulta del médico del penal el cual me hizo asistir a la consulta del dermatólogo, este me dio turno para el siguiente día en el salón de cirugía, donde se me aplicó una sustancia en las manchas causando el efecto de quemadura, según me explicó el especialista es el procedimiento para este tipo de cáncer de piel que suele aparecer en las personas de piel blanca después de los 40 años. Días después las postillas fueron cayendo hasta dejar en la zona de lesión un color rosado.

Hoy 5 de abril, fui mandado a buscar desde el puesto médico para informarme que sería trasladado al hospital Salvador Allende para un chequeo de salud, particularmente para estas manchas que fueron tratadas. Me negué de plano, no asistiré a ningún espacio militar de salud y mi posición es firme.

También se me informó que Antonio Rodiles no puede volver a visitarme, como ha hecho en las dos visitas anteriores. Al preguntar la razón dijeron que no es familiar ni un amigo que ideológicamente me haga una “aportación positiva en cuanto al proceso revolucionario”. Les hice saber que yo estaba aquí precisamente por mis ideas que coinciden con las de Rodiles, y el oficial levantó los hombros, ese gesto que se infiere que son “órdenes de arriba”, y donde manda General no manda Capitán.

Ahora estoy a la espera que llegue el que conduce para hospitalizarme. Desconozco qué sucederá ante mi negativa de no acompañarle y cuál será su reacción.

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión La Lima, Guanabacoa 1:00 pm.

5 de abril del 2013

Diario en la cárcel X. A Los 5 (sibaritas) no les gusta el pollo

Dieta alimenticia

Los presos que me acompañan en esta barraca aseguran que leyeron en el periódico Granma que los 5 espías condenados en E.U, se quejaron porque sus carceleros les habían ofrecido pollo en dos ocasiones. Es decir, protestaban porque les repitieron el menú.

Cuando estaba libre, siempre que recibía estos comentarios que me parecían absurdos, de inmediato buscaba la forma de encontrar alguien que me prestara internet para verificarlo. Ahora, en las condiciones en que sobrevivo en esta prisión es imposible verificar nada.

Lo cierto es que me causa risa la forma con que los presos que me acompañan me hacen llegar la noticia. La he escuchado en varias ocasiones y siempre tengo que reírme: esa repetición de pollo de la que se quejan los espías sería motivo de fiesta para los reclusos en este penal.

Algunos viernes, como día festivo, entregan un cuarto del cuarto de pollo que normalmente se reconoce como tal. Ese día se llena el comedor. El resto de los días es preferible hacer huelga de hambre. Yo mismo, por ejemplo, llevo cinco días sin ir al comedor. Prefiero sobrevivir con las galletas y el pan tostado que me hace llegar mi familia y que conservo como un tesoro dentro de un saco.

También he leído declaraciones de Ángel Carromero, el político español que conducía el carro en el que perdimos a Oswaldo Paya y Harol Cepero. Dice que sus seis meses de encarcelamiento en Cuba le han bastado para dejarlo traumatizado y necesitar ayuda médica.

Habría que recordar que Carromero estaba recluido en una cárcel especial para extranjeros, que contaba además con la supervisión de la embajada y el tratamiento obvio de la policía política para “endulzarlo”, de modo que la versión real de lo sucedido ese funesto día no saliera a la luz.

Habría que preguntarse, independientemente de que cualquier cárcel, donde quiera que esta se encuentre, es siempre difícil de enfrentar y soportar, ¿qué dejaremos para los que están hacinados en cárceles infrahumanas, con alimentación casi inexistente y con el peso adicional de saberse mal procesados por la justicia?

Nada, que tanto los 5 espías como Carromero desconocen lo que es en verdad una cárcel

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión La Lima. Abril de 2013

Diario en la cárcel IX. Un pueblo que evita a su gobierno

Las prisiones tienen abarrotadas sus barracas de presos que en su mayoría han cometido el delito de “malversación”. Han sustraído los bienes del Estado, que según la “legalidad socialista”, son del pueblo, bienes públicos que administran los hermanos Castro desde hace más de cincuenta años, por lo que han sumido al país en la más total pobreza.

