La bandera contaminada

Detrás, la bandera cubana más alta del mundo. Delante, a lo lejos, siguiendo toda la línea del horizonte, se estira la península de Hicacos, donde crece el único pueblo que en esta isla se ha salvado del gris polvo: Varadero. Pero no miremos abajo, a donde estamos parados; la costa de Cárdenas es un amasijo de petróleo, desechos industriales y basura urbana, y todo el patriotismo que pueda inspirar la altísima bandera, y el desarrollo que irradia la cercana y espectacular playa, no alcanzan a cambiar este lugar.
Cárdenas, la Ciudad Bandera, no ha sido salpicada por una sola gota de lo que dejó escapar el desastre auspiciado por British Petroleum en el Golfo de México. Toda la contaminación que satura este pedazo de costa sale de la actividad humana en el mar, de los desperdicios que exhala Varadero, y de las industrias que hay en el litoral cardenense, con su próspera -¿cómo no iba a serlo en Cuba?- fábrica de rones y licores a la cabeza. Pero el verdadero desastre para la playa es la indiferencia de quienes debieran respetar –venerar- el sitio cubano donde primero ondeó nuestra bandera; y eso ocurre en un país donde sí hay leyes para castigarla cuando se convierte en delito.
La intención de andar algún día por el camino del desarrollo sostenible, frente a tal panorama, se transforma en la certeza de que vagamos, indefinidamente, por un subdesarrollo que, para colmo de males, no tiene cómo sostenerse.
(A los cubanos no nos han enseñado el culto a Cárdenas. Debieran hacerlo, como sucede con La Demajagua o Dos Ríos: lo que ocurrió allí en 1850 –casi nulo en cambios políticos inmediatos- fue demasiado relevante en la historia futura de nuestra isla, y de al menos dos naciones más: España y Estados Unidos. Pero nos da miedo –como pueblo- conocer nuestra historia, la verdadera, no la conveniente, heroica y rectilínea –que nunca ha existido fuera de los libros escolares y de la mente de algunos personajes beneficiados con su propia versión. Es que por Cárdenas entró el hispano-venezolano Narciso López,
enarbolando la enseña que, mientras dure la era en que la idea de nación puede más que la idea de humanidad, será nuestro símbolo frente a los demás humanos. Entonces esa idea no convocaba aún demasiadas emociones. Era el paño que a Narciso le habían hecho los Teurbe-Tolón para su proyecto invasor sobre Cuba, paño que provocaba asociaciones de ideas políticamente complejas –se parecía mucho al que los texanos independentistas habían usado para separarse de México y luego unirse a Estados Unidos unos años antes. Fueron los profusos manantiales de sangre de 1868, y la precavida política norteamericana de aquel entonces, los que convirtieron esa bandera de aires norteños en el estandarte de un ejército de republicanos independentistas). La población, cubana y española, ¿o ambas cosas? fríamente dejó entrar al general López. No estaban para andar cambiando su mundo. Todo era seguir viviendo, lo mismo que sucede hoy, cuando Cárdenas crece gracias al turismo y el litoral se les sigue pudriendo en las narices. Puede que los cardenenses y sus funcionarios piensen que la ciudad, o la costa, no son de ellos, que sus espacios terminan justo en las puertas de sus casas y sus oficinas. No se han convencido de que esa ciudad, como el país, también es de todos.
Mientras, la bandera ante la que debíamos arrodillarnos se yergue a doscientos metros de un cenagal de desperdicios. Un breve cenagal de desperdicios cuyos límites terminan en el horizonte de toda la isla.


This entry was posted in Reportes de viaje. Bookmark the permalink.

2 Responses to La bandera contaminada

  1. polloedieta says:

    Eso pasa porque al Carebloke en Jefe no le interesa lo ke pasa en su país,lo del son los dólares y como le keda poco sobre la faz de la tierra,le da igual la flora y la fauna.
    Oye BP no era Botando Petroleo? Jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ERROR: si-captcha.php dice: no hay soporte para imagen GD en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué el soporte para imagen GD no está habilitado para PHP.

ERROR: si-captcha.php dice: la función imagepng no se detecta en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué la función imagepnp no está habilitado para PHP.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>