Inicio > General > ¿LOS CIPRESES CREEN EN DIOS?

¿LOS CIPRESES CREEN EN DIOS?

Miércoles, 3 de octubre de 2012 Dejar un comentario Ir a comentarios

Cipreses, sauces, almácigos. Ficus. Cipreses, cedros, sequoias. Árboles raros, irreconocibles, inexistentes acaso. Una línea sin forma en el horizonte desquiciado de la gran ciudad. Sombras de luna. Siluetas de perfil loco, como yo, viento cósmico sobre el asfalto arrasado, a esta hora desierto como una bendición. Desertado. Es tan difícil estar solo en La Habana. Es tan difícil quedarse solo en medio de tanta desolación. Silencio con voz de muerte. Todos mueren, todos morimos. Y antes y después el aire se satura del magnesio virgen de la clorofila, del sodio volatilizado de las bombillas en los postes de luz, del hierro oxidado de nuestros barrotes, del rocío imaginario que enseguida anuncia el amanecer. Ojalá nunca amanezca esta vez. Ojalá la prisión sea eterna. Camino en círculos. Corro con los ojos cerrados sin moverme de mi posición. Es el lenguaje, ese objeto perverso. Precioso. Es el deseo de ser libres, esa fuga imposible. Impasible. Eres tú. Cipreses, robles, pinos que no son pinos. Casuarinas. Cipreses, baobabs de las lecturas de infancia, palmas reales como pinceles apuntalando los cielos sin dios de La Habana, ceibas sin embargo sagradas y un framboyán florecido hasta tocar con sus ramas el pasillo del hospital. Árboles impronunciables, irrepetibles. Irresistibles acaso. Estamos ingresados, no hay futuro para los enfermos. Cualquier sueño sería efímero desde aquí. La luna hoy es un cero que se recorta contra los algodones rojizos, sangre con sabor a salitre. La luna otras veces es una uña del diablo, una hoz, un colmillo de elefante, marfil maravilloso a pesar de ser tan tarde ya para todo. Para todos. También para ti. Me recuerdo niño, en un año indivisible excepto por él mismo. Yo me asomaba a una baranda como esta y la ciudad era una colmena de alfilerazos de neón. Lomas, barrios hechos de escalinatas, chimeneas, iglesias. Me recuerdo arrodillado, fingiendo, murmurando ensalmos que no me protegían de nada. Perdiendo tiempo bajo techo mientras la noche se hacía más honda allá afuera. Una pasta viscosa, masticable, definitivamente real. Se ve tan claro todo en la oscuridad. Se distinguen tantos detalles que luego son aniquilados por el sonambulismo del sol. Te recuerdo niña, en otro año indivisible excepto por mí mismo. Tú te asomabas a un balcón como este y la ciudad no necesitaba simular un camposanto para serlo de verdad. Techos, muros, ropa raída sobre alambradas de púa, la voz matemáticamente exacta de unos seres queridos llamándote desde tu propio cuarto, una epidemia de semáforos sin electricidad, madrugadas aceleradas por la llovizna lunar. Ganas de tener ganas de reír, de llorar, de que amanezca de inmediato pero muchas veces antes de que amanezca del todo. La locura te preservaba íntima, intacta, intolerable. La inteligencia no es un don, es un despilfarro. Es tan amable la idiotez que imanta al resto de los mortales. Porque todos han muerto y todos de nuevo morirán. La memoria es un almacén de mentiras. Los árboles no te salvan de nada en la fantasmal línea claustrofóbica del horizonte. Tus árboles míos, nuestros, acaso de nadie. De raíces y sílabas sinuosas, de frutos ínfimos y efímeros como sueños menores de edad. Como yo. Árboles apócrifos de la patria perdida en algún pestañazo. Árboles arteros, ataúd de atardeceres. Maderas reiterativas de los mil y un milagros que han sobrevivido puntualmente a cada pesadilla de adultos. Como tú. Echo la cabeza hacia atrás. Me detengo sin haberme movido de mi posición, animal sésil. Abro los ojos y sigo un rato más a ciegas. Es insultante la imaginación. Sólo en la mudez queda aún esperanza. Sólo en el acto puro podría haber cura para nuestra enfermedad. Despierto. Eso es lo más difícil. Por un instante sé que hubiera sido feliz. Será tan fácil como un monosílabo afirmativo. Cipreses, cipreses, cipreses. Como un bostezo. Cipreses, cipreses, cipreses. No sé para ti.