Una contradicción: si los bienes son del pueblo, y éste, por hambre, toma parte ínfima de su propiedad, no comete delito, por lo tanto no habría que sancionarlo.

De todas formas eso solo queda en la teoría; en la práctica cumplen condena por ello, mientras se quejan por la falta de posibilidad de subsistir de su trabajo.

“Si no tomo lo que considero que me he ganado por mi esfuerzo, no puedo alimentar a mi familia. En mi caso lo hice porque pretendía comprarle un par de zapatos a mi hija por sus quince cumpleaños”, me dice un señor con los ojos llorosos. Otro se acerca para decirme que está preso por vender una antena parabólica, solo el plato, no el receptor, y abre los ojos como si observara un abismo. “exageraron en el registro que hicieron en mi casa. Con un vecino, por droga, no fueron tan exhaustivos; en mi caso, porque los enferma la información, las imágenes de libertad al pueblo les preocupa”.

Gran parte de esta masa de “malversadores”, son directores de empresa, compradores, almaceneros…, todo aquel que tenga al alcance de su mano cualquier artículo que sirva para vender, comprar, alquilar, y le reporte beneficio que luego sirva para adquirir los elementos vitales para la vida de sus hijos.

En una sociedad que se corroe, se desgata, donde sus jóvenes, los hijos que nadie quiso, solo piensan en abandonar el país o robar y sobrevivir, es lógico que las cárceles estén sobrepobladas con pésima alimentación.

La dictadura hace caso omiso al reclamo de una sociedad de tener un orden político y económico que le ofrezca a sus ciudadanos, sobre todo a los jóvenes, una realidad que les garantice un presente y futuro próspero.

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión La Lima. Marzo de 2013

Ruego al Comité de Defensa de la UNEAC

Diario en la cárcel VIII. El silencio indigno

Supe la terrible noticia de que a una Dama de Blanco, Iris Pérez Aguilera, la golpearon salvajemente. A pesar de ser recurrentes estas denuncias de los abusos contra ellas, jamás podremos acostumbrarnos ni tampoco a hacernos los que no vemos.

Estas mujeres que luchan desde la oposición al régimen como verdaderas mambisas del siglo XXI, son irrespetadas y abusadas por los que defienden al sistema totalitario, particularmente la Seguridad del Estado. Como si la golpiza que le propinaron no fuera suficiente, luego le negaron el acceso hospitalario.

También pude apreciar con mis ojos, a finales del año pasado, a una adolescente, Berenice Héctor González, de 15 años de edad, navajada por todo el cuerpo y el rostro por ser familiar de una Dama de Blanco. Fue despiadadamente atacada por la hija de un oficial de la policía en la provincia de Cienfuegos por pedir respeto para su tía opositora.

Como siempre, algunos bloggers oficialistas, han intentado vender la versión de que el ataque criminal se produjo por “celos pasionales”.

Recientemente, a comienzos de año, fue asesinada Elsa Rubio Fernández, hija de otra Dama de Blanco, Mercedes Fernández Fonseca. Elsa no recibió protección de la policía a pesar de las cinco denuncias interpuestas y de que el asesino vociferaba “que la mataba y no la pagaba porque su familia era opositora”.

En fecha reciente, desde La Habana, ocho intelectuales lanzaron la Campaña Tod@s contra la violencia. Apelo a la honestidad de estas ocho mujeres que alzan sus voces en Defensa de la mujer y espero que tengan el decoro de solidarizarse.

Ojalá que el silencio no sea la respuesta de estas intelectuales. Les toca demostrar su grandeza y ética con ellas mismas.

