Inicio > Veritas > Las fuerzas exógenas encubiertas

Las fuerzas exógenas encubiertas

Al analizar los acontecimientos que se han producido en Centroamérica empleando la misma metodología de los propagandistas de la Isla -en particular la apologética Mesa Redonda- cuando analizan los conflictos internacionales, tendríamos que llegar a la conclusión de que el gobierno cubano y su presidente están de júbilo, finalmente tienen el incidente que les permite dejar de ser, al menos por un tiempo, la oveja negra de la región. El golpe de estado en la República de Honduras satisface sus necesidades.

Al ocurrir el cuartelazo, en la Isla iniciaron una ofensiva mediática de distracción, para que los ciudadanos olviden la falta de esperanza, frustración e incertidumbre agudizadas por la amenaza de un mayor deterioro de las condiciones de vida. Además, quieren presentarlo como un problema que ocupa al sistema, que lo lleva a posponer la respuesta a las expectativas, comentarios y malestar por no implementar la inevitable apertura en nuestra sociedad. Se pretende reactivar el espíritu de lucha y resistencia, aglutinar a la hambreada y desilusionada nación.

Con una precaria posición ante el mundo, por las medidas aplicadas y el explícito interés del presidente de Estados Unidos para normalizar las relaciones entre ambos países, que sólo ha conseguido exigencias que imposibilitan el diálogo, a lo que se le añadió la suspensión de la sanción a Cuba en la OEA, que fue tomada con desdén. Ahora, los militares hondureños le han posibilitado al gobierno alinearse con los países de la región como una democracia más, cuando de hecho desde hace cincuenta años nos gobierna una cúpula militar.

Nada ocurrió en el continente cuando en 1968 se dio un golpe militar en Perú. Esta defenestración de la democracia se ejecutó siguiendo un plan militar elaborado en Cuba por los especialistas de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior. Según testimonia en “Memoria de un soldado cubano” el ex coronel Dariel Alarcón Ramírez (Benigno, en la guerrilla de Ernesto Guevara en Bolivia), el mensajero personal de Fidel Castro, que le entregó en sus manos el sobre con las instrucciones para el líder golpista general Juan Velasco Alvarado.

Hoy el rechazo unánime del continente y del mundo ha sido inmediato. Estos no son tiempos de golpes de estado ni de dictaduras. Lo vemos cuando el presidente de Cuba, ex ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el otro artífice del golpe de estado en Perú hace 41 años, plantea resueltamente que “no puede haber negociación con los golpistas”, a los que se les exige restituir incondicionalmente al presidente democráticamente elegido por el pueblo hondureño. Pero, el jefe del estado cubano no ha sido elegido democráticamente y con su poder omnímodo impide el derecho a ejercer la democracia en nuestro país.

Conocimos quiénes, cómo y dónde fraguaron los sucesos del 3 de octubre de 1968 en Perú, más de un cuarto de siglo después de ocurridos. Hoy las cosas han cambiado, quien sabe si un día, no muy lejano, nos enteraremos qué personas, situaciones y exigencias en la República de Honduras fueron manipuladas por fuerzas exógenas encubiertas, para que se produjera la ruptura del orden establecido.

Categories: Veritas Tags:
  1. facundo
    Domingo, 30 de agosto de 2009 a las 23:49 | #1

    gracias por la información

  2. Letimarmiami
    Jueves, 3 de septiembre de 2009 a las 15:02 | #2

    Creo que ya se ha aclarado bastante sobre este tema, y aunque un poco tardío (pues hoy es que leo este artículo), me sorprende que usted considere “golpe de estado” y “dictadura” al gobierno de Honduras. La constitución de los Estados Unidos nos dice que en ausencia del Presidente, el Vice-Presidente toma la primera magistratura, pero que en ausencia de éste último, es el presidente de la Cámara de Representantes quien sería nombrado por el Congreso en pleno como nuevo Presidente. Pues bien, la constitución de Honduras tiene exactamente las mismas medidas preventivas y eso fue lo que que motiva que el señor Micheletti haya sido nombrado hasta las nuevas elecciones. Ah, pero ¿por qué el señor Zelaya fue depuesto? Pues bien, por violar los artículos de esa misma constitución hondureña donde se define que el Presidente de la República no puede cambiar ningún artículo de esa constitución y que el que trate será acusado de traición y depuesto de su cargo. Y precisamente, el señor Zelaya trató arbitrariamente cambiar la constitución a su favor para poder reelegirse indefinidamente, tipo Chavez, Correa y otros dictadores comunistas o semi-comunistas de la misma calaña. Debido a lo tardío de este mi comentario, quizá usted ya se haya ilustrado sobre el tema y coincida con la verdad de lo sucedido, pero en todo caso, aquí expongo la realidad. Gracias.

ERROR: si-captcha.php dice: no hay soporte para imagen GD en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué el soporte para imagen GD no está habilitado para PHP.

ERROR: si-captcha.php dice: la función imagepng no se detecta en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué la función imagepnp no está habilitado para PHP.