Categories: General Tags:
  1. Reinerio Ramirez Pereira
    Miércoles, 12 de diciembre de 2012 a las 01:05 | #1

    La ola (Die Welle en alemán) es una película de drama alemana basada en el experimento de la Tercera Ola

    http://www.youtube.com/watch?v=G-bJ-zpBXLc

  2. Reinerio Ramirez Pereira
    Martes, 11 de diciembre de 2012 a las 01:19 | #2

    Documental que explica la incógnita de porque el hombre obedece a pesar de ir contra su voluntad y principios. Cuando la responsabilidad es cedida el hombre, moralmente se justifica y obra cualquier instrucción aún cuando afecta la integridad de otro ser humano. La idea es que a través de un sencillo experimento se compruebe el comportamiento del ser humano en función de un mandamiento o orden, y a que consecuencias se somete.

    En 1961 Stanley Milgram, profesor de la Universidad de Yale, realizó una serie de experimentos para determinar el nivel de obediencia a otra persona cuando esta obediencia entra en conflicto con sus valores morales y humanos. Los experimentos se iniciaron tres meses después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi en Alemania. Quería responder a la cuestión de si Eichmann y sus complices, un millón de personas, actuaron sólo siguiendo órdenes. Los inesperados resultados dejaron atónitos a todos. Milgram publicó en 1974 Obedience to Authority: an experimental view, donde expuso con detalle la realización del experimento y sus espeluznantes resultados.

    El juego de la muerte es un documental coproducido en 2009 por la Radio televisión Suiza y France télévision. El documental describe un experimento realizado en Francia en 2009 para estudiar la autoridad de la televisión y su influencia sobre la obediencia. El experimento es una nueva versión del experimento de Milgram adaptado a las condiciones actuales y su objetivo es medir de manera significativa la interacción entre la autoridad de la televisión y los valores éticos de los sujetos. Se buscaba concretamente evaluar la capacidad de desobediencia del sujeto a órdenes dadas con la autoridad de la televisión cuando estas le hacían infligir daño a otra persona.Asi funciona la sociedad cubana .

    El Juego de la Muerte (Doblado al Español)

    http://www.youtube.com/watch?v=P7CPKPQV6jc

  3. Domingo, 9 de diciembre de 2012 a las 09:12 | #3

    No Censura

  4. Viernes, 30 de noviembre de 2012 a las 07:41 | #4

    En hagovalermivoto no hay denuncia ni arenga politica.
    No combatimos ninguna ideologia politica.
    No favorecemos a ninguna idea politica, a ningún lider, a ningún partido, a ningún govierno, a ningún sistema.
    Votamos a favor de la decisión de cada cubano.

  5. Lola la Garsa
    Martes, 9 de octubre de 2012 a las 18:48 | #5

    Orlando, Eres tan fabuloso, tan grande, gracias.

  6. Domingo, 7 de octubre de 2012 a las 17:02 | #6

    Orlando espero que no te hayan atacado, que pasa que ultimamente apenas
    nos regalas tus fotografias?
    Que ha pasado con Octavo Cerco?

  7. Armienne la Puta
    Sábado, 6 de octubre de 2012 a las 13:51 | #7

    Para Yoani Sánchez:
    Censura en “Generación Y”.
    Está sucediendo lo increible en el blog de Yoani Sánchez en el cual se ha instaurado una férrea censura con no publicación o el borrado de comentarios mediante administradores que no son Yoani Sánchez y que actúan mediante sus puntos de vista y criterios.
    La censura ha llegado al punto de borrar comentarios que se oponen a esa llamada “moderación” por considerarla contraria a los principios del blog.
    Como es lógico ello ha conducido a la disminución del número de comentarios y que muchos hayamos abandonado el blog.
    En mi opinión la censura le quita autenticidad y credibilidad a GY y lo coloca al mismo nivel que los blogs oficialistas castristas.

  8. Armienne la Puta
    Jueves, 4 de octubre de 2012 a las 06:41 | #8

    Bueno…

  1. Sin trackbacks aún.