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión La Lima. Marzo de 2013

 

Ignorancia selectiva: las escritoras de la UNEAC

¡Paredón, paredón!

http://www.cubanet.org/wp-content/uploads/2013/03/angel1.jpg

 Por Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba, marzo, www.cubanet.org – Un poeta digno que ha sabido enfrentar décadas de ostracismo, Rafael Alcides, ha escrito:  “Lamentaciones y esperanzas por un nuevo escritor encarcelado”. A partir de la carta de Alcides, empezaron a circular por los correos electrónicos notas de apoyo y firmas de varios escritores a favor de Santiesteban.
Entonces se produjo el contrataque oficial. Fue un ardid envuelto por lo políticamente correcto: ocho escritoras y periodistas firmaron un llamamiento contra la violencia de género, en el que el caso de Santiesteban parece ser el epítome del abuso masculino contra las mujeres, y el sistema judicial cubano queda impoluto, libre de  sospechas, excepto la de  haberse quedado corto en la sentencia de cinco años de cárcel.
Hasta parecen escucharse  los gritos de las féminas de la UNEAC contra el escritor-machista- abusador: ¡Paredón, paredón!
El documento, firmado por Sandra Álvarez, Marilyn Bobes, Zaida Capote, Luisa Campuzano, Danae Diéguez, Lirian Gordillo, Helen Hernández y Laidi Fernández de Juan, se solidariza con la ex esposa de Santiesteban  -de la que curiosamente no se menciona su nombre, Kenia Rodríguez-  y llama “a las instituciones y organizaciones cubanas a que se pronuncien sobre este caso en particular y también acerca de la violencia contra la mujer en nuestra sociedad”.
Así, luego de tanto esfuerzo por aclarar que el proceso judicial que envió a la cárcel al escritor por una riña ocurrida hace casi cuatro años, no tuvo motivaciones políticas ni la intención de represaliarlo por disidente, todo el que abrigue alguna duda al respecto, queda como machista y misógino empedernido. Amén de quedar señalado como proclive a ser manipulado por “la contrarrevolución”. ¡Y ya usted sabe lo que significa eso en la UNEAC!
¿Sabrán las firmantes  de las frecuentes palizas, atropellos e insultos sexistas que reciben las Damas de Blanco y otras opositoras  de parte de los segurosos y los porristas de las brigadas de respuesta rápida en los también frecuentes mítines de repudio?
Deben saber algo de estos mítines de repudio. Al menos una de las firmantes, Laidi Fernández de Juan, hace unos años, en el periódico Juventud Rebelde, calificó de “repudiables” estos progroms.
¿Se habrán enterado de que hace solo unas semanas, en Santa Clara, la opositora Iris Tamara Aguilera,  dirigente del movimiento femenino “Rosa Parks”, recibió fuertes golpes en la cabeza cuando fue proyectada contra la acera por un esbirro y fue maltratada en el hospital donde la condujeron por ser “contrarrevolucionaria”?
¿Conocerán del caso de Sonia Garro, una opositora que está presa hace más de un año, sin juicio, y que al ser arrestada en su casa, en Marianao, durante un aparatoso y violento operativo policial, fue herida con un proyectil de goma en una pierna?
¿Habrán tenido todos estos hechos en cuenta cuando redactaron su llamamiento y habilitaron una dirección electrónica para recoger firmas contra el abuso de género?
¿Estarán dispuestas a combatir la violencia contra las mujeres absolutamente en todos los casos?
Si es así, independientemente de la situación de Santiesteban,  seguro que recogerán muchas firmas más.

 Publicado por Cubanet

uneac
uba actualidad, Arroyo Naranjo, La Habana, (PD) No dejan de desconcertarme los escritores de la UNEAC, con sus poses de liberales a la hora de creer en la apertura del régimen y sus murumacas y acrobacias para no arriesgar sus premios, viajes y publicaciones.
Con el encarcelamiento de Ángel Santiesteban en circunstancias bastante dudosas, no esperaba una protesta de los escritores de la UNEAC, ni siquiera de los que posan de más osados. Eso hubiese sido pedir demasiado de ellos. Pero suponía que al menos sus amigos, como Eduardo Heras León, que hasta hace unos años proclamaba orgulloso que Santiesteban era “uno de sus muchachos” del Taller Narrativo “Onelio Jorge Cardoso Cardoso”, y Laidi Fernández de Juan, que lo consideraba de sus amigos más queridos, si no protestaran, al menos lo lamentaran.
Pero, ¡oh, sorpresas, milagros y birlibirloques de la cultura oficial!, he aquí que sí hubo una carta del poeta Rafael Alcides –uno de los pocos dignos- y notas de apoyo y firmas a favor de Santiesteban; y entonces fue precisamente Laidi Fernández de Juan una de las ocho intelectuales que firmaron un llamamiento contra la violencia de género, en el que el caso de Santiesteban parece ser el epítome del abuso masculino contra las féminas, y el sistema judicial cubano queda libre de toda sospecha, excepto la de haberse quedado corto en la sentencia de cinco años de cárcel.
En otros tiempos, se hubiesen escuchado los gritos de ¡paredón, paredón!
El documento, firmado por Sandra Álvarez, Marilyn Bobes, Zaida Capote, Luisa Campuzano, Danae Diéguez, Lirian Gordillo, Helen Hernández y Laidi Fernández de Juan, se solidariza con la ex –esposa de Santiesteban y llama “a las instituciones y organizaciones cubanas a que se pronuncien sobre este caso en particular y también acerca de la violencia contra la mujer en nuestra sociedad”.
Así, todo el que ose dudar del proceso sin motivaciones políticas ni ánimo de vendetta que envió a la cárcel al escritor-abusador, queda como machista y misógino empedernido.
¡Y yo que esperaba, iluso que soy, que al menos con papá Retamar, el poeta–comisario-presidente con gorra bolchevique de la Casa de las Américas, en la intimidad del hogar, Laidi Fernández se quejaría y lamentaría que Santiesteban estuviese en la cárcel a ver si papito no se ponía calibánico, se condolía y podía hacer valer sus influencias “allá arriba”!
¿Sabrá Laidi Fernández de Juan –que dice ser “tan devota a la revolución como ácida en sus críticas”- de los frecuentes golpes y empellones que reciben las Damas de Blanco y otras opositoras de los segurosos y los porristas de las brigadas de respuesta rápida en los también frecuentes mítines de repudio que ella misma en alguna ocasión ha calificado de “repudiables”?
¿Se habrán enterado ella y las demás firmantes del llamamiento de que hace solo una semana, en Santa Clara, la opositora Iris Tamara Aguilera recibió fuertes golpes en la cabeza cuando fue proyectada contra la acera por un esbirro del MININT?
¿Habrán tenido estos hechos en cuenta cuando redactaron su llamamiento y habilitaron una dirección electrónica para recoger firmas contra el abuso de género?
Hace varios años, en una entrevista con el propio Ángel Santiesteban (revista El Cuentero, no.6, 2008), Laidi Fernández de Juan dijo no compartir el criterio de que entre los escritores no puede existir la amistad. “Lo que sucede es que a veces creemos que alguien (sea escritor o no) pertenece a ese círculo de amigos y luego descubrimos que es miserable, repugnante e hijo de puta. Pero eso no tiene nada que ver con la literatura”, aclaró.
¿Será eso lo que le ocurrió con Ángel Santiesteban? ¿No habrá pesado más el temor de que la relacionaran con un disidente?
El caso de Santiesteban, bien confuso y contradictorio, se las trae. Muchos consideran que la Seguridad del Estado utilizó como pretexto el incidente con su ex esposa –que se llama Kenia Rodríguez por si no lo saben las autoras del manifiesto que se solidarizan con ella sin nombrarla- ocurrido hace cuatro años, para represaliar a Santiesteban por su vinculación a Estado de Sats.
Si eso es así, uno se pregunta, ¿y por qué precisamente a él? ¿Acaso es el más crítico de todos los blogueros? ¿Pretenden dar un escarmiento en la UNEAC? ¿Valdría la pena para el régimen, precisamente ahora que pretende simular cierta apertura, pagar el costo político de enviar a la cárcel a un escritor que ganó hace unos años el premio Casa de las Américas con el libro “Dichosos los que lloran”?
He escuchado a algunos intelectuales que sospechan si a Ángel Santiesteban la Seguridad del Estado no le estará creando una leyenda de súper disidente con este encarcelamiento. “Aquí ya no se sabe quién es quién”, murmuran. Y así, además de hacerse los listos, justifican su miedo de meterse en este lío y quedar como machistas. Y puede que hasta tengan razón. Nunca se sabe…
Para Cuba actualidad: luicino2012@gmail.com

Publicado en Primavera Digital